“Libritos” de presa ibérica con queso azul

Os pongo una exquisita receta de libritos. Los llamamos libritos por que es la carne abierta como si fuera un libro, rellena y luego vuelta a cerrar.

Los libritos, son el típico plato de toda la vida en casa, el que nos hacía hacia nuestra madre o nuestra abuela. Pero, aunque plato típico, también podemos realzarlo sin muchos problemas.

Habitualmente los libritos se hacen de lomo, pero en esta ocasión, los haremos más sofisticados y utilizaremos presa ibérica.

La presa ibérica es el corte del cerdo ibérico de más calidad, se encuentra entre la paleta y el cabecero del lomo y de cada cerdo se obtienen dos piezas de presa  de unos 500 gr aproximadamente. Se aprecia en ella un veteado debido a la infiltracion de grasas, lo que la hace muy jugosa y sabrosa.

INGREDIENTES

  • 8 escalopes de presa ibérica que, previamente habremos pedido a nuestra carnicera que nos los abra por la mitad
  • 70 g de queso azul, tipo Roquefort o similar
  • 50 g de mozzarella de búfala
  • 60 g de virutas de jamón de bellota
  • sal y pimienta
  • 300 g de pan seco
  • 120 g de avellanas tostadas
  • 2 huevos
  • harina
  • aceite

PREPARACIÓN

Cortamos en láminas 50 g de mozzarella y desmenuzaremos 70 g de queso azul.

Estiramos los escalopes de presa ibérica con el rodillo poniendo papel sulfurizado encima, esto es opcional, pero luego para cerrarlos va mejor.

Salpimentamos, un poco, los escalopes y los rellenamos con 60 g de virutas de jamón de bellota y los quesos.

cerramos los libritos. Si no se cierran bien, siempre podéis ayudaros de un palillo mondadientes. Pero acordaros de sacarlo antes de servir

Cortamos 300 g de pan de barra seco en daditos y los freímos en una sartén con aceite. Cuando lo saquemos escurrimos el aceite.

Ponemos en la picadora el pan frito y 120 g de avellanas. Lo trituramos (Tampoco hay que triturarlo excesivamente fino, porque nos interesa que quede algún trocito para que haga “crunch” ) y lo ponemos en un plato para rebozar.

Ponemos a calentar una sartén con aceite.

ahora montaremos “la parada” para rebozar.

Batimos 2 huevos y los ponemos en un plato. Llenamos otro plato con harina.

Pasamos los libritos por harina, luego por el huevo batido y, finalmente, por el pan con avellana.

Pasarlo por harina, significa poner en harina pero justo para que quede seco, no nos interesa poner cantidades de harina. Cuando lo tengamos enharinado daremos unos golpecitos para quitar la sobrante.

Los iremos friendo en pequeñas cantidades y los dejamos en una bandeja con papel absorbente para evitar el aceite sobrante.

Ahora simplemente, tendremos que emplatar y servir. Podemos acompañarlos con una salsa tártara y un poco de ensalada. Pero eso ya va a gustos.

En cualquier caso, ya sabéis… A disfrutar!!

Anuncios

Empanadillas de atún y huevo

Hoy os pongo otra de esas recetas super fáciles que están deliciosas y que os sacarán de algún apurillo.

Esta receta está inspirada en las deliciosas empanadillas de mi amiga Loli.

Los ingredientes son muy básicos pero siempre triunfo con ellas. Aunque si preferís cambiar de ingredientes, también podéis hacer las empanadillas de pera y queso azul.

INGREDIENTES (para 16 empanadillas)

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos, será cocer los huevos. Aunque, en principio eso es una cosa fácil, os voy a dar algunos consejos para conseguir el huevo duro perfecto

Lo primero que tenemos que tener en cuenta, es que sean lo más frescos posible, ya que a mhedida que envejecen, se deshidratan y la cámara de aire que contienen en su interior aumenta de tamaño lo que provoca que floten en el agua de cocción, haciendo que el proceso no sea uniforme, y, además, la yema se reparte de forma desigual, quedando así descentrada. Esto, además de un inconveniente meramente estético, puede hacer que la yema se separe fácilmente de la clara al cortar el huevo una vez cocido.

Para estas empanadillas esto nos es igual ya que trocearemos el huevo, pero para otros platos es importante tenerlo en cuenta.

