Boniato asado con salsa de yogurt

Hola, os repongo esta receta que ya tuvo mucho éxito en su día y que ahora he vuelto a utilizar para una comida entre amigos y he cambiado un poco la presentación. Os dejo también la foto anterior para que veáis las diferencias.

Esta receta va dedicada. Normalmente no suelo dedicar la recetas pero el otro día hablaba con Carmen y me dijo que últimamente estaba  comiendo muchos boniatos y que le estaban yendo muy bien para la salud, por lo que he pensado que le puede ir muy bien a ella y a todos. Ya os he explicado en algún otro post como asar los Boniatos. Bien, pues ese es el primer paso.

INGREDIENTES

Por persona

  • 1 boniato mediano
  • Un yogur griego (sin azúcar)
  • 1/2 cebolleta.
  • Un poco de mantequilla
  • eneldo, cebollino, albahaca
  • Limón
  • Vinagre de manzana
  • sal & pimienta

PREPARACION

Asamos los boniatos en el horno como ya os he explicado (a 220º durante unos 40 mints)

Picamos la cebolleta muy pequeñita, no, de verdad!! muy pequeñita y la mezclamos con el yogur, a continuación  añadimos las hierbas. Si os falta alguna hierba nos preocupéis. Le ponemos unas gotitas de vinagre y unas gotitas de limón (ojo unas gotitas) una pizca de sal y pimienta y reservamos.

Una vez asados los boniatos, los sacamos del horno y los ponemos en el plato, los cortamos a lo largo y los abrimos un poco (haciendo unos cortes en varios sentidos para que sea más fácil de comer y la salsa se mezcle mejor. Añadimos un poco de  mantequilla cortada en finas lonchas para que se derrita. Cubrimos con la salsa. Si nos sobra salsa podemos ponerla aparte ( al final, aunque esté aparte ya veréis que no sobrará ).

Veréis que el sabor dulce del boniato combinado con el amargo del yogur crea una combinación espectacular, por lo que solo nos quedará servir y a disfrutar!!

Anuncios

Pisto de verduras con atún y queso de cabra

Esta  receta la puse hace más o menos un año, pero como me la piden mucho la vuelvo a poner revisada 

Ya os dije que es fácil y buenísima. 

Se trata del pisto de verduras, habitualmente el pisto de verduras se sirve como acompañamiento pero,arreglado un poquito lo podemos servir de primer plato.  En la foto veréis que está emplatado encima de una tostada de pan, bien eso no es paleo, pero en mi casa gusta mucho esta presentación así que hago una para mi en la que no incluyó el pan y otra para mi hija  en la que si le pongo pan, vosotros podéis decidir qué versión preferís. Aunque ya os pondré una receta de pan paleo para que no tengáis tantos cargos de conciencia. 

Supongo que todos sabréis lo que es el pisto pero, para los que no lo sepan. Es un plato tradicional de la cocina española que consiste en una fritada de diversas verduras de composición variable, posiblemente aquellas más accesibles durante la temporada en una huerta. En su origen, el plato posiblemente fue cocinado por los campesinos de La Mancha al aire libre con los productos de la huerta, a los que tenían fácil acceso. El auténtico pisto sólo lleva pimientos verdes y rojos, tomates y un poco de calabacín, pero las verduras empleadas suelen variar enormemente dependiendo de la zona, de la temporada y de los gustos locales, etc. No obstante se puede decir que siempre lleva tomate y pimiento y que además es frecuente que lleve cebolla, ajo, calabacín, etc. 

INGREDIENTES

Bueno pues como hemos dicho utilizaremos

  • Un pimiento verde
  • Un pimiento rojo
  • Un tomate grande
  • Un calabacín
  • Una berenjena
  • Una cebolla
  • Atún en aceite
  • Queso rulo de cabra
  • Aceite sal y pimienta

Todos estos ingredientes se preparan cortados en pequeños dados de no más de medio centímetro.

Hay varias maneras de hacerlo si tenéis una olla tipo multicoock  o similar es mucho más fácil, pero si no también podemos utilizar una sartén. Como sartén tiene todo el mundo, explicaré cómo hacerlo con sartén

Las verduras se van pochando sucesivamente en una sartén con aceite de oliva y cuando están listos se dejan reposar durante media hora. 

