“BOMBONES” DE MELÓN CON JAMÓN Y VINAGRETA DE PIÑONES


Ya ha llegado la primavera y con ella empiezan los platos fresquitos. Ya os he dicho en alguna ocasión que se puede obtener un sorprendente resultado sin complicarse demasiado la vida. En esta ocasión os recomiendo el típico melón con jamón, pero un poco arregladito. 

Aunque los ingredientes son muy básicos es  importante que el melón esté maduro y que el jamón esté cortado a lonchas muy finas, para que den un toque pero que no tengan demasiada presencia.

INGREDIENTES (para 4)

  • 1/2 Melón tipo piel de sapo.
  • Jamón Ibérico en lonchas finas
  • 2 cucharadas de Aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de piñones tostados
  • 1 cucharadita de vinagre de Manzana
  • Pimienta de colores recién molida
  • Sal Maldon

PREPARACIÓN:

Cortaremos el melón por la mitad y con una cuchara especial, sacaremos bolas de melón (si no tenéis la herramienta podéis hacer cubos con el cuchillo pero os recomiendo que la tengáis pues vale poco y es muy útil) 


Si os salen muy redondas podéis cortarle Cortarle una pequeña base para  apoyarlas y en la parte superior podéis vaciarlas un poco con un cuchillo si queremos introducir el jamón dentro, pero si lo quieres hacer más fácil, ni siquiera hace falta ya que pondremos en jamón por encima. 
Cortaremos tiras pequeñas de jamón ibérico en trocitos más pequeños y las enrollaremos  para así rellenar las bolas de melón. Aunque como os he dicho podéis poner las tiras de melón simplemente por encima de los “bombones de melón”

Para la vinagreta de piñones, primero tostaremos un poco los piñones en una sartén sin aceite con cuidado que no se quemen y luego los pondremos en un mortero y los machacaremos un poco. Añadiremos el vinagre y el aceite de oliva y  emulsionaremos con unas varillas y resérvaremos 
Ya tenemos todo así que emplataremos colocando los bombones en un plato añadiendo un poco de la vinagreta por encima

Sobre los bombones de melón podemos poner unas escamas de sal Maldon y un poco de pimienta negra recién molida y unas gotas de aceite. Aunque hay que ir con cuidado de no poner demasiada sal ya que el jamón ya es salado. 

Ahora lo podéis servir como aperitivo o incluso como primer plato y, ya sabéis, a disfrutar!!

Lasaña de calabacín


Aquí os voy a mostrar una receta fácil y buenísima 
Esta es una receta de lasaña, pero los calabacines sustituyen a las láminas de pasta llenas de hidratos, pasando asi a ser una lasaña más sana y más jugosa. Siendo además muy interesante nutricionalmente ya que, los calabacines aportan minerales como calcio, hierro y fósforo, y muchas vitaminas. Además contienen mucha fibra y son de fácil digestión.

En este caso yo la he hecho de atún pero podéis utilizar jamón o carne picada guisada, lo que más os apetezca en ese momento. 

INGREDIENTES: (para 2)

  • 1 calabacin grande 
  • Lata de atún en aceite de oliva (unos 80g)
  • queso mozzarela (puede ser en láminas finas o rallado) 
  • queso parmesano rallado
  • Aceite
  • Sal

PREPARACIÓN 

Ponemos a calentar el horno a 180ºC

Lavaremos el calabacin y lo secaremos (si vemos que con uno nos quedamos cortos utilizaremos un par)

Con un pelapatatas pelamos la piel del calabacín  y luego con el mismo aparato lo cortáremos en láminas muy finas a lo largo. Podéis usar una mandolina, lo que os funcione mejor

Tomaremos una fuente rectangular que pueda ir al horno. Untaremos la fuente con un poco de aceite y montaremos las capas de la lasaña. Primeramente pondremos una capa de láminas de calabacín, sin dejar espacios. Yo suelo ponerlas que cuelgen por los lados de la bandeja para así después cerrar por la parte de arriba. 

Luego esparciremos por encima (de la base) parmesano rallado y lo cubriremos con una capa de atún (más o menos la mitad de la lata) acabando con una capa de queso mozzarela. 

Repetiremos el proceso: 

calabacín, parmesano, atún , hasta que se acabe todo. Terminaremos con la capa de mozzarela y “cerraremos” por arriba entrecruzando las tiras de calabacin, (como haciendo un cesto)

Se puede hacer así, o simplemente cortar el calabacín a la anchura de la bandeja del horno  y olvidarnos de trenzar el calabacín pero de esta manera aguanta más firme

Por último pondremos una capa de queso parmesano y meteremos la fuente en el  horno. Como siempre, dependiendo del horno lo dejaremos entre 20 y unos 25 minutos (vigilando), aproximadamente o hasta que se dore la parte de arriba de la lasaña.
Cuando ya la veamos doradita, la sacaremos del horno y la dejaremos unos 10 minutos para que se asiente. 


