Mazorcas de maíz con glaseado de limón y jengibre

En la receta anterior, la de pollo a la provenzal, os hablaba de un acompañamiento de mazorcas a la mantequilla de limón. La verdad, es que el limón le va muy bien a las mazorcas, pero aquí os dejo otra receta de mazorcas que también os irá perfecto como acompañamiento para cuando hagáis una barbacoa.

Esta receta, también es muy fácil y las mazorcas quedan perfectas y solo nos llevará cinco minutos de preparación y 10 de cocción.

Podéis utilizar mazorcas crudas o ya cocinadas. En este último caso es mucho más rápido, Aunque, perdemos la gràcia de servir las mazorcas con sus hojas anudadas

INGREDIENTES: (para 6):

  • 6 mazorcas de maíz cocidas o crudas con sus hojas

PARA EL GLASEADO AL JENGIBRE Y LIMÓN

  • 5 cucharadas de caldo de ave
  • 60 g de mantequilla pomada
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de corteza rallada de limón (a ser posible ecológica)
  • 1 cucharadita de sal gorda
  • 1 cucharadita de jengibre rallado

PREPARACIÓN:

Empezaremos encendiendo el fuego en la barbacoa para que vayan haciéndose las brasas. La mantendremos cerrada para que se vaya calentando.

Mientras se calienta iremos preparando el glaseado.

Para ello pondremos todos los ingredientes en un cazo y lo llevaremos a ebullición en el fuego, no es necesario que sea en el de la barbacoa.

Iremos removiendo todos los ingredientes para que se disuelvan en el caldo de ave.

Una vez llegue ebullición, lo dejaremos reducir de 5 a 7 minutos hasta que espese, lo resérvaremos caliente.

Si utilizamos mazorcas con hojas, ahora es el momento de atarlas. Para ello cortaremos un par de hojas de las más largas y las reservaremos. El resto de hojas las tiraremos hacia atrás, dándoles la vuelta, y cuando estén todas hacia atrás le haremos un nudo utilizando la hoja que habíamos descartado.

Con un pincel, pintaremos de glaseado las mazorcas. Es conveniente que las untemos bien por todas partes y nos guardemos el resto del glaseado

Bien, pues ahora vamos a hacerlas. Para ello, lo primero que tendremos que hacer es cepillar bien la parrilla de cocción.

Colocar las mazorcas a fuego medio directo, es decir con la parrilla a media altura y las mazorcas encima de las brasas. En el caso que utilicemos mazorcas con hojas, orientar estas de manera que queden lejos de las brasas para evitar que prendan.

Asaremos de 10 a 15 minutos, manteniendo tapado tanto como sea posible y dándoles la vuelta de vez en cuando volviendo a pintar con el glaseado. Manteniéndolas hasta que estén tiernas y asadas.

Para servirlas, las pondremos en una fuente y las untaremos con el resto del glaseado.

Ya solo nos quedará dar el pistoletazo de salida a nuestros amigos para que se lancen sobre ellas y, como siempre… A disfrutar!!

Anuncios

Lomo con salsa de cebolla

No soy muy amigo de la salsas que llevan crema de leche, pero hoy me apetecía unas salsita y he creído conveniente preparar un plato que, a pesar de lo fácil que es, queda realmente exquisito.

Tanto la manera de preparar, como los ingredientes, son super fáciles. Pero si lo preparáis veréis lo bien que quedáis.

Antes de empezar, os diré cuál es el secreto de que el lomo de cerdo quede bien. Lo habitual es que cuando hacemos lomo de cerdo quede como una suela de zapato, es decir, seco y duro. Pero eso no es culpa del lomo, es culpa del cocinero. El lomo de cerdo se ha de hacer a fuego muy fuerte pero muy poco tiempo. Con esto conseguiremos que la parte de fuera quede tostada y sellada, dejando así la parte interior tierna.