La mayoría de las recetas modernas aconsejan el siguiente orden: primero la cebolla, el pimiento y cuando ablandan va el calabacín y  la berenjena, por último, los tomates. Yo como siempre aconsejo poner el fuego muy lento y tener paciencia porque poco a poco todo sale mejor. 

 Una vez ha reposado lo que tendremos que hacer es emplatar, como ya he dicho antes, podemos utilizar pan o no, en cualquier caso, primero pondremos el pisto (en este caso sería un pisto de berenjena puesto que el pisto no lleva berenjena pero ,a mi me gusta más con ella)  luego escurrimos el aceite del atún y ponemos el atún encima del pisto. Y por último ponemos el queso de cabra en trocitos pequeños (normalmente, si el plato está caliente el queso se fundirá un poco si no, siempre podéis ponerlo dos o tres segundos al microondas). Para finalizar poner un chorrito de aceite de oliva virgen por encima servir y a disfrutar!!

Panellets paleo

(Os vuelvo a poner este post del año pasado) Halloween se está apoderando de la noche del 31 de Octubre. A pesar de ello, en España se sigue celebrando la noche anterior del día de “todos los santos”, comiendo castañas, boniatos…y concretamente en Catalunya se preparan los panellets. 

Hay infinidad de formas de hacerlos, pero si nos atenemos a la filosofía paleo explicaré como los hago yo. Lo más “peligroso” de los panellets  es el azúcar, por lo que los haremos sin azúcar. 

INGREDIENTES: (para unos 12 panellets)

  • 250g de harina de almendras (almendra molida)
  • 1 boniato pequeño
  • 2 yemas de huevo y dos claras (por separado)
  • 1 cucharada  grande de jarabe de arce.(opcional)
  • Ralladura de la piel de un limón.
  • 1 cucharada pequeña de canela 
  • Un par de bolsas de piñones. También podemos utilizar almendra, coco, etc.

PREPARACION:
Precalentamos el horno a 200º
Ponemos el boniato envuelto en papel de aluminio hasta que este blandito (unos 40 a 50 minutos) O también, como os había  explicado en alguna receta anterior si hicisteis  unos cuantos Boniatos,  solamente los tendréis que sacar ahora de la nevera. 
Una vez cocido, lo pelamos y lo chafamos con la ayuda de un tenedor, mientras le vamos añadiendo poco a poco la harina de almendra.
Incorporamos las yemas (reservemos las claras) y la ralladura de la piel del limón y seguimos amasando hasta tener una masa bien mezclada. Luego le ponemos el jarabe y la canela. Si no queréis ponerle el jarabe porque preferimos no poner ningún tipo de dulce, tampoco es mucho problema porque el Boniato ya es bastante dulce (aunque con el punto dulce están mucho mejor, y un día de fiesta es un día de fiesta)
Ahora Iremos haciendo bolitas con la masa. Dependiendo si los queréis comer al momento o dejarlos unos días, hacerlas más pequeñas o más grandes. Cuanto más grandes las hagáis más durarán sin ponerse duros. 

Ponemos los piñones en un plato
Batimos las claras de huevo y las tiramos por encima de los piñones. No ha de quedar líquido sino que Los piñones han de quedar mojados pero sin líquido. Ahora cogeremos las bolitas y las pondremos dentro. Las vamos rebozando, unas con piñones (son los más tradicionales), otras con almendra, a gusto de cada uno. También podemos darles formas diferentes a cada tipo de panellet.

Rebozar con piñones cuesta un poco pero tener un poco de paciencia y ya está. 
Una vez acabados los panellets los metemos al horno a 200º a media altura, durante 10 minutos con calor arriba y abajo. (Vigilar que no se tuesten demasiado, ya que cada horno es diferente).
Los sacamos del horno, los dejamos enfriar y listos 

Y mi consejo es que en vez de entrar en la polémica de la rivalidad entre Halloween y la Castañda hagáis un consenso entre las dos fiestas y así todos disfrutaremos más. 


Y ahora convocad a la familia y todos juntos celebrar la fiesta y disfrutar!!!

