“Buñuelos” de calabacín Paleo

Estos “buñuelos” son un  plato vegetariano que puede llegar a ser uno de tus favoritos. 

La clave para que queden perfectos es extraer la mayor cantidad de humedad posible, aunque eso tampoco es que sea muy difícil. Además con una buena trituradora de alimentos y un par de truquitos, todavía es mucho más fácil. 

INGREDIENTES: (para 4)

  • 2 calabacines medianos, 
  • 2 cucharadas de sal
  • ¼ de taza de harina de coco
  • 1 huevo grande batido
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • ¼ cucharadita de pimienta de cayena, (opcional)
  • Aceite (A ser posible de coco, y si no puede ser, de oliva) 

PREPARACIÓN 

Trituraremos el calabacín con la trituradora de alimentos hasta dejarlo prácticamente como una pasta. Pondremos el calabacín rallado en un tazón grande y lo espolvorearemos con la sal y mezclaremos bien y lo dejaremos reposar un rato para que vaya soltando el agua 

Ahora es el momento de exprimir toda la humedad del calabacín porque, a nadie le gustan los buñuelos empapados. Yo suelo poner un colador encima de un bol y voy echando el calabacín en el colador y con otro bol hago presión para que vaya soltando todo el agua

Cuando tengamos el calabacín escurrido añadiremos la harina de coco, el huevo y la pimienta, lo mezclaremos bien para que quede homogéneo. 

Cuando lo tengamos homogéneo, dividimos la masa en partes más o menos iguales dependiendo de cómo de grande queramos  hacer los buñuelos. 

Cogeremos cada parte e iremos haciendo bolas que luego aplastaremos hasta conseguir una especie de empanada. 

Esto lo haremos sobre un papel de hornear o de aluminio para que no se peguen. Son un poco frágiles, así que tened cuidado al voltearlos.

Calentaremos una sartén a fuego medio-bajo. Derretimos una cucharada grande de aceite de coco en la sartén (también podemos utilizar aceite de oliva, si no tenéis de coco) 

Poner unos cuantos buñuelos en la sartén con cuidado que son frágiles. Los cocinaremos por cada lado de 3 a 5 minutos o hasta que esté bien dorado. 

Repetiremos la fritura hasta que hayamos utilizado toda la mezcla de calabacín. 

Si no hubiera suficiente habrá qué agregar más aceite a la sartén cada vez que iniciemos una nueva tanda de freir. 

Cuando los vayamos sacando de la sartén,  los iremos dejando enfriar sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite

Espolvorearemos con cebollino recién cortado o perejil. 
Ya solo nos queda servir y a disfrutar!!

Ensalada de manzana con arándanos y vinagreta de jarabe de arce


Ya os he comentado en alguna otra ocasión que me encantan las vinagretas. Una buena vinagreta da vida y alegría a un plato aburrido. Y sí, además, el plato de por sí es divertido entonces, ya ni te cuento!

Hoy os propongo una ensalada que en unos 10 minutos tendremos preparada y lista para disfrutarla. 

INGREDIENTES (para 4)

Para la ensalada 

  • 4 tazas de mezcla de ensalada,
  • 2 manzanas,
  • 1/2 cebolla roja, 
  • 1 taza de nueces picadas
  • 1 taza de arándanos secos

Para el aliño

  • 2/3 taza de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de jarabe de arce
  • 1 cucharada de mostaza de dijon
  • sal y pimienta

PREPARACIÓN 

Prepararemos las manzanas y la cebolla cortándolas en trozitos la manzana y en tiras la cebolla. 

En una ensaladera grande , agregaremos  la mezcla de ensalada, la manzana, la cebolla, las nueces, los arándanos y mezclaremos bien

En un vaso mezclador, verteremos el aceite de oliva virgen extra , el jarabe de arce, la mostaza de dijon, sal y pimienta y batimos hasta emulsionar y que nos quede una salsa. 

Una vez terminado este delicioso aderezo lo verteremos sobre la ensalada, 

Ya solo nos quedará servirla y a disfrutar!!

Coles de Bruselas rebozadas

 

En esta ocasión, os propongo un plato de verduras muy fácil de hacer ya que en poco más de 10 minutos tendremos lista la comida. 

Las coles de Bruselas contienen múltiples cantidades de Vitaminas y sales minerales, como por ejemplo Vitamina C, Vitamina B, Betacarotina, ácido fólico y Calcio, potasio así como hierro, y tienen  alto contenido en fibra 

Las coles de Bruselas son una verdura de temporada del otoño y del invierno. (Aunque se pueden conseguir congeladas todo el año)

Como curiosidad deciros que se empezaron a cultivar en Italia pero a finales del XIX los belgas comenzaron a cultivarla extensamente y se convirtió en un alimento muy consumido en el sur de los Países Bajos porque son zonas frías que toleran muy bien esta planta. Y mira por dónde, de ahí viene su nombre. 
INGREDIENTES  (para 2 raciones):

  •  100 Gramos de Coles de Bruselas (pueden ser congeladas)
  •  1 Huevo
  •  1 Taza de Harina de garbanzo
  •  50 Mililitros de Leche
  •  1 Pizca de Sal
  •  1 Pizca de Orégano
  •  Aceite de oliva

PREPARACIÓN 

Empezaremos preparando las coles. Primero las ponemos en un recipiente con agua suficiente para cubrirlas, y lo metemos 10 minutos en el microondas a máxima potencia para que se cuezan. 

