brandada de coliflor

Vamos a comer verdura!! Ante esta afirmación son pocos los que se decantan por la coliflor.

La coliflor es una planta de la familia Brassicaceae, a la que también pertenecen el brócoli, el romanesco, las coles de bruselas, la col, el repollo, el colinabo y la col china. Siendo tan común en cualquier mercado y sabiendo que uno de los puntos a su favor es que, es una verdura muy barata, no es precisamente de las más apreciadas. Eso suele ser debido a que la asociamos a la típica coliflor hervida de olor desagradable.

Pero, como ya os he mostrado en otros posts (crema de coliflor con tierra de ajo negro, la coliflor con salsa barbacoa, o el falso cuscus de coliflor y frutos secos) este humilde vegetal puede ser la base para exquisitas recetas que mucho se alejan de la típica coliflor hervida.

Por ese motivo, hoy os voy a enseñar a hacer una “brandada” de coliflor. Efectivamente a la palabra brandada siempre le sigue …de bacalao, pero hoy os enseño una bastante más fácil y sobre todo mucho más económica.

INGREDIENTES (para dos)

  • 1/2 Coliflor,
  • Aceite de oliva virgen extra,
  • 2 dientes de ajo
  • Una pizca de sal
  • Cayena molida,
  • Zumo de limón, (opcional)

PREPARACIÓN :

Tomaremos la coliflor y la partiremos más o menos por la mitad. A continuación iremos sacando las flores o ramitos y les iremos quitando los tallos, de manera que nada más nos queden las flores en trozos pequeños.

Si queremos podemos cocerla de la forma tradicional pero yo prefiero ponerla en una vaporera para microondas (tipo LEKUE) y cocinarla durante 12 minutos a 800 W.

Cuando esté la sacamos, y la dejamos enfriar.

Mientras se hace la coliflor podemos preparar los ajos. Para ello, los pelaremos, sacaremos el germen (para que no repita) y los laminaremos. Pondremos el aceite (unos 90ml) a calentar y añadiremos los ajos a fuego lento hasta que se doren.

Cuando estén dorados los pondremos en el vaso de la batidora junto con la coliflor y el aceite, un poco de sal y trituramos bien hasta tener una mezcla homogénea y emulsionada.

Si os da miedo que el ajo pudiera quedar muy fuerte, siempre podemos bajar un poco el sabor añadiendo un poco de zumo de limón, aunque al dorar los los ajos siempre pierden un poco de fuerza

Por último, antes de servir espolvorearemos por encima un poco de cayena picada y, ya estaría.

Ahora solo nos quedará reconocer que la coliflor también puede ser buena y ahora, a disfrutar!!

Anuncios

Auténticos spaghetti “a la carbonara”

Hola, hoy os voy a poner una receta que no es paleo pero que es tan habitual y que nos saca de tantos apuros que no he podido prescindir de ella.

Lo primero que tengo que decir, es que hay sitios donde proclaman que tienen espaguetis a la Carbonara pero no lo son en absoluto ya que, el primer error es poner crema de leche, los verdaderos Carbonara no llevan crema de leche. Es decir, que pueden estar muy buenos pero que los llamen de otra manera.

Para algunos la palabra carbonara proviene de carbone, que en italiano es la denominación de carbón (Carbonari), y se cree que el nombre del plato tiene su origen en el plato típico de los elaboradores de carbón vegetal en los Apeninos. ¿Veis algún minero llevando su botellita de crema de leche para ir a la mina?

De hecho, los carboneros se los comían fríos , como si fuera un bocadillo ya que al enfriarse el almidón de la pasta y del huevo formaban una pasta más fácil de llevar en la bolsa al trabajo.

Lo que pasa es que, hacerlos con crema de leche es mucho más fácil ya que le damos una untuosidad y cremosidad que sin ella es un poco más complicado.

Aunque, si seguís mis pasos o saldrá perfecto y no tenéis que poner crema de leche. Bueno, cada uno puede hacer lo que le parezca pero esta es una opción si lo queréis es seguir la receta tradicional del Lacio y más concretamente de Roma.

Por cierto, también podéis hacer este plato utilizando calabacin en lugar de espaguetis y en ese caso si sería paleo, como hemos hecho en estas otras recetas.

Espaguetis de calabacín a la carbonara.

O los espaguetis al pesto de aguacate

INGREDIENTES:(para 3)

  • – 300 g de buenos spaghetti
  • – 3 yemas de huevo
  • – 150 g de tocino ibérico
  • – 150 g de queso Pecorino o Parmigiano rallado
  • – Pimienta negra
  • – Sal
  • – Aceite de oliva virgen extra
  • – Tomillo picado
  • – nuez moscada

PREPARACIÓN:

Comenzaremos poniendo a hervir la pasta en una olla con abundante agua que salaremos en el momento que empiece a hervir. Y sobre todo!! No pongáis aceite en el agua, no es verdad que así no se peguen los espaguetis. La manera que no se peguen los espaguetis es sacarlos del agua con unas pinzas y no vaciando el agua, ya que así todo el almidón que se quedo abajo cae encima de los espaguetis apelmazándolos.

