Ensalada de fresas, aguacate y vinagreta de miel

Aunque parecia que no iba a llegar. Al final,ha llegado la primavera y con ella, el tiempo de las fresas.

Los fresales florecen, según las variedades, desde finales del invierno hasta principios del verano, por lo que los frutos maduran durante toda la primavera y bien entrado el verano. Estas frutas desprenden un perfume inconfundible cuando se encuentran en su punto óptimo de consumo.

Además, las fresas, son ricas en vitamina C y en minerales como el hierro y el yodo, seguidos del calcio, fósforo, magnesio y potasio. Y están indicadas en personas con hipertensión arterial.

Si a eso añadimos que están buenísimas, poco faltará para que las incluyamos en nuestras recetas.

Se acostumbran a comer de postre, pues bien, démosle la vuelta. Y encontraremos una forma sencilla y exquisita de utilizarlas, por ejemplo, en una ensalada.

INGREDIENTES :

  • 200 Gramos de fresas.
  • 1 Aguacate.
  • Lechugas variadas tipo mezclum.
  • Queso de cabra
  • 100 Gramos de almendra cruda

Para la vinagreta:

  • 3 Cucharadas de vinagre (si pudiera ser de fresa o de manzana),
  • 6 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra,
  • 2 Cucharadas de miel,
  • 1 Cucharada de mostaza de Dijon,
  • Pimienta negra molida y Sal.

PREPARACIÓN :

Lavaremos bien los diferentes ingredientes para la ensalada y lo escurriremos.

Cortaremos: las lechugas variadas, las fresas y el aguacate.

Para hacer la vinagreta pondremos en un bol la miel y le daremos unos segundos en el microondas para que esté más líquida y se manipule mejor.

Cuando esté caliente, añadiremos la sal, la pimienta molida, el vinagre y la mostaza y batiremos bien hasta obtener una mezcla homogénea.

Por último, añadiremos el aceite de oliva y volveremos a remover hasta que todo quede bien ligado.

Cogeremos el queso de cabra, lo cortaremos en rodajas y en una sartén antiadherente le daremos vuelta y vuelta sin que llegue a deshacerse. En la misma sartén echaremos las almendras y las doraremos un poco. Intentemos que no se nos tuesten demasiado y se quemen. Simplemente, queremos que estén calentitas cuando las pongamos la ensalada

Cuando ya tengamos todo, emplataremos la ensalada y para finalizar, la aliñaremos con la vinagreta

Y ya estaría, y solo nos quedará servirla y… A disfrutar!!

Anuncios

Rollitos de pollo con foie

Hoy os pongo un plato muy sencillo pero que a la vez resulta espectacular, sobre todo porque la salsa le da un toque genial y el relleno del rollo genera una agradable sorpresa.

INGREDIENTES:

  • 400gr de pechugas de pollo fileteadas.
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • Vino blanco (o cava)
  • 3 cucharadas de miel
  • 2 cucharas de salsa de soja
  • 100gr de paté de foie
  • Cerezas secas ( o pasas)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

PREPARACION:

Limpiaremos de grasa las pechugas y extenderemos los filetes. Depende de cómo sean los filetes de pollo, saldrán rollos más grandes o más pequeños, yo suelo hacerlos en rollitos pequeños porque así son más fáciles de distribuir entre los diferentes comensales

Salpimentamos los filetes de pollo y ponemos una capa de paté extendida por encima. Luego, ponemos unas cuantas cerezas, o pasas, sobre el paté.

Enrollamos las pechugas haciendo un rollito relleno. Las podemos brindar con cuerda de cocinar o con un palillo. Yo acostumbro a poner un palillo porque es más rápido.

Precalentaremos el horno a 200 °C

Cortaremos las cebollas y los ajos en Juliana.

Luego, pondremos los rollitos en una bandeja de horno y rellenaremos el resto de la bandeja con la cebolla y los ajos picados.

Regaremos el pollo y la cebolla con un chorreón de aceite y el cava, o el vino blanco.

Hornearemos durante unos 20 minutos a 200 °C.

Mientras tanto iremos preparando la salsa. Para ello mezclaremos muy bien la soja con la miel, que tendrá que estar un poco templada.

Cuando ya tengamos hecha la salsa, rociaremos con ella el pollo y dejaremos hornear unos 10 minutos más.

Cuando ya esté horneado, reservamos la carne aparte y trituramos todo el resto de ingredientes, la cebolla y el ajo, junto con los jugos de la carne. Esta salsa triturada, la pondremos en la sartén y la dejaremos reducir a fuego lento para que espese.

Ya solo nos quedará servir el pollo con la salsa por encima y… A disfrutar!!