Pondremos los huevos en un cazo con agua, un poquito de sal y un chorreón de vinagre (opcional) durante unos nueve o 10 minutos hasta que estén duros. Una vez ha pasado ese tiempo lo sacaremos del agua hirbiendo y los pondremos en agua fría para que sea más fácil pelarlos.

Una vez pelados, trocearemos los huevos en trocitos pequeños y los pondremos en un bol.

De la misma manera, trocearemos las olivas y las pondremos en el mismo bol.

Vaciaremos el atún en el bol donde tenemos el huevo y las olivas.

A continuación salpimentaremos y tiraremos en el bol el tomate, mezclando todos los ingredientes.

Ahora, ayudándonos de una cucharilla, iremos rellenando las obleas, procurando que todas tengan aproximadamente la misma cantidad de relleno

Una vez repartido todo el relleno iremos cerrando las obleas, para ello, nos ayudaremos de un tenedor.

Ahora, tenemos dos opciones una de ellas es pintar o no pintar las empanadillas con el huevo que teníamos aparte. Si las pintamos quedarán más bonitas. Pero eso es opcional.

La otra opción es freírlas o hacerlas al horno. Yo últimamente las hago al horno puesto que son más sanas ya que necesitamos menos aceite.

Si preferimos freírlas, simplemente tendremos que calentar el aceite en una sartén o freidora e ir poniendo las empanadillas de poco a poco retirandolas cuando ya estén fritas.

Pero si preferís la otra opción, es decir, hacerlas al horno (cosa que recomiendo) simplemente tendréis que precalentar el horno a 200 °C y poner las empanadillas en una bandeja y, o una rejilla para hornear y espolvoreando un poquito de aceite por encima, dejarlas en el horno unos 15 minutos controlando hasta que estén en su punto.

Cualquiera de las opciones es muy buena o sea que utilizar la que queráis y ya sabéis… A disfrutar!!

Gambas a la plancha

Pocas comidas hay que tengan el éxito de unas gambas y sean tan fáciles de preparar.

Las gambas, gustan a casi todo el mundo y, desde luego, son paleo. Pero, por otra parte, tienen muchos beneficios. Además de tener muy pocas calorías, son ricas en proteínas y tienen pocas grasas e hidratos de carbono.

Además de nutritivas tienen un alto porcentaje de minerales saludables, en especial el yodo.

De todas maneras, si tenéis gota, el colesterol alto, o hipertensión comerlas con moderación.

INGREDIENTES:

  • Gambas o langostinos (a elegir)
  • Sal gorda
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Ajo
  • Perejil fresco

PREPARACIÓN:

Indico en los ingredientes que hay diferentes opciones a la hora de elegir el producto principal. , Gambas hay de muchos tipos. También hay diferencias de precio según temporada así que, eligiremos la que mejor se nos adapte. Es conveniente que sea grande.

Yo en esta preparación he utilizado gambon, aunque El nombre de gambon no es correcto es simplemente el nombre con el que se comercializa, habitualmente el langostino argentino

Lo primero que haremos será poner un poco de aceite a calentar y haremos una “cama” en la sartén con la sal gorda. Aquí está uno de los trucos de la receta. Esta cama de sal nos permitirá que no se enganchen las gambas a la sartén. Además, aunque pongamos mucha sal, la gamba cogerá la cantidad que precise.

Mientras se calienta el aceite, iremos picando muy pequeñitos los ajos y el perejil.

Una vez que el aceite esté caliente, ojo, sin que llegue a humear, iremos poniendo las gambas en la sartén o plancha.

Cuando veamos que empiezan a cambiar de color por un lado (Unos dos minutos) les daremos una vuelta y las pondremos por el otro durante un minuto.

Ahora, tiraremos por encima el ajo y el perejil para que vayan tomando sabor.

Como veis, una receta super fácil y además super sana.

Ya solo nos quedará servirlas y… A disfrutar!!

Mazorcas de maíz con glaseado de limón y jengibre

En la receta anterior, la de pollo a la provenzal, os hablaba de un acompañamiento de mazorcas a la mantequilla de limón. La verdad, es que el limón le va muy bien a las mazorcas, pero aquí os dejo otra receta de mazorcas que también os irá perfecto como acompañamiento para cuando hagáis una barbacoa.