Mientras hierve el agua, troceamos el tocino y lo salteamos en una sartén con un chorrito de aceite ( muy poco, que el tocino ya tiene su propia grasa) y pimienta.

Cogeremos un bol y batiremos las yemas de los huevos, si queréis poder introducir una clara (El resto las podéis aprovechar para hacer una tortilla aburrida)

Tomaremos nota de las indicaciones del fabricante para hacer la pasta al dente. Un minuto antes de ese tiempo, es decir antes de que la pasta esté cocida, la sacamos de la olla empleando unas pinzas o un utensilio especial para la pasta y la escurrimos.

A continuación la añadimos a la sartén donde tenemos el tocino para terminar de cocinarla. Para que no se acabe secando, añadiremos un poco del agua de cocción, (un par de cucharadas)

Agregamos a la sartén, el queso rallado y las yemas batidas y removemos intentando que las yemas queden cremosas y que no cuajen formando tortilla.

Cuando la pasta esté lista la emplatamos, podemos rectificar de sal, contando que el tocino ya lleva. Añadimos un poco de tomillo picado y un poquito de aceite y servimos.

Para degustarla podemos poner un poco más de queso y si queremos, también podemos añadir un poco de nuez moscada rallada.

Ahora solo necesitaremos llevarla a la mesa, y a disfrutar!!

“Carpaccio” de sandía

Se acerca el invierno!! Pero de momento todavía podemos encontrar sandías.. Y que mejor manera que despedir al verano que este Carpaccio de sandía. En realidad el nombre no sería el más adecuado ya que el Carpaccio es un plato que se prepara con filetes muy finos de buey crudo, pero como la sandia está cortada en trozos muy finos parecería un trampantojo, así que con el nombre se queda.

INGREDIENTES:

• Sandía

• Queso Grana Padano (parmesano)

• Aceite de oliva virgen extra

• Escamas de sal

PREPARACIÓN :

Cortamos un trozo de sandía dependiendo de los comensales.

De ese trozo cortamos “filetes” muy finos. Deben ser casi transparentes, por lo que si tenemos habilidad con el pelapatatas podemos utilizarlo, si no, deberemos utilizar un cuchillo muy afilado.

Pondremos estos “filetes” en un plato imitando un Carpaccio.

Ahora cortaremos unas finas lascas de queso. En este caso utilizar el pelapatatas será bastante fácil. Ahora cogeremos esas lascas y las pondremos por encima de la sandía Y añadiremos un poco de aceite de oliva virgen extra.

Para acabar, le pondremos por encima unas escamas de sal, yo le he puesto de sal de Nepal pero puede ser de otro tipo.

Ahora, solo nos quedara servirlo, y a disfrutar!!

Mi nueva barbacoa

Ya os he comentado y os he enseñado fotos de mi nueva cocina, pero es que además, he instalado una nueva barbacoa, en la que muy pronto os podré mostrar platos igual, o más suculentos que los que hemos visto hasta ahora.

Al principio empecé a probar con las típicas barbacoas que solemos hacer todos. Pero una vez ya le voy cogiendo el punto al carbón empezaré hacer nuevas recetas que os iré mostrando.

Por otra parte, ¿que hay más paleo que cocinar en una barbacoa?

Pues, lo dicho tanto si tienes barbacoa como no, vive la vida, y a disfrutar!!

Ensalada de melva y queso fresco de cabra


La veía en la estantería pero no la había utilizado todavía en mis recetas, me estoy refiriendo a la Melva. 

La melva pertenece a la familia de los Scombridae, como el atún, el bonito o la caballa entre otros. Como todos los pescados azules la melva es un alimento muy saludable y de elevado valor nutricional, ideal para mantener una dieta sana y equilibrada, típicamente mediterránea. También es muy recomendable para mujeres embarazadas y para la alimentación infantil.

la melva  es una excelente fuente de proteínas y de minerales como el magnesio, el fósforo, el hierro y el yodo, y vitaminas del grupo B, A y D. Se encuentra entre los pescados que poseen entre un 5 y un 10% de grasa, es rico en ácidos grasos omega-3 que previenen las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Pues eso, que con un producto como este seguro, que sale un magnífico plato. Y ahora que ya estamos en verano, apetitoso y fresco

INGREDIENTES (para 2)

  • Ensalada tipo mezclum o similar
  • Queso fresco de cabra (si no tienes de de cabra puedes utilizar algún otro fresco) 
  • Una lata de Melva en aceite de oliva
  • Reducción de vinagre balsámico de Módena
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Pondremos los diferentes tipos de ensalada en un bol y los cortaremos para que queden más pequeños que sean más fáciles de comer. Cortaremos también el queso en trocitos. Y claro, solo falta trocear también la Melva. 

Pues, cuando ya tengamos todo troceado lo ponemos en un bol y lo mezclamos. Una vez mezclado lo aliñaremos con sal, pimienta, aceite de oliva virgen extra   (podemos utilizar el aceite que llevaba la conserva de Melva) y reducción de vinagre de Módena. 

