Rovellons (Níscalos)

Este año está siendo bastante parco en setas, la falta de lluvia i el frío que ha llegado de golpe no han sido la mejor ayuda para que salgan.

Pero bueno, que sería de la cocina de otoño sin las setas

Las setas las podemos hacer de mil maneras pero a veces, menos es más.  Esta receta es tan sencilla que parece mentira que pueda estar tan rica.

Aunque los llamo níscalos en mi casa siempre se han llamado rovellons, que es el nombre en catalán.   El lactarius deliciosus cambia de nombre dependiendo de la  región además  de níscalo y rovellón, también se conoce como rebollón, reboñuelo, esne gorri, etc.

De cualquier manera, se llamen como se llamen están deliciosos. Lo mejor sería que aprovecharais y salieras a recolectarlos al bosque, y a ser posible con amigos. Pero si no queda mas remedio, siempre se pueden comprar.

Sobre todo si los recolectáis tenéis que saber perfectamente que, lo que estáis recogiendo es comestible, ante cualquier duda rechazar cualquier cosa por poco sospechosa que sea.

INGREDIENTES: (para 2)

  • Unos cuantos rovellons (unos 300gr, dependiendo de la suerte 😉)
  • 3 dientes de ajo
  • Un poco de perejil picado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

PREPARACIÓN.

rimeramente limpiaremos las setas, hay muchas “normas” no escritas de cómo limpiar las setas, hay quien dice que no hay que mojarlas en absoluto y quien dice que se pueden mojar un poco. De cualquier forma lo más importante es limpiarlas bien y vigilar que no tengan “inquilinos”.

Una vez limpias, las secaremos y si hubiera alguna un poco grande la trocearemos para que todas tengan un tamaño parecido.

Pondremos el aceite en una sartén y lo calentaremos. A continuación pondremos un ajo cortado en láminas y lo dejaremos un rato para que el aceite coja gusto. Ojo que no se nos queme que sino sabe mal.

Cuando el ajo está frito, lo sacamos de la sartén y echamos las setas. Las removeremos un poco, intentado que no se rompan.

Mientras tanto haremos una picada con el resto de los ajos esta vez cortados muy pequeños, el perejil, la sal y el aceite.

Cuando las setas prácticamente estén, las pintaremos con la picada haciendo que esta cubra sobre todo las láminas de las setas.

Una vez hecho esto, las dejaremos un poco más para que cojan el gusto y rectificaremos de sal.

Ahora solo nos quedará servir y ver cómo con poca cosa tendremos un manjar exquisito. Y como siempre, a disfrutar!!

Anuncios

Brochetas de boniato glaseado con mandarina y miel

 

Hola, hoy os pongo esta receta con Boniato ya que estamos en otoño y es uno de los ingredientes que hemos de aprovechar en esta temporada. En concreto, esta entrada se la dedico a Judith que me ha dicho que le encantan los Boniatos. Pues mira Judith hay va lo que te prometí!

Boniatos hay muchas maneras de hacerlos, concretamente yo ya os he puesto alguna otra en este blog.  La crema de Boniato que os puse hace unos días. Qué curioso, había otra receta de boniato que también estaba dedicada concretamente se la dediqué a Carmen y era el Boniato asado con salsa de yogur

Bueno, pues aquí os va otra receta que también está buenísima y es una forma diferente de comer Boniatos

INGREDIENTES: para 2-3 personas

  • 1 boniato alargado con una forma regular (irá mejor para cortar)
  • 1 cucharadita de gomasio (opcional),
  • 1 mandarina, 
  • 1 pizca de canela molida, 
  • 2 cucharadas de miel, 
  • 1 cucharadita de salsa de soja,
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, 
  • 1/2 cucharadita de salsa Worcestershire, 
  • 1/4 cucharadita de vinagre de Jerez, 
  • pimienta negra y sal. 


PREPARACIÓN:
Bien, pues veamos cómo hacer brochetas de boniato glaseado con mandarina y miel

Pelaremos el boniato y lo cortaremos en rodajas del grosor de no más de un dedo, aproximadamente del mismo tamaño. Pero cuidado que si las hacemos muy estrechas no nos irán bien.  

Colocaremos en un recipiente apto para el microondas (yo utilizo el Lekue) y cocinaremos unos 4-5 minutos, hasta que se puedan atravesar con un palillo pero sigan firmes.


Dejaremos enfriar mientras preparamos el marinado. 

Rallaremos un poco de la piel lavada de la mandarina en un cuenco, y exprimiremos por encima el zumo de la propia mandarina.  

Añadiremos el gomasio (si no tenemos podemos sunstituirlo por unas semillas de sésamo machacadas), la canela, la miel, la salsa de soja, el aceite de oliva, la salsa Worcestershire y el vinagre.

