berenjenas al horno

Muchas veces hacemos un plato principal y necesitamos un acompañamiento que sea sano. Una opción muy buena, son estas berenjenas muy fáciles de preparar y que quedan muy ricas.

Además, también las podemos tener para picar, o de aperitivo ya que al estar hechas al horno tienen poco valor calórico.

INGREDIENTES (para unas 2 raciones)

  • 1 Berenjena
  • 1 Cucharada sopera de Aceite de oliva virgen extra
  • 1 Pizca de Sal yPimienta
  • Hiervas aromáticas de tu elección (orégano,romero,perejil, pimentón,…)

PREPARACIÓN:

Lavaremos bien la berenjena, una vez limpia la haremos en láminas muy finas. Podéis hacerlo con un buen cuchillo afilado o con una mandolina.

Las rodajas podemos cortarlas a lo largo o a lo ancho, ¡como más nos guste! En cualquier caso, hemos de procurar que queden muy finas ya que así se harán mejor

Colocaremos las rodajas sobre papel absorbente, las salaremos y dejaremos que reposen durante unos 10-15 minutos para que vayan perdiendo un poco de agua.

Mientras tanto, prepararemos un bol en el que añadimos el aceite, la pimienta y las especias que hayamos decidido. Cuando haya pasado el tiempo de reposar la berenjena las iremos cogiendo una a una y las pasaremos por la mezcla del bol

Precalentaremos el horno a 150 ºC.

Forraremos una bandeja con papel de hornear y colocaremos las rodajas separadas entre ellas. Hornearemos durante unos 15 minutos aproximadamente, dándole la vuelta a media cocción para que se hagan por ambos lados.

Recordad que cada horno es un mundo, por lo tanto ir comprobando que no se quemen.

Y luego, ya sabéis, o de acompañamiento o de aperitivo, a disfrutar!!

Anuncios

Cañaíllas con vinagreta de mostaza

Hoy he pasado por la pescadería y he comprado  cañaíllas. (La cañadilla o cañaílla (Bolinus brandaris) es un molusco gasterópodo marino que vive en aguas poco profundas muy típico del Mediterráneo que se reconoce enseguida por ser bastante robusto y con grandes espinas dispuestas en hileras alrededor de la concha. )

Y en seguida me he acordado del último pica-pica que hicimos con los compañeros de marxa en Palamós. Y a ellos (y a vosotros) les voy a dedicar esta receta. 

Os pongo una curiosidad de las cañaíllas, su primer uso intensivo fue industrial: de sus glándulas branquiales los fenicios extraían el tinte púrpura, con el que se teñían los ropajes de las clases dirigentes, ya veis y ahora nos la comemos!

INGREDIENTES:

  • Cañaíllas 
  • 2 hojas de laurel
  • 3 vasos de agua de mar (o agua con sal)
  • Sal
  • Hielo



PREPARACIÓN 

Lo primero que haremos unas horas antes de empezar a prepararlas será ponerlas en agua fría con sal e ir cambiando el agua cada cierto tiempo, unas 3 o 4 veces. Luego las pasaremos por agua fría para terminar de limpiarlas.

Revisadlas bien y tirar las que estén vacias ya que si alguna que no está bien desprende un olor desagradable cuando las hervimos.

Pondremos agua a hervir y añadiremos 70 gr. de sal por litro de agua (también podemos utilizar agua de mar). Cuando el agua esté hirviendo introduciremos dos hoja de laurel y las cañaillas y esperaremos a que el agua vuelva a hervir otra vez. Una vez vuelva a hervir las dejamos 12 minutos. 

Cuando ha pasado ese tiempo, la sacamos y las introducimos en agua con hielo y sal para parar la cocción y que la carne se contraiga y sea más fácil de comer y, en principio ya estarían listas para degustar.

Pero para que aún queden más buenas les pondremos una salsa. Se suele utilizar una salsa de allioli  pero en esta ocasión y en honor a mis colegas las voy a preparar con una Vinagreta con Mostaza

Este tipo de vinagreta os va a resultar muy útil para acompañar muchos platos (ideal para el marisco), y que se prepara en un periquete.

