Puerros con vinagreta de huevos

Los puerros, son una verdura muy versátil y muy rica. Ya en otras ocasiones os he puesto recetas en la que estaban enteros, como la falsa calçotada de puerros o en crema como la crema de puerros y nueces

En esta ocasión os voy a poner una receta también super fácil y muy, pero que muy sabrosa y sana.

Los puerros, son muy ricos en fibra dietética, y nos ayudarán a mantenernos saciados y a no subir de peso. Por si fuera poco, también tienen propiedades diuréticas que nos permiten combatir la retención de líquidos.

INGREDIENTES ( para 2 )

  • 4 puerros,
  • 2 huevos,
  • 1 cucharadita de mostaza,
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra,
  • 1/2 cucharadita de vinagre
  • 1/2 cucharadita de salsa Worcestershire
  • 1 cucharada de queso rallado,
  • un poco de zumo de limón,
  • pimentón dulce,
  • pimienta negra y sal.

PREPARACIÓN :

Yo en esta receta he utilizado unos puerros asados que me sobraron de una bbq el día anterior, recordar que siempre hay que reutilizar.

Pero suponiendo que no tengáis puerros ya asados (que es el caso más normal). Empezaremos cortando los extremos de los puerros y retiraremos las primeras hojas exteriores. Lavaremos bien y secaremos.

Pondremos agua hervir con una pizca de sal y coceremos los puerros unos 10-15 minutos, hasta que estén tiernos.

Mientras tanto, coceremos también los huevos.

Sacamos los puerros y los dejamos escurrir sobre papel de cocina. Y también sacamos los huevos y los dejamos enfriar.

Precalentaremos el horno a 190ºC.

Ponemos los puerros en una bandeja de horno y los pintaremos

con aceite de oliva virgen extra, y los asaremos con el gratinador puesto durante unos 10-15 minutos, hasta que estén tostaditos (si ya los tenías asados, pues esto te lo ahorras 😉 aunque sí que tendrás que calentarlos).

Pelaremos los huevos y con un tenedor los picaremos con el resto de ingredientes para hacer la “salsa” mezclándolo todo bien.

Cuando los puerros estén, los sacaremos del horno y les pondremos la vinagreta por encima y los serviremos. Y cuando les deis el primer bocado, ya sabéis, a disfrutar!!

Anuncios

Auténticos spaghetti “a la carbonara”

Hola, hoy os voy a poner una receta que no es paleo pero que es tan habitual y que nos saca de tantos apuros que no he podido prescindir de ella.

Lo primero que tengo que decir, es que hay sitios donde proclaman que tienen espaguetis a la Carbonara pero no lo son en absoluto ya que, el primer error es poner crema de leche, los verdaderos Carbonara no llevan crema de leche. Es decir, que pueden estar muy buenos pero que los llamen de otra manera.

Para algunos la palabra carbonara proviene de carbone, que en italiano es la denominación de carbón (Carbonari), y se cree que el nombre del plato tiene su origen en el plato típico de los elaboradores de carbón vegetal en los Apeninos. ¿Veis algún minero llevando su botellita de crema de leche para ir a la mina?

De hecho, los carboneros se los comían fríos , como si fuera un bocadillo ya que al enfriarse el almidón de la pasta y del huevo formaban una pasta más fácil de llevar en la bolsa al trabajo.

Lo que pasa es que, hacerlos con crema de leche es mucho más fácil ya que le damos una untuosidad y cremosidad que sin ella es un poco más complicado.

Aunque, si seguís mis pasos o saldrá perfecto y no tenéis que poner crema de leche. Bueno, cada uno puede hacer lo que le parezca pero esta es una opción si lo queréis es seguir la receta tradicional del Lacio y más concretamente de Roma.

Por cierto, también podéis hacer este plato utilizando calabacin en lugar de espaguetis y en ese caso si sería paleo, como hemos hecho en estas otras recetas.

Espaguetis de calabacín a la carbonara.

