Pisto de verduras con atún y queso de cabra

Esta  receta la puse hace más o menos un año, pero como me la piden mucho la vuelvo a poner revisada 

Ya os dije que es fácil y buenísima. 

Se trata del pisto de verduras, habitualmente el pisto de verduras se sirve como acompañamiento pero,arreglado un poquito lo podemos servir de primer plato.  En la foto veréis que está emplatado encima de una tostada de pan, bien eso no es paleo, pero en mi casa gusta mucho esta presentación así que hago una para mi en la que no incluyó el pan y otra para mi hija  en la que si le pongo pan, vosotros podéis decidir qué versión preferís. Aunque ya os pondré una receta de pan paleo para que no tengáis tantos cargos de conciencia. 

Supongo que todos sabréis lo que es el pisto pero, para los que no lo sepan. Es un plato tradicional de la cocina española que consiste en una fritada de diversas verduras de composición variable, posiblemente aquellas más accesibles durante la temporada en una huerta. En su origen, el plato posiblemente fue cocinado por los campesinos de La Mancha al aire libre con los productos de la huerta, a los que tenían fácil acceso. El auténtico pisto sólo lleva pimientos verdes y rojos, tomates y un poco de calabacín, pero las verduras empleadas suelen variar enormemente dependiendo de la zona, de la temporada y de los gustos locales, etc. No obstante se puede decir que siempre lleva tomate y pimiento y que además es frecuente que lleve cebolla, ajo, calabacín, etc. 

INGREDIENTES

Bueno pues como hemos dicho utilizaremos

  • Un pimiento verde
  • Un pimiento rojo
  • Un tomate grande
  • Un calabacín
  • Una berenjena
  • Una cebolla
  • Atún en aceite
  • Queso rulo de cabra
  • Aceite sal y pimienta

Todos estos ingredientes se preparan cortados en pequeños dados de no más de medio centímetro.

Hay varias maneras de hacerlo si tenéis una olla tipo multicoock  o similar es mucho más fácil, pero si no también podemos utilizar una sartén. Como sartén tiene todo el mundo, explicaré cómo hacerlo con sartén

Las verduras se van pochando sucesivamente en una sartén con aceite de oliva y cuando están listos se dejan reposar durante media hora. 

La mayoría de las recetas modernas aconsejan el siguiente orden: primero la cebolla, el pimiento y cuando ablandan va el calabacín y  la berenjena, por último, los tomates. Yo como siempre aconsejo poner el fuego muy lento y tener paciencia porque poco a poco todo sale mejor. 

 Una vez ha reposado lo que tendremos que hacer es emplatar, como ya he dicho antes, podemos utilizar pan o no, en cualquier caso, primero pondremos el pisto (en este caso sería un pisto de berenjena puesto que el pisto no lleva berenjena pero ,a mi me gusta más con ella)  luego escurrimos el aceite del atún y ponemos el atún encima del pisto. Y por último ponemos el queso de cabra en trocitos pequeños (normalmente, si el plato está caliente el queso se fundirá un poco si no, siempre podéis ponerlo dos o tres segundos al microondas). Para finalizar poner un chorrito de aceite de oliva virgen por encima servir y a disfrutar!!

Anuncios

Crema de calabacín y puerro. 


Bueno, aunque no lo parecía, al final ha llegado el frío. El frío, que nos induce a comer cremas calientes para entrar en calor y sentirnos mejor. 

Ya os he puesto alguna otra crema porque la verdad es que me encantan. 

Las más visitadas son:

Hoy os voy a poner una crema que también está buenísima, se trata de una crema de calabacín, cebolla y puerro 

INGREDIENTES:


  • Dos calabacines. 
  • Una cebolleta 
  • Un puerro
  • un par de ajos
  • 1 l de caldo de verdura
  • Agua
  • Aceite
  • Sal y pimienta
  • Pipas de calabaza (para decorar)

PREPARACIÓN 

Ponemos a calentar en una olla el aceite . 

Mientras se calienta el aceite vamos cortando la cebolla y el puerro en trozos relativamente pequeños, tampoco hace falta que sean muy pequeños porque luego van triturados. 

Cuando lo tengamos caliente echamos los ajos para que vaya tomando gusto. Cuando tengamos los ajos dorados echamos la cebolla y el puerro.  Iremos removiendo hasta  que vaya cogiendo color. 
Mientras tanto lavaremos los calabacines y los cortaremos sin quitar la piel, aunque si la parte del rabo y la de delante. Una vez limpios los cortaremos en rodajas. 