Esta receta, también es muy fácil y las mazorcas quedan perfectas y solo nos llevará cinco minutos de preparación y 10 de cocción.

Podéis utilizar mazorcas crudas o ya cocinadas. En este último caso es mucho más rápido, Aunque, perdemos la gràcia de servir las mazorcas con sus hojas anudadas

INGREDIENTES: (para 6):

  • 6 mazorcas de maíz cocidas o crudas con sus hojas

PARA EL GLASEADO AL JENGIBRE Y LIMÓN

  • 5 cucharadas de caldo de ave
  • 60 g de mantequilla pomada
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de corteza rallada de limón (a ser posible ecológica)
  • 1 cucharadita de sal gorda
  • 1 cucharadita de jengibre rallado

PREPARACIÓN:

Empezaremos encendiendo el fuego en la barbacoa para que vayan haciéndose las brasas. La mantendremos cerrada para que se vaya calentando.

Mientras se calienta iremos preparando el glaseado.

Para ello pondremos todos los ingredientes en un cazo y lo llevaremos a ebullición en el fuego, no es necesario que sea en el de la barbacoa.

Iremos removiendo todos los ingredientes para que se disuelvan en el caldo de ave.

Una vez llegue ebullición, lo dejaremos reducir de 5 a 7 minutos hasta que espese, lo resérvaremos caliente.

Si utilizamos mazorcas con hojas, ahora es el momento de atarlas. Para ello cortaremos un par de hojas de las más largas y las reservaremos. El resto de hojas las tiraremos hacia atrás, dándoles la vuelta, y cuando estén todas hacia atrás le haremos un nudo utilizando la hoja que habíamos descartado.

Con un pincel, pintaremos de glaseado las mazorcas. Es conveniente que las untemos bien por todas partes y nos guardemos el resto del glaseado

Bien, pues ahora vamos a hacerlas. Para ello, lo primero que tendremos que hacer es cepillar bien la parrilla de cocción.

Colocar las mazorcas a fuego medio directo, es decir con la parrilla a media altura y las mazorcas encima de las brasas. En el caso que utilicemos mazorcas con hojas, orientar estas de manera que queden lejos de las brasas para evitar que prendan.

Asaremos de 10 a 15 minutos, manteniendo tapado tanto como sea posible y dándoles la vuelta de vez en cuando volviendo a pintar con el glaseado. Manteniéndolas hasta que estén tiernas y asadas.

Para servirlas, las pondremos en una fuente y las untaremos con el resto del glaseado.

Ya solo nos quedará dar el pistoletazo de salida a nuestros amigos para que se lancen sobre ellas y, como siempre… A disfrutar!!

Muslos de pollo a la provenzal en BBQ

Parece que empieza el buen tiempo, y con él la temporada de barbacoas. Por lo que después de una buena limpieza, ha tocado poner en marcha de nuevo la barbacoa.

Como ha caído un poco de sorpresa después de tantas nevadas y días de mal tiempo, los ingredientes que teníamos a mano para hacer la inauguración, no eran muy espectaculares.

Pero así y todo, creo que el resultado ha quedado perfecto y muy digno.

Hemos hecho unos muslos de pollo a la provenzal, pero al hacerlos en bbq el resultado ha sido mucho mejor de lo esperado, por lo que os recomiendo fervientemente que os pongáis manos a la obra.

INGREDIENTES:

  • 6 muslos enteros de pollo (a ser posible de calidad contrastada)

PARA LA MARINADA

  • Un vaso de vino blanco seco
  • 6 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Una cucharada de mostaza a la antigua
  • 3 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 2 cucharadas de hierbas provenzales
  • 3 dientes de ajo picados
  • 2 cucharaditas de sal gorda
  • 1/2 cucharaditas de cayena molida

PREPARACIÓN:

Comenzaremos preparando la marinada. Para ello, mezclaremos todos los ingredientes en un bol grande.

A continuación, cogeremos los muslos de pollo e iremos haciendo unos cortes por ambas caras con un cuchillo afilado.

Colocaremos los muslos de pollo,
en una bandeja grande y verteremos la marinada por encima.

