Solomillo de pavo al membrillo

Hoy os pongo otra receta de esas que son espectaculares pero que son súper fáciles de hacer.

En esta receta la salsa de membrillo da un toque de lujo y de sabor que la hacen increíble. De esa manera un plato sencillo como el pavo, se convierte en un manjar de fiesta con un coste muy acotado.

INGREDIENTES

Para 4 personas

  • Solomillo de pavo (300 g aprox)
  • 4 dientes de ajo
  • 1 Cebolleta
  • 500 ml de Caldo de pollo (a ser posible natural)
  • 200 g de Dulce de membrillo
  • Un poco de vino rancio
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y Pimienta negra recién molida
  • Almendra cruda laminada

PREPARACIÓN

Cortaremos el solomillo de pavo en rodajas de unos 2 cm y los salpimentamos.

Pelaremos los ajos, los laminaremos y los reservamos.

Pelaremos y picaremos la cebolleta bien pequeñita ( en bruinoise) y también reservaremos para luego.

Calentaremos un poco de aceite de oliva en una cacerola y en ese aceite sofreímos los dientes de ajo con cuidado de que no se quemen pero consiguiendo que el aceite se impregne del sabor a ajo.

Sacaremos los ajos y pondremos el fuego fuerte e iremos añadiendo los trozos de pavo poco a poco sellando los trozos por ambas caras, así mantendrán los jugos dentro.

Cuando los trozos de pavo adquieran un tono dorado, los iremos retirando y reservando y seguiremos sellando el resto hasta que los tengamos todos.

En el mismo aceite que habrá cogido los sabores de la carne pocharemos la cebolleta, que teníamos reservada poniendo el fuego suave durante unos 15 minutos hasta que quede bien pochada.

Mientras tanto, iremos calentando el caldo.

Cuando tengamos la cebolleta pochada subiremos el fuego y tiraremos un poco (una copa más o menos) de vino rancio y dejaremos que evapore. Agregamos el membrillo y lo iremos troceando con una cuchara o espátula hasta que se deshaga.

Cuando el membrillo se haya fundido, agregaremos el caldo que teníamos calentando.

Subiremos la intensidad del fuego y reduciremos la salsa durante unos tres o cuatro minutos.

Añadiremos el pavo que teníamos reservado, añadiendo el jugo que haya dejado en el plato.

Mantendremos el fuego alto durante unos 10 minutos dejando que se vaya espesando la salsa, aunque si nos gusta la salsa más espesa siempre podemos retirar la carne y dejarla reducir un poco más.

Serviremos el pavo con la salsa por encima y espolvorearemos unas almendras laminadas por encima.

Y ya tendremos este espectacular plato y solo nos quedará presentarlo y…A disfrutar!!

CALABACINES A LA BARBACOA

Vuelve la temporada de barbacoa y aunque confinados siempre podemos hacer una en petit comité (siguiendo las normas, eh!).

Ya os he puesto varias recetas para hacer barbacoas. Pero siempre que hacemos una barbacoa pensamos en la carne o en el plato principal, pero a veces no pensamos en los complementos, o acompañamientos y ya os digo yo que son muy importantes.

Según cómo, quizás más que la carne, pues si hacéis unos buenos acompañamientos, al final los amigos se acuerdan más de estos que del plato principal.

Ya os he puestos algún otro acompañamiento como Las Patatas “tornado”. O Las Mazorcas de maíz a la barbacoa con mantequilla al limón o las Mazorcas de maíz glaseadas con limón y jengibre entre otras, pero pasemos a estos calabacines que están de rechupete y además son súper fáciles de hacer.

INGREDIENTES:

• 2 calabacines medianos

• 2 cucharadas soperas de perejil fresco cortado

• ¼ taza de mantequilla sin sal, derretida

• 3 dientes de ajo picados

• Tomillo

• Zumo de 1 limón

• Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Comenzaremos lavando y cortando los calabacines en rodajas de un medio centímetro más o menos y los reservaremos.

Picaremos muy pequeñito el ajo y el perejil

En un cuenco, mezclaremos la mantequilla (es importante que esté derretida) el ajo, el perejil, el tomillo y el zumo de limón. Mezclaremos bien y añadiremos sal y pimienta.

