Pollo al horno con manzana


Hola, hoy os voy a poner otro de esos platos de horno que son super fáciles y que nos permiten estar haciendo otra cosa mientras el horno trabaja. 

Estamos hablando de la típica pechuga de pollo pero, claro, un poco arreglada para que quede más buena. 

Ya sabéis, que siempre intento darle la vuelta a la pechuga de pollo para que no sea el típico plato aburrido. en esta ocasión me encontré con unas pechugas de pollo y una manzana a la que ya le quedaba poco tiempo de frescor. Así que me dije, ¿por qué no juntarlas y además hacer un plato sano?

INGREDIENTES (para 2)

  • Dos pechugas de pollo
  • Una manzana
  • Pimentón dulce
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN. 

Como veis, los ingredientes son mínimos pero el resultado vale la pena. 

Empezaremos poniendo el horno a calentar a 180 °C. 

A continuación cogeremos un papel de hornear y pondremos encima las pechugas de pollo que previamente habremos salpimentado. Luego le pondremos el pimentón por encima. 

Después cogeremos la manzana y la cortaremos en gajos, que iremos poniendo por encima de las pechugas de pollo. 

Y, por último, haremos un paquete con el papel de hornear que contenga las pechugas de pollo y que quede totalmente cerrado. Una vez tengamos hecho el paquete lo meteremos en el horno a media altura durante unos 25 o 30 minutos. 

Y ahora, ya está! . Sin haber hecho prácticamente nada, ya tenemos un delicioso plato de pollo al horno con un gustito a manzana que nos encantará. Además es un buen plato para llevarse en tupper al trabajo. 

Y ya sabéis, a disfrutar !!

Espinacas con pasas piñones y manzana

Bueno, pues hoy tocaba una cena Vegy así que me he puesto manos a la obra y me he decidido por unas espinacas, pero “engañándolas” con unas pasas, unos piñones y uno trocitos de manzana. Un plato típico de la dieta mediterránea a la vez súper fácil, súper sano y súper rápido. 

INGREDIENTES (para 2)

  • 400 g de espinacas (pueden ser congeladas)
  • Un puñado de pasas
  • Una cucharada de piñones
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 manzana
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

PREPARACION

Si hemos comprado las espinacas naturales, tendremos que limpiarlas bien.  Cortaremos los tallos, desechando los feos y las lavamos con abundante agua  y sobre todo las escurriremos muy bien. 

Si son congeladas dejarlas descongelar (a ser posible 24 h en la nevera) y luego escurrirlas muy bien. 

En cualquier caso si no están cortadas, las cortaremos pequeñas. 

Yo, para quitarles el agua, primero caliento una sartén sin aceite y hecho las espinacas y las voy moviendo hasta que quedan secas. Luego las saco de la sartén y empiezo con la preparación. 

Cortamos los ajos en láminas y la manzana en trocitos pequeños

Ponemos un buen chorro de aceite en la sartén y tiramos los ajos. Cuando empiezan a tomar color, hecharemos las espinacas e iremos removiendo. Al cabo de un ratito tiramos las pasas y la manzana rectificando de aceite si fuera necesario. Después, cuando veamos que casi está (lo veremos sobre todo en la manzana) tiramos los piñones.  Seguimos removiendo un poquito más,  rectificamos de sal y ya estaríamos. 

Pues, ya está, ya tenemos nuestra cena vegy y solo nos queda disfrutar!!

Contra muslos de pavo con champiñones y manzana

Esta receta nace (oh que bonito!) del hecho que tenía unos magníficos contra muslos de pavo y quería hacerlos de alguna manera diferente. Miré lo que tenía en ese momento en la nevera y vi que tenía unos champiñones y unas manzanas y pensé… igual puede estar bueno si lo mezclamos todo!. Así que me puse manos a la obra

Primero he dorado los muslos en la sartén para así darles un toque crujiente y luego los he puesto en el horno porque se hacen mejor, ya que quedan más tiernos. 