Una vez cocidas (verás que están blandas) las escurrimos bien y las reservamos.

A continuación prepararemos el rebozado. En un bol,  batimos el huevo, añadimos la leche, la harina, la sal y el orégano (puedes utilizar alguna otra especia que te guste). Lo batimos todo hasta hacer una pasta cremosa. 

Para rebozar las coles de Bruselas, simplemente las introducimos en la mezcla anterior y nos aseguramos de cubrirlas por completo, dándoles unas vueltas para que vaya cogiendo el rebozado. 
Calentamos el aceite, en la sartén o en freidora y freímos las coles de Bruselas rebozadas por tandas para no enfriar el aceite. 

Una vez estén fritas y doradas, las colocamos en una fuente o plato con papel absorbente para eliminar la mayor parte de aceite.  

Ahora sólo queda espolvorear con un poquito de perejil picado y utilizarlas como primer plato o acompañamiento y a disfrutar!!

Wrap de Kale, York y Mango


Ya os dije que os pasaría alguna receta con la col kale como ingrediente y eso he ido haciendo. Pero la verdad es que me gusta tanto que no paro de buscar formas de prepararla 

Así que ahí va una, que es super fácil super rápida y además está muy buena

INGREDIENTES 

  • Tortitas ( a ser posible paleo)
  • 2 hojas de kale, 
  • 1 mango, 
  • 200 g de jamón york 
  • salsa de mango.

Elaboración

Para esta preparación sería conveniente que contarais con tortitas paleo (ya os pondré la receta. Si aún no os la pongo es que estoy buscando la combinación perfecta de ingredientes para que quede como a mí me gusta, en cuanto la consiga os la paso) de momento estoy utilizando unas tortitas normales. 

Lo primero que haremos será lavar y trocear el kale, pelar el mango y cortarlo en lonchas finas. Reservaremos un poco para la salsa de mango. 

Para la salsa de mango tomaremos unos cuantos trozos del mango y los pondremos en la batidora con un chorro de aceite de oliva virgen, sal, un poco de vinagre y lo batiremos hasta obtener una salsa y la reservaremos

Si tenemos tortitas caseras la sacamos y si no, las sacamos del envase  y las calentamos un poco y si aún no tenemos preparado el relleno, las dejamos  tapadas con un paño.

Pondremos en cada tortita 1 ó 2 cucharadas de salsa de mango, extendemos el jamón york en el centro junto con el kale y el mango, enrollamos y servimos. 

Y ya está! A disfrutar!!

Súper fácil,no? Pues ya sabéis. A disfrutar!!

Bacalao gratinado al horno con alioli de ajo negro 


Hola, no queréis pescado, pues toma dos tazas!jeje.  Ya os dije en el anterior post que teníamos que comer pescado, bien pues os pongo otra receta de pescado, que por mí no quede. 

Que decir del bacalao que no sepáis. Desde un punto de vista nutricional, lo cierto es que el bacalao es un pescado blanco que destaca precisamente por su bajísimo contenido en grasas. De hecho, el bacalao tiende a reservar su grasa sobretodo en el hígado, el cual –de hecho- se utiliza para la fabricación y elaboración de aceite de pescado. 

El bacalao es especialmente rico en proteínas. Además, también aporta vitaminas (sobretodo vitaminas del grupo B, vitamina A, D y E), así como minerales (potasio, fósforo, zinc, magnesio y sodio).

INGREDIENTES: (para 2)

  • Dos trozos de lomo de bacalao al punto de sal
  • Alioli de ajo negro (se hace así)
  • Aceite

PREPARACIÓN. 

Como veréis, esta receta tiene pocos ingredientes y la preparación es mínima. Y si os ha sobrado alioli de alguna preparación anterior, mejor que mejor

Cortaremos los lomos de bacalao en trozos manejable, Y los aplastaremos con un cuchillo (dándoles unos golpes, sin pasarnos) 

A continuación pondremos aceite en una sartén y lo calentaremos. Cuando esté caliente iremos poniendo los trozos de bacalao en pocas cantidades cada vez y los freiremos un minuto por cada lado. 

Pasamos los trozos de bacalao a una bandeja de horno. Cubriremos cada porción con el alioli de ajo negro y gratinaremos durante 2-3 minutos (hasta que se dore). Es conveniente ponerlo en la parte baja del horno para que no se tueste demasiado. 

Ya os explicaba en otra ocasión como hacer alioli de ajo negro. Si no tenéis ajo negro podéis hacer la misma receta con ajo normal. 

Ahora, sólo queda servirlo y, como siempre, a disfrutar!!

Colas de rape con salsa de cangrejo

Hace tiempo que no os pongo un plato de pescado, error por mi parte. Recomiendo comer pescado, a veces no comemos tanto pescado como deberíamos incluso yo, cuando  me despisto un poco, veo que desaparece de mi dieta casi sin darme cuenta.

