Habas a la catalana (faves a la catalana)


Hoy os pongo una de las recetas más típicas de Cataluña, y a mi entender, una de las más sabrosas.  Os estoy hablando de las faves a la catalana

Las habas viven su época de esplendor durante la primavera, en plena temporada. Además de ser muy sabrosas nos aportan una buena cantidad de hierro, folatos, magnesio y potasio. 

Existen bastantes formas de cocinar las habas, aunque las más populares son en ensalada, salteadas o en guisos, pero a mi las que más me gustan son las faves a la catalana. 

Aunque  este plato se puede hacer con haba congelada, recomiendo utilizar habas frescas y mejor si son ecológicas).
Este plato aparte de aportarnos los nutrientes, el placer, el sabor, y demás. También nos sirve como terapia anti estrés. Hay quien se dedica a reventar plástico de bolas pero pelar habas también es muy divertido y más, si lo hacemos bien acompañados.  

INGREDIENTES (para 2)

  • 2 lonchas de panceta
  • 3 tomates maduros
  • 1 copa de vino tinto
  • 500 g de habas frescas y peladas (necesitarás unos 3-4 kilos con vaina)
  • 1/2 butifarra negra (o morcilla)
  • 1 ramita de menta fresca
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de romero
  • 1 trozo de chorizo
  • 1 cebolla picada
  • 4 ajos
  • agua
  • sal
  • aceite de oliva
  • Una copa de moscatel


ELABORACIÓN

En primer lugar tendremos que pelar las habas y lavarlas bajo el agua. Luego, mientras escurren, preparamos el resto de ingredientes. Picamos la cebolla, el ajo en trozos pequeños y los tomates en trozos medianos .

En una cazuela, doraremos la panceta cortada en trozos junto con los ajos.
Seguidamente incorporamos la cebolla y le damos unas vueltas.
Añadimos también el laurel y la ramita de romero y lo mezclamos durante 3 o 4 minutos. 

A partir de este momento, ponemos el tomate cortado, lo tapamos y dejamos reducir unos 7-8 minutos.

A continuación, agregamos la copa de vino tinto, lo volvemos a tapar y lo dejamos reducir otros 10-15 minutos a fuego bajo para hacer el sofrito.

Incorporaremos las habas, la ramita de menta, lo cubriremos con agua, pondremos un poco de sal y lo dejaremos cocer unos 40-45 minutos a fuego medio-bajo.

Es importante ir comprobando que no se seque, ante la duda, podemos añadir un poco más de agua. 


Unos minutos antes de que esté listo, añadimos el moscatel, la butifarra y el chorizo cortados en rodajas y dejamos reposar.

Ahora ya tenemos el plato de habas a la catalana listo pero, os recomiendo que lo dejéis para el día siguiente. Si, ya se que con el olorcillo os va a ser muy difícil resistirse pero…

Este plato de faves a la catalana sabe mejor bien reposado. De un día para otro los sabores de esta receta tradicional catalana quedan más conjuntados. Así que paciencia. 

Y de cualquier manera, esperéis o os las comáis sin esperar, ya sabéis… a disfrutar!!

Cañaíllas con vinagreta de mostaza

Hoy he pasado por la pescadería y he comprado  cañaíllas. (La cañadilla o cañaílla (Bolinus brandaris) es un molusco gasterópodo marino que vive en aguas poco profundas muy típico del Mediterráneo que se reconoce enseguida por ser bastante robusto y con grandes espinas dispuestas en hileras alrededor de la concha. )

Y en seguida me he acordado del último pica-pica que hicimos con los compañeros de marxa en Palamós. Y a ellos (y a vosotros) les voy a dedicar esta receta. 

Os pongo una curiosidad de las cañaíllas, su primer uso intensivo fue industrial: de sus glándulas branquiales los fenicios extraían el tinte púrpura, con el que se teñían los ropajes de las clases dirigentes, ya veis y ahora nos la comemos!