Batiremos bien para que emulsione y lo añadiremos a los boniatos, mezclando para que se impregnen y lo dejaremos un rato macerando
Podemos utilizar brochetas de madera o utilizar metálicas, si las utilizáis de madera mojarlas antes para que no se quemen. 

Ensartar las piezas de boniato en las brochetas, escurriendo el marinado y reservándolo para utilizarlo luego. 

Calentaremos a fuego fuerte una plancha y la pintaremos ligeramente con aceite de oliva. 

Pondremos las brochetas y las cocinaremos por ambos lados hasta que se doren y caramelicen. 


Pintaremos de vez en cuando con el líquido del marinado que teníamos separado. 

Antes de servir salpimentaremos un poco

Y ya solo nos queda, a disfrutar!!

Mazorcas de maíz a la barbacoa con mantequilla al limón

El otro día vinieron unos amigos a disfrutar de una barbacoa y para la ocasión preparé estas mazorcas de maíz a la barbacoa con mantequilla al limón. El resultado fue espectacular y por eso me he visto casi “obligado” a poner la receta urgentemente.

La verdad, que pese a lo fácil que es hacerlas, el resultado es muy bueno, por lo que os aconsejo que siempre que podáis las cocinéis, ya veréis como triunfáis

INGREDIENTES:

  • Mazorca de maíz cocida (yo puse una mazorca por cada comensal, pero en vista del éxito os aconsejo poner alguna más porque seguro que repiten) (también la podemos poner cruda pero entonces tendremos que aumentar el tiempo de cocción)
  • 60 g de mantequilla reblandecida
  • l cucharada de eneldo picado
  • l cucharadita de curry en polvo
  • 2 cucharadas de corteza de limón ecológico rallada
  • 1/2 cucharadita de sal gorda
  • Pimienta negra recién molida

PREPARACIÓN :

En principio las haremos a la barbacoa, pero si no las pudierais hacer a la barbacoa siempre la podéis hacer en un grill eléctrico o en una plancha

En la barbacoa de carbón dejaremos que las brasas estén apunto y luego pondremos las mazorcas a fuego mediano ni muy cerca ni muy lejos de las brasas

Mientras las mazorcas van cogiendo color prepararemos la mantequilla al limón.

Rallaremos la piel del limón, teniendo en cuenta de no llegar hasta la parte blanca, pues amargaría. Para hacer la pasta, simplemente iremos aplastando todos los ingredientes en un cuenco hasta obtener una pasta uniforme. Es importante que la mantequilla esté reblandecida.

Dejaremos que las mazorcas se hagan, manteniendo tapada la bbq tanto como sea posible. (Yo cuando están cocidas, acostumbro a cortarlas por la mitad porque así es más fácil distribuirlas)

Si las mazorcas estuvieran crudas y con las hojas, retiraremos unas pocas hojas hasta que veamos los granos a través de las hojas más finas.

Iremos dando vueltas a las mazorcas a menudo para obtener una cocción homogénea. Estarán cuando los granos comiencen a estar en un tono dorado. Si veis que se hace muy rápido siempre podéis alejar un poco las brasas.

Una vez hechas, las cogeremos con cuidado, con unas pinzas, las retiraremos y las dejamos aparte.

Antes de servirlas pondremos las mazorcas, en una bandeja de aluminio desechable. Añadiremos, entonces, la mantequilla aromatizada por encima de las mazorcas y colocaremos la bandeja sobre la parrilla a fuego directo unos cinco minutos. Las mazorcas se calentarán de nuevo y la mantequilla se derretirá, por lo que iremos dando vueltas para que vayan impregnándose del jugo.

Las mantendremos a fuego medio hasta el momento de servir

Ya solo nos quedará, servirlas acompañando a una buena carne y esperar los elogios. Y ya sabéis como siempre, a disfrutar!!

berenjenas al horno

Muchas veces hacemos un plato principal y necesitamos un acompañamiento que sea sano. Una opción muy buena, son estas berenjenas muy fáciles de preparar y que quedan muy ricas.

Además, también las podemos tener para picar, o de aperitivo ya que al estar hechas al horno tienen poco valor calórico.

INGREDIENTES (para unas 2 raciones)

  • 1 Berenjena
  • 1 Cucharada sopera de Aceite de oliva virgen extra
  • 1 Pizca de Sal yPimienta
  • Hiervas aromáticas de tu elección (orégano,romero,perejil, pimentón,…)

PREPARACIÓN:

Lavaremos bien la berenjena, una vez limpia la haremos en láminas muy finas. Podéis hacerlo con un buen cuchillo afilado o con una mandolina.

