Wrap o tosta de Kale, salmón y revuelto de ajetes. 

Esta receta casi la podríamos llamar una receta de restos. La verdad es que tenía que hacer una cena y tenía la nevera temblando así que me dije,  vamos a ver lo que hay y de lo que hay, lo que podemos sacar. Y la verdad, el resultado ha sido muy bueno. Ya sabéis, si hay buen producto nada más hace falta un poquito de imaginación. 

Os voy a poner los ingredientes, por lo menos se que con estos sale bien, pero podéis hacer las variaciones que queráis pues como os he dicho el truco es abrir la nevera y a la aventura!!

INGREDIENTES: (más o menos jeje)

  • Unas tortitas o unas buenas rebanadas de pan (en este momento el paleo tiembla, pero era un apuro y ya sabéis que no me gusta ser estricto en exceso)
  • Salmón
  • Col Kale 
  • Aguacate
  • Tomate
  • 2 Huevos
  • Ajos tiernos 
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

Primeramente, pelaremos el aguacate y el tomate (en la foto salen 2 pero al final puse 1) y lo trituramos para hacer una salsa (tipo guacamole) y la reservamos. 

Cortamos los ajos tiernos en rodajas pequeñas y los ponemos en una sartén con un poco de aceite y un poco de sal y los doramos. Mientras se doran, batiremos los huevos y luego se los tiraremos por encima a los ajos para hacer un revoltillo. Como ya os he dicho en alguna otra ocasión, podéis obviar batirlos aparte y tirarlos directamente y mezclarlos en la misma sartén. Eso va a gustos. Una ves tengamos el revoltillo lo reservamos. 

Ahora tendremos que tomar una decisión. Caer en la tentación de los hidratos y utilizar las tortitas o el pan, o ser fuertes y utilizar estos ingredientes para hacer una ensalada. Cualquiera de las dos formas triunfará.  En esta ocasión, la compañía “exigía” optar por los wraps. 

Pues, si utilizamos las tortitas, extenderemos sobre ellas la salsa y a continuación el resto de los ingredientes, el salmón, el revoltillo y la col Kale. Ahora salpimentamos al gusto, enrrollamos y ya lo tenemos. 

Si optamos por hacer la ensalada, solo tendremos que poner en un bol los ingredientes y aliñarlos con la salsa. 

En cualquier caso, ya sea en wrap, sobre pan o en ensalada seguro que triunfa y ya sabes, a disfrutar!!

Ensalada de kale y salmón ahumado


Ya os puse unas cuantas recetas de kale hace unos meses pero hoy voy a poner otra, que siempre viene bien. Ya os expliqué que era la col kale o col rizada y en esta receta, combinada con salmón ahumado y el aliño “oriental” adquiere  unos sabores y texturas, que la hace deliciosa. 

Aunque es una ensalada fácil y rápida, os recomiendo que la hagáis con tiempo y que dejéis reposar la col una vez aderezada para que se ablande y sea más agradable comerla cruda. 

INGREDIENTES

  • Col kale, 
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE), 
  • Aceite de sésamo, 
  • Vinagre de manzana
  • Salsa de soja, 
  • Semillas de sésamo blancas y negras recién tostadas, 
  • pimienta 
  • salmón ahumado, 

PREPARACIÓN. 

Lavaremos las hojas de kale y las escurriremos bien, retiramos los tallos (resérvalos para un caldo o un batido, por ejemplo) y cortaremos las hojas. (Últimamente he encontrado kale de cuarta generación, es decir ya cortada y lavada en bolsas. Podéis buscarlas porque cada vez es más habitual. Por ejemplo en el Mercadona ya tienen. Como siempre recomiendo el uso de Kale ecológica). 

En un recipiente mezclaremos el aceite de oliva, el aceite de sésamo, el vinagre y la salsa de soja.

Pondremos la Kale en un cuenco amplio Y verteremos sobre ella  el aderezo y mezclaremos bien, presionando las hojas para que queden bien impregnadas lo dejaremos reposar para que se ablande un poco. Condimentaremos con la pimienta y volveremos a mezclar.

Tostaremos un poco las semillas de sésamo blancas y negras y resérvaremos . 

Ahora cortaremos el salmón en tiras y lo incorporamos al cuenco con la Kale , junto a las semillas de sésamo, y mezclaremos de nuevo.

Ahora, sólo tendremos que emplatar y a disfrutar!