Luego, para darle un acompañamiento a la carne, he creído que sería interesante  ponerle unos champiñones y un poco de manzana y para acabar de darle un toque dulce, unas pasas.

La idea del plato es ir haciéndolo en paralelo, por un lado trabajando en la sartén mientras que el horno hace su trabajo también. Y en unos 40 minutos tenemos el plato a punto.  El resultado ha sido realmente espectacular, por lo que os lo pongo a continuación. 

INGREDIENTES (para 2)

  • Un contra muslo grande de pavo (sin hueso y puede ser con o sin piel como queráis, aunque dicen que sin piel es más sano. 
  • Una cebolla pequeña
  • Una manzana Golden (Partida en gajos muy finos)
  • Tres champiñones grandes (Cortados en láminas)
  • Un puñado de pasas
  • Un diente de ajo
  • Perejil fresco
  • Un chorreón de coñac
  • Sal y pimienta

Pre calentamos el horno a 200° 

Salpimentamos el pavo y lo ponemos a dorar en una sartén a fuego fuerte con un poco de aceite. Una vez lo tenemos dorado lo pasamos a una bandeja de horno en la que pondremos un poquito de aceite. 

Ponemos la bandeja en el horno y mientras tanto en la misma sartén que hemos dorado el pavo y con el mismo aceite tiramos la cebolla picada con un diente de ajo cortado en láminas.

Vamos dorando el ajo y la cebolla hasta que queden bien ponchados, entonces le pondremos los champiñones cortados en láminas y dejaremos que se vaya haciendo un rato. Cuando estén más o menos hechos (Que tengan un colorcito marrón) le pondremos un poquito de perejil y removeremos. 

Una vez los tengamos removidos. Añadiremos las pasas y removeremos un poquito más. 

Sacaremos la bandeja del horno en la que habíamos puesto el pavo y tiraremos los champiñones por los lados del pavo y volveremos a meterlo en el horno. 

Ahora, en la misma sartén que hemos puesto todo,  tiraremos los gajos de manzana y un poquito de aceite y los iremos friendo a fuego medio-alto. Cuando práticamente estén (Es decir la manzana esté blandita) tiraremos un chorrito de coñac y dejaremos que se evapore el alcohol. 

Volveremos a sacar un momento la bandeja del horno aprovecharemos para darle la vuelta a los contra muslos y tiraremos las manzanas por encima y dejaremos en el horno unos 20 minutos más, controlando que no se nos queme. Podemos ir removiendo de vez en cuando para que no se pegue en la bandeja. 

Ahora sólo nos queda ponerlo en un plato, servirlo y gozar del festival de sabores. 

Y ya sabéis cocinar y disfrutar!!

Tarta tatín

Esta semana he vuelto de Viena y os estoy poniendo recetas austriacas pero hoy os voy a poner una receta que es internacional, porque me la comí en Viena, es típica francesa, se puede acompañar de crema inglesa y la he hecho en Barcelona. Toma ya!!

Es una tarta que no es paleo, básicamente por la masa, pero queda muy bien en invierno, o cuando hace frío, porque se sirve tibia. 

La tarta Tatin es una variante de la tarta de manzana en el que las manzanas han sido caramelizadas en mantequilla y azúcar antes de incorporar la masa. Su peculiaridad es que se trata de una tarta al revés, es decir, para su elaboración las manzanas se ponen debajo y la masa encima.

Dicen que el origen de la Tarta Tatin se encuentra en Francia. Se cree que las hermanas Tatin elaboraron esta tarta por accidente en el hotel que regentaban, el Hotel Tatin ubicado en Lamotte-Beuvron (Francia), allá por el año 1889. ‘Culpan’ de este goloso accidente a Stephanie, la hermana que se ocupaba de la cocina, unos dicen que porque se pasó cocinando las manzanas y las caramelizó, otros dicen que se equivocó al poner las manzanas en el molde antes que la masa y hay también quien argumenta que la Tarta Tatin se creó a conciencia, siendo las tartas invertidas las que se solían hacer cuando no había hornos en las cocinas. En cualquier caso, es una tarta con historia y eso para mí ya es muy importante. 

