salmón a la plancha con salsa de yogurt

Hola, hoy os pongo una receta que también, como viene siendo habitual, es super fácil y rápida.

Yo cocino bastante con salmón, porque, como pescado azul es muy saludable y porque tiene muchas cualidades, entre ellas, que nos aportan Omega 3 entre otros nutrientes.

Hacer este salmón no tiene mucho misterio, la diferencia es la salsa. Esta salsa que os enseñaré ahora la podéis utilizar para el salmón y para otros tipos de pescado.

INGREDIENTES: (para2)

  • 2 filetes de salmón fresco
  • 1 yogurt griego natural
  • 1 Diente de Ajo
  • 1 Cucharada sopera de Mostaza
  • 1 Limón
  • 1 Cucharada sopera de Aceite de oliva
  • 1 Pizca de Sal y Pimienta

PREPARACIÓN:

Empezaremos preparando la salsa de yogurt. Aunque parezca raro, esta salsa es fría, pero ya veréis que el contraste con el salmón caliente es muy bueno.

Picaremos el diente de ajo muy, pero que muy pequeñito.

A continuación, mezclaremos el yogurt griego con la mostaza, el ajo que acabamos de picar, el aceite de oliva, una pizca de pimienta Y exprimimos el limón añadiendo el jugo.

Removeremos todo hasta que se integre en forma de salsa.

Una vez lista, la cubrimos con plástico film y la dejamos reposar unos 15 minutos en la nevera.

Una vez la salsa en la nevera, salpimentaremos los trozos de salmón.

Calentaremos la plancha, y poniendo un poquito de aceite cocinaremos el salmón unos tres minutos por lado

Emplatamos poniendo en la base del plato la salsa de yogur y encima de ella los trozos de salmón y, claro, ya sabéis… a disfrutar!!

Anuncios

Salmón marinado al horno

Con este plato de salmón al horno saborearéis lo mejor del pescado azul y el fantástico sabor de las hierbas aromáticas.

Aunque las hierbas aromáticas son fáciles de localizar en el mercado, hay que tener en cuenta que también son muy fáciles de cultivar. Por lo que os recomiendo que, siempre que podáis tengáis un poquito de huerto urbano en el que plantar vuestras propias hierbas aromáticas Ya veréis que el resultado es muchísimo mejor y además, más económico

INGREDIENTES: (para 2)

  • 2 filetes de salmón
  • Unas hojas de perejil fresco picado
  • Unas hojas de albahaca fresca
  • Unas hojas o una ramita de tomillo fresco
  • 2 dientes de ajo
  • Un poco de fumet de pescado, o en su defecto una pastilla de caldo de pescado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • El jugo de 1 limón
  • Sal y Pimienta

PREPARACIÓN


Primero prepararemos la marinada, para ello, picaremos las hierbas y los ajos. (Podéis cambiar las hierbas y poner las que más os gusten, aunque con estas quedan fenomenal)

A continuación mezclaremos en un bol los dientes de ajo picados, las hierbas, la pimienta negra, la sal, el jugo de limón y el aceite de oliva. Añadiremos también una pastilla de caldo de pescado ( si tuviéramos caldo concentrado, tipo fumet también sería el momento de añadirlo en lugar de la pastilla)

Ahora pondremos el marinado sobre el salmón. Y lo dejaremos reposar una hora aproximadamente en la nevera, dándole alguna vuelta para que el salmón coja el sabor por todas partes. Ojo, no lo dejéis mucho más tiempo marinando porque entonces puede ser que coja demasiado sabor y no quede como debiera

Precalentaremos el horno a 190ºC.


Colocaremos el salmón en una fuente de horno, o si hacéis como yo, que lo he marinado en una cazuela que puede ir al horno pues perfecto así ahorráis un cacharro.

Por último ponéis un chorrito de aceite de oliva por encima y cubriremos la fuente con papel de aluminio.

