Gambas a la plancha

Pocas comidas hay que tengan el éxito de unas gambas y sean tan fáciles de preparar.

Las gambas, gustan a casi todo el mundo y, desde luego, son paleo. Pero, por otra parte, tienen muchos beneficios. Además de tener muy pocas calorías, son ricas en proteínas y tienen pocas grasas e hidratos de carbono.

Además de nutritivas tienen un alto porcentaje de minerales saludables, en especial el yodo.

De todas maneras, si tenéis gota, el colesterol alto, o hipertensión comerlas con moderación.

INGREDIENTES:

  • Gambas o langostinos (a elegir)
  • Sal gorda
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Ajo
  • Perejil fresco

PREPARACIÓN:

Indico en los ingredientes que hay diferentes opciones a la hora de elegir el producto principal. , Gambas hay de muchos tipos. También hay diferencias de precio según temporada así que, eligiremos la que mejor se nos adapte. Es conveniente que sea grande.

Yo en esta preparación he utilizado gambon, aunque El nombre de gambon no es correcto es simplemente el nombre con el que se comercializa, habitualmente el langostino argentino

Lo primero que haremos será poner un poco de aceite a calentar y haremos una “cama” en la sartén con la sal gorda. Aquí está uno de los trucos de la receta. Esta cama de sal nos permitirá que no se enganchen las gambas a la sartén. Además, aunque pongamos mucha sal, la gamba cogerá la cantidad que precise.

Mientras se calienta el aceite, iremos picando muy pequeñitos los ajos y el perejil.

Una vez que el aceite esté caliente, ojo, sin que llegue a humear, iremos poniendo las gambas en la sartén o plancha.

Cuando veamos que empiezan a cambiar de color por un lado (Unos dos minutos) les daremos una vuelta y las pondremos por el otro durante un minuto.

Ahora, tiraremos por encima el ajo y el perejil para que vayan tomando sabor.

Como veis, una receta super fácil y además super sana.

Ya solo nos quedará servirlas y… A disfrutar!!

Anuncios

Lubina al horno

Navidad, tiempo de excesos y comidas pantagruélicas. Por eso, hoy es voy a poner un plato super sencillo y sano para que toméis entre fiesta y fiesta.

Porque si bien hay que pasarse si no queda más remedio 😉 es conveniente que luego hagamos un poquito de bondad.

Para eso, nada mejor que un plato de lubina al horno. La lubina, con su sabor rico y mantecoso, cuando se cocina bien, tiene la cualidad de derretirse en la boca.

Como se trata de un plato libre de excesos, haremos una receta con pocos ingredientes, aunque, no por eso menos exquisita y, ademas, es extremadamente fácil de preparar.

INGREDIENTES (para dos)

  • Dos lubinas cortadas en filetes
  • Un par de ajos
  • perejil fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta blanca

PREPARACIÓN:

Empezaremos poniendo el horno a calentar a 200ºC.

Una vez tengamos los filetes cortados, desescamados y limpios los secaremos bien.

Chafaremos los ajos, les quitaremos la piel y los cortaremos pequeñito. También cortaremos pequeño el perejil fresco.

Pondremos en un mortero los ajos, el perejil, la sal, y el aceite de oliva. Machacaremos bien hasta tener una especie de salsa.

Cogeremos una bandeja de horno, y pondremos papel de hornear.

Pondremos los filetes de lubina encima del papel de hornear con la piel hacia abajo y los pintaremos con la salsa.

Ya solo tendremos que introducir la bandeja en el horno y hornear unos 10 minutos.

Y con estos sencillos pasos ya tendremos un plato sano y suave para contrarrestar los excesos de Navidad.

Ya solo nos queda emplatar y… A disfrutar!!

Recetas de Navidad

Hola a tod@s. Ya queda poquito para la Navidad y ya me empezáis a pedir recetas para estas fiestas.

Como ya llevamos más de 200 recetas, os he hecho un pequeño resumen con unos primeros, unos platos principales y unos postres de los que podéis elegir alguno y montaros así vuestro propio menú de Navidad, nochebuena, fin de año o cualquier fiesta que queráis disfrutar.

Espero que os sean útiles y que os ayuden a eliminar el estrés pre-fiestas en la que no sabemos que poner en la mesa.

Y bueno, ya me contaréis cómo os ha ido.

Primeros platos

Plato principal

Postres

Y como siempre, ya sabéis disfrutar cocinando y claro, comiendo, pues también…. a disfrutar!!

