brandada de coliflor

Vamos a comer verdura!! Ante esta afirmación son pocos los que se decantan por la coliflor.

La coliflor es una planta de la familia Brassicaceae, a la que también pertenecen el brócoli, el romanesco, las coles de bruselas, la col, el repollo, el colinabo y la col china. Siendo tan común en cualquier mercado y sabiendo que uno de los puntos a su favor es que, es una verdura muy barata, no es precisamente de las más apreciadas. Eso suele ser debido a que la asociamos a la típica coliflor hervida de olor desagradable.

Pero, como ya os he mostrado en otros posts (crema de coliflor con tierra de ajo negro, la coliflor con salsa barbacoa, o el falso cuscus de coliflor y frutos secos) este humilde vegetal puede ser la base para exquisitas recetas que mucho se alejan de la típica coliflor hervida.

Por ese motivo, hoy os voy a enseñar a hacer una “brandada” de coliflor. Efectivamente a la palabra brandada siempre le sigue …de bacalao, pero hoy os enseño una bastante más fácil y sobre todo mucho más económica.

INGREDIENTES (para dos)

  • 1/2 Coliflor,
  • Aceite de oliva virgen extra,
  • 2 dientes de ajo
  • Una pizca de sal
  • Cayena molida,
  • Zumo de limón, (opcional)

PREPARACIÓN :

Tomaremos la coliflor y la partiremos más o menos por la mitad. A continuación iremos sacando las flores o ramitos y les iremos quitando los tallos, de manera que nada más nos queden las flores en trozos pequeños.

Si queremos podemos cocerla de la forma tradicional pero yo prefiero ponerla en una vaporera para microondas (tipo LEKUE) y cocinarla durante 12 minutos a 800 W.

Cuando esté la sacamos, y la dejamos enfriar.

Mientras se hace la coliflor podemos preparar los ajos. Para ello, los pelaremos, sacaremos el germen (para que no repita) y los laminaremos. Pondremos el aceite (unos 90ml) a calentar y añadiremos los ajos a fuego lento hasta que se doren.

Cuando estén dorados los pondremos en el vaso de la batidora junto con la coliflor y el aceite, un poco de sal y trituramos bien hasta tener una mezcla homogénea y emulsionada.

Si os da miedo que el ajo pudiera quedar muy fuerte, siempre podemos bajar un poco el sabor añadiendo un poco de zumo de limón, aunque al dorar los los ajos siempre pierden un poco de fuerza

Por último, antes de servir espolvorearemos por encima un poco de cayena picada y, ya estaría.

Ahora solo nos quedará reconocer que la coliflor también puede ser buena y ahora, a disfrutar!!

Anuncios

Crema de coliflor con “tierra” negra de aceituna y ajo negro  


Bueno, volvemos con la coliflor. Ya os he comentado en alguna ocasión  que a mí me gusta la coliflor si no se nota que es coliflor. De ahí las recetas de coliflor en salsa barbacoa, El falso couscous de coliflor y frutos secos  o la masa de pizza

Bueno pues aquí tenemos otro plato de coliflor para el que no le gusta la coliflor. Claro que, al que le guste, pues fantástico. 
El resultado de esta receta, es una crema muy sabrosa que os gustará tanto si sois fans de la coliflor como si no. Y con la “tierra” alucinareis, sobre todo por la combinación de sabores. 

INGREDIENYES( para 4 personas)

  • 1 kg de coliflor aproximadamente
  • 
1/2 puerro
  • 1/2 cebolla
  • 1 patata mediana
  • 
3 lonchas de bacon ahumado
  • 
un poco de queso semicurado 
  • Caldo de pollo
  • 
2 cucharadas soperas de vinagre 
  • aceitunas negras
  • 4 dientes de ajo negro

Lo primero que haremos será  trocear la coliflor, quitando los tallos más gruesos y la pondremos en una olla, pelamos la patata, el puerro y la cebolla, los troceamos y los añadimos también. 

Salpimentamos al gusto y cubrimos con el caldo de pollo, añadimos también el bacon y ponemos a cocer hasta que la coliflor esté blanda, unos 15-20 minutos más o menos.