O los espaguetis al pesto de aguacate

INGREDIENTES:(para 3)

  • – 300 g de buenos spaghetti
  • – 3 yemas de huevo
  • – 150 g de tocino ibérico
  • – 150 g de queso Pecorino o Parmigiano rallado
  • – Pimienta negra
  • – Sal
  • – Aceite de oliva virgen extra
  • – Tomillo picado
  • – nuez moscada

PREPARACIÓN:

Comenzaremos poniendo a hervir la pasta en una olla con abundante agua que salaremos en el momento que empiece a hervir. Y sobre todo!! No pongáis aceite en el agua, no es verdad que así no se peguen los espaguetis. La manera que no se peguen los espaguetis es sacarlos del agua con unas pinzas y no vaciando el agua, ya que así todo el almidón que se quedo abajo cae encima de los espaguetis apelmazándolos.

Mientras hierve el agua, troceamos el tocino y lo salteamos en una sartén con un chorrito de aceite ( muy poco, que el tocino ya tiene su propia grasa) y pimienta.

Cogeremos un bol y batiremos las yemas de los huevos, si queréis poder introducir una clara (El resto las podéis aprovechar para hacer una tortilla aburrida)

Tomaremos nota de las indicaciones del fabricante para hacer la pasta al dente. Un minuto antes de ese tiempo, es decir antes de que la pasta esté cocida, la sacamos de la olla empleando unas pinzas o un utensilio especial para la pasta y la escurrimos.

A continuación la añadimos a la sartén donde tenemos el tocino para terminar de cocinarla. Para que no se acabe secando, añadiremos un poco del agua de cocción, (un par de cucharadas)

Agregamos a la sartén, el queso rallado y las yemas batidas y removemos intentando que las yemas queden cremosas y que no cuajen formando tortilla.

Cuando la pasta esté lista la emplatamos, podemos rectificar de sal, contando que el tocino ya lleva. Añadimos un poco de tomillo picado y un poquito de aceite y servimos.

Para degustarla podemos poner un poco más de queso y si queremos, también podemos añadir un poco de nuez moscada rallada.

Ahora solo necesitaremos llevarla a la mesa, y a disfrutar!!

Revuelto de espárragos y bacón


Ya os he puesto en alguna ocasión alguna receta de revoltillo, como la que puse en otoño en temporada de trompetas de la muerte.  

Pero hoy os voy a poner otra que también está muy buena, es el típico revuelto de huevo y espárragos pero con un toquecito que lo hace muy interesante. 

INGTEDIENTES (para 2)

  • 3 huevos
  • Unos 9 espárragos verdes
  • 100 grs. de panceta (bacon)
  • 1 cebolleta pequeña
  • 1 diente de ajo
  • aceite
  • sal
  • agua

PREPARACIÓN:

Coceremos los espárragos limpios y pelados en agua con sal durante 15 minutos aproximadamente. (recordad que para obtener la parte más sabrosa del espárrago hay que doblarlos hasta que hagan crack y quedarse con la parte de la punta, el resto lo podemos utilizar para hacer una crema). 

Una vez cocidos los escurriremos y trocearemos.  También trocearemos muy pequeñito la cebolleta y el ajo

En una sartén con aceite, pocharemos la cebolleta, y los ajos picados con un poco de sal. A continuación, agregamos el bacón en dados y lo freímos todo.  

Añadiremos los espárragos, y los saltearemos. Ahora tenemos que poner los huevos, podemos batirlos antes o echarlos directamente e ir batiendo encima de la sartén. Dependiendo de cómo lo hagamos, nos quedará más amarillo o menos. Nos vamos mezclando todo bien hasta que cuaje.

Ya tenemos preparado nuestro revuelto de espárragos verdes y bacón. Los emplatamos y, a disfrutar!!

Salsa César 


La salsa César es una de las más populares, para poner en ensaladas. Ya os puse la receta de la ensalada César pero os voy a poner la salsa sola por si os hace falta y así será mucho más fácil de localizar por si queréis ponerla de condimento en cualquier otro tipo de ensalada pues aunque su uso más habitual es para acompañar a la famosa ensalada, es ideal también para sandwichs y hamburguesas, sobre unas patatas asadas, y para picoteos varios.

La salsa César tiene mucha fama, pero, a la vez, tiene un montón de recetas diferentes. De hecho si me seguís ya empezaréis a conocerme y sabréis que, insisto en que cada cual puede hacer las variaciones que crea conveniente de cualquier receta puesto que eso da vida a La Cocina. 

