magdalenas de calabaza

Seguimos en otoño, con sus colores naranjas y calabazas. Y, como ya hemos dicho muchas veces, hay que aprovechar los productos de temporada. Un producto de temporada del otoño es, por descontado, la calabaza que, aunque podemos encontrar prácticamente todo el año, ahora es cuando está en su mejor momento.

Hoy, os voy a presentar una receta de magdalenas. Pero unas magdalenas un poco especiales ya que las vamos hacer con calabaza que les dará un sabor y una textura diferentes a las habituales.

INGREDIENTES:

  • – Tres huevos
  • – 400 gramos de Calabaza
  • – 3 cucharadas de aceite de calabaza
  • – 200 gramos de harina
  • – Un sobre de levadura en polvo
  • – 150 gramos de azúcar
  • – 100 gramos de mantequilla

PREPARACIÓN:

Primeramente pelaremos la calabaza y la troceamos en trozos pequeños. Esta calabaza la podemos poner a cocer en agua con un poco de azúcar disuelta. Aunque os aconsejo ponerla en la LEKUE en el microondas durante 4 minutos con un poco de azúcar disuelto en un poco de agua por encima, es mucho más fácil, y más limpio.

Cuando esté bien tierna, la escurriremos y trituraremos y la reservaremos dejándola enfriar

Precalentáremos el horno a unos 200ºC.

Mientras se calienta el horno y se enfría la calabaza, empezaremos a preparar la masa para las magdalenas de calabaza.

Utilizaremos una batidora con varillas y mezclaremos bien la mantequilla y el azúcar. Luego añadiremos el aceite de calabaza (si no tenéis, podéis poner otro tipo de aceite, de oliva, por ejemplo) y los huevos, y volvemos a batir, hasta conseguir una mezcla uniforme.

Ahora, en otro bol, cogeremos la harina y con un colador la tamizaremos por encima para que no queden grumos. En este paso es donde pasamos de la receta paleo a no paleo, dependiendo del tipo de harina que pongáis (Podemos utilizar harina de trigo, que no sería paleo, o cualquier otro tipo de harina como de coco, de espelta, de garbanzo, etc…) aunque como ya os he dicho en alguna otra ocasión, las normas son para saltárselas por lo que vosotros mismos.

A continuación, echaremos levadura y también la mezclaremos y cuando tengamos la harina y la levadura mezcladas, las iremos incorporando poco a poco a la mezcla anterior, batiendo cada vez que añadamos harina para así obtener una masa fina y sin grumos. Por ultimo añadimos la calabaza cocida y damos un último toque de batidora para que se reparta bien.

Ahora que ya tenemos la masa preparada, tendremos que rellenar los moldes. Aquí cada cual que utilice los moldes que quiera, es decir, puedes utilizar moldes de papel, como los de las típicas magdalenas o puedes utilizar moldes de silicona que son los que utilizo yo porque luego se pueden reaprovechar para más magdalenas.

Es conveniente que los moldes no los llenéis hasta arriba del todo porque luego la masa sube.

Cuando ya los tengamos preparados, metemos las magdalenas al horno y horneamos unos 20 o 25 minutos con cuidado que no se nos quemen.

Podremos comprobar si están en su punto pinchando con un cuchillo, y si está en su punto, este saldrá seco.

Dejaremos que se enfríen antes de desmoldarlas. Y a partir de ahí solo nos queda… Disfrutar!!

Anuncios

Boniato con azúcar

Bueno, pues aquí os dejo otra sencilla receta con Boniatos. Y cuando digo sencilla es sencilla.

Ya sabes que siempre que puedo utilizo frutas y verduras de temporada, y que es más de temporada de otoño que el Boniato o batata?

Pues aquí os dejo una receta que encantará, sobre todo a los más peques a los que podréis engañar para que coman verdura sin darse cuenta. La puedes utilizar como aperitivo, como postre o como acompañamiento.

INGREDIENTES:

  • Un Boniato
  • Un chorreoncillo de aceite de oliva virgen extra
  • Par de cucharadas de azúcar

PREPARACIÓN:

Pelamos y lavamos el Boniato. Una vez limpio utilizaremos una mandolina y lo cortaremos en rodajas bien finas tipo chips.

Cuando lo tengamos todo cortado, cogeremos una bandeja de horno y pondremos un papel encerado, encima del papel iremos poniendo las lonchas de Boniato una al lado de otra, intentando que no se solapen.

Pre calentaremos el horno a 180°.

Rociaremos el Boniato con un poquito de aceite, a ser posible, podemos pulverizar por encima, no nos interesa excesivo aceite.