AGUACATE CON GAMBAS  Y TOPPING DE ARANDANOS Y MANGO

He estado de vacaciones esta Pascua y os he tenido un poco olvidados pero ya he vuelto con muchas ideas para nuevas recetas.  Empezaremos con un plato rápido  y fácil, 

INGREDIENTES (para 2)

  • Una taza de gambas o camarones  crudos grandes, pelados y desvenados
  • 1/4 cucharada de paprika picante
  • 1/4 cucharada de paprika ( a ser posible ahumada)
  • 1/4 cucharada de ajo picado
  • ½ cucharada de orégano seco
  • 2 cucharadas de aceite de oliva,
  • 2 aguacates grande, partido por la mitad y sin hueso
  • Topping  de arándanos  y mango  u otra salsa de fruta para servir

PREPARACIÓN  

Primeramente enjuagaremos bien las gambas o los camarones y los secaremos con papel absorbente. Una vez los tengamos secos los pasaremos a un tazón mediano.

En el mismo tazón agregaremos las paprikas, el ajo, el orégano y 1 cucharada de aceite y lo mezclaremos todo para que las gambas queden bien impregnadas 

Calentaremos el aceite restante( más o menos 1 cucharada) en una sartén antiadherente a fuego medio alto. Añadiremos Las gambas y todo el contenido del tazón e iremos removiendo. Saltearemos unos tres o cuatro minutos hasta que las gambas queden cocidas. 

Si no teníamos cortados los aguacates los cortaremos por la mitad y les quitaremos el hueso y con una cuchara los vaciaremos para dejar un cuenco hecho con la piel. Trocearemos la “carne”  del aguacate Y mezclaremos con las gambas para luego volver a a rellenar el cuenco de aguacate


Rociaremos los aguacates con la salsita que haya quedado de freír las gambas y antes de servir cubriremos con el Topping de mango y arándanos

Y ya solo nos queda disfrutar!!

“SALSA” DE ARANDANOS Y MANGO

Concretamente esto que os explico a continuación no es una salsa propiamente dicha, quizás lo podríamos calificar como Topping más que como salsa, pero, bueno, lo pongo así porque en realidad lo utilizo para condimentar y por lo tanto se parece a una salsa

Está simple y deliciosa salsa se puede hacer más o menos picante, dependiento del gusto de cada uno. En cualquier caso la combinación del picante con el dulce del arandano y del mango hacen de esta un interesante mezcla.  

INGREDIENTES

  • 1/2 taza de mango pelado y cortado en trozos pequeños
  • 1/2 taza de arándanos (si son secos, rehidratar ) también cortados
  • 1/2 cebolla roja picada
  • 1/2 chile picado (opcional)
  • El jugo de 1 limón
  • Unas hojas de cilantro fresco, picado
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN 

Si hemos cortado todo lo suficientemente pequeñito lo pondremos en un bol, si por el contrario tenemos los trozos grandes y los queremos poner en una picadora y darle un toque (pequeño) para titulado para que quede todo pequeñito también lo podemos hacer, con cuidado. Ahora añadiremos el jugo de limón salpimentamos y ya lo tenemos preparado para utilizar. 

Hay que tener en cuenta dos cosas, primero el chile hay que comprobar si pica mucho y poner más o menos dependiendo de nuestro gusto (yo suelo poner muy poco) y por otra parte, el cilantro intentar no poner demasiado porque puede robar todo el gusto de la salsa 


Este topping es muy efectivo para poner sobre las ensaladas o sobre algún aguacate con gambas. En cualquier caso ya sabéis, a disfrutar!

“Chips” de alcachofa 

Ya os había puesto una receta con chips de alcachofa, en esa ocasión era con farinato.

Pero aquí os pongo la receta de las alcachofas solas que podremos poner como aperitivo muy original. Y que, por supuesto, podéis utilizar para otras recetas como por ejemplo los huevos estrellados con chips de alcachofa (ver foto). 

INGREDIENTES: 

  • 2 alcachofas ( si es para aperitivo, si es para plato más )
  • Zumo de limón
  • aceite de oliva 
  • sal

PREPARACIÓN. 

Prepararemos un bol con agua y zumo de limón. 

Con un cuchillo, cortaremos el tallo de las alcachofas y la pelaremos, retirándole las hojas exteriores. Cortaremos también la parte superior y después las cortaremos en láminas finas (mejor si tenemos un buen cuchillo)

A medida que las vamos cortando las iremos poniendo en el bol con agua y limón para que no se oxiden. 

Pondremos el aceite a calentar en una sartén (o freidora) e incorporaremos las alcachofas poco a poco y las freiremos hasta que queden bien crujientes.

Cuando estén, las retiraremos y las escurriremos sobre un plato con papel absorbente. Deben quedar finas y crujientes.  Salpimentamos y serviremos.

Y ya sea como aperitivo o como plato. A disfrutar!!