Cualquiera que haga una salsa es probable que te diga que la suya es la auténtica o que la suya es la mejor. Ok, me lo creo, la mía no lo es, pero a mí y a mi familia nos gusta esta, ósea, que esta es la receta que os voy a poner. De hecho, la Salsa César fue registrada como propia en 1948 por su creador, el chef italiano César Cardini, con el nombre de “Cardini`s Original Caesar Dressing Mix”, pues esa será la buena, ¿no?😉

Cuando vayáis a utilizar esta salsa, recomiendo que la hagáis a principio de empezar a cocinar para que así la salsa vaya reposando y que no la sirváis hasta el último momento para que no reblandezca la ensalada. 

INGREDIENTES

  • 1 huevo.
  • 50 ml de aceite de oliva 
  • 4 anchoas en salazón.
  • 1 cucharadita de salsa Perrins.
  • 1/2 cucharadita de vinagre de manzana.
  • 1 cucharadita de mostaza antigua.
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón.
  • 1/2 diente de ajo ( o menos si no queréis que pique(siempre quitando el germinado))
  • 50 gr de queso parmesano rallado.
  • Pimienta negra recién molida al gusto.

La elaboración, nada más fácil que introducir todos los ingredientes en la batidora y batir hasta que nos quede una textura de salsa. 

Aconsejo poner poco aceite al principio e ir incrementándolo a medida que batimos, puesto que si ponéis todo al principio es posible que os quede demasiado espesa y de esta manera podréis hacerla con la densidad que os guste más (si la queréis para hamburguesas o patatas o similares poned más aceite y quedará más espesa)

Una vez la tengamos hay que probar a ver si está en su punto y rectificar si fuera necesario. Bueno pues ya solo queda servirla y que nos sirva de acompañamiento para una ensalada César o para cualquier otra cosa

En cualquier caso, ya sabéis, a disfrutar!!

Huevos revueltos con trompetas de la muerte

Otoño temporada de setas, y lo repetiré hasta la saciedad. Siempre recomiendo comer el producto de temporada y para otoño que mejor que las setas!. Y qué plato más fácil hay con setas que un revoltillo. Pues eso, esta mañana necesitaba un desayuno proteico y he pensado que ¿qué mejor que coger esas trompetas de la muerte que compré ayer y unos buenos huevos camperos y prepararme un super desayuno para dar energía el resto del día? Y en eso me he puesto, ahora os explico cómo, aunque están sencillo….
INGREDIENTES

  • Un par de huevos (Ojo en la foto hay cuatro porque el desayuno era para dos)
  • Un puñado de trompetas de la muerte (Craterellus Cornucopioides) 
  • Un ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal

PREPARACION

Hay varias formas de hacer huevos revueltos. Una de ellas es, cascar los huevos en un bol y batirlos y luego echar esa mezcla a la sartén. Otra forma es separar las claras de las yemas y echar primero las claras batidas en la sartén y luego las yemas e ir rompiendo estas. Pues, cualquiera de las dos formas, la que os guste más, la utilizáis para hacer este revoltillo. Si preferís que os queden totalmente amarillos batirlos y si preferís que os queden trozos blancos y trozos amarillos utilizar el segundo método. (El primero es todavía más sencillo)

Bien pues empezaremos cortando en láminas el ajo y las trompetas de la muerte que también las podemos cortar para que no queden tan grandes. 

Luego pondremos un poco de aceite en la sartén y dejaremos que el ajo vaya friéndose un poquito (ojo que no se queme). A continuación tiramos las trompetas en la sartén y las dejamos que se doren un poco. Cuando ya están doraditas tiramos el huevo (o completo, o primero la clara y luego la yema. Como os guste más)

Contad que al haber hecho las setas la sartén el aceite está lo suficientemente caliente para verter la mezcla de huevos. 

Ir agitando mientras volcáis  la mezcla en la sartén. Bajad el fuego a mínimo.  Es importante que en los huevos revueltos no lo dejéis mucho tiempo porque si no se ponen secos y lo interesante es que queden jugosos. Y también es importante no parar de remover hasta que tengan la  consistencia que queremos. Ahora sólo queda salar, si no habíamos salado directamente a la hacer la mezcla de los huevos.  Cuando estén acabados sacar de la sartén porque si lo dejamos en ella se siguen friendo.  Y ya sólo queda emplatar y disfrutar

Picadillo canadiense 

He hecho una sabrosa receta pero no sabía cómo llamarla así que, se me ha ocurrido que, como lleva a jarabe de Arce que había comprado en Canadá pues la llamaría canadiense y picadillo por todo lo que lleva. Pues queda así picadillo canadiense. 

