“SALSA” DE ARANDANOS Y MANGO

Concretamente esto que os explico a continuación no es una salsa propiamente dicha, quizás lo podríamos calificar como Topping más que como salsa, pero, bueno, lo pongo así porque en realidad lo utilizo para condimentar y por lo tanto se parece a una salsa

Está simple y deliciosa salsa se puede hacer más o menos picante, dependiento del gusto de cada uno. En cualquier caso la combinación del picante con el dulce del arandano y del mango hacen de esta un interesante mezcla.  

INGREDIENTES

  • 1/2 taza de mango pelado y cortado en trozos pequeños
  • 1/2 taza de arándanos (si son secos, rehidratar ) también cortados
  • 1/2 cebolla roja picada
  • 1/2 chile picado (opcional)
  • El jugo de 1 limón
  • Unas hojas de cilantro fresco, picado
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN 

Si hemos cortado todo lo suficientemente pequeñito lo pondremos en un bol, si por el contrario tenemos los trozos grandes y los queremos poner en una picadora y darle un toque (pequeño) para titulado para que quede todo pequeñito también lo podemos hacer, con cuidado. Ahora añadiremos el jugo de limón salpimentamos y ya lo tenemos preparado para utilizar. 

Hay que tener en cuenta dos cosas, primero el chile hay que comprobar si pica mucho y poner más o menos dependiendo de nuestro gusto (yo suelo poner muy poco) y por otra parte, el cilantro intentar no poner demasiado porque puede robar todo el gusto de la salsa 


Este topping es muy efectivo para poner sobre las ensaladas o sobre algún aguacate con gambas. En cualquier caso ya sabéis, a disfrutar!

Sabías que…

En mi búsqueda de soluciones para problemas que me van surgiendo en la cocina, voy encontrando trucos y cosas interesantes. Cada vez que tenga 10 os las iré poniendo para esparcir el conocimiento 

  1. El jarabe de arce es el producto de exportación más famoso de Canadá y tres cuartas partes de la producción mundial proceden de Quebec. Las tribus indígenas enseñaron a los europeos a elaborar el dulce néctar y en el siglo XIX se convirtió en una tradición local. 
  2. Para dar un toque de picante de ajo a tus comidas, frota un diente de ajo en el recipiente de servir, y luego este sabor se quedará impregnado en tu ensalada o guarnición.
  3. Para que la parte superior del bizcocho, pan o similar no se queme, pero quede bien dorada, esta se debe cubrir con papel aluminio. 
  4. Si quieres pelar una calabaza y no quieres que te cueste tanto. Ponla tres minutos y medio en el microondas y la pelearás mucho más fácil
  5. Si quieres pelar una cabeza de ajos sin que te huelan los dedos, coge un bote de cristal mete la cabeza de ajo dentro, ciérralo y agítalo un rato luego verás como la piel sale sola
  6. Si quieres caramelizar la cebolla mucho más rápido ponla en la sartén a calentar y cuando empiece a pochar echa una puntita de cucharada de bicarbonato y verás como se hace mucho más rápido. 
  7. Si lavas un limón y lo congelas luego podrás utilizarlo para rayarlo sobre cualquier plato al que le quieras dar un toque especial
  8. Si compras a granel semillas de Chía lino y sésamo y las pones en la trituradora con un poco de canela y las guardas en un bote en la nevera tendrás un producto buenísimo para hacer pudding o condimentar yogur a un precio ínfimo comparado con lo que valen los productos preparados. 
  9. Es muy fácil pelar los garbanzos. Con los garbanzos ya cocidos hay que enjuagarlos y escurrirlos bien con agua. Colocarlos en un recipiente apto para microondas y mezclarlos con una cucharadita de bicarbonato por cada 200 g de legumbre cocida. Calentar un poco en el microondas hasta que los garbanzos estén calientes, y remover. Llenar un recipiente de agua caliente y añadir los garbanzos. Usando las manos, remover bien las legumbres frotando unos con otros, con suavidad para no romperlos demasiado. Poco a poco irán apareciendo las pieles flotando en el agua. Escurrir sobre un colador, con cuidado, para desechar las pieles. Volver a llenar con agua y repetir el proceso una o dos veces, hasta que no salgan prácticamente más pieles y el agua quede limpia. 
  10. Hay un producto que solemos tirar por el desagüe y que tiene unas propiedades increíbles, se trata de la acuafaba, nombre común para el líquido de cocción de legumbres como los garbanzos. Es el líquido típicamente desechado encontrado en las latas, o el líquido sobrante de cocinar tus propias legumbres. Se puede utilizar para reemplazar las claras de huevo en muchas recetas dulces y sabrosas. Su mezcla única de almidones, proteínas y otros sólidos vegetales solubles que han migrado de las semillas al agua durante el proceso de cocción da al aquafaba un amplio espectro de propiedades emulsionantes, espumantes, ligantes, gelatinizantes y espesantes. 