Untaremos los calabacines con esta mezcla, lo podéis hacer con un pincel o una cucharilla.

Colocaremos los calabacines en una sola capa sobre la rejilla de la bbq. (Si no tenéis bbq siempre los podéis hacer en una rejilla eléctrica, pero no es lo mismo). Estos calabacines se hacen muy rápido, unos dos minutos por cada lado por lo que os recomiendo que los pongamos al final, cuando la carne ya esté hecha .

Así que como he dicho los cocinaremos por ambos lados, aproximadamente 2 minutos por lado.

Serviremos inmediatamente, podemos decorarlos con un poco más de tomillo por encima..

Y ya sabéis…A disfrutar!!

Torrijas

Hoy os presentó un plato típico de Semana Santa, las famosas torrijas. La verdad es que en cada casa se hacen de una manera diferente, pero os explicaré como las hago yo y la verdad es que salen riquísimas.

Yo no suelo hacerlas por cuestión de peso 😉 pero la verdad es que aunque sea en Semana Santa vale la pena darse un capricho.

INGREDIENTES

  • 4 rebanadas de pan de barra (es importante que sea un pan bastante apretado)
  • 250 g de leche
  • 100 g de nata
  • 3 huevos
  • 1 rama de canela
  • 1 anís estrellado
  • cáscara de limón, lima y naranja
  • una cucharada de semillas de anís o matalauva o de hinojo
  • harina de fuerza
  • canela en polvo
  • azúcar panela
  • anís de naranja

PREPARACIÓN

Pondremos al fuego un recipiente con 250 g de leche y 100 g de nata con una cáscara de lima, una de limón y otra de naranja, 1 cucharada de semillas de anís, 1 rama de canela y 1 flor de anís estrellado.

Cuando rompa a hervir, sacaremos la cazuela del fuego, la taparemos y la dejamos infusionar durante 30 min.

Tras este tiempo de infusión colaremos esta leche infusionada en un tupper ancho.

Cortamos 4 rebanadas gruesas de una barra de pan con la miga muy espesa (saber elegir el pan es una parte muy importante de la receta).

Tenemos dos opciones, hacer las torrijas, con o sin alcohol. Si las queremos hacer con alcohol, rociaremos con un poco de anís (a ser posible de naranja) y si las queremos hacer sin alcohol, pues no se lo ponemos.

Ahora las pondremos dentro del tupper de la leche, dejando que se empape durante unos 20 minutos, girándolas para que se empapen por ambos lados.

Después pondremos las rebanadas en el congelador y las dejaremos una media hora. Esto lo haremos para poder trabajar mejor con ellas, porque al estar mojadas en leche son frágiles y al congelarlas no se rompen y nos facilita el trabajo

Calentaremos aceite OVE en una sartén.

Mientras tanto, batiremos tres huevos en un plato

En otro plato pondremos unas 2 cucharadas de harina de fuerza. Normalmente no se utiliza harina, pero así el huevo para rebozar se engancha mejor.

Preparamos una bandeja con papel absorbente.

Mezclamos, en otra bandeja, cuatro cucharadas de azúcar panela y una cucharadita de canela en polvo.

Ahora que lo tenemos todo preparado para rebozar y freír, sacaremos las rebanadas del congelador.

Pasaremos las rebanadas por la harina, una vez enharinadas las sacudimos para quitar la harina sobrante pues nos interesa que haya la minima.

Continuaremos luego por el huevo batido y las freímos con el aceite bastante caliente, dándoles la vueltas necesarias para qué se hagan por todas partes con cuidado que no se quemen.

Dejamos las rebanadas fritas en la bandeja con papel absorbente para eliminar el aceite que sobra.

Después las rebozaremos en la bandeja de azúcar con canela. Y ya estaría.

Hay quien les pone miel por encima, pero en mi caso considero que ya están bastante dulces.

Ahora, ya sabéis…A disfrutar!!

Sepia rebozada

Hoy os pongo una receta, que así en principio por el nombre parecería poca cosa. Bien no deja de ser una sepia rebozada, pero el rebozado será una poco especial y además la acompañaremos con una salsa que harán que una simple sepia sea un plato de lujo.

