Croquetas de mi madre

Uno de los platos que más éxito tiene cuando vamos a comer a casa de mi madre son, sin duda, las croquetas de pescado.

Llevo mucho, mucho tiempo intentando que mi madre me da la receta. Ella siempre me dice que son muy fáciles de hacer pero nunca me la da y no puedo repetirlas ya que, como todo cocinero, tiene sus secretos.

El otro día, después de mucho rogar conseguí que me diera la receta. Y esa receta es la que os voy a poner aquí.

Antes de ponerla he hecho la prueba en casa y ha pasado todos los test de calidad de mi familia y sobre todo de mi hija. Si! son como las de la Iaia! Dijo, y para mí eso ya es garantía absoluta para ponerlas en el Blog. 

INGREDIENTES (Para Unas 30 croquetas)

  • 2 Pescadillas, o dos trozos grandes de merluza
  • 1 Vaso de leche
  • 1 vaso del agua de cocer el pescado
  • 1/2 pastilla de caldo de pollo
  • 3 tomates pera triturados
  • Harina
  • Sal
  • Pan rallado
  • Aceite

PREPARACIÓN

Pondremos agua a hervir y cuando esté hirviendo pondremos el pescado y la pastilla de caldo con un poco de sal, ojo que la pastilla ya sala.

Cuando el pescado esté cocido se reserva y se desmenuza quitando la piel y las espinas. Podéis comprar lomos de merluza que ya vienen limpios.

Reservamos el pescado desmenuzado. Es importante desmenuzarlo en trocitos muy pequeños.

Trituraremos el tomate, después de haberle quitado la piel y lo pondremos en una sartén con un poco de aceite y lo sofreíremos un poco.

Cuando el tomate haya perdido un poco de agua, añadiremos el pescado, la leche el agua y la harina (esta os recomiendo que la vayais añadiendo poco a poco y con un colador para evitar grumos).

Removeremos hasta tener una masa con una textura que se despegue de la sartén. Es importante no pasarse en poner harina porque entonces se apelmazará y no interesa)

Rectificaremos de sal

Pondremos la masa en un recipiente plano y dejaremos enfriar. Cuando esté a temperatura ambiente, lo trasladaremos a la nevera tapándola a piel con papel film y la dejaremos hasta el día siguiente.

Sacaremos de la nevera y pondremos pan rallado en un recipiente.

En esta ocasión las rebozaremos únicamente con pan, sin harina ni huevo. (¿Será ese el secreto?)

Haremos las croquetas, mi madre las hace haciendo una bola y luego dándole forma de croqueta. Aunque yo suelo ayudarme de dos cucharas para hacerlo. Elegid vostr@s.

Rebozaremos las croquetas en el pan rallado

Freiremos en abundante aceite muy caliente, no poniendo muchas a la vez para que no se enfríe.

Una vez fritas las pondremos sobre papel absorbente pero no mucho tiempo, de esa manera quedan más crujientes.

Pues ala! Ya tenemos todos la receta de mi madre.

A disfrutar!!

“Fingers” de Heura® con Humus

Heura es uno de los productos estrella en el mercado dirigido a los veganos y vegetarianos. Se trata de un preparado de proteínas vegetales, que tiene como base fundamental la soja y que comercializa la empresa catalana ‘Foods for tomorrow’. Según explican desde esta start up, se trata de un ingrediente que aporta hierro y fibra y cuyo sabor es similiar al del pollo.

Es un producto elaborado con agua, concentrado de soja, aceite de oliva, sal, aromatizantes, especias y fortificado con vitamina B12; diríamos que es una especie de “carne vegetal”

Dado el éxito que heura está teniendo en el mercado, se está convirtiendo en uno de los productos gastronómicos de moda. Marina a la perfección con diferentes preparados y, por eso, es ideal para incluirlo en platos de pasta, arroces o ensaladas.

Pero yo como equivale a carne de pollo vegetal, la voy a utilizar como si de carne de pollo se tratara.