Así que os voy a poner una receta que queda muy sabrosa y  ya veréis como os gusta. Además es una receta muy sana y colorida

 INGREDIENTES (para tres o cuatro)

  • Una cola de rape por persona
  • Una cebolleta
  • Harina de garbanzo
  • Unos 10 palitos de cangrejo
  • 200 ml de caldo de pescado (si puede ser natural, mejor)
  • 200 ml de crema de coco (si no tenéis crema de coco podéis utilizar leche evaporada)
  • Una cucharada de salsa de tomate
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta blanca

PREPARACIÓN

Pondremos a calentar el caldo. 

Mientras tanto, limpiaremos las colas de rape quitaremos las espinas y las cortaremos por la mitad luego la sazonaremos con sal y pimienta blanca 

 y las pasaremos por harina,retirando la sobrante (si no tenéis harina de garbanzo también lo podéis hacer con harina normal)

Una vez lo tenemos enharinado calentaremos aceite en una sartén y freíremos el pescado, básicamente para dorarlo por ambos lados. Aconsejo hacerlo poniendo pocas cantidades cada vez. A medida que la vayamos teniendo frito lo iremos poniendo sobre un papel absorbente para quitar el aceite sobrante. 

Mientras tanto, sin dejar de vigilar el fuego, iremos cortando la cebolleta en trozos pequeños  (tampoco es necesario que sea muy pequeños porque luego la trituraremos) también iremos cortando en trozos los palitos de cangrejo reservando algún trozo colorido para decorar

En otra sartén o cazuela ponemos la cebolla a dorar, cuando empiece a tomar color tiraremos los trocitos de cangrejo, salpimentamos y lo dejaremos unos minutos que se vaya haciendo a fuego lento. 

Seguidamente añadiremos el caldo y dejaremos que pase a ebullición.  Entonces añadiremos la crema de coco (si no tenéis crema de coco podéis poner leche). Dejaremos que cueza unos cinco minutos más con la tapa puesta. 

A continuación pondremos toda la mezcla de la cazuela en la trituradora y titularemos hasta obtener una salsa. Le añadiremos el tomate y mezclaremos.

Ponemos el pescado en la cazuela y lo cubrimos con la salsa, lo llevamos hasta hervir y lo dejamos unos 5 minutos más. 

Ahora, lo sacaremos y emplataremos poniendo un poco de perejil fresco y el cangrejo que reservamos, en trocitos por encima. Ya solo queda servir y, a disfrutar!!

Lasaña de calabacín


Aquí os voy a mostrar una receta fácil y buenísima 
Esta es una receta de lasaña, pero los calabacines sustituyen a las láminas de pasta llenas de hidratos, pasando asi a ser una lasaña más sana y más jugosa. Siendo además muy interesante nutricionalmente ya que, los calabacines aportan minerales como calcio, hierro y fósforo, y muchas vitaminas. Además contienen mucha fibra y son de fácil digestión.

En este caso yo la he hecho de atún pero podéis utilizar jamón o carne picada guisada, lo que más os apetezca en ese momento. 

INGREDIENTES: (para 2)

  • 1 calabacin grande 
  • Lata de atún en aceite de oliva (unos 80g)
  • queso mozzarela (puede ser en láminas finas o rallado) 
  • queso parmesano rallado
  • Aceite
  • Sal

PREPARACIÓN 

Ponemos a calentar el horno a 180ºC

Lavaremos el calabacin y lo secaremos (si vemos que con uno nos quedamos cortos utilizaremos un par)

Con un pelapatatas pelamos la piel del calabacín  y luego con el mismo aparato lo cortáremos en láminas muy finas a lo largo. Podéis usar una mandolina, lo que os funcione mejor

Tomaremos una fuente rectangular que pueda ir al horno. Untaremos la fuente con un poco de aceite y montaremos las capas de la lasaña. Primeramente pondremos una capa de láminas de calabacín, sin dejar espacios. Yo suelo ponerlas que cuelgen por los lados de la bandeja para así después cerrar por la parte de arriba. 

Luego esparciremos por encima (de la base) parmesano rallado y lo cubriremos con una capa de atún (más o menos la mitad de la lata) acabando con una capa de queso mozzarela. 

Repetiremos el proceso: 

calabacín, parmesano, atún , hasta que se acabe todo. Terminaremos con la capa de mozzarela y “cerraremos” por arriba entrecruzando las tiras de calabacin, (como haciendo un cesto)

Se puede hacer así, o simplemente cortar el calabacín a la anchura de la bandeja del horno  y olvidarnos de trenzar el calabacín pero de esta manera aguanta más firme

Por último pondremos una capa de queso parmesano y meteremos la fuente en el  horno. Como siempre, dependiendo del horno lo dejaremos entre 20 y unos 25 minutos (vigilando), aproximadamente o hasta que se dore la parte de arriba de la lasaña.
Cuando ya la veamos doradita, la sacaremos del horno y la dejaremos unos 10 minutos para que se asiente. 


Pasado ese tiempo ya la podemos sacar de la bandeja y  servirla y, por supuesto, como siempre a disfrutar!!