Pizza de kale, peras y Roquefort

En ocasiones anteriores os comenté como hacer bases de pizza. Hoy os voy a dar una sabrosa combinación para rellenarlas, aprovechando que esta semana os estoy dando recetas con el ingrediente Col Kale

INGREDIENTES

  • 1 masa de pizza, (si puede ser casera y paleo mejor)
  • 150 g de kale, 
  • 2 peras blanquilla, 
  • 150 g de queso azul (roquefort), 
  • 300 g de queso mozzarella, 
  • salsa de tomate (a ser posible casera)

PREPARACIÓN 

 Si no tenemos la base de pizza, a qué estáis esperando a hacerla! 

En cualquier caso el horno hay que tenerlo en marcha a unos 200ºC (cocinando la masa de pizza paleo o precalentando para luego)

Mientras se hace la masa de pizza (a no ser que la compréis hecha),pondremos un cazo con agua al fuego y escaldaremos la kale en agua hirviendo 2 minutos. Escurriremos con agua fría  y reservaremos

Cuando ya tengamos la masa extendida (sea o no hand made ) le pondremos por encima una capa fina de salsa de tomate y repartiremos el queso mozarela rallado a discreción por la superficie.

Lavaremos, pelaremos y cortaremos las peras en rodajas finas o en cubitos. 

Extenderemos sobre la pizza el kale, las peras cortadas y el queso azul desmenuzado. 

Y ya solo nos quedará introducir todo en el horno precalentado y hornear durante unos 20 minutos (depende del horno) y servir.

Os lo aseguro, el resultado espectacularmente sabroso y sano, y como siempre, a disfrutar

Sabías que…

En mi búsqueda de soluciones para problemas que me van surgiendo en la cocina, voy encontrando trucos y cosas interesantes. Cada vez que tenga 10 os las iré poniendo para esparcir el conocimiento 

  1. El jarabe de arce es el producto de exportación más famoso de Canadá y tres cuartas partes de la producción mundial proceden de Quebec. Las tribus indígenas enseñaron a los europeos a elaborar el dulce néctar y en el siglo XIX se convirtió en una tradición local. 
  2. Para dar un toque de picante de ajo a tus comidas, frota un diente de ajo en el recipiente de servir, y luego este sabor se quedará impregnado en tu ensalada o guarnición.
  3. Para que la parte superior del bizcocho, pan o similar no se queme, pero quede bien dorada, esta se debe cubrir con papel aluminio. 
  4. Si quieres pelar una calabaza y no quieres que te cueste tanto. Ponla tres minutos y medio en el microondas y la pelearás mucho más fácil
  5. Si quieres pelar una cabeza de ajos sin que te huelan los dedos, coge un bote de cristal mete la cabeza de ajo dentro, ciérralo y agítalo un rato luego verás como la piel sale sola
  6. Si quieres caramelizar la cebolla mucho más rápido ponla en la sartén a calentar y cuando empiece a pochar echa una puntita de cucharada de bicarbonato y verás como se hace mucho más rápido. 
  7. Si lavas un limón y lo congelas luego podrás utilizarlo para rayarlo sobre cualquier plato al que le quieras dar un toque especial
  8. Si compras a granel semillas de Chía lino y sésamo y las pones en la trituradora con un poco de canela y las guardas en un bote en la nevera tendrás un producto buenísimo para hacer pudding o condimentar yogur a un precio ínfimo comparado con lo que valen los productos preparados. 
  9. Es muy fácil pelar los garbanzos. Con los garbanzos ya cocidos hay que enjuagarlos y escurrirlos bien con agua. Colocarlos en un recipiente apto para microondas y mezclarlos con una cucharadita de bicarbonato por cada 200 g de legumbre cocida. Calentar un poco en el microondas hasta que los garbanzos estén calientes, y remover. Llenar un recipiente de agua caliente y añadir los garbanzos. Usando las manos, remover bien las legumbres frotando unos con otros, con suavidad para no romperlos demasiado. Poco a poco irán apareciendo las pieles flotando en el agua. Escurrir sobre un colador, con cuidado, para desechar las pieles. Volver a llenar con agua y repetir el proceso una o dos veces, hasta que no salgan prácticamente más pieles y el agua quede limpia. 
  10. Hay un producto que solemos tirar por el desagüe y que tiene unas propiedades increíbles, se trata de la acuafaba, nombre común para el líquido de cocción de legumbres como los garbanzos. Es el líquido típicamente desechado encontrado en las latas, o el líquido sobrante de cocinar tus propias legumbres. Se puede utilizar para reemplazar las claras de huevo en muchas recetas dulces y sabrosas. Su mezcla única de almidones, proteínas y otros sólidos vegetales solubles que han migrado de las semillas al agua durante el proceso de cocción da al aquafaba un amplio espectro de propiedades emulsionantes, espumantes, ligantes, gelatinizantes y espesantes. 