INGREDIENTES

  • 1 estuche de Heura®
  • 1 diente de ajo
  • ½ cucharadita de comino
  • ½ cucharadita de pimentón (puede ser picante)
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 1 cucharada de harina
  • aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Para el Hummus:

  • 250 g de garbanzos cocidos
  • 1 ajo pelado
  • 1 limón
  • 1 cucharadita de pimentón
  • ½ cucharadita de comino
  • 1 cucharada de tahina
  • aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Podemos hacer diferentes tipos de hummus, por ejemplo hummus de remolacha que le da un colorido especial o el de brócoli, también muy sano, o podemos hacer el clásico.

Para hacerlo, lavaremos los garbanzos y los trituraremos con el ajo pelado, el zumo de limón, el tahini y el comino. Mezclaremos y salpimentaremos hasta obtener una masa cremosa y fina , añadiendo si fuera necesario un poco de agua de los garbanzos.

PREPARACIÓN

Pondremos la Heura® sobre una bandeja y la espolvorearemos con el diente de ajo bien picado, una cucharada de aceite de oliva, el comino y el pimentón. Mezclaremos todo muy bien y reservaremos durante al menos 30 minutos, para que vaya absorbiendo el adobo.

Mientras tanto, podemos ir preparando el humus.

Pondremos el humus en un cuenco y reservaremos.

Mezclaremos en un plato hondo, la cucharada de harina con un poco de agua, tiene que quedar con la misma consistencia del huevo batido.

Colocaremos en otro plato el pan rallado.

Pasaremos la Heura®, reservada anteriormente, por la mezcla de harina y agua y después por el pan rallado.

Pondremos una sartén al fuego con suficiente aceite y freíremos la Heura® rebozada hasta que esté dorada.

Y ya estaría! Servimos los “fingers” junto al humus y…A disfrutar!!

Calabacines hasselback con queso y bacon

Hoy os voy a explicar un forma diferente de preparar el calabacín, lo haremos al horno de una manera muy sencilla, al estilo “hasselback”.

El estilo de corte Hasselback tienen su origen en Suecia. Y habitualmente se usa en las patatas. Consiste en hacer cortes a lo ancho de la patata o del alimento que usemos, sin llegar a partirla del todo, para introducir distintos ingredientes entra las rodajas.

Por lo tanto hemos de decir que esta receta y similares se suele hacer con patata, pero con otras verduras como los calabacines también queda genial.

En este caso hemos puesto un poco de queso y bacon pero podemos prepararlos con cualquier otro relleno que nos apetezca.

INGREDIENTES:

Para 4 raciones

  • 2 calabacines grandes o 4 pequeños
  • 50gr de bacon
  • 100gr de queso rallado,
  • 25gr de mantequilla
  • Ajo picado o en polvo
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Empezaremos cortando los calabacines al estilo Hasselback. Les quitaremos las puntas y, si son muy grandes los partiremos por la mitad.

Para ello, los cortaremos a rodajas sin llegar a al final. Para evitar cortar demasiado y partir el calabacín utilizaremos un par de palos de brochetas, o unos palillos chinos que colocaremos a cada lado del calabacín.

Pondremos los calabacines en una bandeja de horno.

Fundiremos la mantequilla y le añadiremos el ajo, la sal y pimienta.

Verteremos esta mezcla sobre los calabacines intentando que tambien llegue dentro de los cortes, podemos ayudarnos de un pincel.

Hornearemos los calabacines durante unos 35 minutos a 200ºC

Mientras se hornean, pondremos el bacon en una sartén a fuego medio sin nada de aceite hasta que este dorado y crujiente

Sacaremos los calabacines cuando haya trascurrido el tiempo y repartiremos el bacon por encima y entre los cortes.

Espolvorearemos con el queso rallado y lo meteremos de nuevo al horno unos 5-10 minutos más hasta que el queso se funda, podemos ayudarnos del gratinador.

Y ya solo nos quedará servirlos y…A disfrutar!!

Lubina en salsa de puerro

Hoy os paso la adaptación de una receta que me pasó Rosa, ella me la pasó con merluza, pero yo la voy a hacer con lubina que seguro que también queda riquísima y saludable.