INGREDIENTES, para 4

  • 4 pencas de sepia
  • 1 puñado de palitos de pan (a ser posible integrales)
  • harina
  • Aceite

 Para la masa

  • 250 g de harina
  • 7g de levadura fresca
  • 600 ml de cerveza negra (si no tenéis negra podéis substituirla por rubia)
  • sal
  • Pimentón ahumado dulce
  • pimienta negra

 

Para el alioli

  • 1 huevo
  • 1 diente de ajo escalivado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • 1 sobre de tinta
  • 1 Melsa de la sepia *

La melsa (en catalán) o bazo de la sepia en castellano, o salsa de la sepia, es una parte que si no la conoces, lo normal es que la desechen, pero es un ingrediente fantástico para enriquecer enormemente tus recetas. En apariencia es una parte de las tripas y de algún modo lo es, ya que es el bazo o mejor dicho el hepatopancreas  pero, contiene un líquido viscoso, de color marrón claro, que es un golpe de sabor a pescado concentrado, a mar. Un secreto con el que mejoraras muchísimo tus resultados culinarios. La próxima vez, ya sabes, di en tu pescadería que te la den junto con la sepia.

PREPARACIÓN

Escalivaremos (asaremos) una cabeza de ajos en el horno a 220 grados durante 35 minutos, aunque una forma más fácil es poner la cabeza de ajos en un recipiente para microondas y taparla con papel film y cocinarla durante unos dos minutos, el resultado es muy similar y nos ahorramos mucho tiempo. Aunque solo necesitaremos un diente del ajo, el resto lo podemos guardar para otras recetas, como por ejemplo el Bacalao al horno con crema de ajo

Mientras el ajo se asa, si hemos decidido hacerlo al horno, haremos una especie de masa Orly:

Para ello pondremos en un bol 250 g de harina (que tamizaremos para evitar grumos), 7 g de levadura fresca, 600 ml de cerveza negra, una pizca de pimentón ahumado, un poco de pimienta negra. Removemos y cuando la levadura se haya activado pondremos la sal (si la ponemos antes costará más activar la levadura). Dejaremos reposar unos 20 minutos.

Mientras tanto iremos haciendo el alioli.

Coceremos en una sartén, con un poco de agua, un sobre de tinta y una cucharada de melsa a fuego lento durante 5 minutos. En un vaso de triturar ponemos un huevo, la mezcla de la melsa y la tinta, sal, pimienta, un diente de ajo asado y lo emulsionamos con aceite de oliva hasta conseguir la mayonesa, nos tiene que quedar un alioli negro, que también podemos utilizar en otros platos si sobrara. Por ejemplo el bacalao con alioli de ajo negro.

Tomamos las 4 pencas de sepia, reservaremos las patas para algún otro plato. Cortaremos con cortes al sesgo creando rombos sobre la sepia, sin llegar a cortar del todo, de esa manera el rebozado entrará mejor y se hará mejor. Las reservamos un momento.

Trituraremos los palitos de pan con un molinillo, os de alguna otra manera. El caso es que deberían quedar trozos pequeños de palitos, no debemos triturar del todo ya que queremos notar los trozos.

Tomaremos la sepia reservada, la enharinamos con poca harina y eliminando la sobrante y la pasamos por la salsa Orly empapándola muy bien. Os recomiendo que utilicéis una pinzas y finalmente las rebozamos con el pan rallado. Veremos que nos quedan de un grosor considerable, perfecto!

Calentaremos el aceite en una sartén o en una freidora y freímos la sepia. Una vez hecha, la ponemos en un bol con un papel de cocina que absorba el exceso de aceite.

Emplataremos la sepia y lo acompañamos con el alioli negro.

Veis que una simple sepia nos puede hacer un plato realmente espectacular y buenísimo, y ya sabéis…A disfrutar!!

Lubina en papillote con verduras al estilo Thai.