Hojaldre de pera, nueces y Gorgonzola

Hola, hoy os pongo una receta que en principio no sería paleo, a no ser que utilicemos un hojaldre que si que lo sea. O, si nos lo hacemos nosotros utilizando, por ejemplo, harina de coco. Ya os enseñaré como. Pero la verdad que es una receta súper rápida que queda muy buena y que vale muy bien para utilizarla como un aperitivo. O como un plato para una cena con amigos o alguna cosa informal.

Además, ahora que entramos en periodo de fiestas, siempre es bueno tener opciones que poner en la mesa. Y si encima están super buenas, ¿que más podemos pedir?

INGREDIENTES

  • Una lámina de hojaldre rectangular
  • Un huevo
  • 2 Peras Conference
  • 80g de queso Gorgonzola
  • 3 cucharaditas de miel
  • Un puñado de nueces
  • una copa de vino dulce (moscatel) (opcional)

PREPARACIÓN:

Empezaremos precalentando el horno a 200°-C.

Lavaremos bien las peras y las secaremos. A continuación las laminaremos contando de descartar el corazón con las semillas y las láminas de los extremos que será todo piel.

Pondremos en remojo las nueces, esto lo hacemos para que no se quemen o se resequen demasiado en el horno. Esto podemos hacerlo incluyendo en el agua del remojo de las nueces la copa de vino lo que les dará todavía un toque más sibarita

Estiraremos la masa de hojaldre lo máximo que podamos, siempre es bueno hacerlo con un rodillo.

Ahora, tendremos que decidir si queremos hacer una sola bandeja con todo el hojaldre o queremos hacer porciones para los diferentes comensales. En cualquiera de los casos, o dejamos extendida toda la masa sobre papel de horno o antes de meterla en el horno la cortamos en porciones. Lo ideal serían unas ocho porciones. Para hacer estas ocho porciones, únicamente tendremos que recortar ocho rectángulos iguales.

Con un tenedor, pincharemos la base (excepto los bordes) para que no suba demasiado cuando la pongamos en el horno.

Batiremos el huevo y con un pincel, pintaremos toda la masa.

Empezaremos a poner todas las láminas de pera encima de la masa, si habéis optado por hacer porciones entonces tendréis que ponerlas en el centro de cada porción.

Repartiremos por encima de las peras, todo el queso, las nueces, y la miel

Ahora, solo nos quedará hornear durante unos 15 minutos, hasta que la pasta esté dorada.

Ya habéis visto que el resultado es super fácil simplemente hay que tener en la nevera los ingredientes por si acaso, ya que no se sabe nunca quien nos premia con su presencia😉

 

He de decir, esta receta está hecha como si fuera un hojaldre. Pero podemos cambiar la masa de hojaldre por masa de pizza y tendremos una pizza igual de suculenta

Y, la utilicéis como la utilicéis, como siempre… A disfrutar!!

Solomillo con salsa de mostaza y miel

Se acercan las navidades y hay que ir pensando en algún plato para estas fechas. Como siempre, ha de ser un plato que sea fácil de hacer y sabroso. Concretamente, en este caso mezclaremos los sabores de la mostaza y la miel que combinan muy bien con la carne de cerdo.Ya os he puesto alguna otra receta de solomillo de cerdo, como por ejemplo el exitoso solomillo al Pedro Ximenez. Para Navidades, es importante hacer recetas que podamos dejar preparadas con antelación para cuando lleguen los invitados, y éstas lo son. En concreto, esta receta es muy fácil, no necesita mucho tiempo de preparación y el resultado está realmente bueno.INGREDIENTES: (para 4 personas)

  • 2 solomillos de cerdo de buena calidad.
  • Mostaza de Dijon,
  • Miel.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Unas gotas de limón.

PREPARACIÓN:

Hemos de intentar que el solomillo esté tierno y jugoso por lo que lo compraremos en nuestra carnicería de confianza y, además esta vez lo haremos al horno, pero antes lo sellaremos en una sartén para mantener los jugos dentro y que quede crujiente por fuera.Pues primero, empezaremos limpiando de grasa el solomillo.Ahora podemos ir haciendo la salsa, para ello pondremos en un bol unas 4 cucharadas de mostaza y otras tantas de miel, además de un buen chorreón de aceite y unas gotas de zumo de limón. Lo batiremos bien a mano hasta obtener una salsa homogénea.Cortaremos los solomillos a tamaño ración y los salpimentaremos.

Pondremos el horno a calentar a 180ºC

Ahora pondremos una sartén a fuego fuerte con un poco de aceite e iremos sellando los trozos de solomillo de uno en uno para que no baje la temperatura y ha de ser rápido porque sólo queremos que se selle, no que se haga.

Una vez sellados los pondremos en una bandeja de horno sobre una capa fina de aceite y los untaremos con abundante salsa.