INGREDIENTES (para 2)

  • 2 lomos de lubina (o de merluza)
  • 12 gambas peladas
  • 1 cebolleta
  • 1 puerro
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 limón
  • 2 hojas de laurel
  • 1 vaso de Caldo de pescado
  • 2 dientes de ajo

PREPARACIÓN

Picaremos la cebolla en juliana, y el puerro en rodajas y los ajos a láminas.

Sofreiremos la cebolla con un poco de aceite en una sartén, junto con el puerro y el ajo. Dejaremos que se pochen bien durante un rato.

Cuando esté bien pochado añadiremos el caldo y dejaremos que se vaya consumiendo.

Cuando lo tengamos bien pochado y el caldo haya cogido cuerpo, lo vaciaremos todo en una fuente para horno.

Calentaremos el horno a 180ºC

Untaremos el pescado con un poco de aceite por ambas caras y lo salpimentamos. Lo pondremos a continuación sobre la “cama” de verduras.

Encima del pescado colocaremos un par de rodajas de limón (opcional) y una hoja de laurel.

Lo meteremos en el horno durante 10 minutos, pasado ese tiempo pondremos las gambas y volveremos a meter en el horno unos 5 minutos mas.

Sacaremos del horno, y emplataremos el pescado y las gambas. Sin utilizar la verdura.

Vaciaremos todo el resto de lo que quede en la bandeja, es decir las verduras y el jugo (eliminando el limón y el laurel) y lo trituraremos todo para hacer la salsa de puerro.

Ya solo nos quedará añadir la salsa al plato con el pescado y las gambas y…A disfrutar!!

Carrilleras de cerdo (Galtes de porc)

Este plato es una receta tradicional que pese a parecer complicada, es muy sencilla a la par que barata ya que las carrilleras, que pertenece al grupo de la casquería, es una de las partes más baratas del cerdo.

la estructura gelatinosa (debido al contenido de colágeno que poseen) permite que la carrillera pueda ser guisada, obteniendo un resultado espectacular.

INGREDIENTES

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 4 carrilleras de cerdo
  • 1,5 l de caldo de carne
  • 3 puerros
  • 2 zanahorias
  • 2 hojas de laurel
  • 1 kg de sal fina
  • 1 kg de sal gorda
  • 1 rama de apio
  • 1 pimiento verde
  • 1 porción de chocolate negro
  • pimienta negra
  • Un puñado de avellanas tostadas
  • Un puñado de almendras tostadas
  • azafrán
  • perejil
  • vino rancio
  • vino malbec (o un buen tinto)

PREPARACIÓN

Limpiaremos y cortaremos en brunoise (pequeñito) el pimiento verde, el apio, las zanahorias y los puerros.

Pondremos a pochar las verduras cortadas en una cazuela con aceite OVE tapando la cazuela más o menos por la mitad.

Pondremos a calentar el caldo de carne (mejor si es de cerdo o de jamón).

En un recipiente en el que nos quepan las carrilleras mezclaremos 1 kg de sal fina y otro kg de sal gorda.

Enterraremos las carrilleras de cerdo en la sal y dejaremos el recipiente fuera de la nevera mientras cocinamos el resto. De esta manera conseguiremos limpiar y desengrasar la carne.

Una vez las verduras han empezado a sudar, subiremos el fuego para que se doren.

Cuando las verduras comiencen a oscurecerse, levantaremos los azúcares con un vaso de vino rancio y otro de vino malbec.

(El vino Malbec, aunque de procedencia Francesa, hoy día es uno de los más populares en Argentina, los vinos Malbec son cálidos, suaves y con taninos dulces muy agradables. Con aromas frutados durante su juventud, luego evoluciona con aromas a canela y toques de vainilla; son vinos con gran cuerpo, estructura y profundos. Aunque si no tenéis Malbec podéis utilizar otro tinto que prefiráis

Sacamos las carrilleras del baño de sal y las secamos.

