Limonada húngara

De Hungría, podemos comentar muchas cosas buenas, entre ellas su gastronomía. Como habéis podido comprobar en el Blog cuando viajo, siempre intento traerme alguna receta. Concretamente, de Hungría entre otras cosas me traje el pollo a la Kalocsa. Pero otra gran receta que me traje fue la receta de la limonada. Si, ya se que el plato más famoso húngaro es el Gulash, un guiso enriquecido con verduras y basado en la ancestral tradición de preparar nutritivos platos en una sola cazuela.

Pero ese plato, ya lo dejaremos para más adelante ahora que ha empezado el verano creo que es más conveniente una limonada para refrescarnos.

En principio, una limonada parece ser una cosa muy fácil, y sí, lo es. Pero, hacer una buena limonada tiene su secreto.

Cuando estuve en Hungría hacía un calor asfixiante y pude observar, como los autóctonos soportaban ese calor a base de limonada. En las terrazas se acostumbraban a ver dos tipos de bebida, la cerveza y la limonada. De la cerveza hoy nos voy a hablar pero si de la limonada.

La limonada húngara es similar a muchas limonadas pero tiene algunos aspectos especiales que la hacen diferente. Podríamos decir que el secreto de la limonada está en la naranja, ¿curioso no ?

INGREDIENTES;

  • 1 taza y media de agua mineral
  • 1 taza de azúcar
  • 2 tazas de agua con gas
  • 1/2 taza de zumo de limón
  • 1/2 taza de zumo de lima (opcional)
  • 1/2 taza de zumo de naranja (todo recién exprimido)
  • Y más naranjas limas y limones para cortar
  • Hielo (mucho)

PREPARACIÓN

Lo primero que haremos, será disolver el azúcar en el agua. Lo mejor es poner el agua a hervir, verter el azúcar e ir removiendo. Si lo hacéis con agua fría os costará mucho más.

Disolver el azúcar en el agua es muy importante, ya que eso permitirá que cuando sirvamos la limonada no se quede el azúcar en el fondo de la jarra

Una vez disuelto el azúcar en el agua la dejaremos enfriar, mientras tanto nos dedicaremos a hacer los zumos

Os decía, que el zumo de lima es opcional. Con eso quiero decir que si por un casual no tenéis limas sustituir este por zumo de limón. Aunque mejor proveerse de limas antes de hacer la receta.

Mezclaremos el agua azucarada, los zumos y el agua con gas (a ser posible fría) esto lo podéis hacer en un recipiente grande o en la misma jarra, yo prefiero hacerlo en un recipiente y luego ir llenando las diferentes jarras.

Os aconsejo que cuando vertamos los zumos lo hagamos a través de un colador para que no tenga demasiada pulpa.

Haremos rodajas de las diferentes frutas que nos servirán para adornar la limonada. Cuando las tengamos las añadiremos a la mezcla.

Pondremos todo en la nevera hasta que lo vayamos a servir ya que es imprescindible que esté frío

A la hora de servir, probáis la mezcla y podéis poner un poquito más de agua con gas (o mineral) fría dependiendo de lo fuerte que haya quedado, luego rellenar las jarras con el hielo que quepa y … A disfrutar!!

Anuncios

Protegido: SORTIR A LA MUNTANYA AMB RAQUETES DE NEU

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Currywurst

Aún me quedaba alguna receta de las cosas que probé en Viena, Concretamente se trata de él Currywurst.  

Una salchicha alemana cocida (Brühwurst) o asada a la parrilla (Bratwurst). La mayoría de las veces se sirve cortada en rebanadas y va acompañada de salsa kétchup o salsa de tomate y curry en polvo. El acompañamiento de esta salchicha suelen ser unos panecillos típicos alemanes (Brötchen) 

Se trata de una salchicha muy popular. Es muy habitual en los puestos callejeros (Imbiss), en los mercados y las ferias. En este tipo de establecimientos, se sirve todo en bandejas de cartón blanco con un tenedor para currywurst, muy adecuado para ir comiendo por la calle. 