Pasado ese tiempo ya la podemos sacar de la bandeja y  servirla y, por supuesto, como siempre a disfrutar!!

Huevos estrellados con chips de alcachofas y farinato


Mi mujer ha vuelto de una reunión en Salamanca y me ha hecho descubrir el farinato. Entre el equipaje me ha traído una muestra de este embutido originario de Ciudad Rodrigo (Salamanca). El farinato exteriormente tiene la apariencia de un chorizo, incluso comparte con éste ingredientes como el pimentón, el ajo o la manteca. Pero se diferencia en que lleva miga de pan, cebolla, comino, anís en grano y aguardiente, que hacen que sea un producto único. Se podría equiparar a una morcilla, aunque tiene un regusto como a migas y a anís. 

Considerado en el pasado como el “chorizo del pobre”, ha sido elevado en la actualidad a parte central de algunas de las recetas de la alta cocina salmantina y en uno de los productos más representativos de los que se elaboran en la provincia de Salamanca.

En realidad en Salamanca suelen tomar el farinato con huevos fritos. Yo he querido hacer una cosa un poco diferente y la verdad es que ha quedado impresionante. 

INGREDIENTES 
(Para 2 personas)

  • 3 alcachofas
  • 2 huevos ( a ser posible de gallinas felices)
  •  Un trozo de farinato (como opción si no encontráis farinato podemos utilizar jamón o morcilla)
  • Sal
  • Aceite
  • Zumo de limón 

PREPARACIÓN :

Pelaremos las alcachofas con las manos, quitando las hojas más duras. Las limpiaremos y cortaremos con un cuchillo afilado por la parte de arriba y por el tallo dejando los corazones. Mientras tanto, para que no se pongan negras, los iremos dejando en un bol con agua y limón. podemos ir dejando los restos de alcachofa en otro bol con agua y limón para aprovecharlas para después, por ejemplo para hacer una crema de alcachofas. 

Iremos sacando las alcachofas del agua y cortaremos los corazones de las alcachofas peladas en tiras lo más finas posible y las volveremos a echar en el bol con limón, mientras cortamos todo. 

En una sarten (o una freidora)  con aceite de oliva bien caliente freiremos las alcachofas (que previamente habremos secado con un trapo i papel absorbente) 
hasta conseguir un color tostado. Una vez fritas escurrir bien en papel absorbente.

Colocar las alcachofas fritas en la base del plato de servir (yo he utilizado una cazuelita)  

Mientras tanto en una sartén ponemos unas gotas de aceite y pasamos el farinato cortado en rodajas vuelta y vuelta. Cuando lo tengamos hecho lo ponemos sobre las alcachofas fritas. (Si queremos que el plato sea paleo, entonces sustituid el farinato por jamón) 

Ahora en la misma sartén y con un poco de aceite freiremos los huevos (cada cual como le gusten, con puntilla, sin, más hecho, menos…) y añadiremos el huevo al plato. Rectificamos de sal y ya podemos servir. 


Para degustarlo, trinchamos el huevo encima de las alcachofas, lo mezclamos y lo comemos y ya solo nos queda disfrutar!!

Pechuga de pollo rellena

Hoy voy a hacer las pechugas de pollo de una manera nueva que he probado. Se trata de rellenarlas, envolverlas en papel film y después hervirlas en agua. 

Es una manera que más que nada evitar el aburrimiento de comer pechuga. Además al estar enrollada la podemos presentar de una manera diferente. 

INGREDIENTES (tantas pechugas como personas)

  • Pechuga de pollo
  • Jamón serrano
  • Queso a las finas hierbas
  • Sal y pimienta
  •  Aceite de oliva virgen extra

PREPARACION

Pedimos a la carnicera que nos hagan las pechugas en filetes. Si no ha podido ser, tampoco pasa nada,aunque lo que tendréis que hacer es aplastarlas un poco con el cuchillo y abrirlas en forma de libro

Salpimentamos la pechuga por ambos lados. Extendemos el queso por encima de la pechuga. Luego ponemos una loncha de jamón serrano encima. Ahora, ayudándonos de un papel film en el que habremos puesto unas gotas de aceite, hacemos un rollito con la pechuga


Ponemos una olla, en la que vayan a caber todas las pechugas, con agua a hervir

Ahora enrollaremos cada saquito de pechugas en papel de aluminio. 


