Recetas para Halloween

Ya llega la fiesta de Halloween. Aunque en casa, celebramos una tradición más nuestra  el día de todos Los Santos que se celebra un día después de Halloween, el 1 de Noviembre.

Pero ya celebréis una u otra, hay varios platos que son típicos. No os voy a poner recetas nuevas, más que nada porque estoy bastante liado con diferentes temas. Pero sí que os voy a pasar recetas anteriores para que con solo un post las podáis tener todas a mano.

Normalmente, cuando tecleas recetas de Halloween en internet acostumbran a poner recetas terroríficas. Que si pasteles con ojos, dedos de bruja, huesitos de zombie, o cosas similares. Yo no os pongo esto, os pongo recetas con productos de la temporada como pueden ser el Boniato o la calabaza ya que si vaciamos una calabaza, algo tendremos que hacer con el relleno…

Panellets

Magdalenas de calabaza, estás no serían al 100 × 100 de Halloween pero si decoramos con calabazas, algo tendremos que hacer con lo de dentro, ¿no?

Pastel de calabaza

ya os he puesto postres, pero por esta época también va muy bien un plato principal como son los boniatos rellenos, o un entrante como

el boniato asado con salsa de yogurt.

O otros platos con boniato o calabaza como:

  • Éstos son algunos ejemplos, pero seguro que si buscáis encontrareis algún otro que os sirva para celebrar la fiesta. Y bien, escojáis uno u otro para celebrar Halloween o la castañada, ya sabéis… A disfrutar!!
  • Anuncios

    Caminar rápido reduce un 20% la mortalidad

    Una gran parte de la humanidad se ha sentado. Y está pagando las consecuencias. La más sofisticada medicina, que sortea tumores, virus o toda clase de destrozos, no logra contrarrestar el efecto de…
    — Leer en www.lavanguardia.com/vida/20181021/452453648649/caminar-rapido-efectos-positivos-salud-reduce-mortalidad.html

    Ensalada de tomate y sardinas

    ¿Quieres una comida rápida y fácil? Pues aquí tienes una.

    No soy muy dado a utilizar latas de conservas para cocinar, pero hay veces que te sacan de un apuro, como en este caso, me apetecía y un plato rápido y esta ensalada era una muy buena opción.

    Hay que decir que una buena sardina en conserva en aceite de oliva es una magnifica opción. Las sardinas en aceite de oliva aportan abundantes proteínas de calidad, muchas grasas saludables, son una buena fuente de calcio (sobre todo si nos comemos las raspas) y de vitamina D que favorece su absorción. Tanto que una lata de sardinas de 100g. aporta tanto calcio como un vaso de leche.

    Aunque es un producto, del que no hay que abusar. Una de las razones es que aportan un alto nivel de colesterol.

    INGREDIENTES:

    • Dos o tres buenos tomates
    • Una lata de sardinas en aceite de oliva
    • Un par de pepinillos en vinagre agridulces.
    • Un puñado de aceitunas negras sin hueso
    • Unas hojas de albahaca fresca
    • Aceite de oliva virgen extra
    • Sal y pimienta

    PREPARACIÓN:

    Empezaremos lavando bien los tomates y como opción los pelamos (yo lo prefiero). Una vez lavados y pelados los cortaremos tamaño bocado.

    Cortaremos también en rodajas las aceitunas y los pepinillos. Recogeremos las hojas de albahaca (a poder ser de nuestro huerto urbano) las lavaremos y picaremos.

    Y ahora, solo nos quedará poner el tomate en el plato, tirar por encima las aceitunas y los pepinillos y añadir las sardinas.

    Ahora tenéis dos opciones , incluir el aceite de la lata o no. , Como consejo, os digo que si la conserva es fiable lo utilicéis ya que impregnará toda la ensalada con el sabor de la sardina.

    De cualquier forma, pondremos un poco más aceite de oliva virgen y salpimentaremos. Podéis rematarla con alguna crema de vinagre tipo balsámico de Módena.

    Y, ahora ya sabéis… A disfrutar!!

    Navajas a la plancha

    Hola, hoy os pongo un plato de marisco que siempre va bien darle una alegría al cuerpo.

    Ya os puse también otros platos de marisco, como las gambas a la plancha o Las cañaillas con salsa de mostaza, aunque siempre podéis hacerlo todo y hacer una comida a base de mariscos.

    Se trata de hacer navajas. Aunque hay que diferenciar las navajas y los longueirones este plato se puede hacer indistintamente con cualquiera de los dos.

