GARBANZOS CRUJIENTES AL HORNO

¿Os habéis encontrado que a veces no sabéis que poner en un aperitivo para que no sea uno de esos nada saludables aperitivos preparados?

Estos garbanzos crujientes al horno os servirán de sano aperitivo y además añadirán un toque crunchy y especiado a muchos platos, sin olvidar que son una excelente fuente de proteínas vegetales.

La forma de prepararlos siempre es la misma, aunque podéis ir cambiando los condimentos y así darles diferentes sabores, que siempre está bien innovar!

INGREDIENTES

  • Unos 200g cocidos (si no te quieres liar mucho siempre los puedes utilizar de bote)

Una opción (con sésamo)

• 1 Cda. de aceite de oliva

• 1/4 cdta. de pimentón dulce

• 1/4 cdta. de comino

• 1/4 cdta. de sal

• 1 Cda. de semillas de sésamo

Otra opción ( al Curry)

• 1 Cda. de aceite de oliva

• 1 cdta. de curry

• ½ cdta. de comino

• ¼ cdta. de pimentón dulce

• ¼ cdta. de cúrcuma

• ¼ cdta. de sal

ELABORACIÓN

Precalentaremos el horno a 200°C y forraremos una bandeja de horno con papel vegetal.

Lavaremos y secaremos muy bien los garbanzos con papel absorbente. Luego los volveremos a secar otra vez, ya que, cuanto más secos estén más crujientes quedarán

Mezclaremos (Excepto el aceite) los ingredientes del adobo elegido (o cualquier otro) en un bol,

Pondremos los garbanzos en la bandeja del horno extendiéndonos para intentar que no se amontonen entre ellos y luego introduciremos la bandeja en el horno durante unos 15 minutos.

Sacaremos la bandeja del horno y verteremos un poco de aceite sobre ellos. A continuación añadiremos las especias y removeremos intentando que todos los garbanzos queden bien rebozados con la mezcla.

Volveremos a meter los garbanzos en el horno unos 10 minutos más y los volveremos a sacar para removerlos.

Volvemos a meterlos 5 o 10 minutos más hasta que estén crujientes y luego los dejamos enfriar con el horno apagado y la puerta abierta

Y ya los tendríamos hechos pudiendo utilizarlos solos o combinados con mas cosas en alguna ensalada, por ejemplo.

Y ya solo nos quedará servirlos y…A disfrutar!!

Tomate cherry con mozzarella y Olivada

Hoy os traigo esta receta, sencilla, deliciosa y resultona, que puede convertise en un aperitivo, una deliciosa ensalada o en un picoteo con los amigos.

La olivada es un puré o pasta de aceitunas que se suele usar como tentempié para untar en pan o también como salsa o condimentos para diversos platos. Combina muy bien con ensaladas y platos de pasta.

Su ingrediente principal es la aceituna, por lo que contiene todas las propiedades de este fruto carnoso. Es rico en ácidos grasos poliinsaturados (grasas beneficiosas), fibra, vitamina E y A.

INGREDIENTES

  • tomates cherry (cereza)
  • olivada
  • Bolitas de mozzarella mini
  • ralladura de limón
  • aceite de oliva virgen extra
  • hojas de albahaca fresca picadas
  • Sal y pimienta
  • Palillos.
  • PREPARACIÓN :
  • podemos servir el plato de varias maneras, o por separado, como si fuera una ensalada(acompañado con un poco de lechuga), o con los ingredientes ensartados en un palillo como si fuera una mini brocheta. Si queremos montar un picoteo o un aperitivo, esta última manera será la más aconsejable
  • Podemos poner la olivada por dentro de los tomates o por fuera. Si la ponemos por fuera es mucho más fácil pero os indico la manera de ponerla por dentro para que lo veáis. ( aunque si tenéis dudas de si a alguno de los comensales no le gusta la olivada, es mejor ponerla por fuera y así es más fácil de retirar)

    Cortamos la parte superior de los tomates. Con la ayuda de una cucharilla retiramos las semillas y rellenamos los tomates con olivada.