Mientras, prepararemos la “tierra”. Escurriremos las aceitunas de todo el líquido y las secaremos  con papel de cocina. Cortamos las aceitunas en trocitos y las metemos al microondas durante unos 2-3 minutos o hasta que queden secas. Tienen que quedar duritas al tacto ya que luego las trituraremos y si están algo húmedas la textura no será la correcta.Las machacamos en el mortero. 

Esta “tierra” Se puede guardar en un tarro de cristal hermético y conservar en el frigorífico. Su sabor concentrado a aceituna negra y su textura es especial para sazonar ensaladas, pescados, patés, etc.


Ahora picamos los ajos negros muy pequeñitos y mezclamos los ajos con las aceitunas y reservamos. 

Cuando la coliflor esté cocida, retiramos del fuego y la ponemos en el vaso de la batidora. Pondremos también un poco del caldo reservando el resto. Añadimos también el queso y el vinagre. Trituramos bien durante unos minutos. Si queréis que quede más fino siempre podéis pasarlo por el colador chino aunque si lo dejáis bastante rato triturando no hará falta. Si veis que os queda muy espeso añadir más caldo del que habíamos reservado. 

A la hora de emplatar, serviremos la crema y podemos incluir unos picatostes de pan (ojo los paleo), espolvoreamos con la “tierra” y decoramos con un poco de perejil fresco. Ahora sólo nos quedará sentarnos a la mesa y disfrutar!!

Crema de trompetas de la muerte

El otro día os ponía una receta de huevos revueltos con trompetas de la muerte. Pues resulta que aún me quedaban setas y como parece que ha empezado el frío, que mejor que una crema calentita, así que he decidido aprovechar las setas que me quedaban para hacer una crema riquísima calentita y reconfortante.

Esta es una crema que podéis hacer con otro tipo de setas pero las trompetas le dan un gusto especial y además un color diferente. No hay muchos admiradores de  las trompetas (Craterellus cornucopioide), pero hay que saber que son perfectas para usarlas tanto en fresco como en seco. En realidad, las trompetas de la muerte son una seta poco conocida, tal vez debido a su forma y su aspecto no demasiado atractivo, pero su sabor es muy similar a la de la trufa noble; por ello también se les conoce como “trufa de los pobres”

INGREDIENTES (para 4 personas)

  • 300 g de setas trompeta de la muerte (se puede usar otra)
  • 1 cebolla 
  • 2 puerros
  • un buen caldo de verduras
  • Sal
  • Pimienta
  • ¼ de cucharadita de nuez moscada recién rallada
  • queso parmesano
  • 1 yogur griego 
  • Alguna especia para el queso

PREPARACION

En una olla grande con un fondo de aceite poner a dorar la cebolla y los puerros a fuego medio, cortados en dados. Cocinar hasta que empiecen a coger color. 

Mientras tanto encender el horno a 180° para ir haciendo el Topping. Éste lo haremos con queso parmesano y es muy sencillo. Cogemos una bandeja de horno y ponemos papel de horno, vamos tirando parmesano encima del papel haciendo una forma aproximada de un círculo. Cuando tengamos los montoncitos de parmesano rayado los aplastamos un poco y tiramos por encima alguna especia como sal, pimienta, orégano etc.  Metemos la bandeja en el horno durante unos 10 minutos vigilando que no se queme el queso. A partir de ese momento la sacamos del horno y los dejamos enfriar

Mientras se hace el queso en el horno yo cojo un papel de aluminio y pongo dentro las setas más bonitas que luego utilizaré para decorar, cierro el papel de aluminio y lo meto en el horno para que se calienten un poco. 
Cuando las verduras estén bien doradas, añadir las setas y la nuez moscada y cocinar dos o tres minutos más. Incorporar el caldo de verduras y cocer unos 10~15 minutos a partir de que arranque el hervor. 

Cuando ya esté, vais vaciando las verduras en la trituradora, sin deshacernos del caldo que quede. Ahora empezaremos a triturar e iremos añadiendo un poco del caldo sobrante para que vaya cogiendo la textura que queramos. Cuando la tengamos triturado iremos añadiendo poco a poco yogur y seguiremos triturando hasta que encontremos el gusto que queremos. Yo acostumbro a poner medio yogur pues me gusta más el sabor a verdura que a lácteo. Rectificamos de sal y pimienta y servimos. 