Bacallà a la llauna (bacalao a la lata)

El bacalao se puede hacer de mil maneras, de hecho en este blog os he puesto bastantes:

  • En forma de empedrat
  • En salsa con angulas
  • Al horno con crujiente de corteza de cerdo.
  • Y más…

El bacalao siempre  ha sido un pescado muy sufrido Gracias a su buena conservación, por lo que ha sido habitualmente el único pescado de las zonas de interior (por suerte esto ha cambiado) pero esta costumbre dio recetas fantásticas.

Hoy os pongo esta receta típica Catalana (con algún toque paleo)

El bacalao a la (llauna) “lata” es un plato típico de la cocina catalana. Algunos lo consideran una receta típica barcelonesa. En las tierras de Lleida es famosa una versión caracterizada por añadir judías

Se llama a la lata porque se hace encima de una bandeja de horno, en tiempos antiguos este tipo de bandejas tenían los laterales muy altos y daba una sensación de que fuera una lata. Aunque no os pongáis nerviosos porque también lo podéis hacer en una cazuela de barro o de cualquier otro tipo

INGREDIENTES (para 2)

400 g. de bacalao al punto de sal

  • Una cucharadita de pimentón de la Vera
  • 1 vaso de vino blanco (en este caso como me sobraba vino rosado usé ese)
  • 3 dientes de ajo
  • Harina de trigo sarraceno
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil fresco
  • Sal (opcional)
  • PREPARACIÓN:

Cortaremos el bacalao en trozos medianos, si están mojados, los secaremos, una vez secos los salpimentamos y los  enharinamos. He utilizado harina de trigo sarraceno (fajol) porque además de ser sana no tiene gluten y así esta receta puede ser ideal para celíacos. Pues así lo haremos, Los pasaremos por la harina de trigo sarraceno para que queden bien rebozados.

Añadiremos el aceite a la sartén y lo calentaremos. Cuando el aceite esté caliente incorporaremos los trozos de bacalao enharinados y los freímos a fuego medio.

Cuando estén fritos los sacamos y los colocamos en nuestra llauna o en el recipiente que decidáis, de barro o en la llauna si habéis optado por este recipiente.

Cortamos en láminas los dientes de ajo y los doramos en el mismo aceite donde hemos frito el bacalao.

Cuando empiecen a coger color añadimos el pimentón e inmediatamente después el vaso de vino. Se suele hacer con vino blanco pero yo, en esta ocasión, tenía vino rosado que me había sobrado de la comida anterior así que lo puse, la verdad que también queda muy bueno.

Una vez puesto el vino,  lo dejaremos hervir para que se evapore el alcohol. Una vez evaporado el alcohol vertemos el contenido de la sartén sobre los lomos de bacalao que tenemos en la llauna. 

Mientras tanto ponemos el horno a calentar a 180 °C

Picamos el perejil bien pequeñito y  y lo echamos por encima del bacalao.

Y por último lo hornearemos a 180° C durante unos 10-15 minutos.

Servimos bien caliente.

y ya sabeis, a disfrutar!!

salmón a la plancha con salsa de yogurt

Hola, hoy os pongo una receta que también, como viene siendo habitual, es super fácil y rápida.

Yo cocino bastante con salmón, porque, como pescado azul es muy saludable y porque tiene muchas cualidades, entre ellas, que nos aportan Omega 3 entre otros nutrientes.

Hacer este salmón no tiene mucho misterio, la diferencia es la salsa. Esta salsa que os enseñaré ahora la podéis utilizar para el salmón y para otros tipos de pescado.

INGREDIENTES: (para2)

  • 2 filetes de salmón fresco
  • 1 yogurt griego natural
  • 1 Diente de Ajo
  • 1 Cucharada sopera de Mostaza
  • 1 Limón
  • 1 Cucharada sopera de Aceite de oliva
  • 1 Pizca de Sal y Pimienta

PREPARACIÓN:

Empezaremos preparando la salsa de yogurt. Aunque parezca raro, esta salsa es fría, pero ya veréis que el contraste con el salmón caliente es muy bueno.

Picaremos el diente de ajo muy, pero que muy pequeñito.

A continuación, mezclaremos el yogurt griego con la mostaza, el ajo que acabamos de picar, el aceite de oliva, una pizca de pimienta Y exprimimos el limón añadiendo el jugo.

Removeremos todo hasta que se integre en forma de salsa.