Pastel de calabaza

Hola, hoy os presento un postre tradicional de Estados Unidos que se prepara especialmente en Halloween, Acción de Gracias y Navidad.  Pero yo, como tenía que hacer un pastel para hoy, que teníamos fiesta, he decidido adaptarlo, aprovechando que estamos muy cerca de la festividad de Todos Los Santos. Es un postre ideal para el otoño ya que se hace con calabaza que ahora está en su mejor momento. 

INGREDIENTES:  (para unas 6-8 personas):

  • 200 gr. de pasta quebrada
  • 400 gr. de calabaza
  • 2 huevos
  • 400 ml. de leche evaporada
  • 130 gr. de azúcar moreno
  • un cucharada de canela
  • una pizca de jengibre

Para decorar:

  • mermelada de albaricoque
  • avellanas
  • hojas de menta

PREPARACIÓN. :

Primeramente, haremos la base de pasta quebrada. La estiramos un poco y forramos un molde redondo. 

Hornearemos la base hasta que se tueste, aproximadamente 15 minutos a 180-200ºC. Os recomiendo dejar la base un poco más ancha para que si se reduce un poco, luego no os falte. Siempre es mejor cortar si sobra. 

Mientras se hace la base (ir controlando que no se tueste demasiado) pelaremos la calabaza, yo como estamos en Halloween he aprovechado para cortar la parte de arriba  y dejar la calabaza para hacer una calavera de Halloween. 

En cualquier caso, utilizaremos la carne de la calabaza, quitarle las pepitas y córtala en trozos que luego utilizaremos para asarla. Cuando ya tengamos los 400 g de calabaza la asaremos. La forma más fácil de hacerla es meterla en un recipiente tipo Lekue en el microondas a máxima potencia durante cuatro minutos. 

Pero si lo quieres hacer de otra manera, también puedes coger un buen trozo de papel de aluminio, colocar encima los trozos de calabaza cerrar bien el papel por los cuatro extremos.  Introduciremos en el horno a 180-200ºC durante 10-15 minutos o hasta que se hinche el papel. 

Cuando ya tengamos la calabaza asada la pondremos en el vaso mezclador de la trituradora y añadiremos, los huevos, la leche, el azúcar moreno, la cucharada de canela en polvo y el jengibre. Trituraremos bien con la batidora. 

Una vez esté triturado lo echaremos en el molde en el que teníamos la base de pasta quebrada e introduciremos nuevamente en el horno a 180ºC, durante unos 40 minutos.  Hay que ir comprobando que esté hecha porque como siempre, depende del horno que tengamos 

Cuando ya esté, la dejaremos enfriar un rato luego desmoldaremos y ya la podemos decorar. 

Se puede decorar de muchas maneras, yo en este caso simplemente le puesto una capa de mermelada de albaricoque unas avellanas y unas hojitas de menta. 

Y ya solo nos queda servirla y, como siempre, a disfrutar!!

Brochetas de boniato glaseado con mandarina y miel

 

Hola, hoy os pongo esta receta con Boniato ya que estamos en otoño y es uno de los ingredientes que hemos de aprovechar en esta temporada. En concreto, esta entrada se la dedico a Judith que me ha dicho que le encantan los Boniatos. Pues mira Judith hay va lo que te prometí!

Boniatos hay muchas maneras de hacerlos, concretamente yo ya os he puesto alguna otra en este blog.  La crema de Boniato que os puse hace unos días. Qué curioso, había otra receta de boniato que también estaba dedicada concretamente se la dediqué a Carmen y era el Boniato asado con salsa de yogur

Bueno, pues aquí os va otra receta que también está buenísima y es una forma diferente de comer Boniatos

INGREDIENTES: para 2-3 personas

  • 1 boniato alargado con una forma regular (irá mejor para cortar)
  • 1 cucharadita de gomasio (opcional),
  • 1 mandarina, 
  • 1 pizca de canela molida, 
  • 2 cucharadas de miel, 
  • 1 cucharadita de salsa de soja,
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, 
  • 1/2 cucharadita de salsa Worcestershire, 
  • 1/4 cucharadita de vinagre de Jerez, 
  • pimienta negra y sal. 