Salsa barbacoa


La salsa barbacoa, inventada en 1829, es una salsa empleada para dar sabor a un montón de platos sobretodo a base de carne o pescado. Aunque se puede utilizar en muchas otras combinaciones. 
Cada salsa barbacoa es diferente, si buscáis encontraréis un montón de recetas. Los ingredientes pueden variar desde la salsa de tomate, el vinagre, las especias, endulzantes, miel, etc… . Estas variaciones obedecen a recetas lugareñas y a especialidades locales.

Pero en casi todas se utilizan otras salsas o productos fabricados (como tomates fritos, kepchup, Tabasco, salsa de carne, soja y similares. La receta que yo es pongo aquí es totalmente natural.

INGREDIENTES:

  • 1 tomate natural( si son pequeños 3)
  • aceite de oliva virgen extra,
  • vino blanco,
  • Vinagre de manzana 
  • Una cebolla pequeña, 
  • 2 cdta de jarabe de arce o miel, 
  • 2 cdta mostaza, 
  • 2 dientes de ajo, 
  • pimienta, 
  • sal 
  • y agua.

PREPARACION

Lo primero será picar los ajos y la cebolla y trocear los tomates, todo en trozos pequeños. Doraremos primero los ajos y la cebolla con un poco de aceite en una sartén. Después añadiremos el tomate. 

Freiremos estos ingredientes hasta que empiecen a tomar  color . A continuación, agregaremos un chorreoncito de vino blanco y otro de vinagre, la mostaza y el jarabe de arce o la miel. 

Mientras que cocinamos todos estos ingredientes, es recomendable que estemos atentos por si se seca y si fuera necesario echemos un poco de agua caliente. 

Dejamos cocinar a fuego lento aproximadamente media hora.

Cuando la salsa haya cogido una textura espesa, apagaremos el fuego. 

A continuación sólo tendremos que pasarlo todo por la batidora hasta conseguir una salsa homogénea, agregaremos una pizca de sal y un poco de pimienta molida. Habremos conseguido la salsa perfecta y completamente natural.

Podemos conservar la salsa barbacoa en una salsera o en algún tarro de cristal. Una vez fría, deberemos meterla en la nevera.

Y ahora solo nos quedará utilizarla para acompañar algún plato y a disfrutar!

Mermelada de bacon

Hoy os pongo una receta para alucinar. Si si, para alucinar, no solo por lo que es, sino por lo bueno que está. Sí, aunque os parezca que no habéis leido bien, existe una receta de mermelada de bacon. 

En realidad se llama mermelada pero podríamos decir que es una deliciosa salsa agridulce que os enamorará. Es una receta perfecta tanto para comer sola con unas tostadas, como para acompañar carnes, rellenar empanadas o endulzar hamburguesas. Además tiene la ventaja de que se conserva bien varias semanas en la nevera.

Es una receta muy sencilla de preparar. La única pega que podemos encontrarle es que requiere de más de una hora de cocción a fuego lento, pero os aseguro que la espera merecerá la pena.

Yo sé que muchos al ver esta receta dudareis mucho entre prepararla o no. Bien, parece lógico, pero os aseguro que cuando la tengáis preparada diréis que ha valido la pena. A todo el mundo que se la doy a probar queda alucinado

INGREDIENTES 

  • 250 gr. de bacon,
  •  1 cebolla grande, 
  • 4 dientes de ajo, 
  • 4 cucharadas de azúcar moreno, 
  • 4 cucharadas de vinagre de manzana, 
  • 4 cucharadas de sirope de arce, 
  • 1 taza de café, 
  • comino, 
  • pimienta 
  • un chorrito de bourbon o coñac.

