Licuado de naranja, kiwi y pera

Hola, habitualmente os suelo poner platos, aunque alguna vez os pongo zumos o batidos. Pues ahora en verano es cuando mejor sientan los zumos de frutas frescas, por lo que os voy a pasar algunos que, aparte de ser muy sanos, refrescarán y darán energía.

Alguno de los que ya os he puesto son:

El refresco de sandía o la limonada húngara.

Aunque, estos dos básicamente son refrescos. Sin embargo la receta de este licuado, por su consistencia, la podemos utilizar como desayuno o merienda. De momento os paso este, pero en breve os pasaré más

Además, la combinación de estas tres frutas, nos irá bien si tenemos algún problema de hipertensión.

INGREDIENTES

  • Una naranja
  • Un kiwi
  • Medio vaso de agua
  • Una pera mediana
  • Una hoja de menta (opcional)
  • PREPARACIÓN
  • Lo primero que haremos, será obtener el zumo de la naranja. Una vez lo tengamos lo introduciremos en la licuadora o batidora de vaso. Si no tenéis batidora siempre podéis comprarla aquí, a ser posible con filtro, si no queréis demasiada pulpa.

    Añadiremos a la licuadora la pera cortada a trozos y sin el rabo ni las semillas. Pelaremos el kiwi y lo trocearemos y también lo meteremos en la batidora. Por último, añadiremos el agua fría. Y solo nos quedará batirlo bien. Si no tenéis filtro, servirlo a través de un colador. Añadimos las hojas de menta fresca y … A disfrutar!!

    Anuncios

    Limonada húngara

    De Hungría, podemos comentar muchas cosas buenas, entre ellas su gastronomía. Como habéis podido comprobar en el Blog cuando viajo, siempre intento traerme alguna receta. Concretamente, de Hungría entre otras cosas me traje el pollo a la Kalocsa. Pero otra gran receta que me traje fue la receta de la limonada. Si, ya se que el plato más famoso húngaro es el Gulash, un guiso enriquecido con verduras y basado en la ancestral tradición de preparar nutritivos platos en una sola cazuela.

    Pero ese plato, ya lo dejaremos para más adelante ahora que ha empezado el verano creo que es más conveniente una limonada para refrescarnos.

    En principio, una limonada parece ser una cosa muy fácil, y sí, lo es. Pero, hacer una buena limonada tiene su secreto.

    Cuando estuve en Hungría hacía un calor asfixiante y pude observar, como los autóctonos soportaban ese calor a base de limonada. En las terrazas se acostumbraban a ver dos tipos de bebida, la cerveza y la limonada. De la cerveza hoy nos voy a hablar pero si de la limonada.

    La limonada húngara es similar a muchas limonadas pero tiene algunos aspectos especiales que la hacen diferente. Podríamos decir que el secreto de la limonada está en la naranja, ¿curioso no ?

    INGREDIENTES;

    • 1 taza y media de agua mineral
    • 1 taza de azúcar
    • 2 tazas de agua con gas
    • 1/2 taza de zumo de limón
    • 1/2 taza de zumo de lima (opcional)
    • 1/2 taza de zumo de naranja (todo recién exprimido)
    • Y más naranjas limas y limones para cortar
    • Hielo (mucho)

    PREPARACIÓN

    Lo primero que haremos, será disolver el azúcar en el agua. Lo mejor es poner el agua a hervir, verter el azúcar e ir removiendo. Si lo hacéis con agua fría os costará mucho más.

    Disolver el azúcar en el agua es muy importante, ya que eso permitirá que cuando sirvamos la limonada no se quede el azúcar en el fondo de la jarra

    Una vez disuelto el azúcar en el agua la dejaremos enfriar, mientras tanto nos dedicaremos a hacer los zumos

    Os decía, que el zumo de lima es opcional. Con eso quiero decir que si por un casual no tenéis limas sustituir este por zumo de limón. Aunque mejor proveerse de limas antes de hacer la receta.

    Mezclaremos el agua azucarada, los zumos y el agua con gas (a ser posible fría) esto lo podéis hacer en un recipiente grande o en la misma jarra, yo prefiero hacerlo en un recipiente y luego ir llenando las diferentes jarras.

