Wrap o tosta de Kale, salmón y revuelto de ajetes. 

Esta receta casi la podríamos llamar una receta de restos. La verdad es que tenía que hacer una cena y tenía la nevera temblando así que me dije,  vamos a ver lo que hay y de lo que hay, lo que podemos sacar. Y la verdad, el resultado ha sido muy bueno. Ya sabéis, si hay buen producto nada más hace falta un poquito de imaginación. 

Os voy a poner los ingredientes, por lo menos se que con estos sale bien, pero podéis hacer las variaciones que queráis pues como os he dicho el truco es abrir la nevera y a la aventura!!

INGREDIENTES: (más o menos jeje)

  • Unas tortitas o unas buenas rebanadas de pan (en este momento el paleo tiembla, pero era un apuro y ya sabéis que no me gusta ser estricto en exceso)
  • Salmón
  • Col Kale 
  • Aguacate
  • Tomate
  • 2 Huevos
  • Ajos tiernos 
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

Primeramente, pelaremos el aguacate y el tomate (en la foto salen 2 pero al final puse 1) y lo trituramos para hacer una salsa (tipo guacamole) y la reservamos. 

Cortamos los ajos tiernos en rodajas pequeñas y los ponemos en una sartén con un poco de aceite y un poco de sal y los doramos. Mientras se doran, batiremos los huevos y luego se los tiraremos por encima a los ajos para hacer un revoltillo. Como ya os he dicho en alguna otra ocasión, podéis obviar batirlos aparte y tirarlos directamente y mezclarlos en la misma sartén. Eso va a gustos. Una ves tengamos el revoltillo lo reservamos. 

Ahora tendremos que tomar una decisión. Caer en la tentación de los hidratos y utilizar las tortitas o el pan, o ser fuertes y utilizar estos ingredientes para hacer una ensalada. Cualquiera de las dos formas triunfará.  En esta ocasión, la compañía “exigía” optar por los wraps. 

Pues, si utilizamos las tortitas, extenderemos sobre ellas la salsa y a continuación el resto de los ingredientes, el salmón, el revoltillo y la col Kale. Ahora salpimentamos al gusto, enrrollamos y ya lo tenemos. 

Si optamos por hacer la ensalada, solo tendremos que poner en un bol los ingredientes y aliñarlos con la salsa. 

En cualquier caso, ya sea en wrap, sobre pan o en ensalada seguro que triunfa y ya sabes, a disfrutar!!

Ensalada de kale y salmón ahumado


Ya os puse unas cuantas recetas de kale hace unos meses pero hoy voy a poner otra, que siempre viene bien. Ya os expliqué que era la col kale o col rizada y en esta receta, combinada con salmón ahumado y el aliño “oriental” adquiere  unos sabores y texturas, que la hace deliciosa. 

Aunque es una ensalada fácil y rápida, os recomiendo que la hagáis con tiempo y que dejéis reposar la col una vez aderezada para que se ablande y sea más agradable comerla cruda. 

INGREDIENTES

  • Col kale, 
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE), 
  • Aceite de sésamo, 
  • Vinagre de manzana
  • Salsa de soja, 
  • Semillas de sésamo blancas y negras recién tostadas, 
  • pimienta 
  • salmón ahumado, 

PREPARACIÓN. 

Lavaremos las hojas de kale y las escurriremos bien, retiramos los tallos (resérvalos para un caldo o un batido, por ejemplo) y cortaremos las hojas. (Últimamente he encontrado kale de cuarta generación, es decir ya cortada y lavada en bolsas. Podéis buscarlas porque cada vez es más habitual. Por ejemplo en el Mercadona ya tienen. Como siempre recomiendo el uso de Kale ecológica). 

En un recipiente mezclaremos el aceite de oliva, el aceite de sésamo, el vinagre y la salsa de soja.

Pondremos la Kale en un cuenco amplio Y verteremos sobre ella  el aderezo y mezclaremos bien, presionando las hojas para que queden bien impregnadas lo dejaremos reposar para que se ablande un poco. Condimentaremos con la pimienta y volveremos a mezclar.

Tostaremos un poco las semillas de sésamo blancas y negras y resérvaremos . 