Cuando tengamos la cebolla y el puerro dorados, añadiremos a la olla el calabacín cortado. Iremos removiendo hasta que se rehogue todo. Añadiremos un poco de sal

Cuando esté todo rehogado tiraremos en la olla el litro de caldo. Y lo pondremos a calentar a fuego medio, y lo taparemos y dejaremos  que empiece a hervir. En el momento en que llegue a ebullición, reduciremos la temperatura.

Dejaremos que siga cociendo con la tapa puesta, removiendo de vez en cuando durante unos 20 minutos, hasta que todos las verduras estén tiernas (podemos pinchar con un tenedor para ver si están bien cocidas). Veréis que en los ingredientes había también agua, que hasta ahora no hemos utilizado. Este agua es para, en el caso que no tengáis bastante con el caldo, poder añadir un poco más de líquido

Una vez cocidas pararemos el fuego e iremos sacando las verduras y poniéndolas en el vaso de la trituradora. En principio las pondremos sin caldo, solamente con el poco que vaya cayendo al sacarlas. Empezaremos a triturar y utilizaremos parte del caldo de cocción para hacer más o menos espesa la crema, dependiendo de nuestro gusto. 

Ahora, solo nos quedará servirla salpimentándola y adornándola con unas pocas semillas de calabaza para hacerla un poco “crunchi” y, con la crema calentita, ya sabéis, a disfrutar!!

Crema de boniato, calabacín y granada,

Ya llega el frío y con él la temporada de cremitas. Llegar a casa de la calle y abrazarse a un buen bol de crema calentita sienta de maravilla. Y si hacemos cremas en otoño, qué mejor que utilizar productos de temporada, en este caso utilizaremos boniatos y granadas, productos de otoño por excelencia.

INGREDIENTES:

  • 3 boniatos
  • 1 calabacín
  • 1 puerro
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • ½ cucharadita de canela molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Unos dos litros de agua aprox.
  • 1 granada (opcional, pero “obligatoria”)

PREPARACIÓN ;

Lo primero que haremos para hacer la Crema de boniato, calabacín y granada será pelar los boniatos y cortarlos en trozos pequeños, el calabacín también lo pelaremos y cortaremos en trozos pequeños y al puerro le quitaremos la parte verde y la primera capa blanca, lo limpiaremos y también lo cortaremos en rodajas.

Usaremos una olla grande y pondremos un poco de aceite de oliva virgen extra a calentar suavemente y añadimos las verduras cortadas.

Lo rehogaremos todo durante unos minutos para que las verduras cojan color y dejen ir el agua.

Añadiremos las especias, un poco de sal y rehogamos un poco mas.

A continuación incorporamos el agua, que cubra todo.

Y dejamos cocinar unos 30 minutos, o hasta que con un palillo, si tocamos un trozo de boniato,este, se deshaga.

Una vez estén las verduras cocidas iremos sacándolas con un cazo  y poniéndolas en el vaso triturador y a continuación lo trituraremos añadiendo parte del caldo que nos ha quedado para que la crema quede menos espesa.

A la hora de servir pondremos unos granos de granada, que aunque haya dicho que son opcionales, hacen que la crema pase de ser una crema más o menos normal a tener un punto Gourmet inesperado.

Y ahora, ya sabéis… cuchara y, a disfrutar!!

“Espaguetis” de calabacín a la Carbonara

Ya os he puesto alguna otra receta de “falsos espaguetis” hechos con calabacin, como por ejemplo los espagueti con gambas y pesto de aguacate o con Pesto “tradicional”. Pero puestos a hacer “pasta” que mejor que hacer una salsa Carbonara. Esta combinación os quedará perfecta y no notareis que no es pasta de veras.