Y ahora, solo nos queda emplatar y servir y como siempre, a disfrutar!!

Wrap o tosta de Kale, salmón y revuelto de ajetes. 

Esta receta casi la podríamos llamar una receta de restos. La verdad es que tenía que hacer una cena y tenía la nevera temblando así que me dije,  vamos a ver lo que hay y de lo que hay, lo que podemos sacar. Y la verdad, el resultado ha sido muy bueno. Ya sabéis, si hay buen producto nada más hace falta un poquito de imaginación. 

Os voy a poner los ingredientes, por lo menos se que con estos sale bien, pero podéis hacer las variaciones que queráis pues como os he dicho el truco es abrir la nevera y a la aventura!!

INGREDIENTES: (más o menos jeje)

  • Unas tortitas o unas buenas rebanadas de pan (en este momento el paleo tiembla, pero era un apuro y ya sabéis que no me gusta ser estricto en exceso)
  • Salmón
  • Col Kale 
  • Aguacate
  • Tomate
  • 2 Huevos
  • Ajos tiernos 
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

Primeramente, pelaremos el aguacate y el tomate (en la foto salen 2 pero al final puse 1) y lo trituramos para hacer una salsa (tipo guacamole) y la reservamos. 

Cortamos los ajos tiernos en rodajas pequeñas y los ponemos en una sartén con un poco de aceite y un poco de sal y los doramos. Mientras se doran, batiremos los huevos y luego se los tiraremos por encima a los ajos para hacer un revoltillo. Como ya os he dicho en alguna otra ocasión, podéis obviar batirlos aparte y tirarlos directamente y mezclarlos en la misma sartén. Eso va a gustos. Una ves tengamos el revoltillo lo reservamos. 

Ahora tendremos que tomar una decisión. Caer en la tentación de los hidratos y utilizar las tortitas o el pan, o ser fuertes y utilizar estos ingredientes para hacer una ensalada. Cualquiera de las dos formas triunfará.  En esta ocasión, la compañía “exigía” optar por los wraps. 

Pues, si utilizamos las tortitas, extenderemos sobre ellas la salsa y a continuación el resto de los ingredientes, el salmón, el revoltillo y la col Kale. Ahora salpimentamos al gusto, enrrollamos y ya lo tenemos. 

Si optamos por hacer la ensalada, solo tendremos que poner en un bol los ingredientes y aliñarlos con la salsa. 

En cualquier caso, ya sea en wrap, sobre pan o en ensalada seguro que triunfa y ya sabes, a disfrutar!!

mejillones al vapor


Los mejillones son un alimento muy sano. Con ellos se pueden hacer infinidad de elaboraciones diferentes y una de ellas, quizá la más simple, son los mejillones al vapor. Però, no por ser simple deja de ser   exquisita

Los mejillones al vapor son una una receta sencilla y que resulta muy rica de comer, tanto como tapeo o bien como entrante.
INGREDIENTES :

  • Un kilo de mejillones frescos
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de agua mineral
  •  2 limones
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Perejil fresco 

PREPARACIÓN :

Lo primero que debemos hacer, es inspeccionar los mejillones, desechando todos aquellos que estén abiertos o rotos, nos ahorraremos problemas de salud. 

Hay que emplear siempre mejillones bien frescos y que no sean demasiado pequeños, para que así tras cocinarlos nos queden con un buen tamaño.

Con un cuchillo iremos rascando toda la cáscara y eliminando las conchas que tengan adheridas. Tendremos que quitar también las barbas de los mejillones. Para retirar las barbas lo mejor es sujetar con el cuchillo (o la mano) y tirar hacia el lado estrecho de la concha, así con este movimiento conseguimos extraerlas, y al acabar, los lavamos bien con agua para quitar todos los restos. 

Mientras los mejillones escurren, vamos a poner una olla a calentar a fuego medio, en la que echaremos los dientes de ajo pelados y troceados, un poco de sal, un chorrito de aceite de oliva virgen, el jugo de los limones exprimidos, un poco de perejil picado, el agua y el vino blanco y lo mantendremos a fuego medio hasta que comience a hervir. 

Una vez empieza a hervir, echamos los mejillones en la olla, bajamos un poco la intensidad del fuego y tapamos la olla, que dejaremos así unos 5 o 6 minutos, para que se abran por completo los mejillones. Podemos ir moviéndolos un poco de arriba abajo para que vayan mojándose con la salsa. 

Si tras ese tiempo alguno no se abre, los dejamos otro par de minutos más y si siguen sin abrirse los desechamos, ya que posiblemente estarían en mal estado.. 

Los podemos servir en la misma olla, como suelen hacer los belgas o los podemos presentar en un plato quitando la parte de la cáscara vacía. Yo particularmente soy partidario de servirlos en la olla que cada uno coja lo que le apetezca. Siempre es bueno estar reunidos alrededor de una comida. 

Aquí vemos un fantástico aperitivo en la terraza con mejillones y cañaíllas

Así que ya sabéis. A disfrutar!!