Licuado de naranja, kiwi y pera

Hola, habitualmente os suelo poner platos, aunque alguna vez os pongo zumos o batidos. Pues ahora en verano es cuando mejor sientan los zumos de frutas frescas, por lo que os voy a pasar algunos que, aparte de ser muy sanos, refrescarán y darán energía.

Alguno de los que ya os he puesto son:

El refresco de sandía o la limonada húngara.

Aunque, estos dos básicamente son refrescos. Sin embargo la receta de este licuado, por su consistencia, la podemos utilizar como desayuno o merienda. De momento os paso este, pero en breve os pasaré más

Además, la combinación de estas tres frutas, nos irá bien si tenemos algún problema de hipertensión.

INGREDIENTES

  • Una naranja
  • Un kiwi
  • Medio vaso de agua
  • Una pera mediana
  • Una hoja de menta (opcional)
  • PREPARACIÓN
  • Lo primero que haremos, será obtener el zumo de la naranja. Una vez lo tengamos lo introduciremos en la licuadora. Si no tenéis licuadora siempre podéis utilizar una batidora tipo americano, a ser posible con filtro, si no queréis demasiada pulpa.

    Añadiremos a la licuadora la pera cortada a trozos y sin el rabo ni las semillas. Pelaremos el kiwi y lo trocearemos y también lo meteremos en la batidora. Por último, añadiremos el agua fría. Y solo nos quedará batirlo bien. Si no tenéis filtro, servirlo a través de un colador. Añadimos las hojas de menta fresca y … A disfrutar!!

    Anuncios

    Tiras de pollo crujientes

    Otra vez pollo, pues sí, está demostrado que el pollo es una de las carnes que más nos gustan.

    Pero como ya os he dicho en alguna otra ocasión, lo último que queremos es que el pollo se vuelva aburrido. Para eso vamos a reinventarlo.

    Del pollo, podríamos decir que tiene un bajo contenido en grasas, que tiene un alto contenido en proteínas y aminoácidos, que es rico en minerales y vitaminas y bajo en colesterol, que es muy fácil de digerir y por encima de todo, que está riquísimo.

    Y si vamos cambiando las maneras de cocinarlo nos dará muchos beneficios y también alegrías.

    INGREDIENTES (para 4)

    • 500 grs. Pechuga de pollo en tiras
    • 1/2 cucharadita de pimentón
    • 50 gr. de queso rallado
    • 50 gr. de cereales
    • 1 dl. de aceite de oliva
    • 1 pastilla de caldo de pollo
    • Ajo en polvo
    • Perejil seco

    PREPARACIÓN

    Empezaremos cortando las pechugas de pollo en tiras. Las mojaremos en aceite haciéndole un pequeño masaje y cuando estén impregnadas en aceite las salpimentaremos.

    Pondremos en la trituradora los cereales, el queso rallado, el pimentón, la pastilla de caldo desmenuzada, el ajo y el perejil y trituraremos hasta hacer una mezcla para rebozar. Precalentaremos el horno a 220ºC

    Rebozaremos las tiras de pollo con la mezcla consiguiendo que queden bien impregnadas.

    En una bandeja de horno pondremos papel de hornear y distribuiremos las tiras de pollo.

    Hornearemos durante unos 10 minutos a 220ºC.

    Serviremos caliente y, ya sabéis…a disfrutar!!

    wok de pollo y verduras salteadas

    El salteado en wok es la técnica más conocida de la gastronomía china para preparar comida. Lo más importante en esta forma de cocinar es la velocidad de ejecución, la cantidad de calor utilizado y la cantidad de movimiento que se le da a los alimentos en el wok.

    Es de gran importancia que el salteado en wok se elabore a una alta temperatura y, lógicamente, en una sartén wok. Aunque, os he de decir, a costa de que muchos puristas me digan de todo, que si no tienes una sartén wok y lo haces en otro tipo de sartén el resultado es muy similar 🤫.