Una vez evaporado el alcohol de las verduras, las reservamos en un bol.

En la cazuela donde hemos hecho las verduras y con un poco del aceite que hemos utilizado para dorarlas, marcamos las carrilleras de cerdo a fuego vivo.

Una vez se hayan dorado un poco, añadiremos las verduras que teníamos reservadas y el caldo ya calentado.

Añadiremos 2 hojas de laurel.

Es importante que gírenos las carrilleras de forma que la parte del hueso quede debajo.

Bajaremos el fuego y dejamos que las carrilleras vayan cocinándose durante 1 hora.

Una vez pasada la hora, las dejaremos en reposo unas 6 horas con la cazuela tapada.

Una vez pasadas, sacamos las carrilleras de la cazuela y las reservamos.

Verteremos todo el resto del contenido de la cazuela a una batidora y trituraremos

Pasamos los ingredientes triturados por una malla fina o un colador chino. Si la densidad lo requiere, podemos añadir un poco de agua. Ya tendremos hecha la salsa.

Verteremos la salsa de nuevo en la cazuela. Añadimos las carrilleras y las dejaremos haciéndose a fuego bajo.

Preparamos una picada con un puñado de avellanas, otro de almendras, azafrán, pimienta negra y sal.

Vertemos la picada a la cazuela.

Añadimos una porción de chocolate negro troceado. Lo dejamos cocer 5 minutos más y ya estaría

Serviremos con un poco de perejil por encima y…A disfrutar!!

Empanadillas de bacalao

Hola, hoy os pongo una receta súper fácil que nos sacará de más de un apuro y que además nos quedará buenísima.

Con poquísimos ingredientes podemos hacer unas empanadillas, que además al hacerlas al horno nos ahorraremos el extra de grasa.

Ya os he puesto alguna otra receta de empanadillas como las de atún, o las de peras y brócoli . Todas ellas prácticamente igual de fáciles y resultonas

Ingredientes (4 personas):

    16 obleas para empanadillas
    3 huevos 
    175 g de bacalao desalado
    125 ml de salsa de tomate (a poder ser casera)
    4 pimientos del piquillo (en conserva)
    aceite de oliva virgen extra
    sal
    perejil
    dos dientes de ajo

PREPARACIÓN

Pondremos agua a calentar en una cazuela. Introduciremos 2 huevos y los coceremos durante 10 minutos para conseguir unos huevos duros.

Una vez hechos los refrescamos para poder pelarlos y los picaremos en dados pequeños

Calentaremos un poco de aceite en una sartén y doraremos los ajos para que el aceite coja el sabor. Luego retiraremos los ajos y añadiremos los pimientos cortados y los rehogaremos en el aceite aromatizado (a veces hago esta receta sin pimientos pues hay a quien no les gusta. No queda igual, pero también queda buena sin ellos y no por eso hemos de discriminar a nadie)

Mientras se rehogan, aplastaremos el bacalao con la hoja de un cuchillo y después lo desmigaremos a mano.

Añadiremos el bacalao desmigado a la sartén.

Saltearemos todo (si no hubiéramos puesto pimientos, pues sin ellos) brevemente y pasaremos la mezcla a un bol.

Agregaremos al bol los huevos picados y la salsa de tomate.

Mezclaremos bien y con esa masa iremos rellenando las obleas.

Cerraremos las obleas dándoles forma de media luna y sellándolas (para que el relleno no se salga) presionando los bordes con un tenedor. (Hay aparatos para ello pero a veces lo clásico es lo mejor)

Cubriremos una bandeja de horno con papel de horno, y colocaremos encima las empanadillas.

Batiremos el otro huevo en otro bol, y con ayuda de una brocha untaremos las empanadillas. 

Calentamos el horno a 200º C e introduciremos las empanadillas durante 10-12 minutos, controlando que no se quemen.

Ya solo nos quedará servir y… A disfrutar!!

Solomillo de pavo al membrillo

Hoy os pongo otra receta de esas que son espectaculares pero que son súper fáciles de hacer.

