Recetas de Navidad

Hola a tod@s. Ya queda poquito para la Navidad y ya me empezáis a pedir recetas para estas fiestas.

Como ya llevamos más de 200 recetas, os he hecho un pequeño resumen con unos primeros, unos platos principales y unos postres de los que podéis elegir alguno y montaros así vuestro propio menú de Navidad, nochebuena, fin de año o cualquier fiesta que queráis disfrutar.

Espero que os sean útiles y que os ayuden a eliminar el estrés pre-fiestas en la que no sabemos que poner en la mesa.

Y bueno, ya me contaréis cómo os ha ido.

Primeros platos

Plato principal

Postres

Y como siempre, ya sabéis disfrutar cocinando y claro, comiendo, pues también…. a disfrutar!!

Anuncios

Solomillo con salsa de mostaza y miel

Se acercan las navidades y hay que ir pensando en algún plato para estas fechas. Como siempre, ha de ser un plato que sea fácil de hacer y sabroso. Concretamente, en este caso mezclaremos los sabores de la mostaza y la miel que combinan muy bien con la carne de cerdo.Ya os he puesto alguna otra receta de solomillo de cerdo, como por ejemplo el exitoso solomillo al Pedro Ximenez. Para Navidades, es importante hacer recetas que podamos dejar preparadas con antelación para cuando lleguen los invitados, y éstas lo son. En concreto, esta receta es muy fácil, no necesita mucho tiempo de preparación y el resultado está realmente bueno.INGREDIENTES: (para 4 personas)

  • 2 solomillos de cerdo de buena calidad.
  • Mostaza de Dijon,
  • Miel.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Unas gotas de limón.

PREPARACIÓN:

Hemos de intentar que el solomillo esté tierno y jugoso por lo que lo compraremos en nuestra carnicería de confianza y, además esta vez lo haremos al horno, pero antes lo sellaremos en una sartén para mantener los jugos dentro y que quede crujiente por fuera.Pues primero, empezaremos limpiando de grasa el solomillo.Ahora podemos ir haciendo la salsa, para ello pondremos en un bol unas 4 cucharadas de mostaza y otras tantas de miel, además de un buen chorreón de aceite y unas gotas de zumo de limón. Lo batiremos bien a mano hasta obtener una salsa homogénea.Cortaremos los solomillos a tamaño ración y los salpimentaremos.

Pondremos el horno a calentar a 180ºC

Ahora pondremos una sartén a fuego fuerte con un poco de aceite e iremos sellando los trozos de solomillo de uno en uno para que no baje la temperatura y ha de ser rápido porque sólo queremos que se selle, no que se haga.

Una vez sellados los pondremos en una bandeja de horno sobre una capa fina de aceite y los untaremos con abundante salsa.

Los meteremos en el horno unos 20 minutos a 180ºC

Cada cinco minutos aproximadamente, les damos la vuelta a los trozos de carne y los volvemos a untar con un poco más de salsa y vamos repitiendo.Pasados los 20 minutos de horneado, apagamos el horno y lo dejamos un rato guardando el calor.Y ya estaría, solo nos quedaría emplatar, en este caso yo lo he acompañado con un puré de boniato, pero que cada uno se invente el suyo.

Y como siempre, ya sabéis…a disfrutar!!

Bacallà a la llauna (bacalao a la lata)

El bacalao se puede hacer de mil maneras, de hecho en este blog os he puesto bastantes:

  • En forma de empedrat
  • En salsa con angulas
  • Al horno con crujiente de corteza de cerdo.
  • Y más…

El bacalao siempre  ha sido un pescado muy sufrido Gracias a su buena conservación, por lo que ha sido habitualmente el único pescado de las zonas de interior (por suerte esto ha cambiado) pero esta costumbre dio recetas fantásticas.