    Os aconsejo que cuando vertamos los zumos lo hagamos a través de un colador para que no tenga demasiada pulpa.

    Haremos rodajas de las diferentes frutas que nos servirán para adornar la limonada. Cuando las tengamos las añadiremos a la mezcla.

    Pondremos todo en la nevera hasta que lo vayamos a servir ya que es imprescindible que esté frío

    A la hora de servir, probáis la mezcla y podéis poner un poquito más de agua con gas (o mineral) fría dependiendo de lo fuerte que haya quedado, luego rellenar las jarras con el hielo que quepa y … A disfrutar!!

    Rollo de hojaldre relleno


    Ni paleo ni historias, hoy tenía ganas de hacerme algo heavy. Teníamos una reunión de amigos a los que les importaban poco los hidratos y necesitaba una cosa rápida para comer mientras charlábamos. No sé si me entendéis, a veces, ya lo dicho en más de una ocasión, hay que darse un respiro.

    El caso es que tenía una masa de hojaldre en la nevera y algunas cosas para rellenar, así que me decidí. La verdad es que la idea ha sido fantástica porque queda super bueno sea o no paleo. (de hecho no es paleo por el hojaldre, aunque todo lo demás si lo es, incluso se puede hacer hojaldre paleo, pero este no era el momento).

    INGREDIENTES (para unos 3 o 4 dependiendo si hay más cosas o no)

    • Una masa de hojaldre
    • Jamón serrano
    • Jamón York
    • Queso Havarti (O cualquier otro para sandwich)
    • Mayonesa casera

    PREPARACION

    Precalentamos el horno a 180°

    Extendemos la masa de hojaldre con un rodillo para que quede fina.

    Luego ponemos encima las lonchas de jamón serrano. Luego por encima de estas el jamón York y a continuación el queso.

    Ahora sólo tenemos que enrollar el hojaldre intentando que os quede bien cerrado.

    Cuando lo tengamos cerrado lo ponemos encima de una bandeja de horno con papel de hornear. Ahora le pondremos un poco de la mayonesa (A ser posible casera, que es muy fácil de hacer) por encima.

    Lo metemos en el horno a media altura y lo dejamos entre 15 y 20 minutos controlando que vaya quedando bien, sin quemarse.

    Y, ya estaría, solo tenemos que cortarlo en porciones y llevar a la mesa. Y como no? …A disfrutar!!

    Turrón de coco y chocolate negro

    Esta es una receta que os tendría que haber puesto unos días antes, pero se me han liado las fiestas no sabéis de qué manera.

    Pero bueno, por si acaso, ya os puse otra de receta de turrón de chocolate las navidades pasadas.

    Aquella era de chocolate, pero, si lo que os gusta es el coco este será vuestro turrón para las siguientes navidades o para cuando queráis.

    INGREDIENTES:

    • 150g de coco rallado
    • 60g de aceite de coco
    • 4 o 5 dátiles sin hueso
    • 50g de chocolate negro
    • 5g de aceite de coco para la cobertura de chocolate

    PREPARACIÓN

    Pondremos el coco rallado, el aceite y los dátiles (que previamente habremos troceado) en la trituradora. Como es invierno, es probable que el aceite de coco este solidificado, por lo que antes de meterlo en la trituradora será conveniente ponerlo un poco, unos segundos, en el microondas.

    Bueno, pues iremos triturando hasta tener una pasta homogénea.

    Meteremos esa pasta en un molde, el cual podremos forrar previamente con papel film para poder desmoldarlo mejor. Una vez introducida la masa en el molde, deberemos apretarla bien intentando que nos quede un grosor uniforme.

    Meteremos el molde unos 15 minutos en el congelador.

    Mientras, pondremos el chocolate negro en un bol junto a los 5g de aceite de coco y lo introducimos en el microondas a intervalos de 30 segundos, e iremos removiendo hasta que quede derretido.

    Dejaremos que el chocolate atempere un poco y sacaremos el molde del congelador.