Ahora que ya tenemos todos los paquetitos hechos y el agua está hirviendo, los metemos en el agua con cuidado y los dejamos cocer unos 20 minutos. 

Una vez ha pasado ese tiempo lo sacamos de la olla, con cuidado que queman!, y los dejamos enfriar. 

Ahora sólo nos quedará cortarlos en rodajas para servirlos. También podéis acompañarlos con alguna salsa, yo en esta ocasión los he acompañado con mermelada de Bacon Y la verdad es que han quedado buenísimos. 

Y ya sabéis, ahora lo que toca es disfrutar!!

Ensalada tibia de otoño con higos y jamón serrano 


Hola, hoy he visto en el mercado unos higos que tenían muy buena pinta y he pensado en hacer una ensalada propia de otoño. Para ello he utilizado productos de otoño como los higos y las granadas. La combinación del los higos con el jamón es exquisita, y podemos disfrutar de ella en muchísimos platos. El toque de vinagre balsámico de Módena aporta matices curiosos y agradables. 

Los higos frescos crudos o brevemente cocinados son ideales para las ensaladas, a menudo se combinan con queso, con jamón e incluso con otras frutas, y con una vinagreta conseguiréis sorprender.  

INGREDIENTES (para 4)

  • 12 higos, 
  • 6 lonchas finas de jamón serrano,
  • una granada
  • Canónigos y rúcula
  • aceite de oliva virgen extra, 
  • 1 diente de ajo, 
  • Una cucharada de Vinagre balsámico de Módena
  • Unas pocas almendras o nueces, 

PREPARACION

Lavar bien los higos, pues se van a consumir con piel. Eligelos maduros pero firmes. Una vez limpios y secos córtalos en cruz sin llegar a la base. Corta las lonchas de jamón serrano por la mitad de forma longitudinal, obtendrás 12 lonchas, una para cada higo.

Tritura (a mano) las almendras o las nueces

En una sartén en la que quepan todos los higos pon un fondo de aceite y ponla a temperatura media baja. Pela el diente de ajo y lamínalo, incorpóralo a la sartén para que se vaya confitando y dejando su sabor. A continuación añade el vinagre de Módena, los frutos secos y deja que tome temperatura siempre a fuego suave. 

Saca las semillas de la granada (dándole  unos golpes en la cáscara salen mejor) y resérvalas. 
Haz rollitos con cada loncha de jamón e introdúcelos en los higos, ahora incorpóralos a la sartén. Riega los higos con el aceite y el vinagre continuamente, de modo que se vayan calentando y adquiriendo los sabores,  durante unos 5 minutos. 

Pon la ensalada en el plato  y coloca los higos con jamón encima.  Reparte las semillas de la granada  y termina aderezando el plato con la vinagreta templada. No he puesto sal porque el jamón ya lleva. 

Sirve enseguida y ¡a disfrutar!

Espárragos envueltos en jamón 

Bueno hoy os voy a poner otro de esos platos fáciles que te sacarán de un apuro si es que te viene alguien a casa de imprevisto, o quieres hacer  un entrante rápido, o quizás un aperitivo y poner platos paleo, que sé que a veces es complicado poner recetas paleo en un aperitivo. Pues con este plato veras que es un momento

INGREDIENTES :

  • Espárragos trigueros (mejor frescos pero si no tienes frescos y tienes congelados también sirve)
  • Jamón en lonchas
  • Aceite y sal

PREPARACION: 

la preparación es bien simple, tanto que,si queréis, podéis decirle a los niños de la familia que os echen una mano que siempre va bien que se vayan acostumbrando de pequeños a implicarse en las tareas de la cocina. 

Corta los tallos de los espárragos y deja solamente la parte más tierna. Luego ve envolviendo con las lonchas de jamón cada espárrago. Ahora los puedes hacer en sartén o en el horno, yo prefiero hacerlos en el horno porque mientras están en el horno te dan tiempo para ir haciendo otra cosa. Si prefieres hacerlos en la sartén sólo tienes que poner un poquito  de aceite y freírlos por ambas caras. 

Pero, si prefieres hacerlos en el horno, lo que tienes que hacer es, mientras los preparas, poner el horno precalentado a 180° C  y luego vas poniendo los espárragos encima de una bandeja de horno con papel de aluminio. Cuando estén puestos añade un poco de aceite por encima y un poquito de sal por la parte donde no cubra el jamón (puesto que el jamón ya es salado). Pasados unos 10 minutos tenemos el plato hecho, solamente falta emplatar, ponerle un poquito de aceite, y unas escamas de sal luego a disfrutar!!