Ahora cortaremos el salmón en tiras y lo incorporamos al cuenco con la Kale , junto a las semillas de sésamo, y mezclaremos de nuevo.

Ahora, sólo tendremos que emplatar y a disfrutar!

Habas a la catalana (faves a la catalana)


Hoy os pongo una de las recetas más típicas de Cataluña, y a mi entender, una de las más sabrosas.  Os estoy hablando de las faves a la catalana

Las habas viven su época de esplendor durante la primavera, en plena temporada. Además de ser muy sabrosas nos aportan una buena cantidad de hierro, folatos, magnesio y potasio. 

Existen bastantes formas de cocinar las habas, aunque las más populares son en ensalada, salteadas o en guisos, pero a mi las que más me gustan son las faves a la catalana. 

Aunque  este plato se puede hacer con haba congelada, recomiendo utilizar habas frescas y mejor si son ecológicas).
Este plato aparte de aportarnos los nutrientes, el placer, el sabor, y demás. También nos sirve como terapia anti estrés. Hay quien se dedica a reventar plástico de bolas pero pelar habas también es muy divertido y más, si lo hacemos bien acompañados.  

INGREDIENTES (para 2)

  • 2 lonchas de panceta
  • 3 tomates maduros
  • 1 copa de vino tinto
  • 500 g de habas frescas y peladas (necesitarás unos 3-4 kilos con vaina)
  • 1/2 butifarra negra (o morcilla)
  • 1 ramita de menta fresca
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de romero
  • 1 trozo de chorizo
  • 1 cebolla picada
  • 4 ajos
  • agua
  • sal
  • aceite de oliva
  • Una copa de moscatel


ELABORACIÓN

En primer lugar tendremos que pelar las habas y lavarlas bajo el agua. Luego, mientras escurren, preparamos el resto de ingredientes. Picamos la cebolla, el ajo en trozos pequeños y los tomates en trozos medianos .

En una cazuela, doraremos la panceta cortada en trozos junto con los ajos.
Seguidamente incorporamos la cebolla y le damos unas vueltas.
Añadimos también el laurel y la ramita de romero y lo mezclamos durante 3 o 4 minutos. 

A partir de este momento, ponemos el tomate cortado, lo tapamos y dejamos reducir unos 7-8 minutos.

A continuación, agregamos la copa de vino tinto, lo volvemos a tapar y lo dejamos reducir otros 10-15 minutos a fuego bajo para hacer el sofrito.

Incorporaremos las habas, la ramita de menta, lo cubriremos con agua, pondremos un poco de sal y lo dejaremos cocer unos 40-45 minutos a fuego medio-bajo.

Es importante ir comprobando que no se seque, ante la duda, podemos añadir un poco más de agua. 


Unos minutos antes de que esté listo, añadimos el moscatel, la butifarra y el chorizo cortados en rodajas y dejamos reposar.

Ahora ya tenemos el plato de habas a la catalana listo pero, os recomiendo que lo dejéis para el día siguiente. Si, ya se que con el olorcillo os va a ser muy difícil resistirse pero…

Este plato de faves a la catalana sabe mejor bien reposado. De un día para otro los sabores de esta receta tradicional catalana quedan más conjuntados. Así que paciencia. 

Y de cualquier manera, esperéis o os las comáis sin esperar, ya sabéis… a disfrutar!!

mejillones al vapor


Los mejillones son un alimento muy sano. Con ellos se pueden hacer infinidad de elaboraciones diferentes y una de ellas, quizá la más simple, son los mejillones al vapor. Però, no por ser simple deja de ser   exquisita

Los mejillones al vapor son una una receta sencilla y que resulta muy rica de comer, tanto como tapeo o bien como entrante.
INGREDIENTES :

  • Un kilo de mejillones frescos
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de agua mineral
  •  2 limones
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Perejil fresco 

PREPARACIÓN :

Lo primero que debemos hacer, es inspeccionar los mejillones, desechando todos aquellos que estén abiertos o rotos, nos ahorraremos problemas de salud. 

Hay que emplear siempre mejillones bien frescos y que no sean demasiado pequeños, para que así tras cocinarlos nos queden con un buen tamaño.