En esta receta la salsa de membrillo da un toque de lujo y de sabor que la hacen increíble. De esa manera un plato sencillo como el pavo, se convierte en un manjar de fiesta con un coste muy acotado.

INGREDIENTES

Para 4 personas

  • Solomillo de pavo (300 g aprox)
  • 4 dientes de ajo
  • 1 Cebolleta
  • 500 ml de Caldo de pollo (a ser posible natural)
  • 200 g de Dulce de membrillo
  • Un poco de vino rancio
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y Pimienta negra recién molida
  • Almendra cruda laminada

PREPARACIÓN

Cortaremos el solomillo de pavo en rodajas de unos 2 cm y los salpimentamos.

Pelaremos los ajos, los laminaremos y los reservamos.

Pelaremos y picaremos la cebolleta bien pequeñita ( en bruinoise) y también reservaremos para luego.

Calentaremos un poco de aceite de oliva en una cacerola y en ese aceite sofreímos los dientes de ajo con cuidado de que no se quemen pero consiguiendo que el aceite se impregne del sabor a ajo.

Sacaremos los ajos y pondremos el fuego fuerte e iremos añadiendo los trozos de pavo poco a poco sellando los trozos por ambas caras, así mantendrán los jugos dentro.

Cuando los trozos de pavo adquieran un tono dorado, los iremos retirando y reservando y seguiremos sellando el resto hasta que los tengamos todos.

En el mismo aceite que habrá cogido los sabores de la carne pocharemos la cebolleta, que teníamos reservada poniendo el fuego suave durante unos 15 minutos hasta que quede bien pochada.

Mientras tanto, iremos calentando el caldo.

Cuando tengamos la cebolleta pochada subiremos el fuego y tiraremos un poco (una copa más o menos) de vino rancio y dejaremos que evapore. Agregamos el membrillo y lo iremos troceando con una cuchara o espátula hasta que se deshaga.

Cuando el membrillo se haya fundido, agregaremos el caldo que teníamos calentando.

Subiremos la intensidad del fuego y reduciremos la salsa durante unos tres o cuatro minutos.

Añadiremos el pavo que teníamos reservado, añadiendo el jugo que haya dejado en el plato.

Mantendremos el fuego alto durante unos 10 minutos dejando que se vaya espesando la salsa, aunque si nos gusta la salsa más espesa siempre podemos retirar la carne y dejarla reducir un poco más.

Serviremos el pavo con la salsa por encima y espolvorearemos unas almendras laminadas por encima.

Y ya tendremos este espectacular plato y solo nos quedará presentarlo y…A disfrutar!!

CALABACINES A LA BARBACOA

Vuelve la temporada de barbacoa y aunque confinados siempre podemos hacer una en petit comité (siguiendo las normas, eh!).

Ya os he puesto varias recetas para hacer barbacoas. Pero siempre que hacemos una barbacoa pensamos en la carne o en el plato principal, pero a veces no pensamos en los complementos, o acompañamientos y ya os digo yo que son muy importantes.

Según cómo, quizás más que la carne, pues si hacéis unos buenos acompañamientos, al final los amigos se acuerdan más de estos que del plato principal.

Ya os he puestos algún otro acompañamiento como Las Patatas “tornado”. O Las Mazorcas de maíz a la barbacoa con mantequilla al limón o las Mazorcas de maíz glaseadas con limón y jengibre entre otras, pero pasemos a estos calabacines que están de rechupete y además son súper fáciles de hacer.

INGREDIENTES:

• 2 calabacines medianos

• 2 cucharadas soperas de perejil fresco cortado

• ¼ taza de mantequilla sin sal, derretida

• 3 dientes de ajo picados

• Tomillo

• Zumo de 1 limón

• Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Comenzaremos lavando y cortando los calabacines en rodajas de un medio centímetro más o menos y los reservaremos.

Picaremos muy pequeñito el ajo y el perejil

En un cuenco, mezclaremos la mantequilla (es importante que esté derretida) el ajo, el perejil, el tomillo y el zumo de limón. Mezclaremos bien y añadiremos sal y pimienta.

