Costillar de cordero con sirope de mandarina y granada

Hoy os presento una receta, en el que el resultado es realmente espectacular y no exagero. En realidad no tiene complicaciones, el secreto es que la carne sea de primera categoría y que dispongamos de una barbacoa.

Aprovechando que ya estamos en otoño, pero que todavía hace buen tiempo para hacer una barbacoa con los amigos, he planteado esta receta en la que aprovechamos que ya es temporada de mandarinas y granadas para darle un toque especial con la salsa. De hecho, si no le pusiéramos la salsa y solamente utilizáramos el marinado también quedaría una receta espectacular. Pero si le añadimos la salsa entonces ya sí que es literalmente, para chuparse los dedos.

INGREDIENTES: (para 3)

  • 1 costillar de cordero.

PARA EL MARINADO DE LA CARNE

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • l cucharada de ajo picado
  • 1 cucharada de paprika o pimentón
  • 2 cucharaditas de sal gorda
  • l cucharada de pimientas variadas recién molidas

PARA EL SIROPE DE MANDARINA Y GRANADA

  • El zumo de unas 4 o 5 mandarinas
  • El zumo de media granada
  • 2 cucharadas de sirope de arce o en su defecto de miel líquida
  • l cucharada de vinagre balsámico de Módena
  • 1/2 cucharadita de sal gorda.

PREPARACIÓN:

Lo primero que tendremos que hacer, es decirle a nuestra carnicería de confianza (en mi caso Cal Bieló de la Cerdanya) que nos prepare el costillar de cordero. Tal y como se ve en la foto, es decir. las costillas limpias para que quede una parte de hueso al aire.

Ahora prepararemos el marinado mezclando todos los ingredientes especificados en un cuenco. Nos quedará una “salsa‘ rugosa, con la que recubriremos el costillar por ambos lados refregando para que entre por todos los rincones.

Dejaremos marinar de 20 a 30 minutos a temperatura ambiente.

Mientras está marinando, prepararemos el sirope.

Pondremos en una cacerola pequeña los zumos de mandarina y de la granada, el sirope de arce y el vinagre. Lo llevaremos a ebullición y cuando empiece a hervir bajaremos el fuego al mínimo manteniéndolo hirviendo así durante unos 15 o 20 minutos, teniendo en cuenta que hay que reducir el líquido a dos terceras partes de lo que originalmente pusimos pero, hay que cuidar que no se nos queme o se evapore demasiado. Al final de la cocción, rectificaremos de sal.

Mientras cuece el sirope prepararemos una barbacoa. Aquí no os explico nada porque, supongo que el que más o el que menos ya sabrá preparar la barbacoa. Pero, si tenéis alguna duda me lo decís y os explico cómo hacerlo.

Pues, como os decía, prepararemos la barbacoa para una cocción directa a fuego medio (Es decir, las brasas debajo de la carne pero a una distancia intermedia).

Cuando ya tengamos las brasas a punto, pondremos el costillar (siempre hablo del costillar que sería para tres, Naturalmente, tendréis que multiplicarlo dependiendo del número de comensales)

Primero lo pondremos del lado del hueso y aunque es difícil no caer en la tentación, no le deis vueltas, solamente hay que darle una vuelta a mitad de cocción (y este Consejo vale para toda la carne que hagáis en la barbacoa) primero del lado del hueso, y después, del otro lado

(estarán al punto de 15 a 20 minutos), tened cuidado y en caso de llamas (porque cae grasa en las brasas) desplazar momentáneamente la carne al área de cocción indirecta (es decir, no encima de las brasas). Mantener la bbq tapada tanto como sea posible.

Retirar los costillares de la parrilla cuando la temperatura interna alcance 52 °C ( esto, lo podéis comprobar con un termómetro de carne pero si no tenéis, pues a ojo pasado ese tiempo, casi seguro que ya está en el punto)

Dejaremos reposar 5 minutos (la temperatura interna aumentará unos 2 a 3 °C), antes de separar las costillas para servir

Serviremos las costillas, cubiertas de sirope caliente o con el sirope al lado para que cada uno haga lo que más le guste.

En principio, como ya os he dicho, este costillar de cordero está bueno incluso sin la salsa y únicamente con el marinado, pero hagamos un homenaje al otoño ya que en otras temporadas no tendremos ni mandarinas ni granadas y aprovechémonos de que ahora son productos que apetecen.

Y como siempre, y esta vez sí que sí, a disfrutar!!

Anuncios

Salmón marinado al horno

Con este plato de salmón al horno saborearéis lo mejor del pescado azul y el fantástico sabor de las hierbas aromáticas.