    Extenderemos el chocolate por encima de la capa de coco intentando que quede uniforme puesto que será la base de nuestro turrón.

    Ahora lo pondremos en la nevera hasta que el chocolate endurezca.

    Para servir, solamente tendremos que desmoldar dando la vuelta al molde y quitaremos el film. Hay que tener en cuenta que a temperatura ambiente se ablanda, por lo que será recomendable comerlo recién sacado de la nevera,

    Como ya os dije con el de chocolate, que sea un turrón saludable no quiere decir que nos pongamos ciegos comiendo, porque siguen siendo una fuente muy potente de energía.

    Y bueno, pues felices fiestas y… a disfrutar!!

    magdalenas de calabaza

    Seguimos en otoño, con sus colores naranjas y calabazas. Y, como ya hemos dicho muchas veces, hay que aprovechar los productos de temporada. Un producto de temporada del otoño es, por descontado, la calabaza que, aunque podemos encontrar prácticamente todo el año, ahora es cuando está en su mejor momento.

    Hoy, os voy a presentar una receta de magdalenas. Pero unas magdalenas un poco especiales ya que las vamos hacer con calabaza que les dará un sabor y una textura diferentes a las habituales.

    INGREDIENTES:

    • – Tres huevos
    • – 400 gramos de Calabaza
    • – 3 cucharadas de aceite de calabaza
    • – 200 gramos de harina
    • – Un sobre de levadura en polvo
    • – 150 gramos de azúcar
    • – 100 gramos de mantequilla

    PREPARACIÓN:

    Primeramente pelaremos la calabaza y la troceamos en trozos pequeños. Esta calabaza la podemos poner a cocer en agua con un poco de azúcar disuelta. Aunque os aconsejo ponerla en la LEKUE en el microondas durante 4 minutos con un poco de azúcar disuelto en un poco de agua por encima, es mucho más fácil, y más limpio.

    Cuando esté bien tierna, la escurriremos y trituraremos y la reservaremos dejándola enfriar

    Precalentáremos el horno a unos 200ºC.

    Mientras se calienta el horno y se enfría la calabaza, empezaremos a preparar la masa para las magdalenas de calabaza.

    Utilizaremos una batidora con varillas y mezclaremos bien la mantequilla y el azúcar. Luego añadiremos el aceite de calabaza (si no tenéis, podéis poner otro tipo de aceite, de oliva, por ejemplo) y los huevos, y volvemos a batir, hasta conseguir una mezcla uniforme.

    Ahora, en otro bol, cogeremos la harina y con un colador la tamizaremos por encima para que no queden grumos. En este paso es donde pasamos de la receta paleo a no paleo, dependiendo del tipo de harina que pongáis (Podemos utilizar harina de trigo, que no sería paleo, o cualquier otro tipo de harina como de coco, de espelta, de garbanzo, etc…) aunque como ya os he dicho en alguna otra ocasión, las normas son para saltárselas por lo que vosotros mismos.

    A continuación, echaremos levadura y también la mezclaremos y cuando tengamos la harina y la levadura mezcladas, las iremos incorporando poco a poco a la mezcla anterior, batiendo cada vez que añadamos harina para así obtener una masa fina y sin grumos. Por ultimo añadimos la calabaza cocida y damos un último toque de batidora para que se reparta bien.

    Ahora que ya tenemos la masa preparada, tendremos que rellenar los moldes. Aquí cada cual que utilice los moldes que quiera, es decir, puedes utilizar moldes de papel, como los de las típicas magdalenas o puedes utilizar moldes de silicona que son los que utilizo yo porque luego se pueden reaprovechar para más magdalenas.

    Es conveniente que los moldes no los llenéis hasta arriba del todo porque luego la masa sube.

    Cuando ya los tengamos preparados, metemos las magdalenas al horno y horneamos unos 20 o 25 minutos con cuidado que no se nos quemen.

    Podremos comprobar si están en su punto pinchando con un cuchillo, y si está en su punto, este saldrá seco.

    Dejaremos que se enfríen antes de desmoldarlas. Y a partir de ahí solo nos queda… Disfrutar!!