Untaremos los calabacines con esta mezcla, lo podéis hacer con un pincel o una cucharilla.

Colocaremos los calabacines en una sola capa sobre la rejilla de la bbq. (Si no tenéis bbq siempre los podéis hacer en una rejilla eléctrica, pero no es lo mismo). Estos calabacines se hacen muy rápido, unos dos minutos por cada lado por lo que os recomiendo que los pongamos al final, cuando la carne ya esté hecha .

Así que como he dicho los cocinaremos por ambos lados, aproximadamente 2 minutos por lado.

Serviremos inmediatamente, podemos decorarlos con un poco más de tomillo por encima..

Y ya sabéis…A disfrutar!!

Torrijas

Hoy os presentó un plato típico de Semana Santa, las famosas torrijas. La verdad es que en cada casa se hacen de una manera diferente, pero os explicaré como las hago yo y la verdad es que salen riquísimas.

Yo no suelo hacerlas por cuestión de peso 😉 pero la verdad es que aunque sea en Semana Santa vale la pena darse un capricho.

INGREDIENTES

  • 4 rebanadas de pan de barra (es importante que sea un pan bastante apretado)
  • 250 g de leche
  • 100 g de nata
  • 3 huevos
  • 1 rama de canela
  • 1 anís estrellado
  • cáscara de limón, lima y naranja
  • una cucharada de semillas de anís o matalauva o de hinojo
  • harina de fuerza
  • canela en polvo
  • azúcar panela
  • anís de naranja

PREPARACIÓN

Pondremos al fuego un recipiente con 250 g de leche y 100 g de nata con una cáscara de lima, una de limón y otra de naranja, 1 cucharada de semillas de anís, 1 rama de canela y 1 flor de anís estrellado.

Cuando rompa a hervir, sacaremos la cazuela del fuego, la taparemos y la dejamos infusionar durante 30 min.

Tras este tiempo de infusión colaremos esta leche infusionada en un tupper ancho.

Cortamos 4 rebanadas gruesas de una barra de pan con la miga muy espesa (saber elegir el pan es una parte muy importante de la receta).

Tenemos dos opciones, hacer las torrijas, con o sin alcohol. Si las queremos hacer con alcohol, rociaremos con un poco de anís (a ser posible de naranja) y si las queremos hacer sin alcohol, pues no se lo ponemos.

Ahora las pondremos dentro del tupper de la leche, dejando que se empape durante unos 20 minutos, girándolas para que se empapen por ambos lados.

Después pondremos las rebanadas en el congelador y las dejaremos una media hora. Esto lo haremos para poder trabajar mejor con ellas, porque al estar mojadas en leche son frágiles y al congelarlas no se rompen y nos facilita el trabajo

Calentaremos aceite OVE en una sartén.

Mientras tanto, batiremos tres huevos en un plato

En otro plato pondremos unas 2 cucharadas de harina de fuerza. Normalmente no se utiliza harina, pero así el huevo para rebozar se engancha mejor.

Preparamos una bandeja con papel absorbente.

Mezclamos, en otra bandeja, cuatro cucharadas de azúcar panela y una cucharadita de canela en polvo.

Ahora que lo tenemos todo preparado para rebozar y freír, sacaremos las rebanadas del congelador.

Pasaremos las rebanadas por la harina, una vez enharinadas las sacudimos para quitar la harina sobrante pues nos interesa que haya la minima.

Continuaremos luego por el huevo batido y las freímos con el aceite bastante caliente, dándoles la vueltas necesarias para qué se hagan por todas partes con cuidado que no se quemen.

Dejamos las rebanadas fritas en la bandeja con papel absorbente para eliminar el aceite que sobra.

Después las rebozaremos en la bandeja de azúcar con canela. Y ya estaría.

Hay quien les pone miel por encima, pero en mi caso considero que ya están bastante dulces.

Ahora, ya sabéis…A disfrutar!!