    Hay estudios que indican qué ambos utensilios son igual de sanos para cocinar un salteado. Porque de lo que realmente depende la salubridad de un alimento es de la técnica culinaria.

    Sea como sea, utilizar la técnica del wok nos vendrá bien para hacer un plato sano y además en muy poco tiempo.

    Los ingredientes de esta receta sirven para hacer un buen wok, pero eso no significa que si tenéis preferencia por alguna otra verdura la añadáis al plato.

     

    INGREDIENTES:

    • 2 zanahorias,
    • 1 calabacín,
    • 1/2 cebolla
    • Pechuga de pollo,
    • 1 huevoa
    • ceite de oliva y de sésamo
    • salsa soja dulce y soja salada.
    • Almendras, anacardos o similar

    Con estos ingredientes queda perfecto, pero podéis añadir otros como pimiento rojo o verde, champiñones, berenjena, etc.…

     

    PREPARACIÓN :

     

    Comenzaremos cortando todos los productos, ya sea carne o verduras en tiras pequeñas.

    Cuando ya tengamos todo preparado, pondremos el wok (o la sartén) a calentar a fuego fuerte sin usar aceite.

    Cuando ya esté bien caliente, añadiremos 4 cucharadas de aceite de oliva y una de aceite de sésamo. Si no tenéis aceite de sésamo, tampoco pasa nada, pero la receta perderá ese punto oriental.

    Freiremos las carne cortada en tiras y en cuanto esté, la retiramos.

    En el mismo aceite, salteamos las verduras y hortalizas. Una vez que las verduras empiecen a tomar color, reincorporamos el pollo y añadimos una cucharada de salsa soja dulce e iremos removiendo para integrar todos los sabores.

    A continuación, añadimos otra cucharada de salsa de soja salada y continuamos removiendo a buen ritmo.

    Añadimos los frutos secos elegidos, troceados pequeñitos, lo que nos dará un plus de grasa buena y crunchy.

    Y por último, cuando se ha integrado bien la soja, rompemos un huevo encima del wock y removemos para que también se integre con el resto de ingredientes.

    Ya solo nos quedará servir, coger los palillos y… a disfrutar!!

    Pizza tartufo e funghi o pizza de setas y trufa

    Voy a poner una receta, que en principio no es paleo, a no ser que utilicéis algunas de las bases de pizza paleo que os he ido mostrando en el blog como la base de pizza de boniato o la de coliflor. Utilicéis alguna de estas masas o cualquier otra el resultado es espectacular.

    Veréis que la foto es de solo un trocito de pizza, pero es que cuando la hice tenía la casa llena de amigos y a la que me di cuenta había desaparecido el resto. Con esto quiero decir que sale buenísima. Ah! Y que mis amigos tiene la mano muy larga ja ja.

    La verdad, es que con los pocos ingredientes que lleva el resultado es sorprendente

    INGREDIENTES:

    • Una base de pizza (vosotros mismos, ya sabéis)
    • Unos cuantos champiñones cortados en láminas.
    • Una trufa negra.
    • Aceite de trufa.
    • Un ajo
    • Mozzarella fresca
    • Un trozo de Gorgonzola (O cualquier otro queso que os guste)

    PREPARACIÓN

    Extenderemos bien la base de la pizza para que quede muy delgadita.

    Cortaremos en laminas el diente de ajo y los champiñones. Pondremos una sartén a calentar con un poquito de aceite de trufa.

    Pondremos a confitar los champiñones y el ajo, digo a confitar porque interesa hacerlos a fuego lento para que vayan cogiendo el gusto del ajo y nos queden sabrosos.

    Cuando ya estén confitados, Quitaremos el ajo, salpimentaremos y reservaremos.

    Mientras los champiñones se confitan, cogeremos la masa de pizza e iremos poniendo trocitos de mozzarella en los bordes. Bordes que iremos doblando hacia dentro hasta envolver el queso.

    Ahora, pondremos un poco de aceite de trufa en la base de la pizza y añadiremos los champiñones.