Hoy os pongo esta receta típica Catalana (con algún toque paleo)

El bacalao a la (llauna) “lata” es un plato típico de la cocina catalana. Algunos lo consideran una receta típica barcelonesa. En las tierras de Lleida es famosa una versión caracterizada por añadir judías

Se llama a la lata porque se hace encima de una bandeja de horno, en tiempos antiguos este tipo de bandejas tenían los laterales muy altos y daba una sensación de que fuera una lata. Aunque no os pongáis nerviosos porque también lo podéis hacer en una cazuela de barro o de cualquier otro tipo

INGREDIENTES (para 2)

400 g. de bacalao al punto de sal

  • Una cucharadita de pimentón de la Vera
  • 1 vaso de vino blanco (en este caso como me sobraba vino rosado usé ese)
  • 3 dientes de ajo
  • Harina de trigo sarraceno
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil fresco
  • Sal (opcional)
  • PREPARACIÓN:

Cortaremos el bacalao en trozos medianos, si están mojados, los secaremos, una vez secos los salpimentamos y los  enharinamos. He utilizado harina de trigo sarraceno (fajol) porque además de ser sana no tiene gluten y así esta receta puede ser ideal para celíacos. Pues así lo haremos, Los pasaremos por la harina de trigo sarraceno para que queden bien rebozados.

Añadiremos el aceite a la sartén y lo calentaremos. Cuando el aceite esté caliente incorporaremos los trozos de bacalao enharinados y los freímos a fuego medio.

Cuando estén fritos los sacamos y los colocamos en nuestra llauna o en el recipiente que decidáis, de barro o en la llauna si habéis optado por este recipiente.

Cortamos en láminas los dientes de ajo y los doramos en el mismo aceite donde hemos frito el bacalao.

Cuando empiecen a coger color añadimos el pimentón e inmediatamente después el vaso de vino. Se suele hacer con vino blanco pero yo, en esta ocasión, tenía vino rosado que me había sobrado de la comida anterior así que lo puse, la verdad que también queda muy bueno.

Una vez puesto el vino,  lo dejaremos hervir para que se evapore el alcohol. Una vez evaporado el alcohol vertemos el contenido de la sartén sobre los lomos de bacalao que tenemos en la llauna. 

Mientras tanto ponemos el horno a calentar a 180 °C

Picamos el perejil bien pequeñito y  y lo echamos por encima del bacalao.

Y por último lo hornearemos a 180° C durante unos 10-15 minutos.

Servimos bien caliente.

y ya sabeis, a disfrutar!!

magdalenas de calabaza

Seguimos en otoño, con sus colores naranjas y calabazas. Y, como ya hemos dicho muchas veces, hay que aprovechar los productos de temporada. Un producto de temporada del otoño es, por descontado, la calabaza que, aunque podemos encontrar prácticamente todo el año, ahora es cuando está en su mejor momento.

Hoy, os voy a presentar una receta de magdalenas. Pero unas magdalenas un poco especiales ya que las vamos hacer con calabaza que les dará un sabor y una textura diferentes a las habituales.

INGREDIENTES:

  • – Tres huevos
  • – 400 gramos de Calabaza
  • – 3 cucharadas de aceite de calabaza
  • – 200 gramos de harina
  • – Un sobre de levadura en polvo
  • – 150 gramos de azúcar
  • – 100 gramos de mantequilla

PREPARACIÓN:

Primeramente pelaremos la calabaza y la troceamos en trozos pequeños. Esta calabaza la podemos poner a cocer en agua con un poco de azúcar disuelta. Aunque os aconsejo ponerla en la LEKUE en el microondas durante 4 minutos con un poco de azúcar disuelto en un poco de agua por encima, es mucho más fácil, y más limpio.

Cuando esté bien tierna, la escurriremos y trituraremos y la reservaremos dejándola enfriar

Precalentáremos el horno a unos 200ºC.

Mientras se calienta el horno y se enfría la calabaza, empezaremos a preparar la masa para las magdalenas de calabaza.

Utilizaremos una batidora con varillas y mezclaremos bien la mantequilla y el azúcar. Luego añadiremos el aceite de calabaza (si no tenéis, podéis poner otro tipo de aceite, de oliva, por ejemplo) y los huevos, y volvemos a batir, hasta conseguir una mezcla uniforme.

Ahora, en otro bol, cogeremos la harina y con un colador la tamizaremos por encima para que no queden grumos. En este paso es donde pasamos de la receta paleo a no paleo, dependiendo del tipo de harina que pongáis (Podemos utilizar harina de trigo, que no sería paleo, o cualquier otro tipo de harina como de coco, de espelta, de garbanzo, etc…) aunque como ya os he dicho en alguna otra ocasión, las normas son para saltárselas por lo que vosotros mismos.