PREPARACIÓN:
Bien, pues veamos cómo hacer brochetas de boniato glaseado con mandarina y miel

Pelaremos el boniato y lo cortaremos en rodajas del grosor de no más de un dedo, aproximadamente del mismo tamaño. Pero cuidado que si las hacemos muy estrechas no nos irán bien.  

Colocaremos en un recipiente apto para el microondas (yo utilizo el Lekue) y cocinaremos unos 4-5 minutos, hasta que se puedan atravesar con un palillo pero sigan firmes.


Dejaremos enfriar mientras preparamos el marinado. 

Rallaremos un poco de la piel lavada de la mandarina en un cuenco, y exprimiremos por encima el zumo de la propia mandarina.  

Añadiremos el gomasio (si no tenemos podemos sunstituirlo por unas semillas de sésamo machacadas), la canela, la miel, la salsa de soja, el aceite de oliva, la salsa Worcestershire y el vinagre.

Batiremos bien para que emulsione y lo añadiremos a los boniatos, mezclando para que se impregnen y lo dejaremos un rato macerando
Podemos utilizar brochetas de madera o utilizar metálicas, si las utilizáis de madera mojarlas antes para que no se quemen. 

Ensartar las piezas de boniato en las brochetas, escurriendo el marinado y reservándolo para utilizarlo luego. 

Calentaremos a fuego fuerte una plancha y la pintaremos ligeramente con aceite de oliva. 

Pondremos las brochetas y las cocinaremos por ambos lados hasta que se doren y caramelicen. 


Pintaremos de vez en cuando con el líquido del marinado que teníamos separado. 

Antes de servir salpimentaremos un poco

Y ya solo nos queda, a disfrutar!!

Costillar de cordero con sirope de mandarina y granada

Hoy os presento una receta, en el que el resultado es realmente espectacular y no exagero. En realidad no tiene complicaciones, el secreto es que la carne sea de primera categoría y que dispongamos de una barbacoa.

Aprovechando que ya estamos en otoño, pero que todavía hace buen tiempo para hacer una barbacoa con los amigos, he planteado esta receta en la que aprovechamos que ya es temporada de mandarinas y granadas para darle un toque especial con la salsa. De hecho, si no le pusiéramos la salsa y solamente utilizáramos el marinado también quedaría una receta espectacular. Pero si le añadimos la salsa entonces ya sí que es literalmente, para chuparse los dedos.

INGREDIENTES: (para 3)

  • 1 costillar de cordero.

PARA EL MARINADO DE LA CARNE

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • l cucharada de ajo picado
  • 1 cucharada de paprika o pimentón
  • 2 cucharaditas de sal gorda
  • l cucharada de pimientas variadas recién molidas

PARA EL SIROPE DE MANDARINA Y GRANADA

  • El zumo de unas 4 o 5 mandarinas
  • El zumo de media granada
  • 2 cucharadas de sirope de arce o en su defecto de miel líquida
  • l cucharada de vinagre balsámico de Módena
  • 1/2 cucharadita de sal gorda.

PREPARACIÓN:

Lo primero que tendremos que hacer, es decirle a nuestra carnicería de confianza (en mi caso Cal Bieló de la Cerdanya) que nos prepare el costillar de cordero. Tal y como se ve en la foto, es decir. las costillas limpias para que quede una parte de hueso al aire.

Ahora prepararemos el marinado mezclando todos los ingredientes especificados en un cuenco. Nos quedará una “salsa‘ rugosa, con la que recubriremos el costillar por ambos lados refregando para que entre por todos los rincones.

Dejaremos marinar de 20 a 30 minutos a temperatura ambiente.

Mientras está marinando, prepararemos el sirope.

Pondremos en una cacerola pequeña los zumos de mandarina y de la granada, el sirope de arce y el vinagre. Lo llevaremos a ebullición y cuando empiece a hervir bajaremos el fuego al mínimo manteniéndolo hirviendo así durante unos 15 o 20 minutos, teniendo en cuenta que hay que reducir el líquido a dos terceras partes de lo que originalmente pusimos pero, hay que cuidar que no se nos queme o se evapore demasiado. Al final de la cocción, rectificaremos de sal.