Aunque las hierbas aromáticas son fáciles de localizar en el mercado, hay que tener en cuenta que también son muy fáciles de cultivar. Por lo que os recomiendo que, siempre que podáis tengáis un poquito de huerto urbano en el que plantar vuestras propias hierbas aromáticas Ya veréis que el resultado es muchísimo mejor y además, más económico

INGREDIENTES: (para 2)

  • 2 filetes de salmón
  • Unas hojas de perejil fresco picado
  • Unas hojas de albahaca fresca
  • Unas hojas o una ramita de tomillo fresco
  • 2 dientes de ajo
  • Un poco de fumet de pescado, o en su defecto una pastilla de caldo de pescado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • El jugo de 1 limón
  • Sal y Pimienta

PREPARACIÓN


Primero prepararemos la marinada, para ello, picaremos las hierbas y los ajos. (Podéis cambiar las hierbas y poner las que más os gusten, aunque con estas quedan fenomenal)

A continuación mezclaremos en un bol los dientes de ajo picados, las hierbas, la pimienta negra, la sal, el jugo de limón y el aceite de oliva. Añadiremos también una pastilla de caldo de pescado ( si tuviéramos caldo concentrado, tipo fumet también sería el momento de añadirlo en lugar de la pastilla)

Ahora pondremos el marinado sobre el salmón. Y lo dejaremos reposar una hora aproximadamente en la nevera, dándole alguna vuelta para que el salmón coja el sabor por todas partes. Ojo, no lo dejéis mucho más tiempo marinando porque entonces puede ser que coja demasiado sabor y no quede como debiera

Precalentaremos el horno a 190ºC.


Colocaremos el salmón en una fuente de horno, o si hacéis como yo, que lo he marinado en una cazuela que puede ir al horno pues perfecto así ahorráis un cacharro.

Por último ponéis un chorrito de aceite de oliva por encima y cubriremos la fuente con papel de aluminio.

Coceremos el salmón unos 15-20 minutos en el horno y cuando lo tengamos lo servimos bien caliente.

y ahora, ya sabéis, a disfrutar!!

brandada de coliflor

Vamos a comer verdura!! Ante esta afirmación son pocos los que se decantan por la coliflor.

La coliflor es una planta de la familia Brassicaceae, a la que también pertenecen el brócoli, el romanesco, las coles de bruselas, la col, el repollo, el colinabo y la col china. Siendo tan común en cualquier mercado y sabiendo que uno de los puntos a su favor es que, es una verdura muy barata, no es precisamente de las más apreciadas. Eso suele ser debido a que la asociamos a la típica coliflor hervida de olor desagradable.

Pero, como ya os he mostrado en otros posts (crema de coliflor con tierra de ajo negro, la coliflor con salsa barbacoa, o el falso cuscus de coliflor y frutos secos) este humilde vegetal puede ser la base para exquisitas recetas que mucho se alejan de la típica coliflor hervida.

Por ese motivo, hoy os voy a enseñar a hacer una “brandada” de coliflor. Efectivamente a la palabra brandada siempre le sigue …de bacalao, pero hoy os enseño una bastante más fácil y sobre todo mucho más económica.

INGREDIENTES (para dos)

  • 1/2 Coliflor,
  • Aceite de oliva virgen extra,
  • 2 dientes de ajo
  • Una pizca de sal
  • Cayena molida,
  • Zumo de limón, (opcional)

PREPARACIÓN :

Tomaremos la coliflor y la partiremos más o menos por la mitad. A continuación iremos sacando las flores o ramitos y les iremos quitando los tallos, de manera que nada más nos queden las flores en trozos pequeños.

Si queremos podemos cocerla de la forma tradicional pero yo prefiero ponerla en una vaporera para microondas (tipo LEKUE) y cocinarla durante 12 minutos a 800 W.

Cuando esté la sacamos, y la dejamos enfriar.

Mientras se hace la coliflor podemos preparar los ajos. Para ello, los pelaremos, sacaremos el germen (para que no repita) y los laminaremos. Pondremos el aceite (unos 90ml) a calentar y añadiremos los ajos a fuego lento hasta que se doren.

Cuando estén dorados los pondremos en el vaso de la batidora junto con la coliflor y el aceite, un poco de sal y trituramos bien hasta tener una mezcla homogénea y emulsionada.

Si os da miedo que el ajo pudiera quedar muy fuerte, siempre podemos bajar un poco el sabor añadiendo un poco de zumo de limón, aunque al dorar los los ajos siempre pierden un poco de fuerza

Por último, antes de servir espolvorearemos por encima un poco de cayena picada y, ya estaría.

Ahora solo nos quedará reconocer que la coliflor también puede ser buena y ahora, a disfrutar!!

Bacalao al horno con crema de ajo


El bacalao es un pescado con el que siempre sueles quedar bien. Hacerlo al horno es muy sencillo, muy saludable y lleno de proteínas. Y si quieres que sea un plato exquisito nada más hay que darle un toque especial ( ya os enseñé el bacalao con alioli de ajo negro y el bacalao con salsa de ajo negro  y algún otro )  Como habréis observado, la combinación  bacalao y ajo  me gusta mucho ya que combinan perfectamente.  