Con un cuchillo iremos rascando toda la cáscara y eliminando las conchas que tengan adheridas. Tendremos que quitar también las barbas de los mejillones. Para retirar las barbas lo mejor es sujetar con el cuchillo (o la mano) y tirar hacia el lado estrecho de la concha, así con este movimiento conseguimos extraerlas, y al acabar, los lavamos bien con agua para quitar todos los restos. 

Mientras los mejillones escurren, vamos a poner una olla a calentar a fuego medio, en la que echaremos los dientes de ajo pelados y troceados, un poco de sal, un chorrito de aceite de oliva virgen, el jugo de los limones exprimidos, un poco de perejil picado, el agua y el vino blanco y lo mantendremos a fuego medio hasta que comience a hervir. 

Una vez empieza a hervir, echamos los mejillones en la olla, bajamos un poco la intensidad del fuego y tapamos la olla, que dejaremos así unos 5 o 6 minutos, para que se abran por completo los mejillones. Podemos ir moviéndolos un poco de arriba abajo para que vayan mojándose con la salsa. 

Si tras ese tiempo alguno no se abre, los dejamos otro par de minutos más y si siguen sin abrirse los desechamos, ya que posiblemente estarían en mal estado.. 

Los podemos servir en la misma olla, como suelen hacer los belgas o los podemos presentar en un plato quitando la parte de la cáscara vacía. Yo particularmente soy partidario de servirlos en la olla que cada uno coja lo que le apetezca. Siempre es bueno estar reunidos alrededor de una comida. 

Aquí vemos un fantástico aperitivo en la terraza con mejillones y cañaíllas

Así que ya sabéis. A disfrutar!!

Cañaíllas con vinagreta de mostaza

Hoy he pasado por la pescadería y he comprado  cañaíllas. (La cañadilla o cañaílla (Bolinus brandaris) es un molusco gasterópodo marino que vive en aguas poco profundas muy típico del Mediterráneo que se reconoce enseguida por ser bastante robusto y con grandes espinas dispuestas en hileras alrededor de la concha. )

Y en seguida me he acordado del último pica-pica que hicimos con los compañeros de marxa en Palamós. Y a ellos (y a vosotros) les voy a dedicar esta receta. 

Os pongo una curiosidad de las cañaíllas, su primer uso intensivo fue industrial: de sus glándulas branquiales los fenicios extraían el tinte púrpura, con el que se teñían los ropajes de las clases dirigentes, ya veis y ahora nos la comemos!

INGREDIENTES:

  • Cañaíllas 
  • 2 hojas de laurel
  • 3 vasos de agua de mar (o agua con sal)
  • Sal
  • Hielo



PREPARACIÓN 

Lo primero que haremos unas horas antes de empezar a prepararlas será ponerlas en agua fría con sal e ir cambiando el agua cada cierto tiempo, unas 3 o 4 veces. Luego las pasaremos por agua fría para terminar de limpiarlas.

Revisadlas bien y tirar las que estén vacias ya que si alguna que no está bien desprende un olor desagradable cuando las hervimos.

Pondremos agua a hervir y añadiremos 70 gr. de sal por litro de agua (también podemos utilizar agua de mar). Cuando el agua esté hirviendo introduciremos dos hoja de laurel y las cañaillas y esperaremos a que el agua vuelva a hervir otra vez. Una vez vuelva a hervir las dejamos 12 minutos. 

Cuando ha pasado ese tiempo, la sacamos y las introducimos en agua con hielo y sal para parar la cocción y que la carne se contraiga y sea más fácil de comer y, en principio ya estarían listas para degustar.

Pero para que aún queden más buenas les pondremos una salsa. Se suele utilizar una salsa de allioli  pero en esta ocasión y en honor a mis colegas las voy a preparar con una Vinagreta con Mostaza

Este tipo de vinagreta os va a resultar muy útil para acompañar muchos platos (ideal para el marisco), y que se prepara en un periquete.

INGREDIENTES
:

  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • Sal y Pimienta 

PREPARACIÓN:
Cogeremos un cuenco y mezclaremos el aceite de oliva virgen y la mostaza de Dijon, con un tenedor hasta que estén bien mezclados. Una vez que los hemos mezclado añadiremos el vinagre y salpimentamos al gusto, y volvemos a mezclarlo todo. 

