Ensalada de espinacas, queso y nueces

Se ha acabado el verano, de las vacaciones casi ya no nos acordamos pero seguro que algún kilito nos hemos traído. Pues bien, como aún tenemos buenas temperaturas y todavía apetece una ensalada, aprovecharemos para refrescarnos y de paso mantener el tipito.

Ya sabéis que me encantan las ensaladas, pero como siempre lo más importante es ir innovando para que no nos aburran.

Y si nos divierten, son sanas, nos ayudan a mantener el tipo, y encima son divertidas. Qué más podemos pedir!

INGREDIENTES:

  • Espinacas frescas
  • tomates cherry
  • Queso fresco o tierno de cabra
  • Un puñado de nueces
  • un puñadito de arándanos secos
  • 3 cucharaditas de aceite
  • 1 cucharadita de crema de balsámico de módena
  • 1 y ½  cucharadita de miel
  • Una pizca de sal

PREPARACION:

Bueno, la preparación no tiene ningún misterio y se podría resumir en cortar poner en el plato y aliñar.

Es decir, lavaremos y cortaremos las hojas de espinaca y las pondremos en la ensaladera, cortaremos el queso en trocitos medida bocado y mezclaremos las nueces y los arándanos. Los tomates Cherry depende de como os gusten más si enteros, y así explotan en la boca o cortados. Yo en este caso los he puesto cortados porque eran un poco grandes.

Ahora solo tendremos que preparar el aliño y ya estará.

En un cuenco mezclaremos los ingredientes del aliño que en esta ocasión son muy sencillos, el aceite, la miel, el vinagre y la sal y batiremos a mano hasta conseguir una salsa. Rociaremos con esta salsa por encima de la ensalada.

Y ya solo nos quedará disfrutar!

Anuncios

POLLO CON HIERBAS Y MIEL

Otra vez enfrentándonos a unas aburridas pechugas de pollo, Y otra vez, viendo la manera de que una simple pechuga de pollo nos divierta el paladar

En esta línea os dejo con la receta de hoy. Es deliciosa y muy sencilla de hacer. Se prepara en un momento pero tendremos que reservar un par de horas antes para macerar el pollo 

INGREDIENTES (para 3)

  • 500 gr. de pechuga de pollo cortadas en filetes
  • Aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta
  • 2 cucharadas de tomillo
  • 2 cucharadas de comino
  • 2 cucharadas de romero
  • 2 cucharadas de canela
  • 2 cucharadas de miel

PREPARACIÓN:

Utilizaremos un recipiente en el que quepan las pechugas de pollo sin amontonarse.

Añadiremos aceite de oliva formando una película fina sobre la superficie de la bandeja, no es necesario más.  Añadiremos  la miel y mezclaremos bien con el aceite de oliva.

Iremos añadiendo las especias y volveremos a mezclar bien con la miel y el aceite.

Ahora, pondremos las pechugas sobre la mezcla, y las taparemos  y las pondremos  en la nevera para que macere.

Pasada una hora, les daremos la vuelta y dejaremos macerar por el otro lado.

Calentaremos una plancha a fuego alto y cuando la superficie esté caliente, pondremos el pollo y dejaremos que se haga bien por un lado (ojo que al llevar miel es fácil que se ennegrezca demasiado) 

Cuando la carne va perdiendo su color rosado y ya está bien tostada por un lado le daremos la vuelta para asarlo por el otro lado.

Cuando la segunda cara esté bien tostada, retiraremos la sartén del fuego y la dejaremos en el calor residual de la sartén para que se termine de cocinar bien por dentro.

Ahora solo nos quedará servirlo, acompañado con alguna buena ensalada y a disfrutar!!

.

Calabaza asada con miel y nueces

Ya sabemos que la calabaza tiene muchos beneficios para la salud, es rica en fibras, vitaminas y antioxidantes. Además tiene  la capacidad de estimular la función del páncreas y ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre. Así mismo, fortalece el sistema inmune, combate el estreñimiento, protege el corazón, previene las cataratas, ósea que ¡¡si te dan calabazas!!  💔 no te quejes que a lo mejor te están haciendo un favor. 