A continuación, echaremos levadura y también la mezclaremos y cuando tengamos la harina y la levadura mezcladas, las iremos incorporando poco a poco a la mezcla anterior, batiendo cada vez que añadamos harina para así obtener una masa fina y sin grumos. Por ultimo añadimos la calabaza cocida y damos un último toque de batidora para que se reparta bien.

Ahora que ya tenemos la masa preparada, tendremos que rellenar los moldes. Aquí cada cual que utilice los moldes que quiera, es decir, puedes utilizar moldes de papel, como los de las típicas magdalenas o puedes utilizar moldes de silicona que son los que utilizo yo porque luego se pueden reaprovechar para más magdalenas.

Es conveniente que los moldes no los llenéis hasta arriba del todo porque luego la masa sube.

Cuando ya los tengamos preparados, metemos las magdalenas al horno y horneamos unos 20 o 25 minutos con cuidado que no se nos quemen.

Podremos comprobar si están en su punto pinchando con un cuchillo, y si está en su punto, este saldrá seco.

Dejaremos que se enfríen antes de desmoldarlas. Y a partir de ahí solo nos queda… Disfrutar!!

Boniato con azúcar

Bueno, pues aquí os dejo otra sencilla receta con Boniatos. Y cuando digo sencilla es sencilla.

Ya sabes que siempre que puedo utilizo frutas y verduras de temporada, y que es más de temporada de otoño que el Boniato o batata?

Pues aquí os dejo una receta que encantará, sobre todo a los más peques a los que podréis engañar para que coman verdura sin darse cuenta. La puedes utilizar como aperitivo, como postre o como acompañamiento.

INGREDIENTES:

  • Un Boniato
  • Un chorreoncillo de aceite de oliva virgen extra
  • Par de cucharadas de azúcar

PREPARACIÓN:

Pelamos y lavamos el Boniato. Una vez limpio utilizaremos una mandolina y lo cortaremos en rodajas bien finas tipo chips.

Cuando lo tengamos todo cortado, cogeremos una bandeja de horno y pondremos un papel encerado, encima del papel iremos poniendo las lonchas de Boniato una al lado de otra, intentando que no se solapen.

Pre calentaremos el horno a 180°.

Rociaremos el Boniato con un poquito de aceite, a ser posible, podemos pulverizar por encima, no nos interesa excesivo aceite.

Ahora, tiraremos un poco de azúcar por encima, no hace falta mucho puesto que luego ya le pondremos más.

Pasados unos 10 o 15 minutos ya debería estar. Como sabéis, cada horno va a su ritmo.

Una vez horneados, los emplataremos y pondremos el resto del azúcar por encima.

Y ya, solo nos queda degustarlos y, a disfrutar!!

Manzana al horno con cerezas

Hoy os pongo un postre o una merienda súper fácil de hacer y que sienta de maravilla.

La verdad es que, con unos pocos ingredientes tendremos un plato que gusta a casi todo el mundo y que es muy saludable

INGREDIENTES:

  • Una manzana por comensal (puedes poner casi cualquier tipo pero queda mejor con Golden)
  • Cerezas deshidratadas (unas pocas por manzana)
  • Un pellizco de mantequilla por comensal
  • Media cucharada de azúcar Moreno por manzana
  • Una rama de canela por manzana

PREAPARACIÓN:

Pues vamos a ver, cómo preparamos estas manzanas al horno, nada más fácil. Primero lavaremos bien las manzanas. Una vez limpias cortaremos la parte de arriba justo por debajo del rabito. 

Con ayuda de una cuchara o de un instrumento de los que se utilizan para sacar bolas en la fruta, vaciaremos el centro de la manzana pero sin llegar al final. Nos interesa que haya fondo

Esto es importante, hay quien saca el corazón de la manzana con un instrumento específico para ello pero, si lo hiciéramos así, no respetaríamos el fondo de la manzana y lo necesitamos para que no se nos escape el relleno.