El bacalao es un pescado blanco bajo en grasa y nos provee de vitaminas como la B y la A. Asimismo, es rico en fósforo, magnesio y potasio.

Esta receta que os pongo hoy, realmente es para los que no se quieren complicar pero quieren quedar bien cuando hagan pescado ya que es una manera súper fácil y sin apenas ensuciar la cocina.

INGREDIENTES  para 2 raciones:

  •  350 Gramos de Bacalao al punto de sal
  •  2 o 3 cabezas de Ajo
  •  Aceite de oliva
  •  Sal y de Pimienta negra molida

PREPARACIÓN. 

Pelamos un poco las cabezas de ajo y las ponemos enteras sobre un papel de aluminio. Les echamos un poco de aceite, cerramos el papel de aluminio haciendo  un paquete para cada cabeza por separado. 

Colocamos las cabezas de ajo  en una bandeja de horno y las metemos al horno a 175 ºC durante 1 hora más o menos. De este modo, los ajos se cocinarán a fuego medio y quedarán tiernos.

Una vez cocinados, pelamos los ajos uno a uno y los colocamos en un bol o si preferís en un vaso apto para la batidora. Es fácil si con un cuchillo cortamos la parte del culo del diente de ajo y con la parte roma del cuchillo vamos haciendo presión para que salga todo el jugo del ajo por detrás (como la pasta de dientes😉)

Mezclamos los ajos asados con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta, y los machacamos o trituramos hasta conseguir una pasta 

Pondremos el bacalao en una bandeja de horno a 180 ºC durante unos 13 minutos. Luego, lo sacamos y cubrimos con la crema de ajos asados y volvemos a meter al horno con el gratinador para que se gratine durante otros 5 minutos.

Cuando esté gratinado ya podemos sacarlo del horno y servir. 

Y solo nos quedará saborearlo y a disfrutar !!

Bacalao gratinado al horno con alioli de ajo negro 


Hola, no queréis pescado, pues toma dos tazas!jeje.  Ya os dije en el anterior post que teníamos que comer pescado, bien pues os pongo otra receta de pescado, que por mí no quede. 

Que decir del bacalao que no sepáis. Desde un punto de vista nutricional, lo cierto es que el bacalao es un pescado blanco que destaca precisamente por su bajísimo contenido en grasas. De hecho, el bacalao tiende a reservar su grasa sobretodo en el hígado, el cual –de hecho- se utiliza para la fabricación y elaboración de aceite de pescado. 

El bacalao es especialmente rico en proteínas. Además, también aporta vitaminas (sobretodo vitaminas del grupo B, vitamina A, D y E), así como minerales (potasio, fósforo, zinc, magnesio y sodio).

INGREDIENTES: (para 2)

  • Dos trozos de lomo de bacalao al punto de sal
  • Alioli de ajo negro (se hace así)
  • Aceite

PREPARACIÓN. 

Como veréis, esta receta tiene pocos ingredientes y la preparación es mínima. Y si os ha sobrado alioli de alguna preparación anterior, mejor que mejor

Cortaremos los lomos de bacalao en trozos manejable, Y los aplastaremos con un cuchillo (dándoles unos golpes, sin pasarnos) 

A continuación pondremos aceite en una sartén y lo calentaremos. Cuando esté caliente iremos poniendo los trozos de bacalao en pocas cantidades cada vez y los freiremos un minuto por cada lado. 

Pasamos los trozos de bacalao a una bandeja de horno. Cubriremos cada porción con el alioli de ajo negro y gratinaremos durante 2-3 minutos (hasta que se dore). Es conveniente ponerlo en la parte baja del horno para que no se tueste demasiado. 

Ya os explicaba en otra ocasión como hacer alioli de ajo negro. Si no tenéis ajo negro podéis hacer la misma receta con ajo normal. 

Ahora, sólo queda servirlo y, como siempre, a disfrutar!!