Después añadimos el zumo de limón recién exprimido. Volvemos a mezclar hasta que quede una vinagreta homogénea, corregiremos el punto de sal y pimienta. 

Bien, pues ya sólo nos queda servir las cañaíllas junto con la salsa y a disfrutar!!

Revuelto de espárragos y bacón


Ya os he puesto en alguna ocasión alguna receta de revoltillo, como la que puse en otoño en temporada de trompetas de la muerte.  

Pero hoy os voy a poner otra que también está muy buena, es el típico revuelto de huevo y espárragos pero con un toquecito que lo hace muy interesante. 

INGTEDIENTES (para 2)

  • 3 huevos
  • Unos 9 espárragos verdes
  • 100 grs. de panceta (bacon)
  • 1 cebolleta pequeña
  • 1 diente de ajo
  • aceite
  • sal
  • agua

PREPARACIÓN:

Coceremos los espárragos limpios y pelados en agua con sal durante 15 minutos aproximadamente. (recordad que para obtener la parte más sabrosa del espárrago hay que doblarlos hasta que hagan crack y quedarse con la parte de la punta, el resto lo podemos utilizar para hacer una crema). 

Una vez cocidos los escurriremos y trocearemos.  También trocearemos muy pequeñito la cebolleta y el ajo

En una sartén con aceite, pocharemos la cebolleta, y los ajos picados con un poco de sal. A continuación, agregamos el bacón en dados y lo freímos todo.  

Añadiremos los espárragos, y los saltearemos. Ahora tenemos que poner los huevos, podemos batirlos antes o echarlos directamente e ir batiendo encima de la sartén. Dependiendo de cómo lo hagamos, nos quedará más amarillo o menos. Nos vamos mezclando todo bien hasta que cuaje.

Ya tenemos preparado nuestro revuelto de espárragos verdes y bacón. Los emplatamos y, a disfrutar!!

“BOMBONES” DE MELÓN CON JAMÓN Y VINAGRETA DE PIÑONES


Ya ha llegado la primavera y con ella empiezan los platos fresquitos. Ya os he dicho en alguna ocasión que se puede obtener un sorprendente resultado sin complicarse demasiado la vida. En esta ocasión os recomiendo el típico melón con jamón, pero un poco arregladito. 

Aunque los ingredientes son muy básicos es  importante que el melón esté maduro y que el jamón esté cortado a lonchas muy finas, para que den un toque pero que no tengan demasiada presencia.

INGREDIENTES (para 4)

  • 1/2 Melón tipo piel de sapo.
  • Jamón Ibérico en lonchas finas
  • 2 cucharadas de Aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de piñones tostados
  • 1 cucharadita de vinagre de Manzana
  • Pimienta de colores recién molida
  • Sal Maldon

PREPARACIÓN:

Cortaremos el melón por la mitad y con una cuchara especial, sacaremos bolas de melón (si no tenéis la herramienta podéis hacer cubos con el cuchillo pero os recomiendo que la tengáis pues vale poco y es muy útil) 


Si os salen muy redondas podéis cortarle Cortarle una pequeña base para  apoyarlas y en la parte superior podéis vaciarlas un poco con un cuchillo si queremos introducir el jamón dentro, pero si lo quieres hacer más fácil, ni siquiera hace falta ya que pondremos en jamón por encima. 
Cortaremos tiras pequeñas de jamón ibérico en trocitos más pequeños y las enrollaremos  para así rellenar las bolas de melón. Aunque como os he dicho podéis poner las tiras de melón simplemente por encima de los “bombones de melón”

Para la vinagreta de piñones, primero tostaremos un poco los piñones en una sartén sin aceite con cuidado que no se quemen y luego los pondremos en un mortero y los machacaremos un poco. Añadiremos el vinagre y el aceite de oliva y  emulsionaremos con unas varillas y resérvaremos 
Ya tenemos todo así que emplataremos colocando los bombones en un plato añadiendo un poco de la vinagreta por encima

Sobre los bombones de melón podemos poner unas escamas de sal Maldon y un poco de pimienta negra recién molida y unas gotas de aceite. Aunque hay que ir con cuidado de no poner demasiada sal ya que el jamón ya es salado. 

Ahora lo podéis servir como aperitivo o incluso como primer plato y, ya sabéis, a disfrutar!!