    Las navajas tienen una concha ligeramente curva que las diferencia del longueirón que la tiene totalmente recta y más sólida, siendo además más grandes que las navajas.

    Elaboraremos esta receta de un modo muy sencillo dando el protagonismo al producto y no ocultando su sabor con salsas especiadas.

    Se pueden comprar congeladas, aunque yo prefiero comprarlas frescas.

    Si las compramos frescas, antes de cocinar hay que hacer que pierdan la arena. Eso se llama desbabar. Para ello hay que poner un cuenco lleno de agua fría y sal gruesa (una cucharada sopera por cada litro) y dejarlas unas horas para que vayan soltando arena.

    Es mejor ponerlas de modo vertical con el agua cubriéndolas para que suelten bien la arena. Yo acostumbro a cambiarles el agua un par o tres de veces.

    Cuando las saquemos del cuenco, veremos que en el fondo queda la arena. Las pasaremos a otra fuente donde las secaremos un poco.

    INGREDIENTES: (4p)

    1 kg de navajas

    3 dientes de ajo

    Zumo de medio limón.

    Perejil fresco

    Sal gruesa

    Aceite de oliva virgen extra

    PREPARACIÓN

    Ya tenemos las navajas limpias y preparadas, ahora haremos el aliño.

    Para ello pondremos en la batidora el ajo pelado y laminado, el perejil fresco, el aceite de oliva, el zumo de limón y un poco de sal y trituraremos hasta tener una salsa que resérvaremos.

    Pondremos una plancha antiadherente con unas gotas de aceite de oliva con el fuego a tope.

    Cuando esté caliente hacemos una cama con la sal gruesa y colocaremos las navajas con la carne tocando la superficie muy caliente.

    La cama de sal, nos permitirá que no se enganchen a la plancha , y que sea mucho más fácil limpiarla

    Cuando estén sobre la plancha pondremos unas cucharadas del aliño por encima y en unos 30 segundos daremos la vuelta a las navajas poniéndolas con la carne hacia arriba.

    Volveremos a poner aliño y dejaremos unos 30 segundos más.

    Es importante que no las dejemos mucho tiempo al fuego, porque si no se vuelven duras y gomosas.

    Serviremos de inmediato, porque el marisco se ha de comer acabado de cocinar

    Y como siempre… A disfrutar!!

    Revuelto de rossinyols (rebozuelos)

    Aunque todavía no es Otoño, temporada de setas, ya os comenté que fuimos a buscar setas y nos fue muy bien. Ya sea, por el “mono” o porque son las primeras, la verdad es que tenía muchas ganas de empezar hacer recetas con ellas.

    Uno de los tipos de setas que recogimos, fueron Cantharellus cibarius —conocido comúnmente como rebozuelo, anacate o chantarela y en catalán Rossinyols.

    Son unas setas agradables de sabor y tienen un buen rendimiento culinario tanto guisadas como en conserva o secas. La carne es prieta y la convierte en un acompañamiento ideal de carnes, pero aquí os la pongo como un revoltillo, que todavía es más fácil de hacer…

    INGREDIENTES

    • Un par de buenos huevos
    • Un puñado de rossinyols Cantharellus cibarius
    • Un ajo
    • Aceite de oliva
    • Sal

    PREPARACION

    Empezaremos cortando en láminas el ajo y las setas, que las podemos cortar para que no queden tan grandes o, si son pequeñas, dejarlas tal cual.

    Luego pondremos un poco de aceite en la sartén y dejaremos que el ajo vaya friéndose un poquito (ojo que no se queme).

    A continuación tiramos las setas en la sartén y las dejamos que se doren un poco.

    Cuando ya están doraditas tiramos el huevo ( ya os he explicado que hay varias formas de hacer huevos revueltos.

    La más sencilla es, cascar los huevos en un bol y batirlos y luego echar esa mezcla a la sartén.)

    Contad que al haber hecho las setas en la sartén, el aceite está lo suficientemente caliente para verter la mezcla de huevos.

    Iremos agitando mientras volcamos  la mezcla en la sartén. Bajad ahora el fuego a mínimo.

    Es importante que los huevos revueltos no los dejéis mucho tiempo porque, si no, se ponen secos y lo interesante es que queden jugosos. Y también es importante no parar de remover hasta que tengan la  consistencia que queremos.

    Ahora sólo queda salar, si no habíamos salado directamente al hacer la mezcla de los huevos.