Coceremos el salmón unos 15-20 minutos en el horno y cuando lo tengamos lo servimos bien caliente.

y ahora, ya sabéis, a disfrutar!!

Ensalada de melva y queso fresco de cabra


La veía en la estantería pero no la había utilizado todavía en mis recetas, me estoy refiriendo a la Melva. 

La melva pertenece a la familia de los Scombridae, como el atún, el bonito o la caballa entre otros. Como todos los pescados azules la melva es un alimento muy saludable y de elevado valor nutricional, ideal para mantener una dieta sana y equilibrada, típicamente mediterránea. También es muy recomendable para mujeres embarazadas y para la alimentación infantil.

la melva  es una excelente fuente de proteínas y de minerales como el magnesio, el fósforo, el hierro y el yodo, y vitaminas del grupo B, A y D. Se encuentra entre los pescados que poseen entre un 5 y un 10% de grasa, es rico en ácidos grasos omega-3 que previenen las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Pues eso, que con un producto como este seguro, que sale un magnífico plato. Y ahora que ya estamos en verano, apetitoso y fresco

INGREDIENTES (para 2)

  • Ensalada tipo mezclum o similar
  • Queso fresco de cabra (si no tienes de de cabra puedes utilizar algún otro fresco) 
  • Una lata de Melva en aceite de oliva
  • Reducción de vinagre balsámico de Módena
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Pondremos los diferentes tipos de ensalada en un bol y los cortaremos para que queden más pequeños que sean más fáciles de comer. Cortaremos también el queso en trocitos. Y claro, solo falta trocear también la Melva. 

Pues, cuando ya tengamos todo troceado lo ponemos en un bol y lo mezclamos. Una vez mezclado lo aliñaremos con sal, pimienta, aceite de oliva virgen extra   (podemos utilizar el aceite que llevaba la conserva de Melva) y reducción de vinagre de Módena. 

Y ahora, solo nos queda emplatar y servir y como siempre, a disfrutar!!

Bacalao con Judías verdes y aceitunas

Hola, hoy os propongo un plato de pescado y verdura mega saludable. También es fácil y muy gustoso. Sobre todo a las judías verdes le da un toque que habitualmente no tienen. Las judías verdes es otro de esos platos que suelen ser aburridos, pasa lo mismo con la pechuga de pollo, pero para la pechuga ya os he dado algunas ideas; tomad nota de esta idea para las judías verdes. 

INGREDIENTES: (para2)

  • 150 g de judías verdes
  • 200 g de bacalao desalado
  • Unas aceitunas negras sin hueso
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • Pimentón dulce
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Aceite de oliva refinado o de girasol
  • Sal y pimienta negra recién molida

PREPARACIÓN:

Pondremos una olla a calentar con agua, mientras hierve, cortaremos las judías en trozos pequeños. Las coceremos en el agua  unos 5 minutos, máximo pues no queremos que se pasen. 

Mientras hierven, prepararemos un recipiente con agua fría y hielo y a los cinco minutos sacaremos las judías y las pasaremos por el agua fría para parar la cocción. Las sacamos del agua y las reservaremos. Veréis que color más bonito que han cogido. 

Poner en un bol 8 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, el perejil, el ajo aplastado con el lado de un cuchillo, las aceitunas (podéis cortarlas a rodajas), sal y pimienta negra. Remover y reservar.

Cortar el bacalao en trocitos pequeños. Poner abundante pimentón en un bol y rebozar en él el bacalao haciendo que se impregne por todas las caras. Cuando ya esté rebozado sacudirlo bien para quitar el exceso de pimentón ya que si quedan grumos luego se reseca demasiado.  

A continuación pondremos una cazuela al fuego con aceite pero a baja temperatura. Introduciremos el bacalao y lo mantendremos a fuego muy suave hasta que empiecen a salir pequeñas burbujas del pescado. 

A partir de ese momento apagaremos el fuego y lo dejaremos un par de minutos para que se acabe de hacer. 