Esta es una receta que nos puede servir como desayuno proteíco o como un primer plato. Todo depende de cuando lo quieras hacer. Pero es, desde luego, uno de estos platos que hacemos en otoño ya que empieza la temporada de boniatos. 

INGREDIENTES:

  • Un boniato
  • 1/2 manzana (por ejemplo golden)
  • Una cucharadita de canela
  • Tres o cuatro tiras de tocino
  • Una cucharadita de jarabe de arce
  • Un puñado de espinacas
  • Huevos
  • Aceite de coco
  • Sal y pimienta 

PREPARACION

Primeramente pelamos el boniato y lo cortamos muy fino (yo utilizo la mandolina) y cortamos la media manzana en tacos pequeños 

Mientras tanto podemos poner a freír el tocino en una sartén, cuando esté crujiente lo reservas aparte. En la misma sartén y aprovechando el aceite del tocino (o retirándolo y poniendo otro tipo de aceite, como por ejemplo de coco) ponemos el boniato y lo freímos a fuego medio hasta que se dore. Cuando el boniato comienza a estar dorado, ponemos las manzanas y revolvemos hasta que se ablanden durante unos 4 minutos. Luego le ponemos un poco de canela, sal y el jarabe de arce ( si estáis siguiendo una dieta sin azúcares, podéis omitir el jarabe)

Reservar todo lo de la sartén y una vez vacía poner un poco de aceite y añadir las espinacas, saltearlas un poco y luego mezclarlas con el resto de picadillo.

Mientras se fríe todo, podemos hacer unos huevos poché, aunque si queréis podéis hacerlos fritos o revueltos. 

Luego servís el picadillo poniendo un huevo por encima y, ya sabéis a disfrutar!!

Aguacates rellenos de atún

Últimamente se está poniendo muy de moda el aguacate. Aunque muchos lo evitan en su dieta por su alto contenido en grasas, debemos recordar que se tratan de grasas saludables que favorecen nuestra salud cardíaca y reducen el colesterol. 

Tiene un montón de beneficios como por ejemplo. 

  • Absorbe los rayos ultravioletas del sol evitando así que estos le hagan daño a la retina. Además protege los ojos contra la degeneración y la aparición de cataratas.
  • Los aguacates son una gran fuente de vitamina E y ayuda a revitalizar la piel haciéndola suave y flexible gracias a sus propiedades antioxidantes.
  • Tiene un porcentaje bastante alto de ácido fólico (23%).
  • Es alto en Beta-sitosterol, un compuesto que ha demostrado mantener los niveles de colesterol bajos
  • Y un montón de cosas más, va bien para el colesterol, para el corazón, para la piel y las uñas incluso dicen que es afrodisiaco ¡Como lo oís! Además de las múltiples propiedades mencionadas hasta el momento, también es afrodisiaco. Quizás muchas no sepáis que el término aguacate deriva de la palabra “testículo”. En la antigüedad, el árbol de aguacate era conocido como el “árbol del testículo”, porque los frutos colgaban de dos en. Se afirma que contiene una gran cantidad de vitaminas que son beneficiosas para la salud sexual, incluyendo el betacaroteno, el magnesio…

En fin ya veis que es muy interesante incluirlo en nuestra dieta. Para mí la cualidad más importante es que está muy bueno y es muy fácil de utilizar. 

INGREDIENTES: (para 1)

  • Un aguacate 
  • Un huevo duro 
  • Una lata de atún
  • Aceite sal y pimienta

PREPARACION

Cocemos el huevo y lo picamos fino. Cortamos los aguacates longitudinalmente por la mitad y se les quita el hueso. Rociamos con el jugo de limón

 Vaciamos con una cucharita la pulpa del centro y la picaremos muy fina.

Desmenuzamos el atún y lo mezclamos en un bol con el huevo y la pulpa de aguacate y salpimentamos. ( si quisiéramos en esta mezcla también podemos poner cebolla cortada) incluso podemos poner mayonesa (casera) pero yo no le he puesto nada más ya que así está bueno y no lo cargo tanto. 

Si queréis esta mezcla la podéis hacer en la trituradora, pero si el aguacate esta bastante maduro no hace falta ya que será fácil de chafar. 

Rellenar con esta mezcla las mitades de los aguacates y servir rociando con un poco de aceite de oliva virgen.