mejillones al vapor


Los mejillones son un alimento muy sano. Con ellos se pueden hacer infinidad de elaboraciones diferentes y una de ellas, quizá la más simple, son los mejillones al vapor. Però, no por ser simple deja de ser   exquisita

Los mejillones al vapor son una una receta sencilla y que resulta muy rica de comer, tanto como tapeo o bien como entrante.
INGREDIENTES :

  • Un kilo de mejillones frescos
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de agua mineral
  •  2 limones
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Perejil fresco 

PREPARACIÓN :

Lo primero que debemos hacer, es inspeccionar los mejillones, desechando todos aquellos que estén abiertos o rotos, nos ahorraremos problemas de salud. 

Hay que emplear siempre mejillones bien frescos y que no sean demasiado pequeños, para que así tras cocinarlos nos queden con un buen tamaño.

Con un cuchillo iremos rascando toda la cáscara y eliminando las conchas que tengan adheridas. Tendremos que quitar también las barbas de los mejillones. Para retirar las barbas lo mejor es sujetar con el cuchillo (o la mano) y tirar hacia el lado estrecho de la concha, así con este movimiento conseguimos extraerlas, y al acabar, los lavamos bien con agua para quitar todos los restos. 

Mientras los mejillones escurren, vamos a poner una olla a calentar a fuego medio, en la que echaremos los dientes de ajo pelados y troceados, un poco de sal, un chorrito de aceite de oliva virgen, el jugo de los limones exprimidos, un poco de perejil picado, el agua y el vino blanco y lo mantendremos a fuego medio hasta que comience a hervir. 

Una vez empieza a hervir, echamos los mejillones en la olla, bajamos un poco la intensidad del fuego y tapamos la olla, que dejaremos así unos 5 o 6 minutos, para que se abran por completo los mejillones. Podemos ir moviéndolos un poco de arriba abajo para que vayan mojándose con la salsa. 

Si tras ese tiempo alguno no se abre, los dejamos otro par de minutos más y si siguen sin abrirse los desechamos, ya que posiblemente estarían en mal estado.. 

Los podemos servir en la misma olla, como suelen hacer los belgas o los podemos presentar en un plato quitando la parte de la cáscara vacía. Yo particularmente soy partidario de servirlos en la olla que cada uno coja lo que le apetezca. Siempre es bueno estar reunidos alrededor de una comida. 

Aquí vemos un fantástico aperitivo en la terraza con mejillones y cañaíllas

Así que ya sabéis. A disfrutar!!

Cañaíllas con vinagreta de mostaza

Hoy he pasado por la pescadería y he comprado  cañaíllas. (La cañadilla o cañaílla (Bolinus brandaris) es un molusco gasterópodo marino que vive en aguas poco profundas muy típico del Mediterráneo que se reconoce enseguida por ser bastante robusto y con grandes espinas dispuestas en hileras alrededor de la concha. )

Y en seguida me he acordado del último pica-pica que hicimos con los compañeros de marxa en Palamós. Y a ellos (y a vosotros) les voy a dedicar esta receta. 

Os pongo una curiosidad de las cañaíllas, su primer uso intensivo fue industrial: de sus glándulas branquiales los fenicios extraían el tinte púrpura, con el que se teñían los ropajes de las clases dirigentes, ya veis y ahora nos la comemos!

INGREDIENTES:

  • Cañaíllas 
  • 2 hojas de laurel
  • 3 vasos de agua de mar (o agua con sal)
  • Sal
  • Hielo



PREPARACIÓN 

Lo primero que haremos unas horas antes de empezar a prepararlas será ponerlas en agua fría con sal e ir cambiando el agua cada cierto tiempo, unas 3 o 4 veces. Luego las pasaremos por agua fría para terminar de limpiarlas.

Revisadlas bien y tirar las que estén vacias ya que si alguna que no está bien desprende un olor desagradable cuando las hervimos.

Pondremos agua a hervir y añadiremos 70 gr. de sal por litro de agua (también podemos utilizar agua de mar). Cuando el agua esté hirviendo introduciremos dos hoja de laurel y las cañaillas y esperaremos a que el agua vuelva a hervir otra vez. Una vez vuelva a hervir las dejamos 12 minutos. 

Cuando ha pasado ese tiempo, la sacamos y las introducimos en agua con hielo y sal para parar la cocción y que la carne se contraiga y sea más fácil de comer y, en principio ya estarían listas para degustar.

Pero para que aún queden más buenas les pondremos una salsa. Se suele utilizar una salsa de allioli  pero en esta ocasión y en honor a mis colegas las voy a preparar con una Vinagreta con Mostaza

Este tipo de vinagreta os va a resultar muy útil para acompañar muchos platos (ideal para el marisco), y que se prepara en un periquete.

INGREDIENTES
:

  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • Sal y Pimienta 

PREPARACIÓN:
Cogeremos un cuenco y mezclaremos el aceite de oliva virgen y la mostaza de Dijon, con un tenedor hasta que estén bien mezclados. Una vez que los hemos mezclado añadiremos el vinagre y salpimentamos al gusto, y volvemos a mezclarlo todo. 

Después añadimos el zumo de limón recién exprimido. Volvemos a mezclar hasta que quede una vinagreta homogénea, corregiremos el punto de sal y pimienta. 

Bien, pues ya sólo nos queda servir las cañaíllas junto con la salsa y a disfrutar!!