Pasado ese tiempo sacaremos el bacalao con cuidado con una espumadera y resérvaremos. 

Mezclaremos las judías con con la mayor parte del aliño que hemos hecho con el aceite y las aceitunas, pero retiraremos el ajo.  Nos reservaremos una parte de este aliño para ponerlo por encima del bacalao. 

Ahora emplataremos empezando por poner una base de judías con su aliño y el bacalao por encima rociando con el resto del aliño. 

Se puede servir caliente o a temperatura ambiente. Pero de cualquiera de las dos maneras, a disfrutar!!

Ensalada de kale y salmón ahumado


Ya os puse unas cuantas recetas de kale hace unos meses pero hoy voy a poner otra, que siempre viene bien. Ya os expliqué que era la col kale o col rizada y en esta receta, combinada con salmón ahumado y el aliño “oriental” adquiere  unos sabores y texturas, que la hace deliciosa. 

Aunque es una ensalada fácil y rápida, os recomiendo que la hagáis con tiempo y que dejéis reposar la col una vez aderezada para que se ablande y sea más agradable comerla cruda. 

INGREDIENTES

  • Col kale, 
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE), 
  • Aceite de sésamo, 
  • Vinagre de manzana
  • Salsa de soja, 
  • Semillas de sésamo blancas y negras recién tostadas, 
  • pimienta 
  • salmón ahumado, 

PREPARACIÓN. 

Lavaremos las hojas de kale y las escurriremos bien, retiramos los tallos (resérvalos para un caldo o un batido, por ejemplo) y cortaremos las hojas. (Últimamente he encontrado kale de cuarta generación, es decir ya cortada y lavada en bolsas. Podéis buscarlas porque cada vez es más habitual. Por ejemplo en el Mercadona ya tienen. Como siempre recomiendo el uso de Kale ecológica). 

En un recipiente mezclaremos el aceite de oliva, el aceite de sésamo, el vinagre y la salsa de soja.

Pondremos la Kale en un cuenco amplio Y verteremos sobre ella  el aderezo y mezclaremos bien, presionando las hojas para que queden bien impregnadas lo dejaremos reposar para que se ablande un poco. Condimentaremos con la pimienta y volveremos a mezclar.

Tostaremos un poco las semillas de sésamo blancas y negras y resérvaremos . 

Ahora cortaremos el salmón en tiras y lo incorporamos al cuenco con la Kale , junto a las semillas de sésamo, y mezclaremos de nuevo.

Ahora, sólo tendremos que emplatar y a disfrutar!

mejillones al vapor


Los mejillones son un alimento muy sano. Con ellos se pueden hacer infinidad de elaboraciones diferentes y una de ellas, quizá la más simple, son los mejillones al vapor. Però, no por ser simple deja de ser   exquisita

Los mejillones al vapor son una una receta sencilla y que resulta muy rica de comer, tanto como tapeo o bien como entrante.
INGREDIENTES :

  • Un kilo de mejillones frescos
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de agua mineral
  •  2 limones
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Perejil fresco 

PREPARACIÓN :

Lo primero que debemos hacer, es inspeccionar los mejillones, desechando todos aquellos que estén abiertos o rotos, nos ahorraremos problemas de salud. 

Hay que emplear siempre mejillones bien frescos y que no sean demasiado pequeños, para que así tras cocinarlos nos queden con un buen tamaño.

Con un cuchillo iremos rascando toda la cáscara y eliminando las conchas que tengan adheridas. Tendremos que quitar también las barbas de los mejillones. Para retirar las barbas lo mejor es sujetar con el cuchillo (o la mano) y tirar hacia el lado estrecho de la concha, así con este movimiento conseguimos extraerlas, y al acabar, los lavamos bien con agua para quitar todos los restos. 

Mientras los mejillones escurren, vamos a poner una olla a calentar a fuego medio, en la que echaremos los dientes de ajo pelados y troceados, un poco de sal, un chorrito de aceite de oliva virgen, el jugo de los limones exprimidos, un poco de perejil picado, el agua y el vino blanco y lo mantendremos a fuego medio hasta que comience a hervir. 