Los meteremos en el horno unos 20 minutos a 180ºC

Cada cinco minutos aproximadamente, les damos la vuelta a los trozos de carne y los volvemos a untar con un poco más de salsa y vamos repitiendo.Pasados los 20 minutos de horneado, apagamos el horno y lo dejamos un rato guardando el calor.Y ya estaría, solo nos quedaría emplatar, en este caso yo lo he acompañado con un puré de boniato, pero que cada uno se invente el suyo.

Y como siempre, ya sabéis…a disfrutar!!

Brochetas de boniato glaseado con mandarina y miel

 

Hola, hoy os pongo esta receta con Boniato ya que estamos en otoño y es uno de los ingredientes que hemos de aprovechar en esta temporada. En concreto, esta entrada se la dedico a Judith que me ha dicho que le encantan los Boniatos. Pues mira Judith hay va lo que te prometí!

Boniatos hay muchas maneras de hacerlos, concretamente yo ya os he puesto alguna otra en este blog.  La crema de Boniato que os puse hace unos días. Qué curioso, había otra receta de boniato que también estaba dedicada concretamente se la dediqué a Carmen y era el Boniato asado con salsa de yogur

Bueno, pues aquí os va otra receta que también está buenísima y es una forma diferente de comer Boniatos

INGREDIENTES: para 2-3 personas

  • 1 boniato alargado con una forma regular (irá mejor para cortar)
  • 1 cucharadita de gomasio (opcional),
  • 1 mandarina, 
  • 1 pizca de canela molida, 
  • 2 cucharadas de miel, 
  • 1 cucharadita de salsa de soja,
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, 
  • 1/2 cucharadita de salsa Worcestershire, 
  • 1/4 cucharadita de vinagre de Jerez, 
  • pimienta negra y sal. 


PREPARACIÓN:
Bien, pues veamos cómo hacer brochetas de boniato glaseado con mandarina y miel

Pelaremos el boniato y lo cortaremos en rodajas del grosor de no más de un dedo, aproximadamente del mismo tamaño. Pero cuidado que si las hacemos muy estrechas no nos irán bien.  

Colocaremos en un recipiente apto para el microondas (yo utilizo el Lekue) y cocinaremos unos 4-5 minutos, hasta que se puedan atravesar con un palillo pero sigan firmes.


Dejaremos enfriar mientras preparamos el marinado. 

Rallaremos un poco de la piel lavada de la mandarina en un cuenco, y exprimiremos por encima el zumo de la propia mandarina.  

Añadiremos el gomasio (si no tenemos podemos sunstituirlo por unas semillas de sésamo machacadas), la canela, la miel, la salsa de soja, el aceite de oliva, la salsa Worcestershire y el vinagre.

Batiremos bien para que emulsione y lo añadiremos a los boniatos, mezclando para que se impregnen y lo dejaremos un rato macerando
Podemos utilizar brochetas de madera o utilizar metálicas, si las utilizáis de madera mojarlas antes para que no se quemen. 

Ensartar las piezas de boniato en las brochetas, escurriendo el marinado y reservándolo para utilizarlo luego. 

Calentaremos a fuego fuerte una plancha y la pintaremos ligeramente con aceite de oliva. 

Pondremos las brochetas y las cocinaremos por ambos lados hasta que se doren y caramelicen. 


Pintaremos de vez en cuando con el líquido del marinado que teníamos separado. 

Antes de servir salpimentaremos un poco

Y ya solo nos queda, a disfrutar!!

Costillar de cordero con sirope de mandarina y granada

Hoy os presento una receta, en el que el resultado es realmente espectacular y no exagero. En realidad no tiene complicaciones, el secreto es que la carne sea de primera categoría y que dispongamos de una barbacoa.

Aprovechando que ya estamos en otoño, pero que todavía hace buen tiempo para hacer una barbacoa con los amigos, he planteado esta receta en la que aprovechamos que ya es temporada de mandarinas y granadas para darle un toque especial con la salsa. De hecho, si no le pusiéramos la salsa y solamente utilizáramos el marinado también quedaría una receta espectacular. Pero si le añadimos la salsa entonces ya sí que es literalmente, para chuparse los dedos.

INGREDIENTES: (para 3)

  • 1 costillar de cordero.

PARA EL MARINADO DE LA CARNE

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • l cucharada de ajo picado
  • 1 cucharada de paprika o pimentón
  • 2 cucharaditas de sal gorda
  • l cucharada de pimientas variadas recién molidas

PARA EL SIROPE DE MANDARINA Y GRANADA

  • El zumo de unas 4 o 5 mandarinas
  • El zumo de media granada
  • 2 cucharadas de sirope de arce o en su defecto de miel líquida
  • l cucharada de vinagre balsámico de Módena
  • 1/2 cucharadita de sal gorda.