Ahora adornaremos con el queso tostado y unas setas y ya tendremos preparado nuestro plato para disfrutar!!

Mantequilla (o crema) de nueces

Estaba haciendo una receta y necesitaba mantequilla de nueces, como no la tenía he decidido hacérmela yo

Las mantequillas o cremas de frutos secos y/o semillas más conocidas son la de cacahuete y la de sésamo (tahini) que ya hemos utilizado en otras recetas, pero no son las únicas. 

Es quizá en las estaciones de otoño e invierno cuando más apetecen este tipo de alimentos energéticos, por eso es un buen momento para preparar mantequilla de nueces.
Esta mantequilla o crema de nueces, es también deliciosa para untar en unas tostadas para el desayuno o la merienda, para enriquecer un yogur e incluso como me pasaba en esta ocasión, para la elaboración de recetas de todo tipo. 

Hacer esta crema de nueces es muy sencillo, aunque laborioso, es decir que tardaremos un cuarto de hora aproximadamente 

INGREDIENTES :

  • 200 gramos de nueces peladas (se puede hacer con pacanas), 
  • una pizca de sal, 
  • una pizca de canela o extracto de vainilla.

ELABORACION:


Para hacer la mantequilla de nueces hay que utilizar un procesador de alimentos, y el accesorio de una buena batidora. En primer lugar debes tostar las nueces, puedes hacerlo en una sartén amplia, en la que quepan todas las nueces en una capa, o en el horno. Tomando la primera opción, pon la sartén a temperatura media-baja y tuesta las nueces hasta que percibas el aroma a tostado del fruto seco, moviéndolas asiduamente.
Cuando las nueces estén tostadas, pásalas directamente al recipiente de la batidora, primero pícalas unos segundos a máxima potencia, añade la pizca de sal y la vainilla o canela (lo que más te guste) y después procede a obtener la pasta oleaginosa triturando a media potencia. 
Deberás bajar las nueces picadas con una espátula hacia las cuchillas, y volver a triturar. Este procedimiento deberá realizarse durante unos 15 minutos, y cada vez que sea necesario habrá que parar, bajar la pasta de nueces y volver a batir.

Poco a poco el fruto seco estará más pastoso, hasta estar cremoso, la trituración prolongada ha provocado que las células de la semilla expulsen su aceite. El resultado es una mantequilla o crema de nueces de una densidad bastante líquida, aunque cogerá más cuerpo cuando se enfríe.

Pásala a un tarro con tapa hermética, pero no la tapes hasta que se enfríe. Resérvala en el frigorífico. Haz poca cantidad para que no dure mucho tiempo ya que los frutos secos van perdiendo propiedades y debido a su contenido en grasas, tienen tendencia a enranciarse. 

Ahora solo tienes que utilizarla para la receta que más gustes y, a disfrutar!!

Crema de calabaza

Este verano está durando demasiado pero parece que al final si que va a llegar el otoño. Y con el otoño empieza la temporada de boniatos, castañas, granadas y calabazas. Y con todo esto, como también parece que va a llegar el frío, que mejor que una crema calentita.

La calabaza, además de ser muy nutritiva y rica en vitaminas y minerales, nos puede ayudar a regular los niveles de azúcar en sangre, nos protege la vista y el corazón, previene el cáncer… ¿qué más se le puede pedir? 

INGREDIENTES 

  • 1 rodaja de calabaza de unos 400 g (yo utilizo calabaza violín, pero podéis utilizar cualquier otro tipo de calabaza)
  • 2 zanahorias 
  • 1 puerro 
  • Agua
  • Semillas de calabaza secas
  • aceite de oliva 
  • sal y pimienta 
  • Aceite de semillas de calabaza (opcional)

PREPARACION

Pelamos la calabaza le quitamos las semillas y la cortamos a cuadraditos. Pelamos también las zanahorias les quitamos las puntas y la cortamos en rodajas. Cogemos el puerro y nos reservamos una parte  (menos de la mitad) y el resto lo cortamos en rodajas. Introducimos todo en la olla con un poco de aceite. 