INGREDIENTES:

  • Una buena salchicha tipo  Bratwurst o similar
  • Mostaza (buena)
  • Ketchup (bueno)
  • Curry en polvo

PREPARACION

La preparación, es de colegio de párvulos, pero os la explico.  Se trata de cocer la salchicha en una plancha a fuego medio. Hay quien las hace cocidas en agua, que también quedan bien pero, si la ponemos en la plancha la piel queda más crunchy y da mejor resultado. 

Una vez la tenemos hecha, la cortaremos en rodajas sobre un plato. En realidad en los chiringuitos la ponen sobre un plato de cartón pero bueno, tampoco hay que ser tan puristas. 

La suelen acompañar de panecillos pero yo no lo he puesto por motivos obvios. 

A la hora de servirlo hay que servirlo ya preparado. Es decir, con su mostaza, con su ketchup, y el curry por encima. Si no se sirve así entonces no es un  Currywurst es, simplemente, una salchicha. 

La sencillez del plato no está reñida con lo sabroso, pero, eso sí, es conveniente que todos los productos, ya que son pocos, sean de calidad. 

La verdad es que aquí estamos acostumbrados a comer la típica salchicha con su bollito de pan y su ketchup y su mostaza. Pero, el  curry le da un toque especial. 

Este es un plato para comerlo entre amigos por lo tanto, sólo nos queda sentarnos con ellos y a disfrutar!!

Pretzel

 Ya os dije que os pondría platos típicos de Austria bien, pues uno de los que más se ven en todos los rincones, de todos los mercados de Navidad son los pretzel. Esos lazos de pan salados que son típicos no sólo de Austria si no también de Alemania. Dicen que son de origen celta y se hacían para celebrar el inicio de la primavera, y que su característica forma representaría los cuernos de Aries. Los romanos los llamaron panis tordus y los monjes benedictinos los entregaban como premio a los niños aplicados. Los católicos del sur de Alemania los usaban para adornar las palmas el Domingo de Ramos. Y nosotros nos los comemos cuando podemos, porque, están muy ricos.

Esta receta que es muy fácil de hacer, de momento no es paleo, porque lo he hecho con harina normal ya que quería la receta original que comí en Viena. Cuando pueda cambiar los ingredientes para hacerla paleo os la pasaré, pero de momento recordar que estamos en Navidad y un caprichito siempre nos podemos dar.

Receta para unos cuantos Pretzels: Y digo unos cuantos porque, como los pretzel se pueden hacer del tamaño que uno quiera depende de vosotros utilizar la masa que os salga y a partir de ahí ir haciendo más o menos, dependiendo que sean más grandes o más pequeños (De todas maneras si los hacéis pequeños da para unos 12)

INGREDIENTES.

  • 3 tazas de harina de trigo (Más adelante la sustituiré por otro tipo de harina)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 taza de agua mineral templada
  • 1 cucharada de levadura de panadería
  • Unos 50 g de mantequilla (derretida)
  • 1 yema de huevo
  • Sal gorda (Tipo Maldon)

PREPARACION :

En un bol grande, mezclamos los ingredientes secos (harina, sal, azúcar y levadura). Hacemos el típico volcán con la harina y agregamos el agua templada y la mantequilla derretida y amasamos durante unos 5 minutos. Cuando la masa adquiera una textura elástica, qué no se pegue a las paredes del bol, hacemos una bola y la envolvemos en un trapo limpio y la dejamos reposar unos quince minutos en un sitio fresco, por ejemplo la nevera.

Pasado ese tiempo cogemos la masa y la dividimos en tantas partes como pretzel queramos hacer. Cogemos cada trozo de masa y empezamos a darle forma con las manos para hacer una bola. Cuando tengamos la bola, la ponemos encima de la superficie de trabajo y vamos haciéndola rodar extendiendo las manos hacia fuera hasta conseguir un cordón de pasta.  Mientras precalentáis el horno a 200°C.


Cuando los tengamos hechos, los colocamos en la bandeja del horno o en más de una dependiendo si os caben, o no. Es aconsejable que en estas bandejas pongáis papel de hornear para que no se enganchen. Si preferís podeis utilizar solo las bandejas previamente untadas de aceite. Cuando los tengáis en las bandejas, cubrid los pretzels nuevamente con un trapo limpio. Dejadlos reposar en un lugar fresco unos 30 minutos o hasta que la hayan crecido el doble.

