“Libritos” de presa ibérica con queso azul

Os pongo una exquisita receta de libritos. Los llamamos libritos por que es la carne abierta como si fuera un libro, rellena y luego vuelta a cerrar.

Los libritos, son el típico plato de toda la vida en casa, el que nos hacía hacia nuestra madre o nuestra abuela. Pero, aunque plato típico, también podemos realzarlo sin muchos problemas.

Habitualmente los libritos se hacen de lomo, pero en esta ocasión, los haremos más sofisticados y utilizaremos presa ibérica.

La presa ibérica es el corte del cerdo ibérico de más calidad, se encuentra entre la paleta y el cabecero del lomo y de cada cerdo se obtienen dos piezas de presa  de unos 500 gr aproximadamente. Se aprecia en ella un veteado debido a la infiltracion de grasas, lo que la hace muy jugosa y sabrosa.

INGREDIENTES

  • 8 escalopes de presa ibérica que, previamente habremos pedido a nuestra carnicera que nos los abra por la mitad
  • 70 g de queso azul, tipo Roquefort o similar
  • 50 g de mozzarella de búfala
  • 60 g de virutas de jamón de bellota
  • sal y pimienta
  • 300 g de pan seco
  • 120 g de avellanas tostadas
  • 2 huevos
  • harina
  • aceite

PREPARACIÓN

Cortamos en láminas 50 g de mozzarella y desmenuzaremos 70 g de queso azul.

Estiramos los escalopes de presa ibérica con el rodillo poniendo papel sulfurizado encima, esto es opcional, pero luego para cerrarlos va mejor.

Salpimentamos, un poco, los escalopes y los rellenamos con 60 g de virutas de jamón de bellota y los quesos.

cerramos los libritos. Si no se cierran bien, siempre podéis ayudaros de un palillo mondadientes. Pero acordaros de sacarlo antes de servir

Cortamos 300 g de pan de barra seco en daditos y los freímos en una sartén con aceite. Cuando lo saquemos escurrimos el aceite.

Ponemos en la picadora el pan frito y 120 g de avellanas. Lo trituramos (Tampoco hay que triturarlo excesivamente fino, porque nos interesa que quede algún trocito para que haga “crunch” ) y lo ponemos en un plato para rebozar.

Ponemos a calentar una sartén con aceite.

ahora montaremos “la parada” para rebozar.

Batimos 2 huevos y los ponemos en un plato. Llenamos otro plato con harina.

Pasamos los libritos por harina, luego por el huevo batido y, finalmente, por el pan con avellana.

Pasarlo por harina, significa poner en harina pero justo para que quede seco, no nos interesa poner cantidades de harina. Cuando lo tengamos enharinado daremos unos golpecitos para quitar la sobrante.

Los iremos friendo en pequeñas cantidades y los dejamos en una bandeja con papel absorbente para evitar el aceite sobrante.

Ahora simplemente, tendremos que emplatar y servir. Podemos acompañarlos con una salsa tártara y un poco de ensalada. Pero eso ya va a gustos.

En cualquier caso, ya sabéis… A disfrutar!!

Anuncios

Muslos de pollo a la provenzal en BBQ

Parece que empieza el buen tiempo, y con él la temporada de barbacoas. Por lo que después de una buena limpieza, ha tocado poner en marcha de nuevo la barbacoa.

Como ha caído un poco de sorpresa después de tantas nevadas y días de mal tiempo, los ingredientes que teníamos a mano para hacer la inauguración, no eran muy espectaculares.

Pero así y todo, creo que el resultado ha quedado perfecto y muy digno.

Hemos hecho unos muslos de pollo a la provenzal, pero al hacerlos en bbq el resultado ha sido mucho mejor de lo esperado, por lo que os recomiendo fervientemente que os pongáis manos a la obra.

INGREDIENTES:

  • 6 muslos enteros de pollo (a ser posible de calidad contrastada)

PARA LA MARINADA

  • Un vaso de vino blanco seco
  • 6 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Una cucharada de mostaza a la antigua
  • 3 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 2 cucharadas de hierbas provenzales
  • 3 dientes de ajo picados
  • 2 cucharaditas de sal gorda
  • 1/2 cucharaditas de cayena molida

PREPARACIÓN:

Comenzaremos preparando la marinada. Para ello, mezclaremos todos los ingredientes en un bol grande.

A continuación, cogeremos los muslos de pollo e iremos haciendo unos cortes por ambas caras con un cuchillo afilado.

Colocaremos los muslos de pollo,
en una bandeja grande y verteremos la marinada por encima.

