Wrap o tosta de Kale, salmón y revuelto de ajetes. 

Esta receta casi la podríamos llamar una receta de restos. La verdad es que tenía que hacer una cena y tenía la nevera temblando así que me dije,  vamos a ver lo que hay y de lo que hay, lo que podemos sacar. Y la verdad, el resultado ha sido muy bueno. Ya sabéis, si hay buen producto nada más hace falta un poquito de imaginación. 

Os voy a poner los ingredientes, por lo menos se que con estos sale bien, pero podéis hacer las variaciones que queráis pues como os he dicho el truco es abrir la nevera y a la aventura!!

INGREDIENTES: (más o menos jeje)

  • Unas tortitas o unas buenas rebanadas de pan (en este momento el paleo tiembla, pero era un apuro y ya sabéis que no me gusta ser estricto en exceso)
  • Salmón
  • Col Kale 
  • Aguacate
  • Tomate
  • 2 Huevos
  • Ajos tiernos 
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

Primeramente, pelaremos el aguacate y el tomate (en la foto salen 2 pero al final puse 1) y lo trituramos para hacer una salsa (tipo guacamole) y la reservamos. 

Cortamos los ajos tiernos en rodajas pequeñas y los ponemos en una sartén con un poco de aceite y un poco de sal y los doramos. Mientras se doran, batiremos los huevos y luego se los tiraremos por encima a los ajos para hacer un revoltillo. Como ya os he dicho en alguna otra ocasión, podéis obviar batirlos aparte y tirarlos directamente y mezclarlos en la misma sartén. Eso va a gustos. Una ves tengamos el revoltillo lo reservamos. 

Ahora tendremos que tomar una decisión. Caer en la tentación de los hidratos y utilizar las tortitas o el pan, o ser fuertes y utilizar estos ingredientes para hacer una ensalada. Cualquiera de las dos formas triunfará.  En esta ocasión, la compañía “exigía” optar por los wraps. 

Pues, si utilizamos las tortitas, extenderemos sobre ellas la salsa y a continuación el resto de los ingredientes, el salmón, el revoltillo y la col Kale. Ahora salpimentamos al gusto, enrrollamos y ya lo tenemos. 

Si optamos por hacer la ensalada, solo tendremos que poner en un bol los ingredientes y aliñarlos con la salsa. 

En cualquier caso, ya sea en wrap, sobre pan o en ensalada seguro que triunfa y ya sabes, a disfrutar!!

mejillones al vapor


Los mejillones son un alimento muy sano. Con ellos se pueden hacer infinidad de elaboraciones diferentes y una de ellas, quizá la más simple, son los mejillones al vapor. Però, no por ser simple deja de ser   exquisita

Los mejillones al vapor son una una receta sencilla y que resulta muy rica de comer, tanto como tapeo o bien como entrante.
INGREDIENTES :

  • Un kilo de mejillones frescos
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de agua mineral
  •  2 limones
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Perejil fresco 

PREPARACIÓN :

Lo primero que debemos hacer, es inspeccionar los mejillones, desechando todos aquellos que estén abiertos o rotos, nos ahorraremos problemas de salud. 

Hay que emplear siempre mejillones bien frescos y que no sean demasiado pequeños, para que así tras cocinarlos nos queden con un buen tamaño.

Con un cuchillo iremos rascando toda la cáscara y eliminando las conchas que tengan adheridas. Tendremos que quitar también las barbas de los mejillones. Para retirar las barbas lo mejor es sujetar con el cuchillo (o la mano) y tirar hacia el lado estrecho de la concha, así con este movimiento conseguimos extraerlas, y al acabar, los lavamos bien con agua para quitar todos los restos. 

Mientras los mejillones escurren, vamos a poner una olla a calentar a fuego medio, en la que echaremos los dientes de ajo pelados y troceados, un poco de sal, un chorrito de aceite de oliva virgen, el jugo de los limones exprimidos, un poco de perejil picado, el agua y el vino blanco y lo mantendremos a fuego medio hasta que comience a hervir. 

Una vez empieza a hervir, echamos los mejillones en la olla, bajamos un poco la intensidad del fuego y tapamos la olla, que dejaremos así unos 5 o 6 minutos, para que se abran por completo los mejillones. Podemos ir moviéndolos un poco de arriba abajo para que vayan mojándose con la salsa. 

Si tras ese tiempo alguno no se abre, los dejamos otro par de minutos más y si siguen sin abrirse los desechamos, ya que posiblemente estarían en mal estado.. 