Huevos estrellados con chips de alcachofas y farinato


Mi mujer ha vuelto de una reunión en Salamanca y me ha hecho descubrir el farinato. Entre el equipaje me ha traído una muestra de este embutido originario de Ciudad Rodrigo (Salamanca). El farinato exteriormente tiene la apariencia de un chorizo, incluso comparte con éste ingredientes como el pimentón, el ajo o la manteca. Pero se diferencia en que lleva miga de pan, cebolla, comino, anís en grano y aguardiente, que hacen que sea un producto único. Se podría equiparar a una morcilla, aunque tiene un regusto como a migas y a anís. 

Considerado en el pasado como el “chorizo del pobre”, ha sido elevado en la actualidad a parte central de algunas de las recetas de la alta cocina salmantina y en uno de los productos más representativos de los que se elaboran en la provincia de Salamanca.

En realidad en Salamanca suelen tomar el farinato con huevos fritos. Yo he querido hacer una cosa un poco diferente y la verdad es que ha quedado impresionante. 

INGREDIENTES 
(Para 2 personas)

  • 3 alcachofas
  • 2 huevos ( a ser posible de gallinas felices)
  •  Un trozo de farinato (como opción si no encontráis farinato podemos utilizar jamón o morcilla)
  • Sal
  • Aceite
  • Zumo de limón 

PREPARACIÓN :

Pelaremos las alcachofas con las manos, quitando las hojas más duras. Las limpiaremos y cortaremos con un cuchillo afilado por la parte de arriba y por el tallo dejando los corazones. Mientras tanto, para que no se pongan negras, los iremos dejando en un bol con agua y limón. podemos ir dejando los restos de alcachofa en otro bol con agua y limón para aprovecharlas para después, por ejemplo para hacer una crema de alcachofas. 

Iremos sacando las alcachofas del agua y cortaremos los corazones de las alcachofas peladas en tiras lo más finas posible y las volveremos a echar en el bol con limón, mientras cortamos todo. 

En una sarten (o una freidora)  con aceite de oliva bien caliente freiremos las alcachofas (que previamente habremos secado con un trapo i papel absorbente) 
hasta conseguir un color tostado. Una vez fritas escurrir bien en papel absorbente.

Colocar las alcachofas fritas en la base del plato de servir (yo he utilizado una cazuelita)  

Mientras tanto en una sartén ponemos unas gotas de aceite y pasamos el farinato cortado en rodajas vuelta y vuelta. Cuando lo tengamos hecho lo ponemos sobre las alcachofas fritas. (Si queremos que el plato sea paleo, entonces sustituid el farinato por jamón) 

Ahora en la misma sartén y con un poco de aceite freiremos los huevos (cada cual como le gusten, con puntilla, sin, más hecho, menos…) y añadiremos el huevo al plato. Rectificamos de sal y ya podemos servir. 


Para degustarlo, trinchamos el huevo encima de las alcachofas, lo mezclamos y lo comemos y ya solo nos queda disfrutar!!

Col Kale, superalimento

 

3053465504_8ca512b057_b

El boom de la col kale (Brassica oleracea var. sabellica L.) en España es muy reciente, quizá empezara el año pasado, mientras que en Estados Unidos, entre otros países, llevan años alabando las cualidades nutricionales de este alimento, sumándolo a la lista de los denominados ‘superalimentos’.

Pero…¿Qué es la kale? Con este nombre se conoce a una variedad de col rizada originaria de Europa Central. La col kale no deja de ser una moda pues hace mucho que existe pero ahora con el auge de la vida sana parece que ha aparecido de la nada. Pero, sea o no una moda, nos podemos aprovechar de sus propiedades nutricionales.

Aunque muchas personas no tendrían en cuenta esta verdura de hoja verde si no fuera, precisamente por la moda, ya que la col es una de las verduras que despierta más rechazo.

Por cierto aunque el nombre es col Kale, hay “fashions” que la llaman queil pronunciado en inglés, vosotros mismos…

La col kale, es baja en calorías y rica en nutrientes beneficiosos para la salud. Contiene más hierro que la carne y más calcio que la leche y lo más importante, es de fácil absorción. Tiene vitamina A, vitamina C, vitamina K, vitamina E, vitamina B6, ácido fólico, tiamina, riboflavina, calcio, potasio, hierro, fósforo, manganeso…

Entre los beneficios para la salud que se le otorgan, estan las propiedades depurativas, anticancerigena, antiinflamatorias y reguladora del colesterol, entre otras.