Remojaremos bien el pollo por ambas caras, podemos utilizar un pincel para llegar a todos los rincones. Dejaremos marinar en un sitio fresco, como la nevera, de 4 a 8 horas para que coja el gusto, si no tenéis tanto tiempo, podéis dejarlo un poco menos, pero tener en cuenta que cuanto más tiempo esté, más gusto a marinado cogerá. Sería conveniente también ir girando los muslos para que cojan sabor por ambos lados.

Lo ideal es ponerlo a marinar cuando nos vayamos a dormir, o levantarnos pronto y que lo primero que hagamos sea eso.

Cuando pase ese tiempo, sacaremos los muslos de pollo de la fuente y tiraremos la marinada.

Para cocinar, recomiendo la bbq aunque si no tenéis, también podéis utilizar una plancha, aunque…

Pondremos el carbón a arder hasta que tengamos las brasas y cocinaremos el pollo durante l hora, a fuego medio indirecto, es decir, con la parrilla a media altura y con la carne NO encima de las brasas, sino a un lado y, sobre todo, manteniendo cerrada la tapa de la bbq.

En la imagen hay más de seis muslos. Pero es que cuando hacemos barbacoa se apunta todo el mundo!!

Y ahora, os explico otro de los secretos de la barbacoa. Solo hay que dar la vuelta a la carne una vez. En este caso también. Hay muchos que se vuelven locos dándole vueltas a la carne, eso no la beneficia en nada.

Cuando ya veamos que están, cambiaremos la carne de sitio y los pondremos encima de las brasas a fuego directo durante cinco minutos dándole la vuelta también una sola vez para que así se doren por fuera y estén más crujientes.

Después, los sacaremos de la bbq y los dejaremos reposar unos minutos para que se acaben de atemperar.

Y ya solo nos quedará servirlos con algún acompañamiento como, por ejemplo la patatas tornado. O las mazorcas de maíz con mantequilla de limón

Como veréis, en esta receta hay poco trabajo ya que, trabaja por un lado la marinada, y por el otro la barbacoa. De todas maneras, quien quedaréis como reyes en la barbacoa seréis vosotros.

Ahora, repartir y, con todos nuestros amigos,…A disfrutar!!

Rollitos de pollo con foie

Hoy os pongo un plato muy sencillo pero que a la vez resulta espectacular, sobre todo porque la salsa le da un toque genial y el relleno del rollo genera una agradable sorpresa.

INGREDIENTES:

  • 400gr de pechugas de pollo fileteadas.
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • Vino blanco (o cava)
  • 3 cucharadas de miel
  • 2 cucharas de salsa de soja
  • 100gr de paté de foie
  • Cerezas secas ( o pasas)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

PREPARACION:

Limpiaremos de grasa las pechugas y extenderemos los filetes. Depende de cómo sean los filetes de pollo, saldrán rollos más grandes o más pequeños, yo suelo hacerlos en rollitos pequeños porque así son más fáciles de distribuir entre los diferentes comensales

Salpimentamos los filetes de pollo y ponemos una capa de paté extendida por encima. Luego, ponemos unas cuantas cerezas, o pasas, sobre el paté.

Enrollamos las pechugas haciendo un rollito relleno. Las podemos brindar con cuerda de cocinar o con un palillo. Yo acostumbro a poner un palillo porque es más rápido.

Precalentaremos el horno a 200 °C

Cortaremos las cebollas y los ajos en Juliana.

Luego, pondremos los rollitos en una bandeja de horno y rellenaremos el resto de la bandeja con la cebolla y los ajos picados.

Regaremos el pollo y la cebolla con un chorreón de aceite y el cava, o el vino blanco.

Hornearemos durante unos 20 minutos a 200 °C.

Mientras tanto iremos preparando la salsa. Para ello mezclaremos muy bien la soja con la miel, que tendrá que estar un poco templada.

Cuando ya tengamos hecha la salsa, rociaremos con ella el pollo y dejaremos hornear unos 10 minutos más.

Cuando ya esté horneado, reservamos la carne aparte y trituramos todo el resto de ingredientes, la cebolla y el ajo, junto con los jugos de la carne. Esta salsa triturada, la pondremos en la sartén y la dejaremos reducir a fuego lento para que espese.

Ya solo nos quedará servir el pollo con la salsa por encima y… A disfrutar!!

Lomo con salsa de cebolla

No soy muy amigo de la salsas que llevan crema de leche, pero hoy me apetecía unas salsita y he creído conveniente preparar un plato que, a pesar de lo fácil que es, queda realmente exquisito.

