Pollo al horno con salsa dulce


Hola, otra vez tenemos pollo y como siempre me niego a que sea un simple pollo a la plancha. Ósea que veremos qué podemos hacer para cambiarle la cara a este pollito. Se me estaban ocurriendo varias opciones pero he recordado una que no estaba mal y que nos va hacer ver el pollo de otra manera. Esta forma de hacer el pollo consigue que la piel quede muy buena, pero como dicen que la piel es lo peor del pollo (yo no tengo ninguna certeza, pero lo dicen) yo se la he quitado. 

La receta en sí no tiene mucho misterio en su elaboración, pero la combinación del ajo y la miel resulta cuanto menos sorprendente, aportando  un contrapunto dulce y picante que, le sienta genial a la carne blanca.

INGREDIENTES

  • Cuatro cuartos de pollo muslo y contra muslo (pedidle a vuestro carnicero que los deshuese, y si preferís que también le quite la piel)
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • 3 o 4 dientes de ajo bien picados
  • Una cucharada de azúcar moreno
  • Una cucharada de miel
  • Media cucharadita de orégano
  • Media cucharadita de albahaca
  • Perejil picado (estos tres mejor si son frescos)
  • Sal y pimienta negra
  • Agua

Precalentar el horno a 170g.

Primero salpimentar los pollos por ambos lados. 

Picamos las hierbas en trocitos pequeños. 

Poner al fuego una cazuela grande que pueda ir al horno y fundir dos cucharadas de mantequilla con un poco de aceite para que no se queme la mantequilla. Después añadir el pollo (si lo hacéis con la piel poned esta hacia abajo). Lo doramos por ambos lados, unos 2-3 minutos por cada lado con el fuego medio-alto, una vez el pollo esté bien dorado lo reservamos.

Ahora fundimos en la misma cazuela la cucharada de mantequilla que nos quedaba y añadimos el ajo picado, lo dejamos unos segundos (no se vaya a quemar) apartamos la sartén del fuego y añadimos el azúcar moreno, la miel, el orégano, el perejil y la albahaca, damos unas vueltas para que quede bien mezclado y volvemos a añadir el pollo a la cazuela y ahora la ponemos en el horno para que se termine de hacer. Si vemos que no hay mucha salsa (si el recipiente es demasiado grande, por ejemplo) poner un poco de agua 

Cocemos el pollo al horno unos 15 o 20 minutos, deberéis tener cuidado porque la miel y el azúcar hacen una pasta si está mucho tiempo al fuego y se seca, ósea que ir controlando y si veis que se seca, añadir un poco de agua. 

Ahora solo tienes que servirlo y disfrutar!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s