Los podemos servir en la misma olla, como suelen hacer los belgas o los podemos presentar en un plato quitando la parte de la cáscara vacía. Yo particularmente soy partidario de servirlos en la olla que cada uno coja lo que le apetezca. Siempre es bueno estar reunidos alrededor de una comida. 

Aquí vemos un fantástico aperitivo en la terraza con mejillones y cañaíllas

Así que ya sabéis. A disfrutar!!

Revuelto de espárragos y bacón


Ya os he puesto en alguna ocasión alguna receta de revoltillo, como la que puse en otoño en temporada de trompetas de la muerte.  

Pero hoy os voy a poner otra que también está muy buena, es el típico revuelto de huevo y espárragos pero con un toquecito que lo hace muy interesante. 

INGTEDIENTES (para 2)

  • 3 huevos
  • Unos 9 espárragos verdes
  • 100 grs. de panceta (bacon)
  • 1 cebolleta pequeña
  • 1 diente de ajo
  • aceite
  • sal
  • agua

PREPARACIÓN:

Coceremos los espárragos limpios y pelados en agua con sal durante 15 minutos aproximadamente. (recordad que para obtener la parte más sabrosa del espárrago hay que doblarlos hasta que hagan crack y quedarse con la parte de la punta, el resto lo podemos utilizar para hacer una crema). 

Una vez cocidos los escurriremos y trocearemos.  También trocearemos muy pequeñito la cebolleta y el ajo

En una sartén con aceite, pocharemos la cebolleta, y los ajos picados con un poco de sal. A continuación, agregamos el bacón en dados y lo freímos todo.  

Añadiremos los espárragos, y los saltearemos. Ahora tenemos que poner los huevos, podemos batirlos antes o echarlos directamente e ir batiendo encima de la sartén. Dependiendo de cómo lo hagamos, nos quedará más amarillo o menos. Nos vamos mezclando todo bien hasta que cuaje.

Ya tenemos preparado nuestro revuelto de espárragos verdes y bacón. Los emplatamos y, a disfrutar!!

“Espaguetis” de calabacín a la Carbonara

Ya os he puesto alguna otra receta de “falsos espaguetis” hechos con calabacin, como por ejemplo los espagueti con gambas y pesto de aguacate o con Pesto “tradicional”. Pero puestos a hacer “pasta” que mejor que hacer una salsa Carbonara. Esta combinación os quedará perfecta y no notareis que no es pasta de veras. 

De paso, advierto que esta Carbonara no lleva crema de leche solo huevo

 
INGREDIENTES (para 2)

  • 3 calabacines pelados o espiralizados (en alguna otra receta ya os expliqué cómo)
  • 4 tiras de tocino (bacón) cortado en tiritas pequeñas 
  • 2 huevos batidos
  • 1 cucharada aceite de oliva
  • 1 diente de ajo cortado pequeñito 
  • Sal y pimienta
  • Una pizca de nuez moscada
  • Queso Parmesano rallado (opcional)

PREPARACION

Calentaremos una sartén grande y añadiremos el tocino y lo freíremos hasta que esté crujiente por todas partes. (si queréis podéis poner un poco de aceite pero yo normalmente lo frío con su propia grasa para no añadir más grasa a la elaboración)
Bajaremos el fuego y agregaremos el ajo picadito. Si veis que la sartén está muy seca podéis añadir un poquito de aceite para dorar el ajo  y cocinaremos por un par de minutos.

Ahora añadiremos el calabacin que previamente teníamos preparado en forma de espagueti, un poco de sal y pimienta, y removeremos para que se impregne bien.

Cocinaremos un minuto más o menos (interesa que el calabacin quede “al dente” y luego agregaremos los 2 huevos batidos.

Lo iremos revolviendo hasta que el calabacín esté bien cubierto y el huevo empiece a espesar (ojo que no se cuaje demasiado, máximo  un minuto o 1 y 1/2 ,  queremos una tortilla) 

Lo sacamos del fuego y lo servimos al plato, podemos ponerle un poco de nuez moscada y un poco de parmesano por encima y ya tenemos nuestros “espaguetis” a la Carbonara sanos y paleo

Cogeremos el tenedor, enrollaremos y, a disfrutar!!