Las rodajas podemos cortarlas a lo largo o a lo ancho, ¡como más nos guste! En cualquier caso, hemos de procurar que queden muy finas ya que así se harán mejor

Colocaremos las rodajas sobre papel absorbente, las salaremos y dejaremos que reposen durante unos 10-15 minutos para que vayan perdiendo un poco de agua.

Mientras tanto, prepararemos un bol en el que añadimos el aceite, la pimienta y las especias que hayamos decidido. Cuando haya pasado el tiempo de reposar la berenjena las iremos cogiendo una a una y las pasaremos por la mezcla del bol

Precalentaremos el horno a 150 ºC.

Forraremos una bandeja con papel de hornear y colocaremos las rodajas separadas entre ellas. Hornearemos durante unos 15 minutos aproximadamente, dándole la vuelta a media cocción para que se hagan por ambos lados.

Recordad que cada horno es un mundo, por lo tanto ir comprobando que no se quemen.

Y luego, ya sabéis, o de acompañamiento o de aperitivo, a disfrutar!!

Pincho de pollo al paprika


Hoy usaré una de las especias más utilizadas en mi cocina, se trata del paprika ya sea dulce o picante. El Paprika o el pimentón son especias que utilizo mucho y además desde que estuve de viaje en Hungría y vi el proceso de cultivo y producción todavía lo utilizo más a gusto.

Ya sé, que aquí en España tenemos un fantástico y maravilloso pimentón de la vera . Bien, yo no pongo ni quito rey, unas veces utilizo uno y otras veces utilizo el otro ¿cuál es la razón de que utilice uno u otro? Pues la verdad es que los platos "Me lo dicen" si es un plato típicamente español utilizo pimentón de la vera y si es un plato de cocina internacional utilizo Paprika ¿ es una buena razón?, pues no lo sé, pero es la mía. Además nunca la cumplo a rajatabla.
De cualquier manera, en Hungría el Paprika es el símbolo nacional

y hay muchísimas recetas en la que lo utilizan yo en este blog ya os he puesto alguna como:
El pollo pegajoso, los jamoncitos de pollo con salsa a l'ancciene , el bacalao con aceitunas y judías verdes, y, como no, el típico pollo a la Kalocsa

Bueno pues en esta ocasión os enseñaré a hacer unos pinchos que siempre quedan bien, como aperitivo o plato principal.

INGREDIENTES ( para 2 personas)

  • 2 pechugas de pollo, 
  • Aceite de oliva virgen extra, 
  • 1 cucharadita de zumo de limón, 
  • 2 cucharaditas de paprika dulce, 
  • 1/2 cucharadita de paprika picante, 
  • 1 cucharadita de comino molido, 
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo, 
  • 1/2 cucharadita de tomillo seco, 
  • Sal y pimienta negra. 

PREPARACIÓN

Lo primero que tendremos que hacer será preparar el marinado. Para ello cogeremos un cuenco y pondremos unas 3 cucharadas de aceite, y el resto de productos,el zumo de limón, la paprika dulce y picante, el comino, el tomillo y el ajo.

Mezclaremos bien.

Ahora limpiaremos las pechugas de pollo y las secaremos con papel de cocina. A continuación las trocearemos tamaño mordisco y las salpimentaremos. Las pondremos en un bol o recipiente y le verteremos el aliño por encima y mezclaremos para que la carne se empape.

Dejaremos marinar tapado con film, más o menos una hora. Mejor si lo dejamos en la nevera, sobre todo si es verano

Cuando el pollo ya esté marinado lo sacaremos y lo freiremos que quede bien doradito. Podéis utilizar una sartén con el aceite muy caliente o utilizar la freidora, lo que os vaya mejor.

Luego, ensartaremos el pollo en los pinchos. Podemos utilizar unos pinchos largos como los que yo he puesto en la foto si es para plato principal o unos pinchítos cortos para poder ponerlo como aperitivo.

Ya solo nos quedará servirlo y, a disfrutar!!

mejillones al vapor


Los mejillones son un alimento muy sano. Con ellos se pueden hacer infinidad de elaboraciones diferentes y una de ellas, quizá la más simple, son los mejillones al vapor. Però, no por ser simple deja de ser   exquisita

Los mejillones al vapor son una una receta sencilla y que resulta muy rica de comer, tanto como tapeo o bien como entrante.
INGREDIENTES :

  • Un kilo de mejillones frescos
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de agua mineral
  •  2 limones
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Perejil fresco 

PREPARACIÓN :

Lo primero que debemos hacer, es inspeccionar los mejillones, desechando todos aquellos que estén abiertos o rotos, nos ahorraremos problemas de salud. 