PREPARACION

Cortamos en trozos pequeños el bacón. En una sartén con un poco de aceite ( o incluso sin él) lo doramos, cuando ya esté, lo sacamos y lo dejamos encima de papel absorbente para eliminar el exceso de grasa. Lo mejor es hacerlo a fuego no muy fuerte, para que no se queme, pero que se vaya dorando. Sí, asusta ver la cantidad de grasa que suelta no os preocupéis siempre se puede quitar luego. 

Salteamos en la misma sartén ( si ha quedado mucho aceite lo retirais)  la cebolla bien picada. Cuando empiece a transparentar, añadimos el ajo igualmente picado. Seguimos salteando un poco más, añadimos el vinagre de manzana (también vale cualquier otro vinagre) y dejamos que reduzca.
Volvemos a añadir el bacon en la sartén  junto con el azúcar moreno, el sirope de arce (se puede cambiar por miel), el café, un chorretón de bourbon o coñac, una pizca de comino y otra de pimienta. 

Removemos bien, bajamos el fuego y dejamos cocer a fuego lento durante unos 90 minutos, o hasta que veamos que la salsa se ha convertido en una especie de mermelada pegajosa.


Las mermeladas convencionales se sirven desde la nevera pero ésta está más rica tibia, así que no dejéis que se enfríe o la calentáis un poco antes de servir 

Podríais utilizarla directamente de la sartén, pero yo la trituro y la guardo en un bote de cristal. 

En la siguiente foto he puesto unas tostadas con queso brie y la mermelada de bacon y estaban espectaculares


Pero la podéis utilizar de muchas maneras. Como salsa para hamburguesas está genial. 

En cualquier caso animaros a hacerla y ya veréis que exitazo. Y ya sabéis, a disfrutar!!

Cebolla Confitada

Me ha parecido muy interesante esta aportación. Es bueno tener a mano una buena provisión de cebolla confitada para utilizar en muchos platos porque el trabajo es el mismo para un poco de cebolla que para un monton

Cocinando con Amor Álvaro

La cebolla confitada no tiene que ver nada a la caramelizada, es más versátil y se puede utilizar en multitud de platos.

No utilizaremos ni una pizca de azúcar para caramelizar. La cebolla ya tiene sus azúcares, que cuando la dejemos que sepoche lentamente para que caramelice. Hay que tener un poco de paciencia ya darle tiempo a las cebollas para que caramelicen.

Ingredientes para hacer la cebolla Confitada;

  • 2 cebollas blancas dulces
  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/3 de una cucharada pequeña de sal fina

Preparación;

  1. Cortamos las cebollas en juliana, las pondremos en una sartén con las 6 cucharadas de aceite de oliva y la sal.
  2. Tenemos que dejar que la cebolla se poche lentamente, dejaremos la sartén a fuego medio durante 20 minutos. Removeremos de vez en cuando para que el calor se reparta uniformemente por las cebollas.
  3. Para caramelizar tienes que evitar que se…

Ver la entrada original 110 palabras más

Contra muslos de pavo con champiñones y manzana

Esta receta nace (oh que bonito!) del hecho que tenía unos magníficos contra muslos de pavo y quería hacerlos de alguna manera diferente. Miré lo que tenía en ese momento en la nevera y vi que tenía unos champiñones y unas manzanas y pensé… igual puede estar bueno si lo mezclamos todo!. Así que me puse manos a la obra

Primero he dorado los muslos en la sartén para así darles un toque crujiente y luego los he puesto en el horno porque se hacen mejor, ya que quedan más tiernos. 

Luego, para darle un acompañamiento a la carne, he creído que sería interesante  ponerle unos champiñones y un poco de manzana y para acabar de darle un toque dulce, unas pasas.

La idea del plato es ir haciéndolo en paralelo, por un lado trabajando en la sartén mientras que el horno hace su trabajo también. Y en unos 40 minutos tenemos el plato a punto.  El resultado ha sido realmente espectacular, por lo que os lo pongo a continuación. 