Remojaremos bien el pollo por ambas caras, podemos utilizar un pincel para llegar a todos los rincones. Dejaremos marinar en un sitio fresco, como la nevera, de 4 a 8 horas para que coja el gusto, si no tenéis tanto tiempo, podéis dejarlo un poco menos, pero tener en cuenta que cuanto más tiempo esté, más gusto a marinado cogerá. Sería conveniente también ir girando los muslos para que cojan sabor por ambos lados.

Lo ideal es ponerlo a marinar cuando nos vayamos a dormir, o levantarnos pronto y que lo primero que hagamos sea eso.

Cuando pase ese tiempo, sacaremos los muslos de pollo de la fuente y tiraremos la marinada.

Para cocinar, recomiendo la bbq aunque si no tenéis, también podéis utilizar una plancha, aunque…

Pondremos el carbón a arder hasta que tengamos las brasas y cocinaremos el pollo durante l hora, a fuego medio indirecto, es decir, con la parrilla a media altura y con la carne NO encima de las brasas, sino a un lado y, sobre todo, manteniendo cerrada la tapa de la bbq.

En la imagen hay más de seis muslos. Pero es que cuando hacemos barbacoa se apunta todo el mundo!!

Y ahora, os explico otro de los secretos de la barbacoa. Solo hay que dar la vuelta a la carne una vez. En este caso también. Hay muchos que se vuelven locos dándole vueltas a la carne, eso no la beneficia en nada.

Cuando ya veamos que están, cambiaremos la carne de sitio y los pondremos encima de las brasas a fuego directo durante cinco minutos dándole la vuelta también una sola vez para que así se doren por fuera y estén más crujientes.

Después, los sacaremos de la bbq y los dejaremos reposar unos minutos para que se acaben de atemperar.

Y ya solo nos quedará servirlos con algún acompañamiento como, por ejemplo la patatas tornado. O las mazorcas de maíz con mantequilla de limón

Como veréis, en esta receta hay poco trabajo ya que, trabaja por un lado la marinada, y por el otro la barbacoa. De todas maneras, quien quedaréis como reyes en la barbacoa seréis vosotros.

Ahora, repartir y, con todos nuestros amigos,…A disfrutar!!

Hamburguesas caseras

Hola, me han regalado un aparatico para hacer hamburguesas. Bueno, en realidad es un molde, con un tope para prensar la carne. Pero, ¿que más necesito si así salen bien?

Pues, os explico qué es lo que necesito. Buena materia prima y ponerme manos a la obra.

Las hamburguesas se pueden hacer de muchas maneras. También podemos hacer de muchos ingredientes, de carne, de pescado, vegetales… Hoy os voy a mostrar cómo las hecho utilizando carne.

Hacer las hamburguesas en casa es, desde luego, más complicado que comprarla hechas, pero a parte de saber lo que llevan, además puede ser incluso divertido, por lo tanto, ¿qué más queremos?

Los ingredientes son variados pero fáciles de conseguir.

INGREDIENTES: (para 4)

  • 600 g de buena carne picada (puede ser toda de ternera o, si preferís, podéis mezclar ternera y cerdo). Pero en cualquier caso que sea de calidad.
  • 4 Huevos
  • Queso de cabra en rulo
  • Una Cebolleta.
  • Perejil fresco.
  • Alcaparras (opcional)
  • Mostaza antigua.
  • Sal y pimienta.
  • Para acompañar
  • Bacon.
  • Ensalada.
  • Tomate.
  • Pepinillo en vinagre
  • Queso para fundir, tipo Havartty, Gouda…
  • Y lo que prefieras más

PREPARACIÓN:

Como os he comentado, la preparación es divertida y si queréis podéis animar a los más pequeños de la casa para que nos echen una mano. Seguro que lo pasarán bien.

Empezaremos picando la cebolleta muy pequeña y también el perejil y las alcaparras, estas últimas las he puesto como opcionales porque hay gente a quien no les gusta su sabor fuerte

En un recipiente grande, mezclaremos todos los elementos que conforman nuestra hamburguesa: la carne, los huevos, el perejil, la cebolleta, las alcaparras, una cucharada de mostaza, y lo salpimentaremos.

Cuando tengamos todo mezclado lo dividiremos en cuatro partes ya que son cuatro hamburguesas las que tenemos que hacer.

Cogeremos cada una de las partes y las pondremos en el molde, si no tenéis este molde podéis utilizar cualquier otro.