Ya os he puesto algún otro plato de lubina, ya que, a mí, es un pescado que me gusta bastante por ejemplo FILETES DE LUBINA A La Meunière. O por ejemplo la Lubina al horno con alioli de ajo negro. O la sencilla Lubina al horno. Pero el plato que os pongo hoy es súper fácil y extra rápido pero a parte de ser muy saludable queda muy resultón y utilizaremos poquísimos ingredientes.

INGREDIENTES:

  • una lubina,
  • un puerro,
  • una zanahoria,
  • jengibre
  • una cebolla.
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

PREPARACION

Lo primero que haremos será cortar todas las verduras en tiras muy fina y resérvaremos

Precalentaremos el horno a 180°C

El jengibre lo pelaremos con la ayuda de una cuchara y una vez esté pelado lo rallaremos. Yo os aconsejo encarecidamente que el jengibre lo tengáis congelado, porque luego a la hora de rallarlo es mucho más sencillo.

A continuación, podemos filetear la lubina. Aunque os aconsejo que le pidáis al carnicero que os la venda ya fileteada porque será mucho más fácil.

Una vez tenemos preparados todos los ingredientes montaremos al papillote.

Cortaremos unos tres palmos de papel de aluminio.

A continuación pondremos en el centro las verduras cortadas. Espolvorearemos un poco de jengibre rallado , sal, pimienta y aceite de oliva.

Finalmente, dispondremos la lubina encima de las verduras y le pondremos un poco de sal, pimienta y jengibre y cerraremos nuestra papillote.

Otra opción, todavía más rápida es hacer este plato en la Lekue. Pero he de comentaros que al papillote no queda tan reseco.

Cuando ya tengamos la papillote bien cerrada (os aconsejo que si veis que no queda bien con un trozo de papel de aluminio, cortar dos y ponerlos en cruz) para que no se escapen los jugos.

Lo pondremos en el horno caliente durante 10 a 12 minutos a 180º grados aproximadamente.

Ya solo nos quedará servir y…A disfrutar!!

Lasaña de calabacín y atún al horno

Me estoy volviendo fan absoluto del calabacín, me saca de infinidad de apuros en la cocina y además es súper sano, ¿ qué más le puedo pedir? Os he presentado varías recetas de calabacín como las MINI PIZZAS DE CALABACÍN o la Tortilla de calabacín o el Calabacin al horno relleno de jamón y queso entre otras muchas que ya están publicadas, y muchas más que tengo en el tintero, pero hoy os voy a poner otra que es súper fácil y queda muy apetitosa.

INGREDIENTES Para 2 ~ 3 personas

  • 2 Calabacines
  • 4 Latas de atún en aceite de oliva
  • Tomate natural triturado
  • Mozzarella ( si es light mejor)
  • Orégano
  • Ajo en polvo y sal rosa del Himalaya

PREPARACIÓN

Precalentaremos el horno a 200º

Lavaremos bien los calabacines y los cortamos en láminas finitas con la ayuda de una mandolina o de un pelador. Es importante que las tiras sean bien finas para que se haga bien.

Podéis dejar las tiras de los calabacines encima de una rejilla poniéndoles un poco de sal por encima para que dejen un poco de agua, aunque si no, siempre podemos retirar el agua que dejen los calabacines una vez hecha la lasaña.

Ahora las cintas del calabacín iremos montando la lasaña en un recipiente apto para el horno haciendo capas con los ingredientes.

Una capa delgada de tomate en el fondo, a continuación una calabacín, atún, calabacín (aconsejo ir poniendo las tiras de calabacín cada vez en un sentido, una vez horizontales y otra verticales) queso, atún, calabacín y así hasta terminar con los ingredientes.

Por último cubriremos con tomate y queso, espolvoreando un poco de orégano por encima y por último, un toque de sal rosa y de ajo en polvo por encima le acabará de dar el punto especial.

Hornearemos durante unos 20-25min a 200º, parando cinco minutos antes y los últimos cinco minutos utilizando el gratinador.

Ya solo quedará servirla con cuidado en el plato, intentando dejar el agua que haya soltado en el recipiente de horno y…A disfrutar!!