INGREDIENTES:( para 2)

  • 400 gr. de filetes de lomo de cerdo.
  • aceite de oliva.
  • Una copa de coñac
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla.
  • 200 ml de nata liquida o crema de leche
  • Sal y pimienta
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada

PREPARACIÓN

En una sartén ponemos un poco de aceite y a continuación vamos friendo los lomos de cerdo. Recordar que hay que ponerlos con el aceite caliente y dejarlos un momentito y sacarlos pronto, ya que nos interesa que estén dorados por fuera y tiernos por dentro. A medida que los vayamos haciendo los vamos reservando.

Cortaremos la cebolla, no hace falta que sean trozos excesivamente pequeños, pero si lo suficiente para que se haga bien. La tiraremos en el aceite que nos ha quedado en la sartén de freír los lomos y la dejaremos que se poche añadiéndole un poquito de sal.

Mientras se pocha la cebolla picaremos los ajos y los echaremos también en la misma sartén.

Cuando cebolla y ajos estén bien pochados, será el momento de, con cuidado, tirar el coñac. Si no tuvierais coñac podéis sustituirlo por vino blanco. Una vez echado el coñac dejaremos, aproximadamente un minuto para que se evapore el alcohol.

Ahora, será el momento de tirar la nata en la sartén. Iremos removiendo para que vaya cogiendo el gusto y que no se nos pegue.

Cuando la nata haya expesado un poco, tiraremos la nuez moscada y removeremos.

Dejaremos un poco más de tiempo hasta que acabe de espesar y luego pasaremos toda la salsa a un vaso para triturarlo.

Trituramos la salsa hasta que nos quede bien fina. Una vez triturada, pasaremos a emplatar, para ello ponemos un poco de salsa en el plato.

A continuación ponemos el lomo y otro poco de salsa por encima y, para acabar, un poco de perejil picado.

Como veis, es súper fácil así que ya sabéis…a disfrutar!!

Compota de manzana con romero

Hola, hoy os paso esta receta de compota de manzana con romero que os va a encantar, tanto para acompañar platos, como para comerla sola.

Básicamente, sería la típica compota de manzana pero con un par de toques añadidos que la hacen más especial, concretamente el romero y el coñac la convierten en ideal para acompañar platos de carne.

INGREDIENTES (Para 6, o para menos y guardar)

  • 1 kg de Manzanas Golden
  • 140 g Azúcar moreno
  • 25 ml Zumo de limón (más o menos de un limón)
  • 25 ml Coñac
  • Una cucharadita de Romero seco
  • Tres ramitas de Romero fresco

PREPARACIÓN

Para hacer la compota de manzana con romero, empezaremos pelando y descorazonando las manzanas.

Os he puesto la receta para seis, porque podemos utilizarla como acompañamiento para la carne, pero si nos sobra también la podemos poner en un bote y conservar en la nevera para utilizarla, por ejemplo en el desayuno.

Cuando las tengamos peladas y sin corazón, las cortaremos de manera irregular en trocitos pequeños.

Pondremos una olla en el fuego y introduciremos la manzana cortada.

Rociaremos la manzana con el azúcar moreno y la cucharadita de romero seco. A continuación introduciremos el zumo de limón y el coñac. En lugar de coñac también podríamos utilizar agua, pero con el alcohol le damos un punto más bueno, ojo si es para niños!.

Cuando se haya evaporado un poco el alcohol, añadiremos el romero fresco. (Como ya he hecho alguna que otra vez, os recomiendo tener un pequeño rincón en casa para cultivar nuestras propias hierbas aromáticas para cocinar, ya verás como cambia el gusto).

Ahora bajaremos el fuego y cocinaremos a fuego medio durante aproximadamente media hora, hasta que veamos que la manzana empieza deshacerse.

Ahora, tendremos dos opciones. O dejamos los trocitos de manzana sin triturar o los trituramos y, en cualquiera de los dos casos, quedará muy bien. También podéis triturar solo un poco y que os quede como en la foto.

Lo podréis servir caliente o frío y nos permitirá acompañar casi cualquier tipo de carne de una manera esquisita. En la foto siguiente yo lo utilicé para acompañar un solomillo al Pedro Ximénez

Pero lo podéis utilizar para muchas cosas más, en cualquier caso, ya sabéis, a disfrutar!!