INGREDIENTES
:

  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • Sal y Pimienta 

PREPARACIÓN:
Cogeremos un cuenco y mezclaremos el aceite de oliva virgen y la mostaza de Dijon, con un tenedor hasta que estén bien mezclados. Una vez que los hemos mezclado añadiremos el vinagre y salpimentamos al gusto, y volvemos a mezclarlo todo. 

Después añadimos el zumo de limón recién exprimido. Volvemos a mezclar hasta que quede una vinagreta homogénea, corregiremos el punto de sal y pimienta. 

Bien, pues ya sólo nos queda servir las cañaíllas junto con la salsa y a disfrutar!!

Salsa César 


La salsa César es una de las más populares, para poner en ensaladas. Ya os puse la receta de la ensalada César pero os voy a poner la salsa sola por si os hace falta y así será mucho más fácil de localizar por si queréis ponerla de condimento en cualquier otro tipo de ensalada pues aunque su uso más habitual es para acompañar a la famosa ensalada, es ideal también para sandwichs y hamburguesas, sobre unas patatas asadas, y para picoteos varios.

La salsa César tiene mucha fama, pero, a la vez, tiene un montón de recetas diferentes. De hecho si me seguís ya empezaréis a conocerme y sabréis que, insisto en que cada cual puede hacer las variaciones que crea conveniente de cualquier receta puesto que eso da vida a La Cocina. 

Cualquiera que haga una salsa es probable que te diga que la suya es la auténtica o que la suya es la mejor. Ok, me lo creo, la mía no lo es, pero a mí y a mi familia nos gusta esta, ósea, que esta es la receta que os voy a poner. De hecho, la Salsa César fue registrada como propia en 1948 por su creador, el chef italiano César Cardini, con el nombre de “Cardini`s Original Caesar Dressing Mix”, pues esa será la buena, ¿no?😉

Cuando vayáis a utilizar esta salsa, recomiendo que la hagáis a principio de empezar a cocinar para que así la salsa vaya reposando y que no la sirváis hasta el último momento para que no reblandezca la ensalada. 

INGREDIENTES

  • 1 huevo.
  • 50 ml de aceite de oliva 
  • 4 anchoas en salazón.
  • 1 cucharadita de salsa Perrins.
  • 1/2 cucharadita de vinagre de manzana.
  • 1 cucharadita de mostaza antigua.
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón.
  • 1/2 diente de ajo ( o menos si no queréis que pique(siempre quitando el germinado))
  • 50 gr de queso parmesano rallado.
  • Pimienta negra recién molida al gusto.

La elaboración, nada más fácil que introducir todos los ingredientes en la batidora y batir hasta que nos quede una textura de salsa. 

Aconsejo poner poco aceite al principio e ir incrementándolo a medida que batimos, puesto que si ponéis todo al principio es posible que os quede demasiado espesa y de esta manera podréis hacerla con la densidad que os guste más (si la queréis para hamburguesas o patatas o similares poned más aceite y quedará más espesa)

Una vez la tengamos hay que probar a ver si está en su punto y rectificar si fuera necesario. Bueno pues ya solo queda servirla y que nos sirva de acompañamiento para una ensalada César o para cualquier otra cosa

En cualquier caso, ya sabéis, a disfrutar!!

“SALSA” DE ARANDANOS Y MANGO

Concretamente esto que os explico a continuación no es una salsa propiamente dicha, quizás lo podríamos calificar como Topping más que como salsa, pero, bueno, lo pongo así porque en realidad lo utilizo para condimentar y por lo tanto se parece a una salsa

Está simple y deliciosa salsa se puede hacer más o menos picante, dependiento del gusto de cada uno. En cualquier caso la combinación del picante con el dulce del arandano y del mango hacen de esta un interesante mezcla.  

INGREDIENTES

  • 1/2 taza de mango pelado y cortado en trozos pequeños
  • 1/2 taza de arándanos (si son secos, rehidratar ) también cortados
  • 1/2 cebolla roja picada
  • 1/2 chile picado (opcional)
  • El jugo de 1 limón
  • Unas hojas de cilantro fresco, picado
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN 

Si hemos cortado todo lo suficientemente pequeñito lo pondremos en un bol, si por el contrario tenemos los trozos grandes y los queremos poner en una picadora y darle un toque (pequeño) para titulado para que quede todo pequeñito también lo podemos hacer, con cuidado. Ahora añadiremos el jugo de limón salpimentamos y ya lo tenemos preparado para utilizar. 