INGREDIENTES (para 2)

  • Un contra muslo grande de pavo (sin hueso y puede ser con o sin piel como queráis, aunque dicen que sin piel es más sano. 
  • Una cebolla pequeña
  • Una manzana Golden (Partida en gajos muy finos)
  • Tres champiñones grandes (Cortados en láminas)
  • Un puñado de pasas
  • Un diente de ajo
  • Perejil fresco
  • Un chorreón de coñac
  • Sal y pimienta

Pre calentamos el horno a 200° 

Salpimentamos el pavo y lo ponemos a dorar en una sartén a fuego fuerte con un poco de aceite. Una vez lo tenemos dorado lo pasamos a una bandeja de horno en la que pondremos un poquito de aceite. 

Ponemos la bandeja en el horno y mientras tanto en la misma sartén que hemos dorado el pavo y con el mismo aceite tiramos la cebolla picada con un diente de ajo cortado en láminas.

Vamos dorando el ajo y la cebolla hasta que queden bien ponchados, entonces le pondremos los champiñones cortados en láminas y dejaremos que se vaya haciendo un rato. Cuando estén más o menos hechos (Que tengan un colorcito marrón) le pondremos un poquito de perejil y removeremos. 

Una vez los tengamos removidos. Añadiremos las pasas y removeremos un poquito más. 

Sacaremos la bandeja del horno en la que habíamos puesto el pavo y tiraremos los champiñones por los lados del pavo y volveremos a meterlo en el horno. 

Ahora, en la misma sartén que hemos puesto todo,  tiraremos los gajos de manzana y un poquito de aceite y los iremos friendo a fuego medio-alto. Cuando práticamente estén (Es decir la manzana esté blandita) tiraremos un chorrito de coñac y dejaremos que se evapore el alcohol. 

Volveremos a sacar un momento la bandeja del horno aprovecharemos para darle la vuelta a los contra muslos y tiraremos las manzanas por encima y dejaremos en el horno unos 20 minutos más, controlando que no se nos queme. Podemos ir removiendo de vez en cuando para que no se pegue en la bandeja. 

Ahora sólo nos queda ponerlo en un plato, servirlo y gozar del festival de sabores. 

Y ya sabéis cocinar y disfrutar!!

Salsa para carne y verdura

Hay veces que quisieras poner un poquito de salsa a la carne o a las verduras o algún puré. Bien, pues hoy os presento una salsa de cebolla que queda muy rica es fácil de hacer y sana. Con ella alegraréis esas veces en que un trozo de carne a la plancha os da un poco de pena, O esos platos en los que veáis que un poquito de salsa acabaría de redondearlo. 

INGREDIENTES 

  • 1 vaso de caldo de pollo (mejor si es casero)
  • 1 cebolla grande ( o dos medianas) 
  • ½ cucharadita de tomillo seco 
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal (sustituibles por grasa de cocción de carne)
  • 4-6 dientes de ajo 
  • sal y pimienta 
  • 1 cucharada de salsa de soja

PREPARACION

Pelar y picar las cebollas, no hace falta que sea muy pequeño porque luego lo trituraremos. Pela los ajos, poner todos o menos dependiendo que os guste más o menos el ajo. 

Pon en una cacerola mediana las cebollas, el ajo, el caldo y el tomillo  y llévalo hasta hervir. Luego, bajamos el fuego y dejamos que hierva a fuego lento unos 30 minutos. Pasado ese tiempo rectificamos de sal (ojo no pasarse que la soja también lleva sal) y pimienta, y añadimos la soja 

Luego, ponemos todo en la trituradora (sin poner todo el caldo de golpe) y añadimos la mantequilla (si habéis sido previsores, os habréis guardado un poco de la grasa de la cocción de alguna carne y ahora es el momento de añadirla, en lugar de la mantequilla, o mitad y mitad) ahora trituramos todo (dependiendo como quede de espesa iremos añadiendo un poco más de caldo) y cuando esté triturada ya tendremos nuestra salsa. Ahora solo queda ponerla en una salsera para servir inmediatamente o guardarla en la nevera para acompañar otros platos de carne y verdura. Y como siempre a disfrutar!!