Tanto la manera de preparar, como los ingredientes, son super fáciles. Pero si lo preparáis veréis lo bien que quedáis.

Antes de empezar, os diré cuál es el secreto de que el lomo de cerdo quede bien. Lo habitual es que cuando hacemos lomo de cerdo quede como una suela de zapato, es decir, seco y duro. Pero eso no es culpa del lomo, es culpa del cocinero. El lomo de cerdo se ha de hacer a fuego muy fuerte pero muy poco tiempo. Con esto conseguiremos que la parte de fuera quede tostada y sellada, dejando así la parte interior tierna.

INGREDIENTES:( para 2)

  • 400 gr. de filetes de lomo de cerdo.
  • aceite de oliva.
  • Una copa de coñac
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla.
  • 200 ml de nata liquida o crema de leche
  • Sal y pimienta
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada

PREPARACIÓN

En una sartén ponemos un poco de aceite y a continuación vamos friendo los lomos de cerdo. Recordar que hay que ponerlos con el aceite caliente y dejarlos un momentito y sacarlos pronto, ya que nos interesa que estén dorados por fuera y tiernos por dentro. A medida que los vayamos haciendo los vamos reservando.

Cortaremos la cebolla, no hace falta que sean trozos excesivamente pequeños, pero si lo suficiente para que se haga bien. La tiraremos en el aceite que nos ha quedado en la sartén de freír los lomos y la dejaremos que se poche añadiéndole un poquito de sal.

Mientras se pocha la cebolla picaremos los ajos y los echaremos también en la misma sartén.

Cuando cebolla y ajos estén bien pochados, será el momento de, con cuidado, tirar el coñac. Si no tuvierais coñac podéis sustituirlo por vino blanco. Una vez echado el coñac dejaremos, aproximadamente un minuto para que se evapore el alcohol.

Ahora, será el momento de tirar la nata en la sartén. Iremos removiendo para que vaya cogiendo el gusto y que no se nos pegue.

Cuando la nata haya expesado un poco, tiraremos la nuez moscada y removeremos.

Dejaremos un poco más de tiempo hasta que acabe de espesar y luego pasaremos toda la salsa a un vaso para triturarlo.

Trituramos la salsa hasta que nos quede bien fina. Una vez triturada, pasaremos a emplatar, para ello ponemos un poco de salsa en el plato.

A continuación ponemos el lomo y otro poco de salsa por encima y, para acabar, un poco de perejil picado.

Como veis, es súper fácil así que ya sabéis…a disfrutar!!

Hamburguesas caseras

Hola, me han regalado un aparatico para hacer hamburguesas. Bueno, en realidad es un molde, con un tope para prensar la carne. Pero, ¿que más necesito si así salen bien?

Pues, os explico qué es lo que necesito. Buena materia prima y ponerme manos a la obra.

Las hamburguesas se pueden hacer de muchas maneras. También podemos hacer de muchos ingredientes, de carne, de pescado, vegetales… Hoy os voy a mostrar cómo las hecho utilizando carne.

Hacer las hamburguesas en casa es, desde luego, más complicado que comprarla hechas, pero a parte de saber lo que llevan, además puede ser incluso divertido, por lo tanto, ¿qué más queremos?

Los ingredientes son variados pero fáciles de conseguir.

INGREDIENTES: (para 4)

  • 600 g de buena carne picada (puede ser toda de ternera o, si preferís, podéis mezclar ternera y cerdo). Pero en cualquier caso que sea de calidad.
  • 4 Huevos
  • Queso de cabra en rulo
  • Una Cebolleta.
  • Perejil fresco.
  • Alcaparras (opcional)
  • Mostaza antigua.
  • Sal y pimienta.
  • Para acompañar
  • Bacon.
  • Ensalada.
  • Tomate.
  • Pepinillo en vinagre
  • Queso para fundir, tipo Havartty, Gouda…
  • Y lo que prefieras más

PREPARACIÓN:

Como os he comentado, la preparación es divertida y si queréis podéis animar a los más pequeños de la casa para que nos echen una mano. Seguro que lo pasarán bien.

Empezaremos picando la cebolleta muy pequeña y también el perejil y las alcaparras, estas últimas las he puesto como opcionales porque hay gente a quien no les gusta su sabor fuerte

En un recipiente grande, mezclaremos todos los elementos que conforman nuestra hamburguesa: la carne, los huevos, el perejil, la cebolleta, las alcaparras, una cucharada de mostaza, y lo salpimentaremos.

Cuando tengamos todo mezclado lo dividiremos en cuatro partes ya que son cuatro hamburguesas las que tenemos que hacer.