Finalmente, untamos la parte superior de los pretzels para darles un toque brillante con una mezcla de yema de huevo y una cucharada de agua y espolvoreadlos con la sal gorda.

Colocad las bandejas en la parte central del horno y cocedlos durante 20 minutos (depende del horno) o hasta que estén doraditos. Dejadlos enfriar durante 15 minutos antes de servir y listos, ya tenéis vuestros Pretzel!!

como podeis ver, los hay de todos los tamaños. De cualquier forma, hacedlos y disfrutar!!

Tarta tatín

Esta semana he vuelto de Viena y os estoy poniendo recetas austriacas pero hoy os voy a poner una receta que es internacional, porque me la comí en Viena, es típica francesa, se puede acompañar de crema inglesa y la he hecho en Barcelona. Toma ya!!

Es una tarta que no es paleo, básicamente por la masa, pero queda muy bien en invierno, o cuando hace frío, porque se sirve tibia.

La tarta Tatin es una variante de la tarta de manzana en el que las manzanas han sido caramelizadas en mantequilla y azúcar antes de incorporar la masa. Su peculiaridad es que se trata de una tarta al revés, es decir, para su elaboración las manzanas se ponen debajo y la masa encima.

Dicen que el origen de la Tarta Tatin se encuentra en Francia. Se cree que las hermanas Tatin elaboraron esta tarta por accidente en el hotel que regentaban, el Hotel Tatin ubicado en Lamotte-Beuvron (Francia), allá por el año 1889. ‘Culpan’ de este goloso accidente a Stephanie, la hermana que se ocupaba de la cocina, unos dicen que porque se pasó cocinando las manzanas y las caramelizó, otros dicen que se equivocó al poner las manzanas en el molde antes que la masa y hay también quien argumenta que la Tarta Tatin se creó a conciencia, siendo las tartas invertidas las que se solían hacer cuando no había hornos en las cocinas. En cualquier caso, es una tarta con historia y eso para mí ya es muy importante.

Esta tarta, es la típica que se pide en las estaciones de esquí con lo que siempre ha sido una tarta de alto precio aunque la preparación es fácil y barata.

INGREDIENTES (para el relleno)

  • 1,5 kg de manzanas, las manzanas, conviene que sean de una variedad fuerte para que no se deshagan después de caramelizarlas y hornearlas, puedes elegir unas manzanas Reineta, unas Fuji… con la Golden sale muy rica la tarta, pero hay que tener cuidado de que no se hagan demasiado.
  • 70 gr de mantequilla sin sal
  • 185 gr de azúcar blanco.
  • Zumo de limón

Para la masa necesitaremos:

  • 225 g de harina,
  • 1 pizca de sal,
  • 100 g de mantequilla sin sal,
  • 65 gr de azúcar lustre
  • 1 huevo

Aunque si no queremos hacer la masa, siempre podemos utilizar una base de hojaldre o pasta brie

Si preferimos hacer la masa nosotros mismos (siempre preferible) primero tamizamos la harina sobre la superficie de trabajo formando el típico volcán. Colocamos la sal, y la mantequilla en pomada y amasamos. Agregamos el azúcar y lo mezclamos. Incorporamos el huevo y mezclamos bien todos los ingredientes mezclando poco a poco la harina. Debemos obtener una masa desigual que se nos despegue de las manos con facilidad. Cuando este bien amasada juntáis la masa y hacéis una bola. Envolverla en film y la guardáis en la nevera por espacio de una hora.

Mientras se enfría la masa prepararemos el relleno.

Pelamos las manzanas, les quitamos el corazón y las partimos en cuartos. Las rociaremos con un poco de limón para que no se oxiden

Colocamos la mantequilla y el azúcar en una cazuela  que podamos meter en el horno. Calentamos  a fuego medio hasta que se mezcle bien

Cuando tenemos hecho el almíbar Ponemos los gajos de manzana apretados en la sartén sin que queden huecos (recomiendo poner un gajo hacia arriba y otro hacia abajo).