De paso, advierto que esta Carbonara no lleva crema de leche solo huevo

INGREDIENTES (para 2)

  • 3 calabacines pelados o espiralizados (en alguna otra receta ya os expliqué cómo)
  • 4 tiras de tocino (bacón) cortado en tiritas pequeñas
  • 2 huevos batidos
  • 1 cucharada aceite de oliva
  • 1 diente de ajo cortado pequeñito
  • Sal y pimienta
  • Una pizca de nuez moscada
  • Queso Parmesano rallado (opcional)

PREPARACION

Calentaremos una sartén grande y añadiremos el tocino y lo freíremos hasta que esté crujiente por todas partes. (si queréis podéis poner un poco de aceite pero yo normalmente lo frío con su propia grasa para no añadir más grasa a la elaboración)
Bajaremos el fuego y agregaremos el ajo picadito. Si veis que la sartén está muy seca podéis añadir un poquito de aceite para dorar el ajo  y cocinaremos por un par de minutos.

Ahora añadiremos el calabacin que previamente teníamos preparado en forma de espagueti, un poco de sal y pimienta, y removeremos para que se impregne bien.

Cocinaremos un minuto más o menos (interesa que el calabacin quede “al dente” y luego agregaremos los 2 huevos batidos.

Lo iremos revolviendo hasta que el calabacín esté bien cubierto y el huevo empiece a espesar (ojo que no se cuaje demasiado, máximo  un minuto o 1 y 1/2 ,  No queremos una tortilla)

Lo sacamos del fuego y lo servimos al plato, podemos ponerle un poco de nuez moscada y un poco de parmesano por encima y ya tenemos nuestros “espaguetis” a la Carbonara sanos y paleo

Cogeremos el tenedor, enrollaremos y, a disfrutar!!

“Buñuelos” de calabacín Paleo

Estos “buñuelos” son un  plato vegetariano que puede llegar a ser uno de tus favoritos. 

La clave para que queden perfectos es extraer la mayor cantidad de humedad posible, aunque eso tampoco es que sea muy difícil. Además con una buena trituradora de alimentos y un par de truquitos, todavía es mucho más fácil. 

INGREDIENTES: (para 4)

  • 2 calabacines medianos, 
  • 2 cucharadas de sal
  • ¼ de taza de harina de coco
  • 1 huevo grande batido
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • ¼ cucharadita de pimienta de cayena, (opcional)
  • Aceite (A ser posible de coco, y si no puede ser, de oliva) 

PREPARACIÓN 

Trituraremos el calabacín con la trituradora de alimentos hasta dejarlo prácticamente como una pasta. Pondremos el calabacín rallado en un tazón grande y lo espolvorearemos con la sal y mezclaremos bien y lo dejaremos reposar un rato para que vaya soltando el agua 

Ahora es el momento de exprimir toda la humedad del calabacín porque, a nadie le gustan los buñuelos empapados. Yo suelo poner un colador encima de un bol y voy echando el calabacín en el colador y con otro bol hago presión para que vaya soltando todo el agua

Cuando tengamos el calabacín escurrido añadiremos la harina de coco, el huevo y la pimienta, lo mezclaremos bien para que quede homogéneo. 

Cuando lo tengamos homogéneo, dividimos la masa en partes más o menos iguales dependiendo de cómo de grande queramos  hacer los buñuelos. 

Cogeremos cada parte e iremos haciendo bolas que luego aplastaremos hasta conseguir una especie de empanada. 

Esto lo haremos sobre un papel de hornear o de aluminio para que no se peguen. Son un poco frágiles, así que tened cuidado al voltearlos.

Calentaremos una sartén a fuego medio-bajo. Derretimos una cucharada grande de aceite de coco en la sartén (también podemos utilizar aceite de oliva, si no tenéis de coco) 

Poner unos cuantos buñuelos en la sartén con cuidado que son frágiles. Los cocinaremos por cada lado de 3 a 5 minutos o hasta que esté bien dorado. 

Repetiremos la fritura hasta que hayamos utilizado toda la mezcla de calabacín. 

Si no hubiera suficiente habrá qué agregar más aceite a la sartén cada vez que iniciemos una nueva tanda de freir. 

Cuando los vayamos sacando de la sartén,  los iremos dejando enfriar sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite

Espolvorearemos con cebollino recién cortado o perejil. 
Ya solo nos queda servir y a disfrutar!!

Lasaña de calabacín


Aquí os voy a mostrar una receta fácil y buenísima 
Esta es una receta de lasaña, pero los calabacines sustituyen a las láminas de pasta llenas de hidratos, pasando asi a ser una lasaña más sana y más jugosa. Siendo además muy interesante nutricionalmente ya que, los calabacines aportan minerales como calcio, hierro y fósforo, y muchas vitaminas. Además contienen mucha fibra y son de fácil digestión.