Mientras cuece el sirope prepararemos una barbacoa. Aquí no os explico nada porque, supongo que el que más o el que menos ya sabrá preparar la barbacoa. Pero, si tenéis alguna duda me lo decís y os explico cómo hacerlo.

Pues, como os decía, prepararemos la barbacoa para una cocción directa a fuego medio (Es decir, las brasas debajo de la carne pero a una distancia intermedia).

Cuando ya tengamos las brasas a punto, pondremos el costillar (siempre hablo del costillar que sería para tres, Naturalmente, tendréis que multiplicarlo dependiendo del número de comensales)

Primero lo pondremos del lado del hueso y aunque es difícil no caer en la tentación, no le deis vueltas, solamente hay que darle una vuelta a mitad de cocción (y este Consejo vale para toda la carne que hagáis en la barbacoa) primero del lado del hueso, y después, del otro lado

(estarán al punto de 15 a 20 minutos), tened cuidado y en caso de llamas (porque cae grasa en las brasas) desplazar momentáneamente la carne al área de cocción indirecta (es decir, no encima de las brasas). Mantener la bbq tapada tanto como sea posible.

Retirar los costillares de la parrilla cuando la temperatura interna alcance 52 °C ( esto, lo podéis comprobar con un termómetro de carne pero si no tenéis, pues a ojo pasado ese tiempo, casi seguro que ya está en el punto)

Dejaremos reposar 5 minutos (la temperatura interna aumentará unos 2 a 3 °C), antes de separar las costillas para servir

Serviremos las costillas, cubiertas de sirope caliente o con el sirope al lado para que cada uno haga lo que más le guste.

En principio, como ya os he dicho, este costillar de cordero está bueno incluso sin la salsa y únicamente con el marinado, pero hagamos un homenaje al otoño ya que en otras temporadas no tendremos ni mandarinas ni granadas y aprovechémonos de que ahora son productos que apetecen.

Y como siempre, y esta vez sí que sí, a disfrutar!!

Salmón marinado al horno

Con este plato de salmón al horno saborearéis lo mejor del pescado azul y el fantástico sabor de las hierbas aromáticas.

Aunque las hierbas aromáticas son fáciles de localizar en el mercado, hay que tener en cuenta que también son muy fáciles de cultivar. Por lo que os recomiendo que, siempre que podáis tengáis un poquito de huerto urbano en el que plantar vuestras propias hierbas aromáticas Ya veréis que el resultado es muchísimo mejor y además, más económico

INGREDIENTES: (para 2)

  • 2 filetes de salmón
  • Unas hojas de perejil fresco picado
  • Unas hojas de albahaca fresca
  • Unas hojas o una ramita de tomillo fresco
  • 2 dientes de ajo
  • Un poco de fumet de pescado, o en su defecto una pastilla de caldo de pescado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • El jugo de 1 limón
  • Sal y Pimienta

PREPARACIÓN


Primero prepararemos la marinada, para ello, picaremos las hierbas y los ajos. (Podéis cambiar las hierbas y poner las que más os gusten, aunque con estas quedan fenomenal)

A continuación mezclaremos en un bol los dientes de ajo picados, las hierbas, la pimienta negra, la sal, el jugo de limón y el aceite de oliva. Añadiremos también una pastilla de caldo de pescado ( si tuviéramos caldo concentrado, tipo fumet también sería el momento de añadirlo en lugar de la pastilla)

Ahora pondremos el marinado sobre el salmón. Y lo dejaremos reposar una hora aproximadamente en la nevera, dándole alguna vuelta para que el salmón coja el sabor por todas partes. Ojo, no lo dejéis mucho más tiempo marinando porque entonces puede ser que coja demasiado sabor y no quede como debiera

Precalentaremos el horno a 190ºC.


Colocaremos el salmón en una fuente de horno, o si hacéis como yo, que lo he marinado en una cazuela que puede ir al horno pues perfecto así ahorráis un cacharro.

Por último ponéis un chorrito de aceite de oliva por encima y cubriremos la fuente con papel de aluminio.

Coceremos el salmón unos 15-20 minutos en el horno y cuando lo tengamos lo servimos bien caliente.

y ahora, ya sabéis, a disfrutar!!