AGUACATE CON GAMBAS  Y TOPPING DE ARANDANOS Y MANGO

He estado de vacaciones esta Pascua y os he tenido un poco olvidados pero ya he vuelto con muchas ideas para nuevas recetas.  Empezaremos con un plato rápido  y fácil, 

INGREDIENTES (para 2)

  • Una taza de gambas o camarones  crudos grandes, pelados y desvenados
  • 1/4 cucharada de paprika picante
  • 1/4 cucharada de paprika ( a ser posible ahumada)
  • 1/4 cucharada de ajo picado
  • ½ cucharada de orégano seco
  • 2 cucharadas de aceite de oliva,
  • 2 aguacates grande, partido por la mitad y sin hueso
  • Topping  de arándanos  y mango  u otra salsa de fruta para servir

PREPARACIÓN  

Primeramente enjuagaremos bien las gambas o los camarones y los secaremos con papel absorbente. Una vez los tengamos secos los pasaremos a un tazón mediano.

En el mismo tazón agregaremos las paprikas, el ajo, el orégano y 1 cucharada de aceite y lo mezclaremos todo para que las gambas queden bien impregnadas 

Calentaremos el aceite restante( más o menos 1 cucharada) en una sartén antiadherente a fuego medio alto. Añadiremos Las gambas y todo el contenido del tazón e iremos removiendo. Saltearemos unos tres o cuatro minutos hasta que las gambas queden cocidas. 

Si no teníamos cortados los aguacates los cortaremos por la mitad y les quitaremos el hueso y con una cuchara los vaciaremos para dejar un cuenco hecho con la piel. Trocearemos la “carne”  del aguacate Y mezclaremos con las gambas para luego volver a a rellenar el cuenco de aguacate


Rociaremos los aguacates con la salsita que haya quedado de freír las gambas y antes de servir cubriremos con el Topping de mango y arándanos

Y ya solo nos queda disfrutar!!

“SALSA” DE ARANDANOS Y MANGO

Concretamente esto que os explico a continuación no es una salsa propiamente dicha, quizás lo podríamos calificar como Topping más que como salsa, pero, bueno, lo pongo así porque en realidad lo utilizo para condimentar y por lo tanto se parece a una salsa

Está simple y deliciosa salsa se puede hacer más o menos picante, dependiento del gusto de cada uno. En cualquier caso la combinación del picante con el dulce del arandano y del mango hacen de esta un interesante mezcla.  

INGREDIENTES

  • 1/2 taza de mango pelado y cortado en trozos pequeños
  • 1/2 taza de arándanos (si son secos, rehidratar ) también cortados
  • 1/2 cebolla roja picada
  • 1/2 chile picado (opcional)
  • El jugo de 1 limón
  • Unas hojas de cilantro fresco, picado
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN 

Si hemos cortado todo lo suficientemente pequeñito lo pondremos en un bol, si por el contrario tenemos los trozos grandes y los queremos poner en una picadora y darle un toque (pequeño) para titulado para que quede todo pequeñito también lo podemos hacer, con cuidado. Ahora añadiremos el jugo de limón salpimentamos y ya lo tenemos preparado para utilizar. 

Hay que tener en cuenta dos cosas, primero el chile hay que comprobar si pica mucho y poner más o menos dependiendo de nuestro gusto (yo suelo poner muy poco) y por otra parte, el cilantro intentar no poner demasiado porque puede robar todo el gusto de la salsa 


Este topping es muy efectivo para poner sobre las ensaladas o sobre algún aguacate con gambas. En cualquier caso ya sabéis, a disfrutar!

“Chips” de alcachofa 

Ya os había puesto una receta con chips de alcachofa, en esa ocasión era con farinato.

Pero aquí os pongo la receta de las alcachofas solas que podremos poner como aperitivo muy original. Y que, por supuesto, podéis utilizar para otras recetas como por ejemplo los huevos estrellados con chips de alcachofa (ver foto). 

INGREDIENTES: 

  • 2 alcachofas ( si es para aperitivo, si es para plato más )
  • Zumo de limón
  • aceite de oliva 
  • sal

PREPARACIÓN. 

Prepararemos un bol con agua y zumo de limón. 

Con un cuchillo, cortaremos el tallo de las alcachofas y la pelaremos, retirándole las hojas exteriores. Cortaremos también la parte superior y después las cortaremos en láminas finas (mejor si tenemos un buen cuchillo)

A medida que las vamos cortando las iremos poniendo en el bol con agua y limón para que no se oxiden. 

Pondremos el aceite a calentar en una sartén (o freidora) e incorporaremos las alcachofas poco a poco y las freiremos hasta que queden bien crujientes.

Cuando estén, las retiraremos y las escurriremos sobre un plato con papel absorbente. Deben quedar finas y crujientes.  Salpimentamos y serviremos.

Y ya sea como aperitivo o como plato. A disfrutar!!