INGREDIENTES:

  • Cañaíllas 
  • 2 hojas de laurel
  • 3 vasos de agua de mar (o agua con sal)
  • Sal
  • Hielo



PREPARACIÓN 

Lo primero que haremos unas horas antes de empezar a prepararlas será ponerlas en agua fría con sal e ir cambiando el agua cada cierto tiempo, unas 3 o 4 veces. Luego las pasaremos por agua fría para terminar de limpiarlas.

Revisadlas bien y tirar las que estén vacias ya que si alguna que no está bien desprende un olor desagradable cuando las hervimos.

Pondremos agua a hervir y añadiremos 70 gr. de sal por litro de agua (también podemos utilizar agua de mar). Cuando el agua esté hirviendo introduciremos dos hoja de laurel y las cañaillas y esperaremos a que el agua vuelva a hervir otra vez. Una vez vuelva a hervir las dejamos 12 minutos. 

Cuando ha pasado ese tiempo, la sacamos y las introducimos en agua con hielo y sal para parar la cocción y que la carne se contraiga y sea más fácil de comer y, en principio ya estarían listas para degustar.

Pero para que aún queden más buenas les pondremos una salsa. Se suele utilizar una salsa de allioli  pero en esta ocasión y en honor a mis colegas las voy a preparar con una Vinagreta con Mostaza

Este tipo de vinagreta os va a resultar muy útil para acompañar muchos platos (ideal para el marisco), y que se prepara en un periquete.

INGREDIENTES
:

  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • Sal y Pimienta 

PREPARACIÓN:
Cogeremos un cuenco y mezclaremos el aceite de oliva virgen y la mostaza de Dijon, con un tenedor hasta que estén bien mezclados. Una vez que los hemos mezclado añadiremos el vinagre y salpimentamos al gusto, y volvemos a mezclarlo todo. 

Después añadimos el zumo de limón recién exprimido. Volvemos a mezclar hasta que quede una vinagreta homogénea, corregiremos el punto de sal y pimienta. 

Bien, pues ya sólo nos queda servir las cañaíllas junto con la salsa y a disfrutar!!

“BOMBONES” DE MELÓN CON JAMÓN Y VINAGRETA DE PIÑONES


Ya ha llegado la primavera y con ella empiezan los platos fresquitos. Ya os he dicho en alguna ocasión que se puede obtener un sorprendente resultado sin complicarse demasiado la vida. En esta ocasión os recomiendo el típico melón con jamón, pero un poco arregladito. 

Aunque los ingredientes son muy básicos es  importante que el melón esté maduro y que el jamón esté cortado a lonchas muy finas, para que den un toque pero que no tengan demasiada presencia.

INGREDIENTES (para 4)

  • 1/2 Melón tipo piel de sapo.
  • Jamón Ibérico en lonchas finas
  • 2 cucharadas de Aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de piñones tostados
  • 1 cucharadita de vinagre de Manzana
  • Pimienta de colores recién molida
  • Sal Maldon

PREPARACIÓN:

Cortaremos el melón por la mitad y con una cuchara especial, sacaremos bolas de melón (si no tenéis la herramienta podéis hacer cubos con el cuchillo pero os recomiendo que la tengáis pues vale poco y es muy útil) 


Si os salen muy redondas podéis cortarle Cortarle una pequeña base para  apoyarlas y en la parte superior podéis vaciarlas un poco con un cuchillo si queremos introducir el jamón dentro, pero si lo quieres hacer más fácil, ni siquiera hace falta ya que pondremos en jamón por encima. 
Cortaremos tiras pequeñas de jamón ibérico en trocitos más pequeños y las enrollaremos  para así rellenar las bolas de melón. Aunque como os he dicho podéis poner las tiras de melón simplemente por encima de los “bombones de melón”

Para la vinagreta de piñones, primero tostaremos un poco los piñones en una sartén sin aceite con cuidado que no se quemen y luego los pondremos en un mortero y los machacaremos un poco. Añadiremos el vinagre y el aceite de oliva y  emulsionaremos con unas varillas y resérvaremos 
Ya tenemos todo así que emplataremos colocando los bombones en un plato añadiendo un poco de la vinagreta por encima

Sobre los bombones de melón podemos poner unas escamas de sal Maldon y un poco de pimienta negra recién molida y unas gotas de aceite. Aunque hay que ir con cuidado de no poner demasiada sal ya que el jamón ya es salado. 