Tiene hojas verdes rizadas, un sabor un poco amargo y una textura crujiente. Además de cocinarse como el resto de verduras de hoja, la col kale se suele consumir cruda, en ensaladas o en zumos, para aprovechar al máximo sus bondades nutricionales, también al horno, con un toque de cayenna o aceite de oliva deshidratadas, en sandwiches, pizzas y wraps… ¡Os iré poninedo recetas!

Generalmente tiene que refrigerarse en bolsas de plástico para no perder sus nutrientes y para que sus hojas permanezcan frescas -para que sepais, las de hojas más pequeñas son las de mejor sabor-. Aguanta bien en el refrigerador y solamente hay que lavar las hojas que se van a usar inmediatamente.

 

 

 

 

Ensalada de kale con mijo y mango

Ya os he explicado lo que era la col Kale. Ahora tendremos que empezar a poner recetas para aprovecharla. Una de ellas es esta ensalada que es super sana y sencilla. 

INGREDIENTES:

  • 100 g de kale, 
  • 100 g de mijo (si no tienes se puede sustituir por Quinoa)
  • 1 mango, 
  • 20 g de queso parmesano, 
  • aceite de oliva, 
  • 1 cucharada de vinagre de manzana,
  • sal


PREPARACIÓN :

Escaldaremos en abundante agua con sal las hojas de kale durante dos minutos. Inmediatamente las sacaremos del fuego y las escurriremos y las podremos  en agua con hielo para que se conserven tersas y con buen color

A parte, coceremos durante 15 minutos(o siguiendo las instrucciones del paquete) el mijo (o la quinoa ) en un cazo con agua y sal 

Pelaremos y trocearemos  el mango en trozos tamaño volcado. Separaremos unos cuantos de estos trozos y los pondremos en la batidora con un chorro de aceite de oliva virgen, sal, el vinagre y lo batiremos hasta obtener una salsa y la reservaremos

Para servir, únicamente tendremos que poner la kale, la quinoa y el mango mezcladas en el plato, luego le añadiremos  la vinagreta y mezclaremos bien.

Por último, cogeremos un trozo de queso parmesano y lo laminaremos en lascas, por ejemplo,con la peladora de patatas , y se las pondremos por encima.

Pues ya tenemos nuestra ensalada de Kale  preparada. Ya solo nos queda aprovecharnos de este super alimento y, a disfrutar!!

Hummus de brócoli 

Otra vez, como ya pasó en la salsa de dippear, tenemos un problema con el nombre. En esta ocasión he puesto hummus y ya está! Aunque ya sabéis que el hummus es una crema de puré de garbanzos cocidos con zumo de limón, que incluye pasta de tahina y aceite de oliva. He decidido, sin embargo, que no me voy a romper la cabeza buscando nombres, a partir de ahora, todas las salsas que sirvan para untar o que lleven tahini, o parezcan un hummus las llamaré hummus  y nos ahorraremos problemas. 

Esta receta la he hecho porque me sobraba un poco de brócoli de una preparación anterior y no sabía cómo hacerlo. Así que utilizando algunas otras recetas que tengo de hummus y variando un poco los ingredientes me ha quedado así y la verdad, es que no está nada mal (Como mínimo ha quedado buena, fácil y curiosa)

INGREDIENTES  ( 4 Porciones)

  • 2 tazas de floretes de brócoli 
  • ¼ de taza de tahini
  • ¼ de taza de nueces 
  • 3 dientes de ajo enteros sin pelar
  • Aceite de oliva
  • Agua
  • ¼ cdta de pimienta de Cayena
  • 1 ½ cucharada de jugo de limón
  • pimienta para decorar

PREPARACIÓN 

Lo primero que haremos será poner las nueces en remojo, a ser posible unas dos horas mínimo (pero si ha de ser menos, tampoco pasa nada). Cuando las saquemos las secaremos con un papel absorbente

Precalentamos el horno a 215ºC

Colocaremos los floretes de brócoli con los dientes de ajo en una bandeja de hornear, ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva y lo asaremos durante 15-20 minutos volteando a media cocción y cuidado que no se queme. 

Retiraremos del horno y pelaremos los dientes de ajo.

Colocaremos el brócoli  asado, el ajo pelado, las nueces, el tahini, el jugo de limón, la pimienta de cayena, unas dos cucharadas de aceite de oliva y 2 cucharadas de agua en una batidora y mezclaremos hasta que estén bien trituradas y queden con la textura del hummus.

Sazonaremos al gusto con sal, regaremos con aceite de oliva, espolvoreamos un poco de pimienta y ya podremos servir y disfrutar!!.