Sepia rebozada

Hoy os pongo una receta, que así en principio por el nombre parecería poca cosa. Bien no deja de ser una sepia rebozada, pero el rebozado será una poco especial y además la acompañaremos con una salsa que harán que una simple sepia sea un plato de lujo.

INGREDIENTES, para 4

  • 4 pencas de sepia
  • 1 puñado de palitos de pan (a ser posible integrales)
  • harina
  • Aceite

 Para la masa

  • 250 g de harina
  • 7g de levadura fresca
  • 600 ml de cerveza negra (si no tenéis negra podéis substituirla por rubia)
  • sal
  • Pimentón ahumado dulce
  • pimienta negra

 

Para el alioli

  • 1 huevo
  • 1 diente de ajo escalivado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • 1 sobre de tinta
  • 1 Melsa de la sepia *

La melsa (en catalán) o bazo de la sepia en castellano, o salsa de la sepia, es una parte que si no la conoces, lo normal es que la desechen, pero es un ingrediente fantástico para enriquecer enormemente tus recetas. En apariencia es una parte de las tripas y de algún modo lo es, ya que es el bazo o mejor dicho el hepatopancreas  pero, contiene un líquido viscoso, de color marrón claro, que es un golpe de sabor a pescado concentrado, a mar. Un secreto con el que mejoraras muchísimo tus resultados culinarios. La próxima vez, ya sabes, di en tu pescadería que te la den junto con la sepia.

PREPARACIÓN

Escalivaremos (asaremos) una cabeza de ajos en el horno a 220 grados durante 35 minutos, aunque una forma más fácil es poner la cabeza de ajos en un recipiente para microondas y taparla con papel film y cocinarla durante unos dos minutos, el resultado es muy similar y nos ahorramos mucho tiempo. Aunque solo necesitaremos un diente del ajo, el resto lo podemos guardar para otras recetas, como por ejemplo el Bacalao al horno con crema de ajo

Mientras el ajo se asa, si hemos decidido hacerlo al horno, haremos una especie de masa Orly:

Para ello pondremos en un bol 250 g de harina (que tamizaremos para evitar grumos), 7 g de levadura fresca, 600 ml de cerveza negra, una pizca de pimentón ahumado, un poco de pimienta negra. Removemos y cuando la levadura se haya activado pondremos la sal (si la ponemos antes costará más activar la levadura). Dejaremos reposar unos 20 minutos.

Mientras tanto iremos haciendo el alioli.

Coceremos en una sartén, con un poco de agua, un sobre de tinta y una cucharada de melsa a fuego lento durante 5 minutos. En un vaso de triturar ponemos un huevo, la mezcla de la melsa y la tinta, sal, pimienta, un diente de ajo asado y lo emulsionamos con aceite de oliva hasta conseguir la mayonesa, nos tiene que quedar un alioli negro, que también podemos utilizar en otros platos si sobrara. Por ejemplo el bacalao con alioli de ajo negro.

Tomamos las 4 pencas de sepia, reservaremos las patas para algún otro plato. Cortaremos con cortes al sesgo creando rombos sobre la sepia, sin llegar a cortar del todo, de esa manera el rebozado entrará mejor y se hará mejor. Las reservamos un momento.

Trituraremos los palitos de pan con un molinillo, os de alguna otra manera. El caso es que deberían quedar trozos pequeños de palitos, no debemos triturar del todo ya que queremos notar los trozos.

Tomaremos la sepia reservada, la enharinamos con poca harina y eliminando la sobrante y la pasamos por la salsa Orly empapándola muy bien. Os recomiendo que utilicéis una pinzas y finalmente las rebozamos con el pan rallado. Veremos que nos quedan de un grosor considerable, perfecto!

Calentaremos el aceite en una sartén o en una freidora y freímos la sepia. Una vez hecha, la ponemos en un bol con un papel de cocina que absorba el exceso de aceite.

Emplataremos la sepia y lo acompañamos con el alioli negro.

Veis que una simple sepia nos puede hacer un plato realmente espectacular y buenísimo, y ya sabéis…A disfrutar!!