Ahora lo podéis servir como aperitivo o incluso como primer plato y, ya sabéis, a disfrutar!!

SALMÓN ESMALTADO CON ARCE Y MOSTAZAS

El salmón es un pescado azul muy saludable. Entre los beneficios del salmón destaca sobretodo su alto contenido en ácidos grasos omega-3, unas grasas saludables que entre otros aspectos ayudan a cuidar el corazón y mantener nuestro sistema cardiovascular y las arterias en un estado óptimo.

Además, ayuda a protegernos de apoplejías y cardiopatías, mientras que nos ayuda a mantener la salud del cerebro y es beneficioso para bajar el colesterol alto y los triglicéridos. Si a eso añadimos que el salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, ya estamos tardando en hacer esta receta!

Esta es una receta muy fácil y sabrosa que en solo 15 minutos podemos tener hecha. 

INGREDIENTES. (Para 2)

  • 2 filetes de salmón (de preferencia del lomo central)
  • 1 cda de Mostaza “antigua”
  • 1 cda de Mostaza de Dijon
  • 2 cucharaditas de jarabe de arce
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra, 
  • Sal  y pimienta 

PREPARACIÓN:
Precalentaremos el horno a 220 º C. 

Será conveniente que el salmón esté a temperatura ambiente por lo menos media hora 

Engrasaremos ligeramente con aceite una bandeja de hornear. 

En un tazón pequeño, mezclaremos las mostazas, el jarabe y el aceite.  Cogeremos el salmón y lo sazonaremos bien con sal y pimienta por el lado de la piel. Ahora lo pintaremos con la salsa de las mostazas en el lado opuesto. 

Colocaremos el salmón sobre la bandeja para hornear que tenemos preparada con el lado de la piel hacia abajo . Hornearemos durante 8-10 minutos o hasta que esté bien cocido. En el último momento podemos poner el gratinador los últimos 2-4 minutos de cocción para obtener una corteza más bien dorada (con cuidado que se puede tostar demasiado). 

Para servir podemos retirar la piel, si deseamos 

Veis que fácil. Y ahora solo nos queda disfrutar!!

Bacalao al horno con crema de ajo


El bacalao es un pescado con el que siempre sueles quedar bien. Hacerlo al horno es muy sencillo, muy saludable y lleno de proteínas. Y si quieres que sea un plato exquisito nada más hay que darle un toque especial ( ya os enseñé el bacalao con alioli de ajo negro y el bacalao con salsa de ajo negro  y algún otro )  Como habréis observado, la combinación  bacalao y ajo  me gusta mucho ya que combinan perfectamente.  

El bacalao es un pescado blanco bajo en grasa y nos provee de vitaminas como la B y la A. Asimismo, es rico en fósforo, magnesio y potasio.

Esta receta que os pongo hoy, realmente es para los que no se quieren complicar pero quieren quedar bien cuando hagan pescado ya que es una manera súper fácil y sin apenas ensuciar la cocina.

INGREDIENTES  para 2 raciones:

  •  350 Gramos de Bacalao al punto de sal
  •  2 o 3 cabezas de Ajo
  •  Aceite de oliva
  •  Sal y de Pimienta negra molida

PREPARACIÓN. 

Pelamos un poco las cabezas de ajo y las ponemos enteras sobre un papel de aluminio. Les echamos un poco de aceite, cerramos el papel de aluminio haciendo  un paquete para cada cabeza por separado. 