Una vez lista, la cubrimos con plástico film y la dejamos reposar unos 15 minutos en la nevera.

Una vez la salsa en la nevera, salpimentaremos los trozos de salmón.

Calentaremos la plancha, y poniendo un poquito de aceite cocinaremos el salmón unos tres minutos por lado

Emplatamos poniendo en la base del plato la salsa de yogur y encima de ella los trozos de salmón y, claro, ya sabéis… a disfrutar!!

Salmón marinado al horno

Con este plato de salmón al horno saborearéis lo mejor del pescado azul y el fantástico sabor de las hierbas aromáticas.

Aunque las hierbas aromáticas son fáciles de localizar en el mercado, hay que tener en cuenta que también son muy fáciles de cultivar. Por lo que os recomiendo que, siempre que podáis tengáis un poquito de huerto urbano en el que plantar vuestras propias hierbas aromáticas Ya veréis que el resultado es muchísimo mejor y además, más económico

INGREDIENTES: (para 2)

  • 2 filetes de salmón
  • Unas hojas de perejil fresco picado
  • Unas hojas de albahaca fresca
  • Unas hojas o una ramita de tomillo fresco
  • 2 dientes de ajo
  • Un poco de fumet de pescado, o en su defecto una pastilla de caldo de pescado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • El jugo de 1 limón
  • Sal y Pimienta

PREPARACIÓN


Primero prepararemos la marinada, para ello, picaremos las hierbas y los ajos. (Podéis cambiar las hierbas y poner las que más os gusten, aunque con estas quedan fenomenal)

A continuación mezclaremos en un bol los dientes de ajo picados, las hierbas, la pimienta negra, la sal, el jugo de limón y el aceite de oliva. Añadiremos también una pastilla de caldo de pescado ( si tuviéramos caldo concentrado, tipo fumet también sería el momento de añadirlo en lugar de la pastilla)

Ahora pondremos el marinado sobre el salmón. Y lo dejaremos reposar una hora aproximadamente en la nevera, dándole alguna vuelta para que el salmón coja el sabor por todas partes. Ojo, no lo dejéis mucho más tiempo marinando porque entonces puede ser que coja demasiado sabor y no quede como debiera

Precalentaremos el horno a 190ºC.


Colocaremos el salmón en una fuente de horno, o si hacéis como yo, que lo he marinado en una cazuela que puede ir al horno pues perfecto así ahorráis un cacharro.

Por último ponéis un chorrito de aceite de oliva por encima y cubriremos la fuente con papel de aluminio.

Coceremos el salmón unos 15-20 minutos en el horno y cuando lo tengamos lo servimos bien caliente.

y ahora, ya sabéis, a disfrutar!!

Ensalada de melva y queso fresco de cabra


La veía en la estantería pero no la había utilizado todavía en mis recetas, me estoy refiriendo a la Melva. 

La melva pertenece a la familia de los Scombridae, como el atún, el bonito o la caballa entre otros. Como todos los pescados azules la melva es un alimento muy saludable y de elevado valor nutricional, ideal para mantener una dieta sana y equilibrada, típicamente mediterránea. También es muy recomendable para mujeres embarazadas y para la alimentación infantil.

la melva  es una excelente fuente de proteínas y de minerales como el magnesio, el fósforo, el hierro y el yodo, y vitaminas del grupo B, A y D. Se encuentra entre los pescados que poseen entre un 5 y un 10% de grasa, es rico en ácidos grasos omega-3 que previenen las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Pues eso, que con un producto como este seguro, que sale un magnífico plato. Y ahora que ya estamos en verano, apetitoso y fresco

INGREDIENTES (para 2)

  • Ensalada tipo mezclum o similar
  • Queso fresco de cabra (si no tienes de de cabra puedes utilizar algún otro fresco) 
  • Una lata de Melva en aceite de oliva
  • Reducción de vinagre balsámico de Módena
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Pondremos los diferentes tipos de ensalada en un bol y los cortaremos para que queden más pequeños que sean más fáciles de comer. Cortaremos también el queso en trocitos. Y claro, solo falta trocear también la Melva. 

Pues, cuando ya tengamos todo troceado lo ponemos en un bol y lo mezclamos. Una vez mezclado lo aliñaremos con sal, pimienta, aceite de oliva virgen extra   (podemos utilizar el aceite que llevaba la conserva de Melva) y reducción de vinagre de Módena. 

Y ahora, solo nos queda emplatar y servir y como siempre, a disfrutar!!