Salmón a la plancha con espárragos al ajo y limón

  • El salmón a la sartén con ajo y limón es la comida más fácil que se puede preparar en menos de 30 minutos. Esta receta te permite hacer una comida o cena simple, saludable y sabrosa!
  • Además en tiempos como los que estamos nos permite una cocina sana que además no tiene muchos ingredientes lo que permitirá que la despensa nos dure un poco más y no tengamos que salir tanto de casa.
  • INGREDIENTES:

      1 manojo de espárragos
      3 cucharada de mantequilla
      2 cucharadas de aceite
      4 dientes de ajo picados
      Ralladura de 1 limón
      sal y pimienta
      1 filete de salmón por persona
      jugo de limón

    PREPARACIÓN:

    Antes de empezar rallaremos los ajos y la piel de limón para tener las ralladuras preparadas, aunque esta parte la podemos obviar si tenemos ajo en polvo y ralladura de limón en polvo ya en la despensa (lo aconsejo)

    Comenzaremos preparando los espárragos. Pondremos una sartén a calentar y añadiremos una cucharada de mantequilla a la que le añadiremos el aceite de oliva.

    Es importante poner la mantequilla y el aceite juntos porque así no se nos quema la mantequilla. Mantendremos el fuego mediano y agregaremos los espárragos a los que previamente habremos quitado la parte dura.

    Por si no os lo he explicado antes, la manera de utilizar la parte tierna de los espárragos es, cogerlos de la punta y de la base y arquearlos hasta que se rompan, de esta manera nos quedaremos solamente con la punta que es la mejor. Aunque no tiraremos la parte de abajo ya que la podremos utilizar para hacer un crema de espárragos, por ejemplo (una salida menos a comprar)

    Una vez los espárragos en la sartén (puede ser una plancha) los iremos moviendo para que se hagan por todos los lados durante unos 3 minutos.

    Agregaremos la ralladura de ajo y limón y continuaremos cocinando durante otros 2 a 5 minutos, dependiendo del nivel de cocción deseado (a mi me gusta el espárrago “al dente”). Espolvoreamos con sal y pimienta negra al gusto.

    Una vez tenemos los espárragos los mantendremos calientes y prepararemos el salmón

    Para ello calentaremos una sartén antiadherente de tamaño mediano a medio-alto y agregaremos la mantequilla y el aceite de oliva (igual que antes). Espolvorearemos el filete de salmón con sal (podéis utilizar diferentes tipos de sal, yo tengo un muestrario y es bastante divertido ir cambiando) y lo colocaremos en la sartén caliente, con la piel hacia arriba.

    Cocinaremos durante 4 a 6 minutos (dependiendo del grosor del pescado), y con cuidado voltearemos hacia el otro lado.

    Cocinaremos otros 3 minutos, y agreguaremos el ajo y el jugo de limón y cocinaremos otros 2 a 3 minutos, hasta que el salmón esté bien cocido pero todavía húmedo.

    Ya solo nos quedará servir el plato con el salmón y los espárragos acompañándolo. Podéis poner un poco del jugo por encima y ya solo nos queda disfrutar, si a pesar del confinamiento hemos de aprovechar para disfrutar de las pequeñas cosas por eso, insisto…A disfrutar!!

    Salsa de mostaza para salchichas y carne

    A veces no tenemos ganas de cocinar y una simple salchicha a la plancha o un trocito de lomo puede ser suficiente. Pero claro, es un poco triste. Por eso os voy a dar la receta de una salsa para acompañar esas carnes, sobre todo de cerdo, a la plancha, que os permitirá en un momento, pasar de un aburrido plato con alguna salchicha a una fantástica receta de salchichas con salsa de mostaza

    La diferència es sutil, pero nos permite cambiar por completo el significado del plato.

    INGREDIENTES (para 4)

    • 16 salchichas frescas, o unos trozos de lomo, o cualquier ita carne porque el éxito es la salsa
    • 250 ml de cerveza
    • 125 ml de agua
    • 1 cebolleta
    • 2 chalotas
    • 1 cucharada de harina
    • aceite de oliva virgen extra
    • 1 cucharada de mostaza antigua
    • sal
    • perejil

    PREPARACIÓN.

    Pelaremos y picaremos la cebolleta y las chalotas en dados, no importa el tamaño ya que luego lo trituraremos.