Tendremos que dar la vuelta a la tarta; por tanto hay que organizar la manzana de modo que cubra toda la superficie.

Dejamos la sartén a fuego lento durante unos 35 a 40 minutos o hasta que la manzana se ablande.
Iremos rociando la manzana con su jugo de modo que se caramelice la parte superior también.

Precalentamos el horno a 190º C.

Ahora sacamos la masa de la nevera y la extendemos  formando un disco que cubra todo el molde (o utilizamos una pasta de hojaldre redonda). Colocamos la masa encima de la manzana presionando los bordes hacia abajo y ayudándonos con una cuchara moldeamos el borde.
Hornearmos durante unos 25 minutos o hasta que la masa se dore. Sacamos del horno y la dejamos reposar 5 minutos antes de darle la vuelta (ojo que quema).

para servirla, puede ser caliente o fría, aunque se suele servir templada y la podéis acompañar con nata montada, aunque no es lo que indica la receta original, incluso muchas veces se acompaña de helado de vainilla o de crème fraîche o crema inglesa.

En cualquier caso ya sabéis À profiter! (A disfrutar!!)

Schnitzel (carne rebozada)

Bueno, pues ya he vuelto del viaje a Viena y os voy a poner una de las recetas más típicas. Se trata del Schnitzel. Este es un plato tradicional que encabeza, con el nombre de  Wiener Schnitzel (Schnitzel vienés), la mayoría de las cartas de los restaurantes austriacos. Esta plato consiste, básicamente, en un escalope empanado y frito, tradicionalmente se decora con una rodaja de limón, filete de sardina, alcaparras, o bien ensalada de patata o patatas con perejil y mantequilla. 

Aunque el tradicional Wiener Schnitzel está hecho de carne de ternera, ahora se hace a menudo de cerdo, en incluso de pavo o pollo. En cualquier caso, ha de estar especificado en la carta para diferenciarlo del original. En Austria y Alemania, el término Wiener Schnitzel está protegido por la ley, y cualquier Schnitzel llamado por ese nombre tiene que ser hecho con carne de ternera.  

En realidad, no deja de ser un filete de carne rebozada, pero “el truco”  es la manera de rebozarlo. Es un rebozado exquisito, ya que está despegado de la carne y es super crujiente. Así y todo, la manera de hacer Schnitzel es muy fácil:

INGREDIENTES:

  • Un filete de carne (no importa si es ternera cerdo pollo o pavo)
  • Harina
  • Huevo
  • Pan rallado
  • Aceite (nosotros utilizamos AOVE) en Viena, no creo
  • Sal

Coges un filete de ternera, pavo, pollo, cerdo o lo que más te guste, bien gordito: (El de la foto lo he hecho con contra muslo de pavo). 

Lo aplastas con un mazo o el mango de una cuchara de madera, dándole bastantes golpes, esto hará que la carne esté más tierna. Lo salamos al gusto. 

Y ahora viene el “truco”Para el rebozado, hay que seguir exactamente estos pasos por este orden: rebozar el filete en

HARINA, HUEVO, HARINA, HUEVO y PAN RALLADO

Luego lo freímos en la sartén con abundante aceite a fuego lento:
¡Y ya está! Puedes servirlo acompañado con tomate, lechuga, pimiento o lo que quieras (aunque en Viena no se entiende sin patatas y una rodaja de limón)


(Este era de cerdo y me lo comí en el restaurante Einstein)  

Y como dicen los alemanes Viel Spaß! (A disfrutar!)

Viaje a Viena 

Hola, he aprovechado estas fiestas y me he ido a Viena a ver los mercados de Navidad que siempre había tenido ganas de visitar, y de paso aprovecharé para conocer un poco mejor la cocina vienesa y espero que a la vuelta os podré poner un montón de platos con aire vienés. De momento estoy yendo por los mercados a base de vino caliente porque hace un frío que congela hasta las ideas

Y también tomando café vienés


Y comiendo platos típicos sean o no paleo


Pero a la vuelta ya os contaré. Y de momento como siempre lo mismo que yo a disfrutar!!