    Insertamos los tomates junto con la mozzarella y una oliva negra en un palillo aunque también podemos usar una brocheta larga de madera.

    Si decidimos poner la olivada por fuera, cuando tengamos hecha la brocheta simplemente pintaremos esta con la olivada.

    Mezclamos el aceite, la albahaca fresca y la ralladura de limón.

    Para terminar rociamos los tomates con la mezcla antes de servir y… A disfrutar!!

    Recetas de Navidad 2

    Hola a tod@s. Ya queda poquito para la Navidad y ya me empezáis a pedir recetas para estas fiestas.

    El año pasado os puse un resumen de recetas para navidad pero como en este año han habido nuevas, os pongo otro actualizado

    Os he hecho un pequeño resumen con unos primeros, unos platos principales y unos postres de los que podéis elegir alguno y montaros así vuestro propio menú de Navidad, nochebuena, fin de año o cualquier fiesta que queráis disfrutar.

    Espero que os sean útiles y que os ayuden a eliminar el estrés pre-fiestas en la que no sabemos que poner en la mesa.

    Y bueno, ya me contaréis cómo os ha ido.

    Para empezar (mientras esperamos)

    Limonada húngara

    Glühwein, vino caliente especiado

    primeros platos

    Plato principal 

    Postres

    Y como siempre, ya sabéis disfrutar cocinando y claro, comiendo, pues también…. a disfrutar!!

    Y FELICES FIESTAS !!

    Glühwein, vino caliente especiado

    Ya ha llegado el frío y ya se ven las calles engalanadas de Navidad con sus luces y guirnaldas de colores (cada vez empiezan antes), por lo que hay que ir buscando formas de entrar en calor si estamos fuera de casa.

    En España no suele hacer tanto frío, pero en los países en los que si que hace, lo tienen muy bien resuelto con el Glühwein, el vino caliente especiado.

    Es esta una bebida reconfortante, algo dulce y muy aromática, y por eso, resulta ideal para acompañar las frías fiestas.

    El Glühwein es una de tantas versiones que existen de esta bebida alcohólica dulzona, aromatizada con especias. En Alemania y Austria la llaman gluhwein, en los países nórdicos glogg y de diversas formas en los países del Este.

    Ya en la Edad Media existían indicios de consumo de esta bebida aromática

    Y antes de esto, se tiene conocimiento de tradiciones griegas y romanas, donde se tomó como costumbre también aromatizar el vino con especias.

    En los países germanos es muy típico encontrar puestos callejeros de vino caliente cuando empiezan los primeros fríos, y sobre todo para amenizar los mercadillos de Navidad (foto, en un mercadillo de Viena).

    INGREDIENTES (para 4, aunque aconsejo doblar la cantidad porque vuela!!)

    • 750 ml de vino tinto de calidad aceptable, aunque no es necesario que sea un reserva!!
    • 80 gr de azúcar moreno,
    • 2 hojas de laurel,
    • 4 vainas de cardamomo,
    • 6 clavos de especia,
    • 2 estrellas de anís,
    • 2 ramas de canela,
    • una pizca de nuez moscada rallada,
    • 1/2 limón,
    • 1 naranja mediana,
    • licor (opcional).En algunos lugares se enriquece también con algún licor como ron.

    PREPARACIÓN

    Pondremos todas las especias en una olla y añadiremos el azúcar.

    Lavaremos y cortáremos el limón y la naranja en rodajas y también las incorporaremos (hay quien solo pone la piel de las frutas pero yo prefiero ponerlas en rodajas)

    Lo empezaremos a calentar con un poco de vino, unos dos dedos, sólo para cubrir el azúcar, y lo calentaremos removiendo con una cuchara de madera hasta que el azúcar se disuelva.