    Las pondremos a rehogar en una sartén cocinándolas a fuego lento sazonandolas con un poco de sal hasta que estén transparentes y bien pochadas.

    Añadiremos la harina (que previamente habremos tamizado para evitar grumos) y también la rehogaremos un poco.

    Incorporaremos la cerveza, el agua y la mitad de la mostaza. Cocinaremos durante 10 minutos más a fuego suave hasta que reduzca un poco.

    Trituraremos todo hasta obtener una salsa y agregaremos el resto de la mostaza para que se vean las semillas. Mantendremos la salsa caliente hasta la hora de servir.

    En principio la salsa ya estaría. Y con eso acabaríamos la receta, pero si quieres presentarla como en la foto únicamente tendremos que hacer las salchichas a la plancha

    Tendremos que poner un poco de aceite (prácticamente pintar) en una plancha y poner las salchichas hasta que estén doradas.

    Serviremos las salchichas acompáñalas con la salsa y…A disfrutar!!

    Arroz de montaña con trompetas de la muerte

    Hay muchos tipos de arroz, empezando por la paella y acabando por el Risotto pero entre ellos hay uno que a mí me gusta mucho, que es el típico arroz que encuentras en pueblos de montaña y que suele estar compuesto por buenas carnes del lugar, también acostumbra a llevar setas o algún producto típico de la zona 

    Hoy os pondré una receta que aúna un poco los diferentes arroces de montaña que he probado y que tiene bastante éxito en casa

    Un toque diferencial de este arroz son las setas trompetas de la muerte, pero las puedes sustituir por cualquier otro tipo de seta. De igual manera, la carne también se puede variar aunque esta que yo pongo le da un toque perfecto.

    En Catalunya este tipo de arroz se suele conocer como , arròs de muntanya, aunque en otros lugares se conoce como arroz de cazuela 

    Animaros a prepararlo, porque como veréis, los ingredientes son muy fáciles y la verdad es que queda buenísimo

    INGREDIENTES: (para 4)

    • 400 g de arroz
    • 30 g trompetas de la muerte secas
    • 4 salchichas de cerdo, o una butifarra, aunque si la butifarra puediera ser de setas entonces rozaremos el cielo
    • 8 trozos de conejo, mejor si son los muslos
    • 2 trozos de costilla de cerdo
    • 3 tomates maduros
    • 1 puerro
    • 1 cebolla picada
    • 2 dientes de ajo
    • 1 cucharada de pimentón
    • aceite de oliva
    • pimienta negra
    • Caldo de pollo, a ser posible casero
    • Vino rancio
    • sal y pimienta

     

    PREPARACIÓN

    Pondremos en remojo las setas para que se hidraten , ponerlas en un bol con agua buena pues luego la aprovecharemos .

    Mientras se hidratan, una media hora, iremos preparando las verduras 

    Cortaremos la parte blanca del puerro en trocitos muy pequeños, y de la misma manera lo haremos con la cebolla. El ajo lo cortaremos en láminas y los tomates los rallaremos para obtener la pulpa. En la pulpa del tomate pondremos un poco de pimentón y lo mezclaremos.

    Resérvaremos todo y pasaremos a preparar la carne.

    Cortaremos la salchichas, o la butifarra en trocitos pequeños y también cortaremos las costillas de cerdo, aunque os recomiendo que le digáis a vuestro carnicero que os las corte pues siempre será más fácil. En cuanto al conejo, yo para este plato acostumbro a comprar únicamente muslos ya que mejoran la presentación y además, son mucho más fáciles de comer.

    Salpimentaremos la carne, sobre todo el cerdo y el conejo porque las butifarras ya están suficientemente sazonadas 

    Pondremos la cazuela al fuego con un chorro generoso de aceite de oliva y doraremos el ajo.

    Cuando el ajo esté dorado, pero ojo, sin quemarse, pondremos la carne y la iremos dorando. Empezar por el cerdo a continuación el conejo y por último la butifarra.

    La carne ha de quedar bien hecha y dorada por fuera 

    Una vez en su punto, retiraremos la carne y reservaremos 

    Aprovechando los jugos que ha dejado la carne, añadiremos a la cazuela la cebolla y dejaremos que se vaya haciendo hasta que esté transparente.