Colocamos las cabezas de ajo  en una bandeja de horno y las metemos al horno a 175 ºC durante 1 hora más o menos. De este modo, los ajos se cocinarán a fuego medio y quedarán tiernos.

Una vez cocinados, pelamos los ajos uno a uno y los colocamos en un bol o si preferís en un vaso apto para la batidora. Es fácil si con un cuchillo cortamos la parte del culo del diente de ajo y con la parte roma del cuchillo vamos haciendo presión para que salga todo el jugo del ajo por detrás (como la pasta de dientes😉)

Mezclamos los ajos asados con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta, y los machacamos o trituramos hasta conseguir una pasta 

Pondremos el bacalao en una bandeja de horno a 180 ºC durante unos 13 minutos. Luego, lo sacamos y cubrimos con la crema de ajos asados y volvemos a meter al horno con el gratinador para que se gratine durante otros 5 minutos.

Cuando esté gratinado ya podemos sacarlo del horno y servir. 

Y solo nos quedará saborearlo y a disfrutar !!

Currywurst

Aún me quedaba alguna receta de las cosas que probé en Viena, Concretamente se trata de él Currywurst.  

Una salchicha alemana cocida (Brühwurst) o asada a la parrilla (Bratwurst). La mayoría de las veces se sirve cortada en rebanadas y va acompañada de salsa kétchup o salsa de tomate y curry en polvo. El acompañamiento de esta salchicha suelen ser unos panecillos típicos alemanes (Brötchen) 

Se trata de una salchicha muy popular. Es muy habitual en los puestos callejeros (Imbiss), en los mercados y las ferias. En este tipo de establecimientos, se sirve todo en bandejas de cartón blanco con un tenedor para currywurst, muy adecuado para ir comiendo por la calle. 

INGREDIENTES:

  • Una buena salchicha tipo  Bratwurst o similar
  • Mostaza (buena)
  • Ketchup (bueno)
  • Curry en polvo

PREPARACION

La preparación, es de colegio de párvulos, pero os la explico.  Se trata de cocer la salchicha en una plancha a fuego medio. Hay quien las hace cocidas en agua, que también quedan bien pero, si la ponemos en la plancha la piel queda más crunchy y da mejor resultado. 

Una vez la tenemos hecha, la cortaremos en rodajas sobre un plato. En realidad en los chiringuitos la ponen sobre un plato de cartón pero bueno, tampoco hay que ser tan puristas. 

La suelen acompañar de panecillos pero yo no lo he puesto por motivos obvios. 

A la hora de servirlo hay que servirlo ya preparado. Es decir, con su mostaza, con su ketchup, y el curry por encima. Si no se sirve así entonces no es un  Currywurst es, simplemente, una salchicha. 

La sencillez del plato no está reñida con lo sabroso, pero, eso sí, es conveniente que todos los productos, ya que son pocos, sean de calidad. 

La verdad es que aquí estamos acostumbrados a comer la típica salchicha con su bollito de pan y su ketchup y su mostaza. Pero, el  curry le da un toque especial. 

Este es un plato para comerlo entre amigos por lo tanto, sólo nos queda sentarnos con ellos y a disfrutar!!

Arroz con bogavante y gambas

Hola y feliz año a todos, seguimos en fiestas y nada mejor para una fiesta que, disfrutar de un sabroso plato de arroz con bogavante. Este plato es mucho más espectacular que difícil pero solamente con el olor que deja en casa ya hace fiesta. Imaginaros luego cuando lo probáis. 

En el arroz con bogavante, como en tantos otros arroces, cada maestrillo tiene su librillo. Por ejemplo, hay quien le pone pimiento pero yo no se lo pongo porque en casa, el pimiento no gusta mucho. También hay quien no pone gambas, pero yo si le pongo ya que le da un poquito más de alegría al arroz. 

También hay a quien le gusta más o menos caldoso. A mi, particularmente, me gusta poco caldoso y es así como lo hago, luego cada uno que lo haga como mejor le guste. 