Una vez empieza a hervir, echamos los mejillones en la olla, bajamos un poco la intensidad del fuego y tapamos la olla, que dejaremos así unos 5 o 6 minutos, para que se abran por completo los mejillones. Podemos ir moviéndolos un poco de arriba abajo para que vayan mojándose con la salsa. 

Si tras ese tiempo alguno no se abre, los dejamos otro par de minutos más y si siguen sin abrirse los desechamos, ya que posiblemente estarían en mal estado.. 

Los podemos servir en la misma olla, como suelen hacer los belgas o los podemos presentar en un plato quitando la parte de la cáscara vacía. Yo particularmente soy partidario de servirlos en la olla que cada uno coja lo que le apetezca. Siempre es bueno estar reunidos alrededor de una comida. 

Aquí vemos un fantástico aperitivo en la terraza con mejillones y cañaíllas

Así que ya sabéis. A disfrutar!!

Cañaíllas con vinagreta de mostaza

Hoy he pasado por la pescadería y he comprado  cañaíllas. (La cañadilla o cañaílla (Bolinus brandaris) es un molusco gasterópodo marino que vive en aguas poco profundas muy típico del Mediterráneo que se reconoce enseguida por ser bastante robusto y con grandes espinas dispuestas en hileras alrededor de la concha. )

Y en seguida me he acordado del último pica-pica que hicimos con los compañeros de marxa en Palamós. Y a ellos (y a vosotros) les voy a dedicar esta receta. 

Os pongo una curiosidad de las cañaíllas, su primer uso intensivo fue industrial: de sus glándulas branquiales los fenicios extraían el tinte púrpura, con el que se teñían los ropajes de las clases dirigentes, ya veis y ahora nos la comemos!

INGREDIENTES:

  • Cañaíllas 
  • 2 hojas de laurel
  • 3 vasos de agua de mar (o agua con sal)
  • Sal
  • Hielo



PREPARACIÓN 

Lo primero que haremos unas horas antes de empezar a prepararlas será ponerlas en agua fría con sal e ir cambiando el agua cada cierto tiempo, unas 3 o 4 veces. Luego las pasaremos por agua fría para terminar de limpiarlas.

Revisadlas bien y tirar las que estén vacias ya que si alguna que no está bien desprende un olor desagradable cuando las hervimos.

Pondremos agua a hervir y añadiremos 70 gr. de sal por litro de agua (también podemos utilizar agua de mar). Cuando el agua esté hirviendo introduciremos dos hoja de laurel y las cañaillas y esperaremos a que el agua vuelva a hervir otra vez. Una vez vuelva a hervir las dejamos 12 minutos. 

Cuando ha pasado ese tiempo, la sacamos y las introducimos en agua con hielo y sal para parar la cocción y que la carne se contraiga y sea más fácil de comer y, en principio ya estarían listas para degustar.

Pero para que aún queden más buenas les pondremos una salsa. Se suele utilizar una salsa de allioli  pero en esta ocasión y en honor a mis colegas las voy a preparar con una Vinagreta con Mostaza

Este tipo de vinagreta os va a resultar muy útil para acompañar muchos platos (ideal para el marisco), y que se prepara en un periquete.

INGREDIENTES
:

  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • Sal y Pimienta 

PREPARACIÓN:
Cogeremos un cuenco y mezclaremos el aceite de oliva virgen y la mostaza de Dijon, con un tenedor hasta que estén bien mezclados. Una vez que los hemos mezclado añadiremos el vinagre y salpimentamos al gusto, y volvemos a mezclarlo todo. 

Después añadimos el zumo de limón recién exprimido. Volvemos a mezclar hasta que quede una vinagreta homogénea, corregiremos el punto de sal y pimienta. 

Bien, pues ya sólo nos queda servir las cañaíllas junto con la salsa y a disfrutar!!