Ahora, tiraremos un poco de azúcar por encima, no hace falta mucho puesto que luego ya le pondremos más.

Pasados unos 10 o 15 minutos ya debería estar. Como sabéis, cada horno va a su ritmo.

Una vez horneados, los emplataremos y pondremos el resto del azúcar por encima.

Y ya, solo nos queda degustarlos y, a disfrutar!!

Boniato asado con salsa de yogurt

Hola, os repongo esta receta que ya tuvo mucho éxito en su día y que ahora he vuelto a utilizar para una comida entre amigos y he cambiado un poco la presentación. Os dejo también la foto anterior para que veáis las diferencias.

Esta receta va dedicada. Normalmente no suelo dedicar la recetas pero el otro día hablaba con Carmen y me dijo que últimamente estaba  comiendo muchos boniatos y que le estaban yendo muy bien para la salud, por lo que he pensado que le puede ir muy bien a ella y a todos. Ya os he explicado en algún otro post como asar los Boniatos. Bien, pues ese es el primer paso.

INGREDIENTES

Por persona

  • 1 boniato mediano
  • Un yogur griego (sin azúcar)
  • 1/2 cebolleta.
  • Un poco de mantequilla
  • eneldo, cebollino, albahaca
  • Limón
  • Vinagre de manzana
  • sal & pimienta

PREPARACION

Asamos los boniatos en el horno como ya os he explicado (a 220º durante unos 40 mints)

Picamos la cebolleta muy pequeñita, no, de verdad!! muy pequeñita y la mezclamos con el yogur, a continuación  añadimos las hierbas. Si os falta alguna hierba nos preocupéis. Le ponemos unas gotitas de vinagre y unas gotitas de limón (ojo unas gotitas) una pizca de sal y pimienta y reservamos.

Una vez asados los boniatos, los sacamos del horno y los ponemos en el plato, los cortamos a lo largo y los abrimos un poco (haciendo unos cortes en varios sentidos para que sea más fácil de comer y la salsa se mezcle mejor. Añadimos un poco de  mantequilla cortada en finas lonchas para que se derrita. Cubrimos con la salsa. Si nos sobra salsa podemos ponerla aparte ( al final, aunque esté aparte ya veréis que no sobrará ).

Veréis que el sabor dulce del boniato combinado con el amargo del yogur crea una combinación espectacular, por lo que solo nos quedará servir y a disfrutar!!

Rovellons (Níscalos)

Este año está siendo bastante parco en setas, la falta de lluvia i el frío que ha llegado de golpe no han sido la mejor ayuda para que salgan.

Pero bueno, que sería de la cocina de otoño sin las setas

Las setas las podemos hacer de mil maneras pero a veces, menos es más.  Esta receta es tan sencilla que parece mentira que pueda estar tan rica.

Aunque los llamo níscalos en mi casa siempre se han llamado rovellons, que es el nombre en catalán.   El lactarius deliciosus cambia de nombre dependiendo de la  región además  de níscalo y rovellón, también se conoce como rebollón, reboñuelo, esne gorri, etc.

De cualquier manera, se llamen como se llamen están deliciosos. Lo mejor sería que aprovecharais y salieras a recolectarlos al bosque, y a ser posible con amigos. Pero si no queda mas remedio, siempre se pueden comprar.

Sobre todo si los recolectáis tenéis que saber perfectamente que, lo que estáis recogiendo es comestible, ante cualquier duda rechazar cualquier cosa por poco sospechosa que sea.

INGREDIENTES: (para 2)

  • Unos cuantos rovellons (unos 300gr, dependiendo de la suerte 😉)
  • 3 dientes de ajo
  • Un poco de perejil picado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

PREPARACIÓN.

rimeramente limpiaremos las setas, hay muchas “normas” no escritas de cómo limpiar las setas, hay quien dice que no hay que mojarlas en absoluto y quien dice que se pueden mojar un poco. De cualquier forma lo más importante es limpiarlas bien y vigilar que no tengan “inquilinos”.

Una vez limpias, las secaremos y si hubiera alguna un poco grande la trocearemos para que todas tengan un tamaño parecido.

Pondremos el aceite en una sartén y lo calentaremos. A continuación pondremos un ajo cortado en láminas y lo dejaremos un rato para que el aceite coja gusto. Ojo que no se nos queme que sino sabe mal.

Cuando el ajo está frito, lo sacamos de la sartén y echamos las setas. Las removeremos un poco, intentado que no se rompan.

Mientras tanto haremos una picada con el resto de los ajos esta vez cortados muy pequeños, el perejil, la sal y el aceite.

Cuando las setas prácticamente estén, las pintaremos con la picada haciendo que esta cubra sobre todo las láminas de las setas.