Hay que tener en cuenta dos cosas, primero el chile hay que comprobar si pica mucho y poner más o menos dependiendo de nuestro gusto (yo suelo poner muy poco) y por otra parte, el cilantro intentar no poner demasiado porque puede robar todo el gusto de la salsa 


Este topping es muy efectivo para poner sobre las ensaladas o sobre algún aguacate con gambas. En cualquier caso ya sabéis, a disfrutar!

HUMMUS DE REMOLACHA 

Hoy os pongo un hummus (si a partir de ahora ya sabéis, será hummus), con el que alucinaréis y dejaréis alucinados a los que vengan a casa

Es tan fácil de hacer, como hermoso de mirar y además nutritivo también. 

Os voy a contar un par de truquitos que podéis utilizar, o no, la verdad es que complican el plato, pero son opcionales, o sea, que cada uno haga lo que crea mejor. 

Uno de ellos es pelar los garbanzos cocidos. Si ya sé que parece una locura pero le da una textura más sedosa (además los hacen de digestión más fácil). Claro que si no los quieres pelar, tampoco pasa nada. 

El otro truco “mágico” es utilizar aquafaba (no os asustéis estoy hablando simplemente del agua con que los garbanzos se han cocinado, preferiblemente fría) me explico…

¿Qué es la acuafaba?

La palabra acuafaba es el nombre común para el líquido de cocción de  legumbres como garbanzos. Es el líquido típicamente desechado encontrado en las latas, o el líquido sobrante de cocinar tus propias legumbres. Se puede utilizar para reemplazar las claras de huevo en muchas recetas dulces y sabrosas. Su mezcla única de almidones, proteínas y otros sólidos vegetales solubles que han migrado de las semillas al agua durante el proceso de cocción da al aquafaba un amplio espectro de propiedades emulsionantes, espumantes, ligantes, gelatinizantes y espesantes. 

Estos dos trucos simples os harán aún más adictos al hummus. 

INGREDIENTES

  • 3 tazas de garbanzos cocidos (a ser posible pelados)
  • 250 g de remolacha (mejor que sea cocida)
  • 2 dientes de ajo 
  • ¼ taza  de tahini 
  • sal a gusto
  • 1 cucharadita de comino (opcional)
  • 1 taza de  del agua de los garbanzos fría 
  • 4 cucharadas de jugo de limón

Para decorar

  • Perejil fresco, 
  • Semillas de sésamo blanco y negro, 
  • Aceite de oliva virgen extra, 

Si la remolacha no estuviera cocida, la tendremos que cocer (recomiendo para ahorrar tiempo comprarla cocida) para cocerla, además de retirar los tallos, le eliminamos la raíz a la base, para que quepan más cómodamente en la cazuela. Las cubrimos sobradamente de agua ligeramente salada y las colocamos a hervir, cubiertas, hasta que veamos que al atravesarlas con la punta de un cuchillo el filo pasa con facilidad. Las dejamos enfriar en el mismo agua de cocción y una vez frías las escurrimos, para pelarlas y emplearlas.

Cortaremos la remolacha en trocitos. 

Colocaremos la mitad de los garbanzos pelados en una batidora con el tahini, las rodajas de remolachas y el jugo de limón. 

Encendemos la batidora y empezaremos a  tirar poco a poco el aquafaba fría. Una vez que la mezcla se vuelve homogénea  empezar a hacer círculos en la superficie de la mezcla (en el dirección de las hojas giratorias) con una espátula (no sumerjáis la espátula demasiado profundamente ya que no queremos tocar accidentalmente las cuchillas giratorias). Esta sencilla acción evitará que se formen burbujas debajo de la superficie de la mezcla. Agregaremos los garbanzos restantes y procesaremos un poco más. 

Por último, sazonaremos la mezcla con sal, comino, ajo y jugo de limón. 


Para servir, colocaremos el hummus en un recipiente. Rociaremos con aceite de oliva virgen extra, espolvorearemos algunas semillas de sésamo y perejil picado en la parte superior.

Ya solo queda alucinar con el colorido y a disfrutar!!