Sabías que…

En mi búsqueda de soluciones para problemas que me van surgiendo en la cocina, voy encontrando trucos y cosas interesantes. Cada vez que tenga 10 os las iré poniendo para esparcir el conocimiento 

  1. El jarabe de arce es el producto de exportación más famoso de Canadá y tres cuartas partes de la producción mundial proceden de Quebec. Las tribus indígenas enseñaron a los europeos a elaborar el dulce néctar y en el siglo XIX se convirtió en una tradición local. 
  2. Para dar un toque de picante de ajo a tus comidas, frota un diente de ajo en el recipiente de servir, y luego este sabor se quedará impregnado en tu ensalada o guarnición.
  3. Para que la parte superior del bizcocho, pan o similar no se queme, pero quede bien dorada, esta se debe cubrir con papel aluminio. 
  4. Si quieres pelar una calabaza y no quieres que te cueste tanto. Ponla tres minutos y medio en el microondas y la pelearás mucho más fácil
  5. Si quieres pelar una cabeza de ajos sin que te huelan los dedos, coge un bote de cristal mete la cabeza de ajo dentro, ciérralo y agítalo un rato luego verás como la piel sale sola
  6. Si quieres caramelizar la cebolla mucho más rápido ponla en la sartén a calentar y cuando empiece a pochar echa una puntita de cucharada de bicarbonato y verás como se hace mucho más rápido. 
  7. Si lavas un limón y lo congelas luego podrás utilizarlo para rayarlo sobre cualquier plato al que le quieras dar un toque especial
  8. Si compras a granel semillas de Chía lino y sésamo y las pones en la trituradora con un poco de canela y las guardas en un bote en la nevera tendrás un producto buenísimo para hacer pudding o condimentar yogur a un precio ínfimo comparado con lo que valen los productos preparados. 
  9. Es muy fácil pelar los garbanzos. Con los garbanzos ya cocidos hay que enjuagarlos y escurrirlos bien con agua. Colocarlos en un recipiente apto para microondas y mezclarlos con una cucharadita de bicarbonato por cada 200 g de legumbre cocida. Calentar un poco en el microondas hasta que los garbanzos estén calientes, y remover. Llenar un recipiente de agua caliente y añadir los garbanzos. Usando las manos, remover bien las legumbres frotando unos con otros, con suavidad para no romperlos demasiado. Poco a poco irán apareciendo las pieles flotando en el agua. Escurrir sobre un colador, con cuidado, para desechar las pieles. Volver a llenar con agua y repetir el proceso una o dos veces, hasta que no salgan prácticamente más pieles y el agua quede limpia. 
  10. Hay un producto que solemos tirar por el desagüe y que tiene unas propiedades increíbles, se trata de la acuafaba, nombre común para el líquido de cocción de legumbres como los garbanzos. Es el líquido típicamente desechado encontrado en las latas, o el líquido sobrante de cocinar tus propias legumbres. Se puede utilizar para reemplazar las claras de huevo en muchas recetas dulces y sabrosas. Su mezcla única de almidones, proteínas y otros sólidos vegetales solubles que han migrado de las semillas al agua durante el proceso de cocción da al aquafaba un amplio espectro de propiedades emulsionantes, espumantes, ligantes, gelatinizantes y espesantes. 

Hummus de brócoli 

Otra vez, como ya pasó en la salsa de dippear, tenemos un problema con el nombre. En esta ocasión he puesto hummus y ya está! Aunque ya sabéis que el hummus es una crema de puré de garbanzos cocidos con zumo de limón, que incluye pasta de tahina y aceite de oliva. He decidido, sin embargo, que no me voy a romper la cabeza buscando nombres, a partir de ahora, todas las salsas que sirvan para untar o que lleven tahini, o parezcan un hummus las llamaré hummus  y nos ahorraremos problemas. 

Esta receta la he hecho porque me sobraba un poco de brócoli de una preparación anterior y no sabía cómo hacerlo. Así que utilizando algunas otras recetas que tengo de hummus y variando un poco los ingredientes me ha quedado así y la verdad, es que no está nada mal (Como mínimo ha quedado buena, fácil y curiosa)

INGREDIENTES  ( 4 Porciones)

  • 2 tazas de floretes de brócoli 
  • ¼ de taza de tahini
  • ¼ de taza de nueces 
  • 3 dientes de ajo enteros sin pelar
  • Aceite de oliva
  • Agua
  • ¼ cdta de pimienta de Cayena
  • 1 ½ cucharada de jugo de limón
  • pimienta para decorar

PREPARACIÓN 

Lo primero que haremos será poner las nueces en remojo, a ser posible unas dos horas mínimo (pero si ha de ser menos, tampoco pasa nada). Cuando las saquemos las secaremos con un papel absorbente

Precalentamos el horno a 215ºC

Colocaremos los floretes de brócoli con los dientes de ajo en una bandeja de hornear, ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva y lo asaremos durante 15-20 minutos volteando a media cocción y cuidado que no se queme. 

Retiraremos del horno y pelaremos los dientes de ajo.

Colocaremos el brócoli  asado, el ajo pelado, las nueces, el tahini, el jugo de limón, la pimienta de cayena, unas dos cucharadas de aceite de oliva y 2 cucharadas de agua en una batidora y mezclaremos hasta que estén bien trituradas y queden con la textura del hummus.

Sazonaremos al gusto con sal, regaremos con aceite de oliva, espolvoreamos un poco de pimienta y ya podremos servir y disfrutar!!.