Una vez hecho esto, las dejaremos un poco más para que cojan el gusto y rectificaremos de sal.

Ahora solo nos quedará servir y ver cómo con poca cosa tendremos un manjar exquisito. Y como siempre, a disfrutar!!

Panellets paleo

(Os vuelvo a poner este post del año pasado) Halloween se está apoderando de la noche del 31 de Octubre. A pesar de ello, en España se sigue celebrando la noche anterior del día de “todos los santos”, comiendo castañas, boniatos…y concretamente en Catalunya se preparan los panellets. 

Hay infinidad de formas de hacerlos, pero si nos atenemos a la filosofía paleo explicaré como los hago yo. Lo más “peligroso” de los panellets  es el azúcar, por lo que los haremos sin azúcar. 

INGREDIENTES: (para unos 12 panellets)

  • 250g de harina de almendras (almendra molida)
  • 1 boniato pequeño
  • 2 yemas de huevo y dos claras (por separado)
  • 1 cucharada  grande de jarabe de arce.(opcional)
  • Ralladura de la piel de un limón.
  • 1 cucharada pequeña de canela 
  • Un par de bolsas de piñones. También podemos utilizar almendra, coco, etc.

PREPARACION:
Precalentamos el horno a 200º
Ponemos el boniato envuelto en papel de aluminio hasta que este blandito (unos 40 a 50 minutos) O también, como os había  explicado en alguna receta anterior si hicisteis  unos cuantos Boniatos,  solamente los tendréis que sacar ahora de la nevera. 
Una vez cocido, lo pelamos y lo chafamos con la ayuda de un tenedor, mientras le vamos añadiendo poco a poco la harina de almendra.
Incorporamos las yemas (reservemos las claras) y la ralladura de la piel del limón y seguimos amasando hasta tener una masa bien mezclada. Luego le ponemos el jarabe y la canela. Si no queréis ponerle el jarabe porque preferimos no poner ningún tipo de dulce, tampoco es mucho problema porque el Boniato ya es bastante dulce (aunque con el punto dulce están mucho mejor, y un día de fiesta es un día de fiesta)
Ahora Iremos haciendo bolitas con la masa. Dependiendo si los queréis comer al momento o dejarlos unos días, hacerlas más pequeñas o más grandes. Cuanto más grandes las hagáis más durarán sin ponerse duros. 

Ponemos los piñones en un plato
Batimos las claras de huevo y las tiramos por encima de los piñones. No ha de quedar líquido sino que Los piñones han de quedar mojados pero sin líquido. Ahora cogeremos las bolitas y las pondremos dentro. Las vamos rebozando, unas con piñones (son los más tradicionales), otras con almendra, a gusto de cada uno. También podemos darles formas diferentes a cada tipo de panellet.

Rebozar con piñones cuesta un poco pero tener un poco de paciencia y ya está. 
Una vez acabados los panellets los metemos al horno a 200º a media altura, durante 10 minutos con calor arriba y abajo. (Vigilar que no se tuesten demasiado, ya que cada horno es diferente).
Los sacamos del horno, los dejamos enfriar y listos 

Y mi consejo es que en vez de entrar en la polémica de la rivalidad entre Halloween y la Castañda hagáis un consenso entre las dos fiestas y así todos disfrutaremos más. 


Y ahora convocad a la familia y todos juntos celebrar la fiesta y disfrutar!!!

Pastel de calabaza

Hola, hoy os presento un postre tradicional de Estados Unidos que se prepara especialmente en Halloween, Acción de Gracias y Navidad.  Pero yo, como tenía que hacer un pastel para hoy, que teníamos fiesta, he decidido adaptarlo, aprovechando que estamos muy cerca de la festividad de Todos Los Santos. Es un postre ideal para el otoño ya que se hace con calabaza que ahora está en su mejor momento. 

INGREDIENTES:  (para unas 6-8 personas):

  • 200 gr. de pasta quebrada
  • 400 gr. de calabaza
  • 2 huevos
  • 400 ml. de leche evaporada
  • 130 gr. de azúcar moreno
  • un cucharada de canela
  • una pizca de jengibre

Para decorar:

  • mermelada de albaricoque
  • avellanas
  • hojas de menta

PREPARACIÓN. :

Primeramente, haremos la base de pasta quebrada. La estiramos un poco y forramos un molde redondo. 

Hornearemos la base hasta que se tueste, aproximadamente 15 minutos a 180-200ºC. Os recomiendo dejar la base un poco más ancha para que si se reduce un poco, luego no os falte. Siempre es mejor cortar si sobra. 