Una vez tengamos hecho el hueco, pondremos el pellizco de mantequilla en el fondo luego rellenaremos con el azúcar y las cerezas, que antes habremos dejado hidratar en un cuenco con agua mineral. 

Mientras las vamos rellenando pondremos el horno a pre calentar a 180 °C

Cerraremos la manzana con la tapa que habíamos cortado y para que no se caiga y además darle un toque sabroso, clavaremos una caña de canela en rama por la parte de arriba. 

Ahora, forraremos una bandeja de horno con papel o con aluminio y pondremos las manzanas. Es conveniente forrar la bandeja porque las manzanas dejan caramelo y luego es difícil de quitar. Podéis poner un poquito de agua en la base para que así queden más jugosas, Además nos da un plus de Jugo de manzana que podemos aprovechar para ponérselo luego por encima. 

Una vez preparadas las metemos al horno aproximadamente media hora o 45 minutos, dependiendo del horno. De todas maneras, como siempre, aconsejo ir comprobando el estado de la comida en el horno porque cada horno es mundo. 

Pues pasado ese tiempo, ya lo tendríamos. Dejar enfriar porque salen extremadamente calientes y no nos vayamos a quemar. 

Y ahora, o como postre, o como merienda estas manzanas al horno son ideales y ya sabéis, a disfrutar!!

Pastel de calabaza

Hola, hoy os presento un postre tradicional de Estados Unidos que se prepara especialmente en Halloween, Acción de Gracias y Navidad.  Pero yo, como tenía que hacer un pastel para hoy, que teníamos fiesta, he decidido adaptarlo, aprovechando que estamos muy cerca de la festividad de Todos Los Santos. Es un postre ideal para el otoño ya que se hace con calabaza que ahora está en su mejor momento. 

INGREDIENTES:  (para unas 6-8 personas):

  • 200 gr. de pasta quebrada
  • 400 gr. de calabaza
  • 2 huevos
  • 400 ml. de leche evaporada
  • 130 gr. de azúcar moreno
  • un cucharada de canela
  • una pizca de jengibre

Para decorar:

  • mermelada de albaricoque
  • avellanas
  • hojas de menta

PREPARACIÓN. :

Primeramente, haremos la base de pasta quebrada. La estiramos un poco y forramos un molde redondo. 

Hornearemos la base hasta que se tueste, aproximadamente 15 minutos a 180-200ºC. Os recomiendo dejar la base un poco más ancha para que si se reduce un poco, luego no os falte. Siempre es mejor cortar si sobra. 

Mientras se hace la base (ir controlando que no se tueste demasiado) pelaremos la calabaza, yo como estamos en Halloween he aprovechado para cortar la parte de arriba  y dejar la calabaza para hacer una calavera de Halloween. 

En cualquier caso, utilizaremos la carne de la calabaza, quitarle las pepitas y córtala en trozos que luego utilizaremos para asarla. Cuando ya tengamos los 400 g de calabaza la asaremos. La forma más fácil de hacerla es meterla en un recipiente tipo Lekue en el microondas a máxima potencia durante cuatro minutos. 

Pero si lo quieres hacer de otra manera, también puedes coger un buen trozo de papel de aluminio, colocar encima los trozos de calabaza cerrar bien el papel por los cuatro extremos.  Introduciremos en el horno a 180-200ºC durante 10-15 minutos o hasta que se hinche el papel. 

Cuando ya tengamos la calabaza asada la pondremos en el vaso mezclador de la trituradora y añadiremos, los huevos, la leche, el azúcar moreno, la cucharada de canela en polvo y el jengibre. Trituraremos bien con la batidora. 

Una vez esté triturado lo echaremos en el molde en el que teníamos la base de pasta quebrada e introduciremos nuevamente en el horno a 180ºC, durante unos 40 minutos.  Hay que ir comprobando que esté hecha porque como siempre, depende del horno que tengamos 

Cuando ya esté, la dejaremos enfriar un rato luego desmoldaremos y ya la podemos decorar. 

Se puede decorar de muchas maneras, yo en este caso simplemente le puesto una capa de mermelada de albaricoque unas avellanas y unas hojitas de menta. 

Y ya solo nos queda servirla y, como siempre, a disfrutar!!