    Incorporaremos el resto del vino, mezclando bien y calentáremos a media temperatura, sin dejar que llegue a hervir. Es importante no dejarlo hervir ya que se evaporaría el alcohol.

    Después de aproximadamente media hora comprobaremos el punto de dulzor, ojo que quema!

    Si veis que lo necesita, añadir un poco más de azúcar o quizás mejor, un poco de miel.

    Se tiene que servir super caliente, porque debido al alcohol se enfría rapidísimo. Si tenéis que servirlo en ese momento podéis coger un cazo e ir sirviendo, lo mejor es en tazas de barro.

    En los mercados de navidad hacen tazas conmemorativas que se pagan a parte del vino y de las que te devuelven el precio si las retornas, aunque lo habitual es ir rellenándolas y luego llevártelas de recuerdo.

    Si queremos servirlo en otro momento o si queremos embotellarlo (es un buen regalo de Navidad) podemos colar con un colador para retirar las especias y guardar en frascos o una botella.

    Se puede volver a calentar en el momento de servir.

    Hay quien, incluso lo enriquece con algún licor en el momento de servir.

    Pero en cualquier caso, compartirlo con los amigos y…A disfrutar!!

    Espárragos con salsa de yogur aromatizada con eneldo

    El plato que os pongo hoy varia en laboriosidad dependiendo si hacemos los espárragos o si los compramos en conserva. Con la segunda opción nos ahorramos unos 20 minutos, pero con la primera le damos un toque de autenticidad.

    Si nos decidimos por la conserva, es conveniente que esta sea de primera calidad.

    Claro, qué más sencillo sería coger los espárragos en conserva y ponerle una cucharada de mayonesa de bote, pero entonces no había falta mirar blogs de cocina, Jajajaja.

    Pero casi es igual de fácil

    INGREDIENTES.

    • Espárragos blancos ( en conserva o no)
    • 1 yogur griego
    • Limón
    • Eneldo
    • Aceite de oliva virgen extra
    • Sal y Pimienta
    • Azúcar
    PREPARACIÓN

    Si hemos optado por espárragos frescos, tendremos que lavarlos y pelarlos desde la base de la yema (podréis utilizar un pela patatas) y también cortaremos el trozo duro del final (la mejor manera es doblar los espárragos hasta que se rompen, la parte de abajo es la que tiramos).

    Los coceremos en agua mineral con un poco de sal y de azúcar. Intentaremos ponerlos en vertical. Para ello utilizaremos una cesta ( por ejemplo de la freidora) o también los podemos atar.

    Dejaremos cociendo unos 15 o 20 minutos hasta que estén al dente,

    Una vez cocidos, retiraremos el agua y los dejaremos atemperar.

    Mientras se están cociendo, podremos ir haciendo la salsa. Para ello, mezclaremos el yogur, un chorrito de aceite, el eneldo, ralladura de limón, un chorrito de zumo de limón y salpimentaremos.

    Si al final hemos decidido ser más prácticos y hemos utilizado espárragos en conserva, únicamente tendremos que sacarlos del bote o lata y secarlos antes de emplatar.

    Como habréis visto, una receta super fácil y además muy sana

    Solo nos quedará emplatar los espárragos, añadirle un poquito de salsa por encima y acompañarlo con una salsera con el resto de la salsa. Y… A disfrutar !!

    Boniatos fritos

    Vuelve el otoño y como cada año, el otoño nos ofrece un excelente ingrediente con el que brindaremos nuevos sabores a los paladares, se trata del Boniato o batata.

    Ya os he puesto otras recetas de boniato, comoel boniato dulce ,o el boniato asado con salsa de yogurt, las brochetas de boniato con glaseado de mandarina y miel, la super receta de temporada crema de boniato, calabacín y granada y el popular boniato relleno .

    (Aunque en esta ocasión os voy a poner uno todavía, si cabe, más fácil, aunque no por ello menos sabrosa.