Pero en cualquier caso servirás un plato que es exclusivo de los mejores restaurantes y que podrás hacer tú mismo con un poquito de empeño. El resultado, ya lo comprobarás. No podrás hacerlo sólo una vez, tendrás que seguir haciéndolo más veces por petición popular jeje

INGREDIENTES. (Para unos 4)

  • 1 bogavante, 
  • Un plato de gambas peladas 
  • 100 gr. de arroz bomba por persona
  • 3 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • 3 tomate pera rallados
  • 1 pellizco de azafrán, 
  • 1  cdta de pimentón o paprika dulce
  • Coñac
  • 1 ramita de perejil picado
  •  1´5 l. de fumet de pescado (si en caso de apuro no tienes caldo de pescado puedes poner uno ya preparado, aunque te recomiendo hacer un caldo natural)
  •  aceite de oliva virgen extra  
  • sal.


Picamos muy fina la cebolleta, el ajo y el perejil y rallamos el tomate. Lo reservamos todo. 

Ahora viene la parte más “complicada” del tema, partir el bogavante. El bogavante podéis comprarlo fresco o congelado. Yo prefiero comprarlo congelado, más que nada por ahorrarme  el tener que matarlo que, la verdad, no es muy agradable. En cualquier caso trocearlo es igual, aunque si lo hemos comprado congelado se mueve menos😉. En caso que lo tengáis congelado es conveniente dejarlo descongelar en la nevera mínimo 24 horas antes. 

Para cortar el bogavante podemos hacerlo de varias maneras, creo que la más fácil es: separar la cabeza del cuerpo, luego hacer un corte longitudinal en el centro de las dos partes que os quedan. Para ello necesitaremos un buen cuchillo afilado, pues hay que hacer presión. Una vez tenemos las 4 partes le hacemos dos cortes horizontales y para finalizar le desmontamos las pinzas. Le daremos unos golpes en las pinzas para que se hagan mejor y además así poder abrirlas mejor a la hora de comer el arroz. 

Es conveniente que estos cortes los hagamos sobre un recipiente para poder recoger los jugos que deje, pues también irán a la cazuela para dar sabor. 

Ahora cogeremos una cazuela grande y la pondremos a calentar a fuego medio y con un chorreón de aceite de oliva virgen. Una vez el aceite esté caliente echaremos los trozos de bogavante y los saltearemos, veremos que cogen un color rojo espectacular. Después de un ratito, sacamos el bogavante y lo reservamos. 

En el mismo aceite ponemos el ajo picado junto a la cebolla con un poco de sal por encima, y sofreiremos a fuego medio durante unos  minutos, hasta que se pochen bien, removiendo para que se cocinen bien por todos lados.

Echamos el pimentón dulce, lo removemos para mezclar y cuando se haya cocinado un minuto o dos, entonces echamos el tomate triturado y bajamos a fuego suave  y vamos mezclando  para dejar que el tomate se cocine y se reduzca. 

Cuando se haya evaporado el agua del tomate tiramos las gambas y las hebras de azafrán, removemos y añadimos un chorreón de coñac y dejamos un rato que se evapore el alcohol. 

Entonces echamos el arroz,  recomiendo  que sea tipo bomba, lo vamos removiendo un poco a fuego medio para que vaya cogiendo todos los sabores. 

Ahora volvemos a poner el bogavante y echamos el caldo (que teníamos al fuego a punto de ebullición )


Mantenemos a fuego fuerte 10 minutos, bajamos el fuego y cocinamos entre 6 y 8 minutos más, revisando el nivel de caldo por si hemos de añadir un poco más y porque lo dejaremos al nivel de caldoso que nos apetezca. 

Ahora ya sólo queda servirlo en un plato con un poco de gracia y aunque siempre os digo a disfrutar! en esta ocasión os diré A DISFRUTAR!!!!!!