    A continuación pondremos los diferentes tipos de queso que hayamos elegido. En esta ocasión yo he utilizado gorgonzola y mozzarella rayada y sin rayar, aunque podéis elegir algún otro tipo de queso, pero hay que tener en cuenta que sea un queso que funda bien.

    Pre calentaremos el horno a 220 °C

    Una vez extendido el queso, cogeremos la trufa y la rayaremos por encima de la pizza. Y por último volveremos a ponerle un chorrito de aceite de trufa.

    Hecho esto, la meteremos en el horno durante unos 12 minutos (comprobando que se dore pero que no se queme) y ya solo tendremos que sacarla del horno y poner un poco más de aceite de trufa por encima y servir. Y como siempre, a disfrutar!!

    Coca de llardons (chicharrones)


    Llega la verbena de San Juan. En Cataluña es super típico comer coca y cava mientras ves las hogueras en llamas.

    Esta receta ya os la puse el año pasado, pero como me la estáis pidiendo, la vuelvo a poner por si alguien todavía no la ha hecho.

    Hay varios tipos de coca, pero en casa , la que triunfa, sin lugar a dudas, es la coca de llardons (chicharrones). Esta receta me la enseñó a hacer mi amiga Loli de marcha nórdica y desde entonces está en el top de aquellas cosas que te hacen llevar cuando vas a una fiesta con amigos.

    Además, es tan fácil que aunque esta receta tendría que haberla puesto algún día antes de la verbena  para que tuvierais tiempo de prepararla (lo siento me ha pillado el toro) Se puede salir a comprar los ingredientes en un momento y triunfar esta noche.

    Aunque, insisto, están buena y fácil que la podeis utilizar tantas veces como queráis sea día de verbena o no.

    El hojaldre lo podéis hacer vosotros mismos pero dado que no tenemos tiempo lo mejor es utilizar unas planchas de hojaldre ya hecho.

    INGREDIENTES: (para una coca) seguro que hacéis más de una

    • 1 paquetes de pasta de hojaldre
    • 125 g de chicharrones
    • 50 g de piñones
    • Azúcar
    • 1 yema de huevo (opcional)
    • moscatel (opcional)

    PREPARACIÓN:

    Nada más fácil, extendemos la masa de hojaldre hasta el tamaño de la bandeja del horno. Mientras tanto, habremos puesto el horno a calentar a 200°

    Pondremos los piñones en un bol con agua y un poquito de vino dulce, o moscatel (opcional) esto nos irá bien para que los piñones se hidraten y no se resequen

    Pincharemos la masa con un tenedor a lo largo de toda su superficie por qué no nos interesa que suba demasiado. Podemos batir una yema de huevo y pintar por encima, pero esto es opcional dependiendo si os gusta más doradita o menos

    Ahora, trituraremos (a mano, yo los meto en una bolsa y a golpe de rodillo jeje) los chicharrones pero, que no nos quede excesivamente pequeños, no queremos polvos de chicharrón, queremos trocitos pequeños.

    Esparciremos los chicharrones por encima de la masa de hojaldre que previamente habremos puesto sobre un papel de hornear en una bandeja para el horno. Es conveniente que toda la base quede cubierta.

    Hay otra opción que es dividir la placa de hojaldre en dos y integrar los chicharrones en el interior de las dos capas pero como ya os he dicho que esta es una receta fácil utilizaremosla primera opción.

    Una vez tengamos esparcidos los chicharrones, espolvorearemos abundantemente azúcar con la mano para que se integre con los chicharrones.

    Ahora, meteremos la bandeja en el horno, al cual le bajaremos un poco la temperatura, sobre unos 170° y lo dejaremos unos 15 minutos hasta que esté dorada.

    Pero un poquito antes, sacaremos la bandeja del horno y espolvorearemos los piñones por encima, ya que si los ponemos al principio es muy probable que se tuesten demasiado y se quemen.