Apretaremos (o con la propia pieza que lleva el kit, o si utilizáis otro tipo de molde, con un vaso o similar que coincida con el diámetro)

Y, en principio, ya tendríamos hecha la hamburguesa. Pero, claro, hemos dicho que queríamos una hamburguesa especial porque para eso lo hacíamos en casa . Bien, pues una manera de hacerla especial es, hacer una hamburguesa rellena.

Y, aquí es donde entra el queso de cabra. Podéis utilizar cualquier tipo de queso que se funda bien, pero, el queso de cabra como va en rulo, nos va perfecto para integrarlo en la hamburguesa ya que es redondo.

Con la otra parte del molde que es más estrecha, haremos un hueco en el centro de la hamburguesa. Si no tuviéramos el molde recordar que lo podéis hacer con algún otro objeto, como por ejemplo, un vaso de chupito.

Tened en cuenta que, si la intención era hacer las hamburguesas rellenas deberemos reservar un poquito de carne para luego tapar el queso.

Pues, utilizaremos el resto de carne para tapar el queso, y volveremos a presionar hasta que nos quede la hamburguesa compacta. Es importante que apretemos bien si no queremos que luego se nos desmonte

Pues, ahora que ya tenemos hechas las hamburguesas solo nos quedará montar el plato.

Para ello, en la misma plancha donde vayamos hacer las hamburguesas pasaremos el bacon hasta que quede torrado y crujiente y luego los reservaremos. Utilizando la grasa que ha dejado el bacon, tostaremos un poco el pan del hamburguesa para que coja el gusto. Cuando lo tengamos hecho también reservaremos el pan.

Ahora, con cuidado de que no se nos desmonte la hamburguesa, la ponemos en la plancha, en la que habremos puesto unas gotas de aceite y la haremos a fuego fuerte por ambos lados.

Mientras se hace, cortaremos el tomate y el pepinillo en rodajas. Cuando ya esté bien dorada la hamburguesa, la pondremos sobre el pan, a continuación el bacon y por encima el queso de fundir, para acabar un poco de lechuga el tomate y el pepinillo. Pero claro, esto es sólo un ejemplo, siempre podemos añadir lo que nuestra imaginación nos dicte (un huevo frito, cebolla, cebolla caramelizada, otros quesos, etc… a nuestra discreción.

Opcionalmente podemos poner justo encima del pan una salsa, esto depende de nuestro gusto pero, por ejemplo la salsa barbacoa o la espectacular mermelada de bacon le va genial

Y así, ya simplemente nos quedaría hincarle el diente, y…a disfrutar!!

Rollo de hojaldre relleno


Ni paleo ni historias, hoy tenía ganas de hacerme algo heavy. Teníamos una reunión de amigos a los que les importaban poco los hidratos y necesitaba una cosa rápida para comer mientras charlábamos. No sé si me entendéis, a veces, ya lo dicho en más de una ocasión, hay que darse un respiro.

El caso es que tenía una masa de hojaldre en la nevera y algunas cosas para rellenar, así que me decidí. La verdad es que la idea ha sido fantástica porque queda super bueno sea o no paleo. (de hecho no es paleo por el hojaldre, aunque todo lo demás si lo es, incluso se puede hacer hojaldre paleo, pero este no era el momento).

INGREDIENTES (para unos 3 o 4 dependiendo si hay más cosas o no)

  • Una masa de hojaldre
  • Jamón serrano
  • Jamón York
  • Queso Havarti (O cualquier otro para sandwich)
  • Mayonesa casera

PREPARACION

Precalentamos el horno a 180°

Extendemos la masa de hojaldre con un rodillo para que quede fina.

Luego ponemos encima las lonchas de jamón serrano. Luego por encima de estas el jamón York y a continuación el queso.

Ahora sólo tenemos que enrollar el hojaldre intentando que os quede bien cerrado.

Cuando lo tengamos cerrado lo ponemos encima de una bandeja de horno con papel de hornear. Ahora le pondremos un poco de la mayonesa (A ser posible casera, que es muy fácil de hacer) por encima.

Lo metemos en el horno a media altura y lo dejamos entre 15 y 20 minutos controlando que vaya quedando bien, sin quemarse.

Y, ya estaría, solo tenemos que cortarlo en porciones y llevar a la mesa. Y como no? …A disfrutar!!