Boniato con azúcar

Bueno, pues aquí os dejo otra sencilla receta con Boniatos. Y cuando digo sencilla es sencilla.

Ya sabes que siempre que puedo utilizo frutas y verduras de temporada, y que es más de temporada de otoño que el Boniato o batata?

Pues aquí os dejo una receta que encantará, sobre todo a los más peques a los que podréis engañar para que coman verdura sin darse cuenta. La puedes utilizar como aperitivo, como postre o como acompañamiento.

INGREDIENTES:

  • Un Boniato
  • Un chorreoncillo de aceite de oliva virgen extra
  • Par de cucharadas de azúcar

PREPARACIÓN:

Pelamos y lavamos el Boniato. Una vez limpio utilizaremos una mandolina y lo cortaremos en rodajas bien finas tipo chips.

Cuando lo tengamos todo cortado, cogeremos una bandeja de horno y pondremos un papel encerado, encima del papel iremos poniendo las lonchas de Boniato una al lado de otra, intentando que no se solapen.

Pre calentaremos el horno a 180°.

Rociaremos el Boniato con un poquito de aceite, a ser posible, podemos pulverizar por encima, no nos interesa excesivo aceite.

Ahora, tiraremos un poco de azúcar por encima, no hace falta mucho puesto que luego ya le pondremos más.

Pasados unos 10 o 15 minutos ya debería estar. Como sabéis, cada horno va a su ritmo.

Una vez horneados, los emplataremos y pondremos el resto del azúcar por encima.

Y ya, solo nos queda degustarlos y, a disfrutar!!

Gomasio

Hola, hoy os pongo una receta porque la he utilizado para la siguiente y quería que pudierais hacerlo en casa. Se trata del gomasio, también conocido como sal de sésamo. Este es un condimento que se ha empleado tradicionalmente en recetas japonesas pero que aquí también nos puede ir muy bien. 

Además de tener una alta calidad nutricional, está muy rico y su preparación es muy sencilla.

El gomasio, entre otras cosas, tiene cualidades muy buenas, por ejemplo, es un buen aporte complementario de proteínas. 
Es fácil de digerir. Ayuda a tener una buena circulación sanguínea ya que proporciona al organismo ácidos grasos insaturados cardiosaludables. Es un condimento remineralizante por su concentración de sales, en particular, por el calcio. Ayuda a regular el tránsito intestinal porque aporta fibra, nutriente con funciones laxantes. Ósea, que parece que es interesante de utilizar,¿no?

Podéis comprarlo en tiendas especializadas pero la preparación en casa es sencilla y rápida.


Es tán sencillo como coger siete cucharadas de semillas de sésamo y tostarlas en una sartén. 


Hay que calentar la sartén sin aceite, añadir las semillas y remover de forma constante para que no se quemen. Sabremos cuando están tostadas cuando empiezan a saltar como si fueran palomitas de maíz, o cuando estén marrón oscuro, también podéis coger una semilla y si se “pela” bien también está, ojo que no se quemen. 
Luego se dejan enfriar  y se mezclan con una cucharada de sal marina.  Por último, se machacan en el mortero. El resultado es el gomasio, que debe guardarse en un frasco hermético. 
Es un ingrediente muy versátil, que merece la pena añadir, de vez en cuando, a los siguentes platos:
Ensaladas, en sopas o guisos, en carnes, pescados y mariscos. 

Pues ya sabéis, lo guardáis en un bote hermético de cristal y cuando lo utilicéis, a disfrutar!!

Crema de boniato, calabacín y granada,

Ya llega el frío y con él la temporada de cremitas. Llegar a casa de la calle y abrazarse a un buen bol de crema calentita sienta de maravilla. Y si hacemos cremas en otoño, qué mejor que utilizar productos de temporada, en este caso utilizaremos boniatos y granadas, productos de otoño por excelencia.