    Ya os dije que no podríamos hacer solo una

    Y ahora ya está. Habéis visto que fácil. Ya podemos celebrar la verbena de St.Juan. Solo tendremos que añadir una buena copa de cava, y a disfrutar!!

    Como elegir la leche vegetal – sin lactosa y vegana

    Hola, he leído este blog de aventurasenlacocina y me ha parecido muy interesante, os lo adjunto por si queréis saber sobre el tema

    Como elegir a la leche vegetal – sin lactosa y vegana

    https://aventurasencocinablog.wordpress.com/2018/06/15/como-elegir-a-la-leche-vegetal-sin-lactosa-y-vegana/
    — Leer en aventurasencocinablog.wordpress.com/2018/06/15/como-elegir-a-la-leche-vegetal-sin-lactosa-y-vegana/

    Limonada húngara

    De Hungría, podemos comentar muchas cosas buenas, entre ellas su gastronomía. Como habéis podido comprobar en el Blog cuando viajo, siempre intento traerme alguna receta. Concretamente, de Hungría entre otras cosas me traje el pollo a la Kalocsa. Pero otra gran receta que me traje fue la receta de la limonada. Si, ya se que el plato más famoso húngaro es el Gulash, un guiso enriquecido con verduras y basado en la ancestral tradición de preparar nutritivos platos en una sola cazuela.

    Pero ese plato, ya lo dejaremos para más adelante ahora que ha empezado el verano creo que es más conveniente una limonada para refrescarnos.

    En principio, una limonada parece ser una cosa muy fácil, y sí, lo es. Pero, hacer una buena limonada tiene su secreto.

    Cuando estuve en Hungría hacía un calor asfixiante y pude observar, como los autóctonos soportaban ese calor a base de limonada. En las terrazas se acostumbraban a ver dos tipos de bebida, la cerveza y la limonada. De la cerveza hoy nos voy a hablar pero si de la limonada.

    La limonada húngara es similar a muchas limonadas pero tiene algunos aspectos especiales que la hacen diferente. Podríamos decir que el secreto de la limonada está en la naranja, ¿curioso no ?

    INGREDIENTES;

    • 1 taza y media de agua mineral
    • 1 taza de azúcar
    • 2 tazas de agua con gas
    • 1/2 taza de zumo de limón
    • 1/2 taza de zumo de lima (opcional)
    • 1/2 taza de zumo de naranja (todo recién exprimido)
    • Y más naranjas limas y limones para cortar
    • Hielo (mucho)

    PREPARACIÓN

    Lo primero que haremos, será disolver el azúcar en el agua. Lo mejor es poner el agua a hervir, verter el azúcar e ir removiendo. Si lo hacéis con agua fría os costará mucho más.

    Disolver el azúcar en el agua es muy importante, ya que eso permitirá que cuando sirvamos la limonada no se quede el azúcar en el fondo de la jarra

    Una vez disuelto el azúcar en el agua la dejaremos enfriar, mientras tanto nos dedicaremos a hacer los zumos

    Os decía, que el zumo de lima es opcional. Con eso quiero decir que si por un casual no tenéis limas sustituir este por zumo de limón. Aunque mejor proveerse de limas antes de hacer la receta.

    Mezclaremos el agua azucarada, los zumos y el agua con gas (a ser posible fría) esto lo podéis hacer en un recipiente grande o en la misma jarra, yo prefiero hacerlo en un recipiente y luego ir llenando las diferentes jarras.

    Os aconsejo que cuando vertamos los zumos lo hagamos a través de un colador para que no tenga demasiada pulpa.

    Haremos rodajas de las diferentes frutas que nos servirán para adornar la limonada. Cuando las tengamos las añadiremos a la mezcla.

    Pondremos todo en la nevera hasta que lo vayamos a servir ya que es imprescindible que esté frío

    A la hora de servir, probáis la mezcla y podéis poner un poquito más de agua con gas (o mineral) fría dependiendo de lo fuerte que haya quedado, luego rellenar las jarras con el hielo que quepa y … A disfrutar!!