Mientras se hace la base (ir controlando que no se tueste demasiado) pelaremos la calabaza, yo como estamos en Halloween he aprovechado para cortar la parte de arriba  y dejar la calabaza para hacer una calavera de Halloween. 

En cualquier caso, utilizaremos la carne de la calabaza, quitarle las pepitas y córtala en trozos que luego utilizaremos para asarla. Cuando ya tengamos los 400 g de calabaza la asaremos. La forma más fácil de hacerla es meterla en un recipiente tipo Lekue en el microondas a máxima potencia durante cuatro minutos. 

Pero si lo quieres hacer de otra manera, también puedes coger un buen trozo de papel de aluminio, colocar encima los trozos de calabaza cerrar bien el papel por los cuatro extremos.  Introduciremos en el horno a 180-200ºC durante 10-15 minutos o hasta que se hinche el papel. 

Cuando ya tengamos la calabaza asada la pondremos en el vaso mezclador de la trituradora y añadiremos, los huevos, la leche, el azúcar moreno, la cucharada de canela en polvo y el jengibre. Trituraremos bien con la batidora. 

Una vez esté triturado lo echaremos en el molde en el que teníamos la base de pasta quebrada e introduciremos nuevamente en el horno a 180ºC, durante unos 40 minutos.  Hay que ir comprobando que esté hecha porque como siempre, depende del horno que tengamos 

Cuando ya esté, la dejaremos enfriar un rato luego desmoldaremos y ya la podemos decorar. 

Se puede decorar de muchas maneras, yo en este caso simplemente le puesto una capa de mermelada de albaricoque unas avellanas y unas hojitas de menta. 

Y ya solo nos queda servirla y, como siempre, a disfrutar!!

Brochetas de boniato glaseado con mandarina y miel

 

Hola, hoy os pongo esta receta con Boniato ya que estamos en otoño y es uno de los ingredientes que hemos de aprovechar en esta temporada. En concreto, esta entrada se la dedico a Judith que me ha dicho que le encantan los Boniatos. Pues mira Judith hay va lo que te prometí!

Boniatos hay muchas maneras de hacerlos, concretamente yo ya os he puesto alguna otra en este blog.  La crema de Boniato que os puse hace unos días. Qué curioso, había otra receta de boniato que también estaba dedicada concretamente se la dediqué a Carmen y era el Boniato asado con salsa de yogur

Bueno, pues aquí os va otra receta que también está buenísima y es una forma diferente de comer Boniatos

INGREDIENTES: para 2-3 personas

  • 1 boniato alargado con una forma regular (irá mejor para cortar)
  • 1 cucharadita de gomasio (opcional),
  • 1 mandarina, 
  • 1 pizca de canela molida, 
  • 2 cucharadas de miel, 
  • 1 cucharadita de salsa de soja,
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, 
  • 1/2 cucharadita de salsa Worcestershire, 
  • 1/4 cucharadita de vinagre de Jerez, 
  • pimienta negra y sal. 


PREPARACIÓN:
Bien, pues veamos cómo hacer brochetas de boniato glaseado con mandarina y miel

Pelaremos el boniato y lo cortaremos en rodajas del grosor de no más de un dedo, aproximadamente del mismo tamaño. Pero cuidado que si las hacemos muy estrechas no nos irán bien.  

Colocaremos en un recipiente apto para el microondas (yo utilizo el Lekue) y cocinaremos unos 4-5 minutos, hasta que se puedan atravesar con un palillo pero sigan firmes.


Dejaremos enfriar mientras preparamos el marinado. 

Rallaremos un poco de la piel lavada de la mandarina en un cuenco, y exprimiremos por encima el zumo de la propia mandarina.  

Añadiremos el gomasio (si no tenemos podemos sunstituirlo por unas semillas de sésamo machacadas), la canela, la miel, la salsa de soja, el aceite de oliva, la salsa Worcestershire y el vinagre.

Batiremos bien para que emulsione y lo añadiremos a los boniatos, mezclando para que se impregnen y lo dejaremos un rato macerando
Podemos utilizar brochetas de madera o utilizar metálicas, si las utilizáis de madera mojarlas antes para que no se quemen. 

Ensartar las piezas de boniato en las brochetas, escurriendo el marinado y reservándolo para utilizarlo luego. 

Calentaremos a fuego fuerte una plancha y la pintaremos ligeramente con aceite de oliva. 

Pondremos las brochetas y las cocinaremos por ambos lados hasta que se doren y caramelicen. 


Pintaremos de vez en cuando con el líquido del marinado que teníamos separado. 

Antes de servir salpimentaremos un poco

Y ya solo nos queda, a disfrutar!!