Esta tarta, es la típica que se pide en las estaciones de esquí con lo que siempre ha sido una tarta de alto precio aunque la preparación es fácil y barata. 

INGREDIENTES (para el relleno)

  • 1,5 kg de manzanas, las manzanas, conviene que sean de una variedad fuerte para que no se deshagan después de caramelizarlas y hornearlas, puedes elegir unas manzanas Reineta, unas Fuji… con la Golden sale muy rica la tarta, pero hay que tener cuidado de que no se hagan demasiado. 
  • 70 gr de mantequilla sin sal 
  • 185 gr de azúcar blanco.
  • Zumo de limón 

Para la masa necesitaremos: 

  • 225 g de harina, 
  • 1 pizca de sal, 
  • 100 g de mantequilla sin sal, 
  • 65 gr de azúcar lustre 
  • 1 huevo

Aunque si no queremos hacer la masa, siempre podemos utilizar una base de hojaldre o pasta brie

Si preferimos hacer la masa nosotros mismos (siempre preferible) primero tamizamos la harina sobre la superficie de trabajo formando el típico volcán. Colocamos la sal, y la mantequilla en pomada y amasamos. Agregamos el azúcar y lo mezclamos. Incorporamos el huevo y mezclamos bien todos los ingredientes mezclando poco a poco la harina. Debemos obtener una masa desigual que se nos despegue de las manos con facilidad. Cuando este bien amasada juntáis la masa y hacéis una bola. Envolverla en film y la guardáis en la nevera por espacio de una hora.

Mientras se enfría la masa prepararemos el relleno. 

Pelamos las manzanas, les quitamos el corazón y las partimos en cuartos. Las rociaremos con un poco de limón para que no se oxiden

Colocamos la mantequilla y el azúcar en una cazuela  que podamos meter en el horno. Calentamos  a fuego medio hasta que se mezcle bien  

Cuando tenemos hecho el almíbar Ponemos los gajos de manzana apretados en la sartén sin que queden huecos (recomiendo poner un gajo hacia arriba y otro hacia abajo). 

Tendremos que dar la vuelta a la tarta; por tanto hay que organizar la manzana de modo que cubra toda la superficie. 

Dejamos la sartén a fuego lento durante unos 35 a 40 minutos o hasta que la manzana se ablande.
Iremos rociando la manzana con su jugo de modo que se caramelice la parte superior también. 

Precalentamos el horno a 190º C.

Ahora sacamos la masa de la nevera y la extendemos  formando un disco que cubra todo el molde (o utilizamos una pasta de hojaldre redonda). Colocamos la masa encima de la manzana presionando los bordes hacia abajo y ayudándonos con una cuchara moldeamos el borde. 
Hornearmos durante unos 25 minutos o hasta que la masa se dore. Sacamos del horno y la dejamos reposar 5 minutos antes de darle la vuelta (ojo que quema). 

para servirla, puede ser caliente o fría, aunque se suele servir templada y la podéis acompañar con nata montada, aunque no es lo que indica la receta original, incluso muchas veces se acompaña de helado de vainilla o de crème fraîche o crema inglesa. 

En cualquier caso ya sabéis À profiter! (A disfrutar!!)

Pollo con manzana al Oporto


En casa tengo un robot de cocina, concretamente Multicoock Pro de tefal. La verdad es que yo prefiero cocinar más tradicionalmente pero, a veces, te saca de un apuro cuando no tienes tiempo de estar pendientes de la cocina. El resultado, no nos engañemos, no es igual que hacerlo de forma tradicional pero también queda bueno si le coges el punto. 

Bueno, pues aquí os voy a dejar una receta que hecho con el robot pero, por descontado, también podemos hacer en el horno tradicional. 