    Cuando estén acabados sacar de la sartén porque si lo dejamos en ella se siguen friendo.  Y ya sólo queda emplatar y …a disfrutar!!

    http://www.amazon.es/prime?tag=abartolome21

    http://www.amazon.es/prime?tag=abartolome21

    Tartar de fuet o longaniza

    A esta receta la he llamado tartar, porque tiene pinta de tartar y, parece un tartar pero a diferencia del auténtico tartar, no está hecho con carne cruda, o si, si consideramos cruda la carne del fuet.

    La auténtica receta del tartar tiene diferentes orígenes que no quedan claros. Unos dicen que fue importada de la Polinesia Francesa y viene del apelativo tartare, que en francés significa crudo. Otra versión hace referencia, a los pueblos Tartaros de Asia Central.

    En cualquier caso, yo he decidido hacerla porque aquí en Cataluña, el fuet es un ingrediente muy importante y típico, aunque, si no encontráis fuet, la podéis hacer con cualquier otro tipo de salchichón.

    INGREDIENTES:

    Para picar 4 personas, como aperitivo

    • 70 g de fuet
    • 1 cucharadita de pasas
    • 20 g de pepinillo agridulce
    • 20 g de cebolla roja
    • 1 cucharadita de miel
    • ½ cucharadita de mostaza de Dijon
    • 1 yema de huevo de codorniz
    • 1 vaina de cebollino

    PREPARACIÓN:

    una vez tengamos todas las ingredientes preparados, lo primero que haremos será quitar la piel al fuet.

    Una vez pelado, lo trocearemos y lo pondremos en la picadora junto con las pasas. Trituraremos el fuet y las pasas hasta dejarlo todo fino, pero no triturado del todo.

    Lo pasaremos a un bol. A continuación picaremos a cuchillo el pepinillo y la cebolla.

    Una vez cortadas muy pequeñito, mezclaremos en el bol, el fuet, las pasas, el pepinillo, la cebolla roja, la miel y la mostaza hasta crear una pasta homogénea.

    Ayudándonos de un aro de emplatar formaremos el tartar. Apretaremos bien para que quede consistente.

    Cortaremos el cebollino también pequeñito y espolvorearemos con él el tartar.

    Por último, antes de servir, separaremos la yema de la clara del huevo de codorniz (si no tenéis de codorniz, podéis utilizar uno de gallina) y la pondremos encima del tartar.

    Podemos servirlo solo o acompañado de, por ejemplo, crackers.

    Y, a partir de aquí… A disfrutar!!.

    Boletus (ceps) con mantequilla

    Bueno, pues parece que ha vuelto a comenzar la temporada de setas.

    Este fin de semana los amigos hemos salido a buscar setas, y la verdad es que nos ha ido bastante bien. Así que me he encontrado con varios tipos de setas a los que darle salida.

    Ya os he puesto varias recetas de setas, una que tiene mucho éxito es la butifarra con níscalos. Y desde luego, la super seguida crema de trompetas de la muerte.

    Pero hay más tipos de setas, por lo que esta temporada empezaré por los boletus.

    Entre las setas más valoradas gastronómicamente está el boletus edulis, también conocido como boleto, hongo o honguito (que en Cataluña llamamos Ceps). El Cep (procedente del francés cèpe, derivado del gascón cep, del que deriva el nombre catalán en cep) En inglés se llama king bolete o penny bun. Otro nombre común es porcini (plural del italiano porcino).

    Acostumbro a poneros recetas fáciles pero, en la sencillez de esta radica el secreto de este plato. La receta me la pasó mi colega de setas Andrés y no se equivocó cuando me dijo que estaba exquisita.

    INGREDIENTES

    • boletus edulis (Ceps) frescos
    • mantequilla,
    • sal y pimienta.

    PREPARACIÓN :

    Primeramente, tenemos que limpiar muy bien los boletus (ceps),

    A continuación, los cortaremos en láminas delgadas, aunque suficientemente gruesas para que mantengan su estructura.

    Pondremos una sartén en el fuego y derretiremos un poco de mantequilla ( si utilizamos mantequilla de Soria añadiremos un toque especial, pero se puede hacer con cualquier mantequilla).

    Cuando se empiece a derretir la mantequilla, añadiremos los boletus y les daremos un par de vueltas.

    Cuando empiecen a tomar un color dorado, los retiraremos del fuego y salpimentaremos.

    Si ya disfrutamos al ir a recogerlos, solo nos queda emplatarlos y volver… A disfrutar!!