En este caso yo la he hecho de atún pero podéis utilizar jamón o carne picada guisada, lo que más os apetezca en ese momento. 

INGREDIENTES: (para 2)

  • 1 calabacin grande 
  • Lata de atún en aceite de oliva (unos 80g)
  • queso mozzarela (puede ser en láminas finas o rallado) 
  • queso parmesano rallado
  • Aceite
  • Sal

PREPARACIÓN 

Ponemos a calentar el horno a 180ºC

Lavaremos el calabacin y lo secaremos (si vemos que con uno nos quedamos cortos utilizaremos un par)

Con un pelapatatas pelamos la piel del calabacín  y luego con el mismo aparato lo cortáremos en láminas muy finas a lo largo. Podéis usar una mandolina, lo que os funcione mejor

Tomaremos una fuente rectangular que pueda ir al horno. Untaremos la fuente con un poco de aceite y montaremos las capas de la lasaña. Primeramente pondremos una capa de láminas de calabacín, sin dejar espacios. Yo suelo ponerlas que cuelgen por los lados de la bandeja para así después cerrar por la parte de arriba. 

Luego esparciremos por encima (de la base) parmesano rallado y lo cubriremos con una capa de atún (más o menos la mitad de la lata) acabando con una capa de queso mozzarela. 

Repetiremos el proceso: 

calabacín, parmesano, atún , hasta que se acabe todo. Terminaremos con la capa de mozzarela y “cerraremos” por arriba entrecruzando las tiras de calabacin, (como haciendo un cesto)

Se puede hacer así, o simplemente cortar el calabacín a la anchura de la bandeja del horno  y olvidarnos de trenzar el calabacín pero de esta manera aguanta más firme

Por último pondremos una capa de queso parmesano y meteremos la fuente en el  horno. Como siempre, dependiendo del horno lo dejaremos entre 20 y unos 25 minutos (vigilando), aproximadamente o hasta que se dore la parte de arriba de la lasaña.
Cuando ya la veamos doradita, la sacaremos del horno y la dejaremos unos 10 minutos para que se asiente. 


Pasado ese tiempo ya la podemos sacar de la bandeja y  servirla y, por supuesto, como siempre a disfrutar!!

“Espaguetis” de calabacín con gambas y pesto de aguacate

Hoy os pongo una receta sanísima. Se trata de una forma de imitar la pasta pero haciéndola más sana. Hablo de los espaguetis de calabacín , me refiero al propio calabacín cortado en forma de espaguetis. Es lo que muchos están empezando a llamar zucchetti (zuchinni [calabacín en inglés] + spaghetti). Al sustituir  la pasta de trigo por la verdura, hace que desaparezca el gluten haciéndola perfecta para celiacos, vegetarianos, veganos (si obvian las gambas), intolerantes a la lactosa etc… y si encima está buenísima ¿qué más podemos pedir?

INGREDIENTES: (para 2 o 1 si es plato único) 

  • 1 calabacin grande
  • 1 zanahoria mediana
  • 6 tomate cherry
  • Gambas
  • 1 aguacate
  • 4 o 5 nueces
  • Albahaca fresca
  • aceite
  • 1 diente ajo
  • Zumo de limón 
  • Sal y Pimienta

PREPARACION

Cortamos los calabacines y la zanahoria  de manera que parezcan espaguetis

Si tienes suerte y tienes una máquina para hacer espaguetis, o un rallador Spirelli, pues fantástico, pero si no mira como los suelo hacer yo



Luego haremos el pesto. Pondremos  en una picadora la pulpa del aguacate, las nueces, las hojas de albahaca y el ajo (al que previamente habremos quitado el germen para que no repita). 

Salamos y añadimos el aceite. Es mejor ir añadiéndolo poco a poco y ver la consistencia que nos va quedando. Tiene que tener la textura aproximadamente del guacamole. Para finalizar añadimos un chorrito de zumo de limón y mezclamos.

Salteamos los “espaguetis” en la sartén unos 3 minutos (aunque si preferís dejarlos crudos tampoco es mala idea). Añadimos los tomates, y las gambas. 

Cuidado! no dejar mucho tiempo el calabacín en la sartén pues empezará a perder agua y su textura no será la misma, quedará cocido y tiene que quedar al dente.

Lo servimos con el pesto por encima y a disfrutar!!