Cogeremos cada una de las partes y las pondremos en el molde, si no tenéis este molde podéis utilizar cualquier otro.

Apretaremos (o con la propia pieza que lleva el kit, o si utilizáis otro tipo de molde, con un vaso o similar que coincida con el diámetro)

Y, en principio, ya tendríamos hecha la hamburguesa. Pero, claro, hemos dicho que queríamos una hamburguesa especial porque para eso lo hacíamos en casa . Bien, pues una manera de hacerla especial es, hacer una hamburguesa rellena.

Y, aquí es donde entra el queso de cabra. Podéis utilizar cualquier tipo de queso que se funda bien, pero, el queso de cabra como va en rulo, nos va perfecto para integrarlo en la hamburguesa ya que es redondo.

Con la otra parte del molde que es más estrecha, haremos un hueco en el centro de la hamburguesa. Si no tuviéramos el molde recordar que lo podéis hacer con algún otro objeto, como por ejemplo, un vaso de chupito.

Tened en cuenta que, si la intención era hacer las hamburguesas rellenas deberemos reservar un poquito de carne para luego tapar el queso.

Pues, utilizaremos el resto de carne para tapar el queso, y volveremos a presionar hasta que nos quede la hamburguesa compacta. Es importante que apretemos bien si no queremos que luego se nos desmonte

Pues, ahora que ya tenemos hechas las hamburguesas solo nos quedará montar el plato.

Para ello, en la misma plancha donde vayamos hacer las hamburguesas pasaremos el bacon hasta que quede torrado y crujiente y luego los reservaremos. Utilizando la grasa que ha dejado el bacon, tostaremos un poco el pan del hamburguesa para que coja el gusto. Cuando lo tengamos hecho también reservaremos el pan.

Ahora, con cuidado de que no se nos desmonte la hamburguesa, la ponemos en la plancha, en la que habremos puesto unas gotas de aceite y la haremos a fuego fuerte por ambos lados.

Mientras se hace, cortaremos el tomate y el pepinillo en rodajas. Cuando ya esté bien dorada la hamburguesa, la pondremos sobre el pan, a continuación el bacon y por encima el queso de fundir, para acabar un poco de lechuga el tomate y el pepinillo. Pero claro, esto es sólo un ejemplo, siempre podemos añadir lo que nuestra imaginación nos dicte (un huevo frito, cebolla, cebolla caramelizada, otros quesos, etc… a nuestra discreción.

Opcionalmente podemos poner justo encima del pan una salsa, esto depende de nuestro gusto pero, por ejemplo la salsa barbacoa o la espectacular mermelada de bacon le va genial

Y así, ya simplemente nos quedaría hincarle el diente, y…a disfrutar!!

Contramuslo de pollo al cava

Hoy os pongo otro de esos platos fáciles que salen muy ricos y sanos. Ya sabéis que os he puesto muchos platos de pollo, pero como es un producto muy asequible y fácil, os pongo otro más, que nunca está demás tener nuevas maneras de hacerlo.

INGREDIENTES:

  • 8 contramuslos de pollo
  • 1 cebolla
  • 2 ajos
  • 2 zanahorias
  • 1 vasito de cava brut, o en su defecto uno de vino blanco
  • Un chorrito de aceite de oliva
  • 1 ramita de perejil
  • 2 Vasos de caldo de pollo

PREPARACIÓN :

Recomiendo que antes de hacer esta, o cualquier otra receta, tengáis todos los ingredientes preparados, y sí, como es el caso, hay que tenerlos cortados mejor aprovechar a empezar a cortar antes. Así no nos pillará el toro.

Picaremos muy menudito la cebolla, el ajo y el perejil, también la zanahoria en rodajas finas.

Una vez limpiados los contra muslos de pollo, pondremos un poco de aceite en una cazuela y cuando esté caliente doraremos los contra muslos que, previamente habremos salpimentado.

Cuando esté la carne dorada, echaremos a la cazuela todas las verduras.

Las removeremos y añadiremos el cava. Si no tuviéramos cama podemos utilizar vino blanco.
Añadiremos también el vino blanco y los dos vasos de caldo.

Ahora, ya solo nos quedará dejar cocer a fuego suave entre 20 y 30 minutos, girando de vez en cuando los contra muslos para que se hagan por todas partes y, además,vigilando que no se quede sin caldo. En caso que así fuera, podéis ponerle un poco de agua.

Y ahora, como siempre, solo me queda deciros buen provecho y… A disfrutar!!