    Compota de manzana con romero

    Hola, hoy os paso esta receta de compota de manzana con romero que os va a encantar, tanto para acompañar platos, como para comerla sola.

    Básicamente, sería la típica compota de manzana pero con un par de toques añadidos que la hacen más especial, concretamente el romero y el coñac la convierten en ideal para acompañar platos de carne.

    INGREDIENTES (Para 6, o para menos y guardar)

    • 1 kg de Manzanas Golden
    • 140 g Azúcar moreno
    • 25 ml Zumo de limón (más o menos de un limón)
    • 25 ml Coñac
    • Una cucharadita de Romero seco
    • Tres ramitas de Romero fresco

    PREPARACIÓN

    Para hacer la compota de manzana con romero, empezaremos pelando y descorazonando las manzanas.

    Os he puesto la receta para seis, porque podemos utilizarla como acompañamiento para la carne, pero si nos sobra también la podemos poner en un bote y conservar en la nevera para utilizarla, por ejemplo en el desayuno.

    Cuando las tengamos peladas y sin corazón, las cortaremos de manera irregular en trocitos pequeños.

    Pondremos una olla en el fuego y introduciremos la manzana cortada.

    Rociaremos la manzana con el azúcar moreno y la cucharadita de romero seco. A continuación introduciremos el zumo de limón y el coñac. En lugar de coñac también podríamos utilizar agua, pero con el alcohol le damos un punto más bueno, ojo si es para niños!.

    Cuando se haya evaporado un poco el alcohol, añadiremos el romero fresco. (Como ya he hecho alguna que otra vez, os recomiendo tener un pequeño rincón en casa para cultivar nuestras propias hierbas aromáticas para cocinar, ya verás como cambia el gusto).

    Ahora bajaremos el fuego y cocinaremos a fuego medio durante aproximadamente media hora, hasta que veamos que la manzana empieza deshacerse.

    Ahora, tendremos dos opciones. O dejamos los trocitos de manzana sin triturar o los trituramos y, en cualquiera de los dos casos, quedará muy bien. También podéis triturar solo un poco y que os quede como en la foto.

    Lo podréis servir caliente o frío y nos permitirá acompañar casi cualquier tipo de carne de una manera esquisita. En la foto siguiente yo lo utilicé para acompañar un solomillo al Pedro Ximénez

    Pero lo podéis utilizar para muchas cosas más, en cualquier caso, ya sabéis, a disfrutar!!

    Boniato con azúcar

    Bueno, pues aquí os dejo otra sencilla receta con Boniatos. Y cuando digo sencilla es sencilla.

    Ya sabes que siempre que puedo utilizo frutas y verduras de temporada, y que es más de temporada de otoño que el Boniato o batata?

    Pues aquí os dejo una receta que encantará, sobre todo a los más peques a los que podréis engañar para que coman verdura sin darse cuenta. La puedes utilizar como aperitivo, como postre o como acompañamiento.

    INGREDIENTES:

    • Un Boniato
    • Un chorreoncillo de aceite de oliva virgen extra
    • Par de cucharadas de azúcar

    PREPARACIÓN:

    Pelamos y lavamos el Boniato. Una vez limpio utilizaremos una mandolina y lo cortaremos en rodajas bien finas tipo chips.

    Cuando lo tengamos todo cortado, cogeremos una bandeja de horno y pondremos un papel encerado, encima del papel iremos poniendo las lonchas de Boniato una al lado de otra, intentando que no se solapen.

    Pre calentaremos el horno a 180°.

    Rociaremos el Boniato con un poquito de aceite, a ser posible, podemos pulverizar por encima, no nos interesa excesivo aceite.

    Ahora, tiraremos un poco de azúcar por encima, no hace falta mucho puesto que luego ya le pondremos más.

    Pasados unos 10 o 15 minutos ya debería estar. Como sabéis, cada horno va a su ritmo.

    Una vez horneados, los emplataremos y pondremos el resto del azúcar por encima.

    Y ya, solo nos queda degustarlos y, a disfrutar!!