    Pasados unos minutos, añadiremos el puerro. Mezclaremos bien con la cebolla y dejaremos que todo coja color.

    Subiremos el fuego y tiraremos un chorro de vino rancio, con eso haremos subir los azúcares y le daremos más sabor

    Ahora, pasaremos las setas por un colador y reservaremos el agua porque la aprovecharemos. Una vez escurridas las setas las incorporamos a la cazuela. Dejaremos que pierdan toda el agua y se tuesten un poco mientras vamos removiendo.

    Removeremos un poco y añadiremos el tomate y removeremos un poco más y dejaremos reducir hasta que el tomate caramelice.

    Ahora añadiremos la carne, removeremos otro poco, para que se impregne de loa aromas y los gustos. 

    Pondremos el arroz e iremos removiéndolo para que se vaya perlando

    Este será el momento de añadir el agua de hidratar las setas. Que previamente habremos calentado Si no tenemos suficiente para la cantidad de arroz añadiremos caldo (siempre caliente para no romper la cocción ).

    El líquido ha de cubrir el arroz

    Aconsejo que tengamos un poco más de caldo caliente por si se seca el arroz y hemos de añadir un poco más de liquido.

    Dejaremos a fuego fuerte durante los primeros 5 minutos y después bajaremos el fuego y dejaremos cocer unos 12 minutos más.

    De vez en cuando iremos revisando que no se seque e iremos removiendo suavemente para evitar que se pegue y cueza uniformemente.

    Rectificaremos de sal y comprobaremos que el arroz esté en su punto 

    Apagaremos el fuego y taparemos la sartén con papel de aluminio o similar y dejaremos que se acabe de hacer con el calor residual.

    Después de unos minutos ya lo podremos emplatar.

    Y…. A disfrutar!! 

    MINI PIZZAS DE CALABACÍN

    ¿Hay alguien a quien no le gusten las pizzas?, ante la pregunta ¿quien quiere pizza? ¿Hay alguien que diga que no?

    Me parece que la respuesta está clara, ¿verdad?

    Pero, ¿podemos tener una pizza sana? Pues claro, Ya os puse algunas recetas de base de pizza sana, por ejemplo la pizza paleo de coliflor o otra base de pizza paleo de boniato.

    Pero si queremos hacer unas pizzas mucho más fáciles, podremos ayudarnos del calabacín.

    INGREDIENTES:

    • 2 calabacines grandes,

    Para el relleno, opcionalmente

    • 2 lonchas queso
    • 2 lonchas de jamón York
    • Dos lonchas de jamón serrano
    • Queso de cabra
    •  tomate natural
    • orégano,
    • pimienta y sal.
    • Y lo que queráis más…

    PREPARACIÓN

    Lavaremos bien los calabacines, una vez les quitemos la punta y el rabo, los cortaremos en rodajas de aproximadamente medio centímetro, ni muy gruesas ni muy delgadas.

    Encenderemos el horno a 180°.

    Pondremos en una bandeja de horno papel de hornear e iremos colocando encima las rodajas de calabacín, que previamente habremos salpimentado

    Meteremos la bandeja en el horno y al cabo de unos cinco minutos la sacaremos y daremos la vuelta a todas las rodajas de calabacín.

    Ahora será el momento de montar nuestras pizzas, lo dejo a vuestra imaginación pero os doy algunos ejemplos de las que yo suelo hacer.

    Pongo tomate frito encima del calabacín y a continuación pongo trocitos de jamón York, o de jamón serrano, o de queso. Luego le añado un poco de queso mozzarellay un poquito de orégano  

    También podemos poner un poquito de jamón serrano y un poco de queso de cabra, o si las queremos hacer más saludables, una rodajita de tomate Cherry y mozzarella .

    Esto son solo algunos ejemplos de relleno, pero os dejo a vosotros y a vuestra imaginación el toque maestro.

    Una vez tenemos montadas las pizzas, las volvemos a meter en el horno durante unos 10 minutos más comprobando que queden bien hechas y con eso ya tendríamos un plato divertido y saludable.

    Ya solo nos queda servirlas y… A disfrutar!!