Ensalada de aguacate, salmón y mozzarela


Ya os he hablado en alguna otra ocasión  del aguacate. El aguacate es perfecto en ensaladas porque además de darle un toque de lo más especial, además tiene muy buenas propiedades. 

Pero… ¿Qué otras propiedades tiene el aguacate?

Entre otras cosas:

  • Gracias a un caratenoide llamado luteína, el aguacate absorbe los rayos ultravioletas del sol evitando así que estos le hagan daño a la retina
  • son una gran fuente de vitamina E. La vitamina E  ayuda a revitalizar la piel haciéndola suave y flexible gracias a sus propiedades antioxidantes. 
  • tiene un porcentaje bastante alto de ácido fólico (23%). que ayuda a la correcta formación del feto y a evitar posibles malformaciones. 
  • La grasa saludable del aguacate sumado con la vitamina E son buenas para el corazón.
  •  El aguacate es alto en Beta-sitosterol, un compuesto que ha demostrado mantener los niveles de colesterol bajos
  • Aumenta la absorción de nutrientes
  • Ayuda a reparar el cabello opaco y seco, debido a la gran cantidad de vitaminas y grasa que tiene.
  • Y, además está muy rico!!

Que más se puede pedir.

INGREDIENTES :

  • Un aguacate, 
  • 250 gr de salmón ahumado, 
  • una bola de queso mozzarella, 
  • pipas de girasol peladas, 
  • sal y pimienta, 
  • aceite virgen extra
  •  vinagre balsámico de módena.
  • Limón

Parte los aguacates por la mitad y con la ayuda de una cuchara, vacíalos con cuidado y reserva las cáscaras. Cortalos en trocitos pequeños y rocíalos con un poco de limón para que no se oxiden. 

Pon en un bol el salmón ahumado en tiras, el aguacate en cuadraditos y  una bola de mozzarela cortada también en trozos. Aliña con pimienta, sal, aceite y vinagre. 

Rellena cada una de las cáscaras del aguacate con la mezcla de ingredientes y tira por encima unas pipas peladas. 
Ahora lo servimos y, ya sabéis, a disfrutar!!

“Buñuelos” de calabacín Paleo

Estos “buñuelos” son un  plato vegetariano que puede llegar a ser uno de tus favoritos. 

La clave para que queden perfectos es extraer la mayor cantidad de humedad posible, aunque eso tampoco es que sea muy difícil. Además con una buena trituradora de alimentos y un par de truquitos, todavía es mucho más fácil. 

INGREDIENTES: (para 4)

  • 2 calabacines medianos, 
  • 2 cucharadas de sal
  • ¼ de taza de harina de coco
  • 1 huevo grande batido
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • ¼ cucharadita de pimienta de cayena, (opcional)
  • Aceite (A ser posible de coco, y si no puede ser, de oliva) 

PREPARACIÓN 

Trituraremos el calabacín con la trituradora de alimentos hasta dejarlo prácticamente como una pasta. Pondremos el calabacín rallado en un tazón grande y lo espolvorearemos con la sal y mezclaremos bien y lo dejaremos reposar un rato para que vaya soltando el agua 

Ahora es el momento de exprimir toda la humedad del calabacín porque, a nadie le gustan los buñuelos empapados. Yo suelo poner un colador encima de un bol y voy echando el calabacín en el colador y con otro bol hago presión para que vaya soltando todo el agua

Cuando tengamos el calabacín escurrido añadiremos la harina de coco, el huevo y la pimienta, lo mezclaremos bien para que quede homogéneo. 

Cuando lo tengamos homogéneo, dividimos la masa en partes más o menos iguales dependiendo de cómo de grande queramos  hacer los buñuelos. 

Cogeremos cada parte e iremos haciendo bolas que luego aplastaremos hasta conseguir una especie de empanada. 

Esto lo haremos sobre un papel de hornear o de aluminio para que no se peguen. Son un poco frágiles, así que tened cuidado al voltearlos.

Calentaremos una sartén a fuego medio-bajo. Derretimos una cucharada grande de aceite de coco en la sartén (también podemos utilizar aceite de oliva, si no tenéis de coco) 

Poner unos cuantos buñuelos en la sartén con cuidado que son frágiles. Los cocinaremos por cada lado de 3 a 5 minutos o hasta que esté bien dorado. 

Repetiremos la fritura hasta que hayamos utilizado toda la mezcla de calabacín. 

Si no hubiera suficiente habrá qué agregar más aceite a la sartén cada vez que iniciemos una nueva tanda de freir. 

Cuando los vayamos sacando de la sartén,  los iremos dejando enfriar sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite

Espolvorearemos con cebollino recién cortado o perejil. 
Ya solo nos queda servir y a disfrutar!!