Salpimentamos y rehogamos las verduras y cuando estén rehogadas añadimos agua hasta que las cubra y dejamos cocinar a fuego medio hasta que las verduras estén blanditas (unos 25 minutos), esto lo podremos ver si con un tenedor o cuchara pinchamos en la calabaza y no ofrece resistencia. 

Una de las verduras están en su punto las sacamos y las ponemos en el vaso de la trituradora. Sacarlas con un cucharón con agujeros pues no nos interesa llevarnos todo el agua solamente las verduras (Y un poquito de agua para poder triturar mejor). Ahora trituramos todo hasta obtener una crema.  Cuando veamos que ya está hecha miramos de rectificar de sal y pimienta. 

Ahora ya tendríamos una crema de calabaza básica, pero podemos darle un toque especial adornándola con algunas cosas. Os voy a poner un ejemplo. 

El resto del puerro que teníamos reservado lo cortaremos en tiras muy finas y lo pasaremos por la sartén con un poquito de aceite y sal

A la hora de servir, pondremos la crema y por encima de la crema, unas semillas de calabaza secas y un poco de aceite (a ser posible aceite de semilla de calabaza, es difícil de conseguir  (yo lo compré en Alemania) pero si lo encuentras el resultado es espectacular). Y si no eres muy estricto, también puedes poner unos crustones  de pan, pero eso ya va a gustos

Ahora sólo te queda coger una cuchara y a disfrutar!!

Porra antequerana

Hoy aprovechando que ya se acabado el verano voy a poner una receta precisamente de verano para así despedir como Dios manda a esa estación que tantos calores nos ha dado. Basándome en una receta de mi compañero bloguero momentos con sabor en la que nos recomendaba un salmorejo me acordé de un plato muy parecido que hacemos en casa de mi madre.

Pero curiosamente no os hablaré del salmorejo. Aunque habitualmente todo el mundo llama salmorejo a esta comida o a una muy similar,  en casa siempre la hemos llamado porra, ¿porqué?, pues no se, pero así ha sido siempre. Concretamente se trata de la Porra Antequerana, que en principio es muy similar al salmorejo pero con alguna variación. El Salmorejo es un plato típicamente cordobés, sin embargo la Porra es un plato Malagueño y tienen muy pocas diferencias (a no ser que pongas a discutirlo a un malagueño y un cordobés jeje)

La diferencia principal, por poner alguna, es que la Porra lleva los mismos ingredientes que el Salmorejo, pero también lleva un pimiento verde y quizás un poco más de pan (es por ese pan por lo que no es una receta paleo, pero ya sabéis, tampoco hay que ser estrictos). El salmorejo se suele acompañar de huevo y jamón, y la Porra también (parece un chiste de Eugenio) aunque también la he visto acompañada con atún y huevo duro, aunque yo lo suelo acompañar con huevo y jamón.

INGREDIENTES 

  • 1 k. de tomates maduros. 
  • 1 pimiento verde
  • 250 g de miga blanca de pan del día anterior
  • medio diente de ajo (le sacamos el germen para que no se repita)
  • aceite de oliva virgen
  • un chorrito de vinagre
  • 1 pizca de sal

Para acompañar

  • Jamón ibérico picado
  • huevo duro picado.

PREPARACION

Lavamos y pelamos los tomates y los cortamos en cuatro y luego los metemos en el vaso de la trituradora. Lo mismo hacemos con el pimiento y luego ponemos el resto de los ingredientes en la batidora menos el pan. Trituramos hasta que quede liquido y luego añadimos el pan que habremos cortado en trozos pequeños para que quepan en la batidora. Seguimos triturando hasta que quede cremosa y ya lo tendremos. A continuación lo ponemos en la nevera y a la hora de servir lo acompañamos de tacos de jamón pequeños y los huevos duros también cortados en cuadraditos.

Se puede comer con cuchara, pero si os volveis locos y pasais de dietas y esas cosas, probar a comerlo utilizando trozos de pan ya veréis como no tiene nombre.

y ahora como siempre, a disfrutar!!