INGREDIENTES:

  • 3 boniatos
  • 1 calabacín
  • 1 puerro
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • ½ cucharadita de canela molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Unos dos litros de agua aprox.
  • 1 granada (opcional, pero “obligatoria”)

PREPARACIÓN ;

Lo primero que haremos para hacer la Crema de boniato, calabacín y granada será pelar los boniatos y cortarlos en trozos pequeños, el calabacín también lo pelaremos y cortaremos en trozos pequeños y al puerro le quitaremos la parte verde y la primera capa blanca, lo limpiaremos y también lo cortaremos en rodajas.

Usaremos una olla grande y pondremos un poco de aceite de oliva virgen extra a calentar suavemente y añadimos las verduras cortadas.

Lo rehogaremos todo durante unos minutos para que las verduras cojan color y dejen ir el agua.

Añadiremos las especias, un poco de sal y rehogamos un poco mas.

A continuación incorporamos el agua, que cubra todo.

Y dejamos cocinar unos 30 minutos, o hasta que con un palillo, si tocamos un trozo de boniato,este, se deshaga.

Una vez estén las verduras cocidas iremos sacándolas con un cazo  y poniéndolas en el vaso triturador y a continuación lo trituraremos añadiendo parte del caldo que nos ha quedado para que la crema quede menos espesa.

A la hora de servir pondremos unos granos de granada, que aunque haya dicho que son opcionales, hacen que la crema pase de ser una crema más o menos normal a tener un punto Gourmet inesperado.

Y ahora, ya sabéis… cuchara y, a disfrutar!!

brandada de coliflor

Vamos a comer verdura!! Ante esta afirmación son pocos los que se decantan por la coliflor.

La coliflor es una planta de la familia Brassicaceae, a la que también pertenecen el brócoli, el romanesco, las coles de bruselas, la col, el repollo, el colinabo y la col china. Siendo tan común en cualquier mercado y sabiendo que uno de los puntos a su favor es que, es una verdura muy barata, no es precisamente de las más apreciadas. Eso suele ser debido a que la asociamos a la típica coliflor hervida de olor desagradable.

Pero, como ya os he mostrado en otros posts (crema de coliflor con tierra de ajo negro, la coliflor con salsa barbacoa, o el falso cuscus de coliflor y frutos secos) este humilde vegetal puede ser la base para exquisitas recetas que mucho se alejan de la típica coliflor hervida.

Por ese motivo, hoy os voy a enseñar a hacer una “brandada” de coliflor. Efectivamente a la palabra brandada siempre le sigue …de bacalao, pero hoy os enseño una bastante más fácil y sobre todo mucho más económica.

INGREDIENTES (para dos)

  • 1/2 Coliflor,
  • Aceite de oliva virgen extra,
  • 2 dientes de ajo
  • Una pizca de sal
  • Cayena molida,
  • Zumo de limón, (opcional)

PREPARACIÓN :

Tomaremos la coliflor y la partiremos más o menos por la mitad. A continuación iremos sacando las flores o ramitos y les iremos quitando los tallos, de manera que nada más nos queden las flores en trozos pequeños.

Si queremos podemos cocerla de la forma tradicional pero yo prefiero ponerla en una vaporera para microondas (tipo LEKUE) y cocinarla durante 12 minutos a 800 W.

Cuando esté la sacamos, y la dejamos enfriar.

Mientras se hace la coliflor podemos preparar los ajos. Para ello, los pelaremos, sacaremos el germen (para que no repita) y los laminaremos. Pondremos el aceite (unos 90ml) a calentar y añadiremos los ajos a fuego lento hasta que se doren.

Cuando estén dorados los pondremos en el vaso de la batidora junto con la coliflor y el aceite, un poco de sal y trituramos bien hasta tener una mezcla homogénea y emulsionada.

Si os da miedo que el ajo pudiera quedar muy fuerte, siempre podemos bajar un poco el sabor añadiendo un poco de zumo de limón, aunque al dorar los los ajos siempre pierden un poco de fuerza

Por último, antes de servir espolvorearemos por encima un poco de cayena picada y, ya estaría.

Ahora solo nos quedará reconocer que la coliflor también puede ser buena y ahora, a disfrutar!!