Hummus de brócoli 

Otra vez, como ya pasó en la salsa de dippear, tenemos un problema con el nombre. En esta ocasión he puesto hummus y ya está! Aunque ya sabéis que el hummus es una crema de puré de garbanzos cocidos con zumo de limón, que incluye pasta de tahina y aceite de oliva. He decidido, sin embargo, que no me voy a romper la cabeza buscando nombres, a partir de ahora, todas las salsas que sirvan para untar o que lleven tahini, o parezcan un hummus las llamaré hummus  y nos ahorraremos problemas. 

Esta receta la he hecho porque me sobraba un poco de brócoli de una preparación anterior y no sabía cómo hacerlo. Así que utilizando algunas otras recetas que tengo de hummus y variando un poco los ingredientes me ha quedado así y la verdad, es que no está nada mal (Como mínimo ha quedado buena, fácil y curiosa)

INGREDIENTES  ( 4 Porciones)

  • 2 tazas de floretes de brócoli 
  • ¼ de taza de tahini
  • ¼ de taza de nueces 
  • 3 dientes de ajo enteros sin pelar
  • Aceite de oliva
  • Agua
  • ¼ cdta de pimienta de Cayena
  • 1 ½ cucharada de jugo de limón
  • pimienta para decorar

PREPARACIÓN 

Lo primero que haremos será poner las nueces en remojo, a ser posible unas dos horas mínimo (pero si ha de ser menos, tampoco pasa nada). Cuando las saquemos las secaremos con un papel absorbente

Precalentamos el horno a 215ºC

Colocaremos los floretes de brócoli con los dientes de ajo en una bandeja de hornear, ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva y lo asaremos durante 15-20 minutos volteando a media cocción y cuidado que no se queme. 

Retiraremos del horno y pelaremos los dientes de ajo.

Colocaremos el brócoli  asado, el ajo pelado, las nueces, el tahini, el jugo de limón, la pimienta de cayena, unas dos cucharadas de aceite de oliva y 2 cucharadas de agua en una batidora y mezclaremos hasta que estén bien trituradas y queden con la textura del hummus.

Sazonaremos al gusto con sal, regaremos con aceite de oliva, espolvoreamos un poco de pimienta y ya podremos servir y disfrutar!!.

Salsa barbacoa


La salsa barbacoa, inventada en 1829, es una salsa empleada para dar sabor a un montón de platos sobretodo a base de carne o pescado. Aunque se puede utilizar en muchas otras combinaciones. 
Cada salsa barbacoa es diferente, si buscáis encontraréis un montón de recetas. Los ingredientes pueden variar desde la salsa de tomate, el vinagre, las especias, endulzantes, miel, etc… . Estas variaciones obedecen a recetas lugareñas y a especialidades locales.

Pero en casi todas se utilizan otras salsas o productos fabricados (como tomates fritos, kepchup, Tabasco, salsa de carne, soja y similares. La receta que yo es pongo aquí es totalmente natural.

INGREDIENTES:

  • 1 tomate natural( si son pequeños 3)
  • aceite de oliva virgen extra,
  • vino blanco,
  • Vinagre de manzana 
  • Una cebolla pequeña, 
  • 2 cdta de jarabe de arce o miel, 
  • 2 cdta mostaza, 
  • 2 dientes de ajo, 
  • pimienta, 
  • sal 
  • y agua.

PREPARACION

Lo primero será picar los ajos y la cebolla y trocear los tomates, todo en trozos pequeños. Doraremos primero los ajos y la cebolla con un poco de aceite en una sartén. Después añadiremos el tomate. 

Freiremos estos ingredientes hasta que empiecen a tomar  color . A continuación, agregaremos un chorreoncito de vino blanco y otro de vinagre, la mostaza y el jarabe de arce o la miel. 

Mientras que cocinamos todos estos ingredientes, es recomendable que estemos atentos por si se seca y si fuera necesario echemos un poco de agua caliente. 

Dejamos cocinar a fuego lento aproximadamente media hora.

Cuando la salsa haya cogido una textura espesa, apagaremos el fuego. 

A continuación sólo tendremos que pasarlo todo por la batidora hasta conseguir una salsa homogénea, agregaremos una pizca de sal y un poco de pimienta molida. Habremos conseguido la salsa perfecta y completamente natural.

Podemos conservar la salsa barbacoa en una salsera o en algún tarro de cristal. Una vez fría, deberemos meterla en la nevera.

Y ahora solo nos quedará utilizarla para acompañar algún plato y a disfrutar!