PREPARACIÓN:

Lo primero que tendremos que hacer, es decirle a nuestra carnicería de confianza (en mi caso Cal Bieló de la Cerdanya) que nos prepare el costillar de cordero. Tal y como se ve en la foto, es decir. las costillas limpias para que quede una parte de hueso al aire.

Ahora prepararemos el marinado mezclando todos los ingredientes especificados en un cuenco. Nos quedará una “salsa‘ rugosa, con la que recubriremos el costillar por ambos lados refregando para que entre por todos los rincones.

Dejaremos marinar de 20 a 30 minutos a temperatura ambiente.

Mientras está marinando, prepararemos el sirope.

Pondremos en una cacerola pequeña los zumos de mandarina y de la granada, el sirope de arce y el vinagre. Lo llevaremos a ebullición y cuando empiece a hervir bajaremos el fuego al mínimo manteniéndolo hirviendo así durante unos 15 o 20 minutos, teniendo en cuenta que hay que reducir el líquido a dos terceras partes de lo que originalmente pusimos pero, hay que cuidar que no se nos queme o se evapore demasiado. Al final de la cocción, rectificaremos de sal.

Mientras cuece el sirope prepararemos una barbacoa. Aquí no os explico nada porque, supongo que el que más o el que menos ya sabrá preparar la barbacoa. Pero, si tenéis alguna duda me lo decís y os explico cómo hacerlo.

Pues, como os decía, prepararemos la barbacoa para una cocción directa a fuego medio (Es decir, las brasas debajo de la carne pero a una distancia intermedia).

Cuando ya tengamos las brasas a punto, pondremos el costillar (siempre hablo del costillar que sería para tres, Naturalmente, tendréis que multiplicarlo dependiendo del número de comensales)

Primero lo pondremos del lado del hueso y aunque es difícil no caer en la tentación, no le deis vueltas, solamente hay que darle una vuelta a mitad de cocción (y este Consejo vale para toda la carne que hagáis en la barbacoa) primero del lado del hueso, y después, del otro lado

(estarán al punto de 15 a 20 minutos), tened cuidado y en caso de llamas (porque cae grasa en las brasas) desplazar momentáneamente la carne al área de cocción indirecta (es decir, no encima de las brasas). Mantener la bbq tapada tanto como sea posible.

Retirar los costillares de la parrilla cuando la temperatura interna alcance 52 °C ( esto, lo podéis comprobar con un termómetro de carne pero si no tenéis, pues a ojo pasado ese tiempo, casi seguro que ya está en el punto)

Dejaremos reposar 5 minutos (la temperatura interna aumentará unos 2 a 3 °C), antes de separar las costillas para servir

Serviremos las costillas, cubiertas de sirope caliente o con el sirope al lado para que cada uno haga lo que más le guste.

En principio, como ya os he dicho, este costillar de cordero está bueno incluso sin la salsa y únicamente con el marinado, pero hagamos un homenaje al otoño ya que en otras temporadas no tendremos ni mandarinas ni granadas y aprovechémonos de que ahora son productos que apetecen.

Y como siempre, y esta vez sí que sí, a disfrutar!!

Ensalada de espinacas, queso y nueces

Se ha acabado el verano, de las vacaciones casi ya no nos acordamos pero seguro que algún kilito nos hemos traído. Pues bien, como aún tenemos buenas temperaturas y todavía apetece una ensalada, aprovecharemos para refrescarnos y de paso mantener el tipito.

Ya sabéis que me encantan las ensaladas, pero como siempre lo más importante es ir innovando para que no nos aburran.

Y si nos divierten, son sanas, nos ayudan a mantener el tipo, y encima son divertidas. Qué más podemos pedir!

INGREDIENTES:

  • Espinacas frescas
  • tomates cherry
  • Queso fresco o tierno de cabra
  • Un puñado de nueces
  • un puñadito de arándanos secos
  • 3 cucharaditas de aceite
  • 1 cucharadita de crema de balsámico de módena
  • 1 y ½  cucharadita de miel
  • Una pizca de sal

PREPARACION:

Bueno, la preparación no tiene ningún misterio y se podría resumir en cortar poner en el plato y aliñar.

Es decir, lavaremos y cortaremos las hojas de espinaca y las pondremos en la ensaladera, cortaremos el queso en trocitos medida bocado y mezclaremos las nueces y los arándanos. Los tomates Cherry depende de como os gusten más si enteros, y así explotan en la boca o cortados. Yo en este caso los he puesto cortados porque eran un poco grandes.

Ahora solo tendremos que preparar el aliño y ya estará.

En un cuenco mezclaremos los ingredientes del aliño que en esta ocasión son muy sencillos, el aceite, la miel, el vinagre y la sal y batiremos a mano hasta conseguir una salsa. Rociaremos con esta salsa por encima de la ensalada.

Y ya solo nos quedará disfrutar!