INGREDIENTES:

  • 300 gr pechuga de pollo fileteada
  • 2 manzanas
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Unos 200 ml de ahí (aunque mejor caldo de pollo)
  • Oporto (una copa)

PREPARACION:

Os explicaré las dos formas de hacerlo porque son muy parecidas y además igual de sencillas, únicamente que, al hacerlo con el robot podemos dedicar un tiempo a preparar otras cosas yensuciamos menos. 

Primero pondremos a calentar el aceite, si es sin robot en una sartén y si es con robot, pues eso, en el robot. 

Mientras tanto picamos pequeñita la cebolla y cortamos las manzanas a gajos. 

Sofreímos en la sartén o en el robot la cebolla hasta que quede pochada (es decir transparente). A continuación ponemos la manzana y dejamos que se dore un poco. 

Mientras se están dorando, cogemos las pechugas de pollo y las cortamos en la medida que creamos conveniente yo normalmente hago trozos relativamente  pequeños porque así se hacen mejor y son más fáciles de servir. Salpimentamos la carne y poniendo un poco de aceite le hacemos como un pequeño masaje que hará que luego no queden tan secas. 

Ahora añadimos el pollo a la sartén, o al robot, y lo dejamos que se dore. 

Añadimos el Oporto y dejamos que se evapore un poco. 

Cuando haya dado un poco de color a la carne, si tenemos el robot ponemos la función horno o la función carne y si no tenemos robot lo pasamos todo a una bandeja de horno. 

Añadimos el agua. En el robot lo dejamos unos 40 minutos aproximadamente removiendo de vez en cuando

Y si utilizamos el horno cubrimos la bandeja con un papel de aluminio y lo dejamos en el horno unos 20 minutos. 

Recordad que los tiempos siempre son estimados, hay que ir controlando por si acaso. 

Como veis las diferencias no son muy grandes únicamente que con el robot sólo ensuciaremos un cacharro mientras que si no, entonces ensuciaremos la bandeja de horno pero también la sartén y los fogones. 

Bueno pues ahora sólo queda servirlo y a disfrutar!!

Picadillo canadiense 

He hecho una sabrosa receta pero no sabía cómo llamarla así que, se me ha ocurrido que, como lleva a jarabe de Arce que había comprado en Canadá pues la llamaría canadiense y picadillo por todo lo que lleva. Pues queda así picadillo canadiense. 

Esta es una receta que nos puede servir como desayuno proteíco o como un primer plato. Todo depende de cuando lo quieras hacer. Pero es, desde luego, uno de estos platos que hacemos en otoño ya que empieza la temporada de boniatos. 

INGREDIENTES:

  • Un boniato
  • 1/2 manzana (por ejemplo golden)
  • Una cucharadita de canela
  • Tres o cuatro tiras de tocino
  • Una cucharadita de jarabe de arce
  • Un puñado de espinacas
  • Huevos
  • Aceite de coco
  • Sal y pimienta 

PREPARACION

Primeramente pelamos el boniato y lo cortamos muy fino (yo utilizo la mandolina) y cortamos la media manzana en tacos pequeños 

Mientras tanto podemos poner a freír el tocino en una sartén, cuando esté crujiente lo reservas aparte. En la misma sartén y aprovechando el aceite del tocino (o retirándolo y poniendo otro tipo de aceite, como por ejemplo de coco) ponemos el boniato y lo freímos a fuego medio hasta que se dore. Cuando el boniato comienza a estar dorado, ponemos las manzanas y revolvemos hasta que se ablanden durante unos 4 minutos. Luego le ponemos un poco de canela, sal y el jarabe de arce ( si estáis siguiendo una dieta sin azúcares, podéis omitir el jarabe)

Reservar todo lo de la sartén y una vez vacía poner un poco de aceite y añadir las espinacas, saltearlas un poco y luego mezclarlas con el resto de picadillo.

Mientras se fríe todo, podemos hacer unos huevos poché, aunque si queréis podéis hacerlos fritos o revueltos. 

Luego servís el picadillo poniendo un huevo por encima y, ya sabéis a disfrutar!!