Meloso de ternera

Se me ha ocurrido una poesía, jeje

De la carne roja no hay que abusar

pero cuando la prepares vas a alucinar

Y sí, según dicen la carne roja hemos de limitarnos a una vez por semana. Bueno, pues si hemos de limitarla, que mejor que el día que la comamos sea en una receta tan buena como esta con un producto como la carrillera (mejilla).

Hay que tener en cuenta que las carrilleras tienen una relación calidad precio impresionante. Hay que saber qué las carrilleras de ternera se compran – a muy buen precio – en las paradas de despojos de los mercados ya que en las carnicerías no suelen tener.

La carrillera es, junto con el rabo, la parte más melosa del animal, está muy entre vetada con gelatina y, prácticamente, sin grasa. Es una carne muy sabrosa y con una textura muy suave y  si la hacemos bien queda como mantequilla. El secreto para sacarle todo su potencial es una larga cocción. Pero si además, lo preparamos el día anterior, será aún más sabroso.

Guisaremos la carne preparadola con vino tinto y verduras, ingredientes que le aportan un agradable aroma y sabor. A su  fina salsa,  le he querido dar un toque de distinción, añadiéndole un poquito de chocolate.

INGREDIENTES (para 8, O para menos y que sobre)

  • 4 Carrilleras de ternera
  • 1 cabeza de ajos entera
  • 2 puerros
  • 3 cebolletas
  • tomillo
  • un par o tres de onzas de chocolate
  • pan seco
  • 15 avellanas tostadas
  • 15 almendras crudas
  • 1 diente de ajo
  • perejil fresco
  • 6 tomates
  • aceite virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • 6 clavos de especia
  • 1l de vino tinto bueno
  • 1l de caldo de carne (A poder ser casero)

PREPARACIÓN

Os aconsejo que cuando compréis las carrilleras le pidáis a la carnicera que os las limpien y os las den sin hueso, y a ser posible, ya cortadas a tamaño ración.

Una vez en casa, podemos acabar de limpiarlas y quitarle la poca grasa que puedan tener por encima.

En una cacerola grande marcaremos las carrilleras por ambos lados dejándolas con la parte exterior crujiente. No es aconsejable que de momento las salemos ya que de esta manera garantizamos que mantengan todos los jugos dentro. Las iremos haciendo por partes para que se haga mejor y luego las iremos reservando aparte.

Cortaremos los puerros y las cebolletas en juliana pequeña y la cabeza de ajo la cortaremos en horizontal por la mitad.

En la misma cazuela que hemos hecho la carne, pondremos aceite y el puerro, la cebolleta, la cabeza de ajos cortada por medio Con los dientes hacia abajo. Lo dejaremos a fuego medio que vaya salteándose hasta que esté todo dorado.

Mientras tanto vamos rayando los tomates.

Una vez dorado, echamos la mitad del vino tinto, subiremos el fuego para evaporar el alcohol. Cuando se haya evaporado ponemos las carrilleras, el resto del vino tinto, los tomates rallados, una ramita de tomillo y el clavo y lo cubrimos de caldo (podéis poner agua). Lo dejamos hervir durante un mínimo de dos horas (aunque yo siempre lo dejo una hora más). Debemos vigilar que siempre esté cubierto de líquido hasta arriba, si baja el volumen podéis agregar un poco más de caldo o de agua.

Mientras se va haciendo la carne haremos la picada. Simplemente tendremos que poner las avellanas, las almendras, el pan seco cortado en pequeños trozos, las onzas de chocolate partidas, el ajo pelado y sin el germen interior y el perejil fresco en un mortero y machacarlo muy bien .

Cuando ha pasado el tiempo (cuanto más tiempo más tierno) sacamos las carrileras y pasamos el resto de la salsa que queda en la cazuela por el colador chino. Es conveniente que mientras colamos apretemos para que salga todo el jugo de las verduras.

Añadimos de nuevo la salsa colada a la cazuela e incorporamos la picada a la salsa removiendo para que se integre.

Tomaremos las carrilleras y las pondremos otra vez en la cazuela donde tenemos la salsa y cocinaremos durante unos 20 minutos más. Al remover tenemos que ir con mucho cuidado porque las carrilleras empiezan a estar muy tiernas.

Ahora ya tenemos el plato, podemos servirlo o guardarlo para el día siguiente (seguro que estará mejor) en el último momento antes de ponerlo en la mesa lo calentamos un poco en la misma cazuela y cuando esté caliente lo servimos. Tendremos que tener mucho cuidado al servir, pues las carrilleras están tan tiernas que se pueden deshacer.

Y ahora, como siempre… Ya sabéis, a disfrutar!!