    INGREDIENTES

    • 1 o 2 boniatos
    • aceite de oliva
    • sal
    • Aceite de oliva virgen extra
    • pimentón picante.(Opcional)
    • una pizca de curry (opcional)

    PREPARACIÓN

    Si sabéis freír patatas ya está todo dicho, pero de todas maneras os explico.

    El método sería el mismo aunque hemos de tener en cuenta que el boniato es más dulce, por lo que, a lo mejor, tendríamos que poner un poquito más de sal.

    Bien, pues empezaremos pelando los Boniatos y cortándolos en forma de tiras largas.

    Una vez pelados y cortados, los freíremos en abundante aceite.

    Aconsejo freírlos primero a fuego medio y volverlos a freír a fuego fuerte. Con ello conseguiremos que la parte interior esté blanda y qué la parte exterior quede bien crujiente.

    Es muy importante que después de freírlos, en las dos ocasiones, los pongamos en papel absorbente para que pierdan todo el aceite.

    Aderezaremos con sal y el pimentón y el curry (estos dos últimos opcionales) y serviremos junto con la salsa alioli para ir mojando.

    Pues ya lo tenemos, y ahora… A disfrutar!!

    Navajas a la plancha

    Hola, hoy os pongo un plato de marisco que siempre va bien darle una alegría al cuerpo.

    Ya os puse también otros platos de marisco, como las gambas a la plancha o Las cañaillas con salsa de mostaza, aunque siempre podéis hacerlo todo y hacer una comida a base de mariscos.

    Se trata de hacer navajas. Aunque hay que diferenciar las navajas y los longueirones este plato se puede hacer indistintamente con cualquiera de los dos.

    Las navajas tienen una concha ligeramente curva que las diferencia del longueirón que la tiene totalmente recta y más sólida, siendo además más grandes que las navajas.

    Elaboraremos esta receta de un modo muy sencillo dando el protagonismo al producto y no ocultando su sabor con salsas especiadas.

    Se pueden comprar congeladas, aunque yo prefiero comprarlas frescas.

    Si las compramos frescas, antes de cocinar hay que hacer que pierdan la arena. Eso se llama desbabar. Para ello hay que poner un cuenco lleno de agua fría y sal gruesa (una cucharada sopera por cada litro) y dejarlas unas horas para que vayan soltando arena.

    Es mejor ponerlas de modo vertical con el agua cubriéndolas para que suelten bien la arena. Yo acostumbro a cambiarles el agua un par o tres de veces.

    Cuando las saquemos del cuenco, veremos que en el fondo queda la arena. Las pasaremos a otra fuente donde las secaremos un poco.

    INGREDIENTES: (4p)

    1 kg de navajas

    3 dientes de ajo

    Zumo de medio limón.

    Perejil fresco

    Sal gruesa

    Aceite de oliva virgen extra

    PREPARACIÓN

    Ya tenemos las navajas limpias y preparadas, ahora haremos el aliño.

    Para ello pondremos en la batidora el ajo pelado y laminado, el perejil fresco, el aceite de oliva, el zumo de limón y un poco de sal y trituraremos hasta tener una salsa que resérvaremos.

    Pondremos una plancha antiadherente con unas gotas de aceite de oliva con el fuego a tope.

    Cuando esté caliente hacemos una cama con la sal gruesa y colocaremos las navajas con la carne tocando la superficie muy caliente.

    La cama de sal, nos permitirá que no se enganchen a la plancha , y que sea mucho más fácil limpiarla

    Cuando estén sobre la plancha pondremos unas cucharadas del aliño por encima y en unos 30 segundos daremos la vuelta a las navajas poniéndolas con la carne hacia arriba.

    Volveremos a poner aliño y dejaremos unos 30 segundos más.

    Es importante que no las dejemos mucho tiempo al fuego, porque si no se vuelven duras y gomosas.

    Serviremos de inmediato, porque el marisco se ha de comer acabado de cocinar

    Y como siempre… A disfrutar!!