Hay que emplear siempre mejillones bien frescos y que no sean demasiado pequeños, para que así tras cocinarlos nos queden con un buen tamaño.

Con un cuchillo iremos rascando toda la cáscara y eliminando las conchas que tengan adheridas. Tendremos que quitar también las barbas de los mejillones. Para retirar las barbas lo mejor es sujetar con el cuchillo (o la mano) y tirar hacia el lado estrecho de la concha, así con este movimiento conseguimos extraerlas, y al acabar, los lavamos bien con agua para quitar todos los restos. 

Mientras los mejillones escurren, vamos a poner una olla a calentar a fuego medio, en la que echaremos los dientes de ajo pelados y troceados, un poco de sal, un chorrito de aceite de oliva virgen, el jugo de los limones exprimidos, un poco de perejil picado, el agua y el vino blanco y lo mantendremos a fuego medio hasta que comience a hervir. 

Una vez empieza a hervir, echamos los mejillones en la olla, bajamos un poco la intensidad del fuego y tapamos la olla, que dejaremos así unos 5 o 6 minutos, para que se abran por completo los mejillones. Podemos ir moviéndolos un poco de arriba abajo para que vayan mojándose con la salsa. 

Si tras ese tiempo alguno no se abre, los dejamos otro par de minutos más y si siguen sin abrirse los desechamos, ya que posiblemente estarían en mal estado.. 

Los podemos servir en la misma olla, como suelen hacer los belgas o los podemos presentar en un plato quitando la parte de la cáscara vacía. Yo particularmente soy partidario de servirlos en la olla que cada uno coja lo que le apetezca. Siempre es bueno estar reunidos alrededor de una comida. 

Aquí vemos un fantástico aperitivo en la terraza con mejillones y cañaíllas

Así que ya sabéis. A disfrutar!!

Cañaíllas con vinagreta de mostaza

Hoy he pasado por la pescadería y he comprado  cañaíllas. (La cañadilla o cañaílla (Bolinus brandaris) es un molusco gasterópodo marino que vive en aguas poco profundas muy típico del Mediterráneo que se reconoce enseguida por ser bastante robusto y con grandes espinas dispuestas en hileras alrededor de la concha. )

Y en seguida me he acordado del último pica-pica que hicimos con los compañeros de marxa en Palamós. Y a ellos (y a vosotros) les voy a dedicar esta receta. 

Os pongo una curiosidad de las cañaíllas, su primer uso intensivo fue industrial: de sus glándulas branquiales los fenicios extraían el tinte púrpura, con el que se teñían los ropajes de las clases dirigentes, ya veis y ahora nos la comemos!

INGREDIENTES:

  • Cañaíllas 
  • 2 hojas de laurel
  • 3 vasos de agua de mar (o agua con sal)
  • Sal
  • Hielo



PREPARACIÓN 

Lo primero que haremos unas horas antes de empezar a prepararlas será ponerlas en agua fría con sal e ir cambiando el agua cada cierto tiempo, unas 3 o 4 veces. Luego las pasaremos por agua fría para terminar de limpiarlas.

Revisadlas bien y tirar las que estén vacias ya que si alguna que no está bien desprende un olor desagradable cuando las hervimos.

Pondremos agua a hervir y añadiremos 70 gr. de sal por litro de agua (también podemos utilizar agua de mar). Cuando el agua esté hirviendo introduciremos dos hoja de laurel y las cañaillas y esperaremos a que el agua vuelva a hervir otra vez. Una vez vuelva a hervir las dejamos 12 minutos. 

Cuando ha pasado ese tiempo, la sacamos y las introducimos en agua con hielo y sal para parar la cocción y que la carne se contraiga y sea más fácil de comer y, en principio ya estarían listas para degustar.

Pero para que aún queden más buenas les pondremos una salsa. Se suele utilizar una salsa de allioli  pero en esta ocasión y en honor a mis colegas las voy a preparar con una Vinagreta con Mostaza

Este tipo de vinagreta os va a resultar muy útil para acompañar muchos platos (ideal para el marisco), y que se prepara en un periquete.

INGREDIENTES
:

  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • Sal y Pimienta 

PREPARACIÓN:
Cogeremos un cuenco y mezclaremos el aceite de oliva virgen y la mostaza de Dijon, con un tenedor hasta que estén bien mezclados. Una vez que los hemos mezclado añadiremos el vinagre y salpimentamos al gusto, y volvemos a mezclarlo todo. 

Después añadimos el zumo de limón recién exprimido. Volvemos a mezclar hasta que quede una vinagreta homogénea, corregiremos el punto de sal y pimienta. 

Bien, pues ya sólo nos queda servir las cañaíllas junto con la salsa y a disfrutar!!