La calabaza contiene pocas calorías y se puede preparar de muchas formas diferentes (croquetas,  cremas y de muchas maneras más). En esta ocasión, os paso una receta fácil, rápida y deliciosa: 

INGREDIENTES (para 2):

  • Unos 250 g de Calabaza
  •  2 cdta  de Miel
  •  50 g de Nueces
  •  1 Pizca de Jengibre en polvo
  •  1 Pizca de Sal y Pimienta

PREPARACIÓN : 

Precalentamos el horno a 200ºC

Pelaremos (Aquí os explico cómo) y partiremos la calabaza en trozos pequeños, retirando las semillas. 

Ponemos los trozos en una bandeja de horno (con un papel de hornear) y espolvoreamos el jengibre en polvo, y salpimientamos. 

Pintaremos con la miel los trozos de la calabaza y pondremos las nueces por encima de los trozos.  

Hornearemos a 200º C. durante unos 40 minutos, dependiendo del horno, controlando que la calabaza quede blandita y que no se nos tuesten demasiado las nueces. (Ojo que la miel puede quedar negra, hay que ir vigilando, pero así y todo, es fácil,¿verdad?

Cuando veamos que ya está, la sacamos del horno y la podemos servir como guarnición o como plato. 

En cualquier caso, como siempre, a disfrutar!!

Salsa barbacoa


La salsa barbacoa, inventada en 1829, es una salsa empleada para dar sabor a un montón de platos sobretodo a base de carne o pescado. Aunque se puede utilizar en muchas otras combinaciones. 
Cada salsa barbacoa es diferente, si buscáis encontraréis un montón de recetas. Los ingredientes pueden variar desde la salsa de tomate, el vinagre, las especias, endulzantes, miel, etc… . Estas variaciones obedecen a recetas lugareñas y a especialidades locales.

Pero en casi todas se utilizan otras salsas o productos fabricados (como tomates fritos, kepchup, Tabasco, salsa de carne, soja y similares. La receta que yo es pongo aquí es totalmente natural.

INGREDIENTES:

  • 1 tomate natural( si son pequeños 3)
  • aceite de oliva virgen extra,
  • vino blanco,
  • Vinagre de manzana 
  • Una cebolla pequeña, 
  • 2 cdta de jarabe de arce o miel, 
  • 2 cdta mostaza, 
  • 2 dientes de ajo, 
  • pimienta, 
  • sal 
  • y agua.

PREPARACION

Lo primero será picar los ajos y la cebolla y trocear los tomates, todo en trozos pequeños. Doraremos primero los ajos y la cebolla con un poco de aceite en una sartén. Después añadiremos el tomate. 

Freiremos estos ingredientes hasta que empiecen a tomar  color . A continuación, agregaremos un chorreoncito de vino blanco y otro de vinagre, la mostaza y el jarabe de arce o la miel. 

Mientras que cocinamos todos estos ingredientes, es recomendable que estemos atentos por si se seca y si fuera necesario echemos un poco de agua caliente. 

Dejamos cocinar a fuego lento aproximadamente media hora.

Cuando la salsa haya cogido una textura espesa, apagaremos el fuego. 

A continuación sólo tendremos que pasarlo todo por la batidora hasta conseguir una salsa homogénea, agregaremos una pizca de sal y un poco de pimienta molida. Habremos conseguido la salsa perfecta y completamente natural.

Podemos conservar la salsa barbacoa en una salsera o en algún tarro de cristal. Una vez fría, deberemos meterla en la nevera.

Y ahora solo nos quedará utilizarla para acompañar algún plato y a disfrutar!

Pavo a la miel con almendras

Hoy os propongo una manera de preparar  pavo con una sencilla receta que podemos tener lista en un ratito y que os sorprenderá por su  intenso sabor. 
La textura y melosidad de la miel, la dulzura añadida de los dátiles y el crujiente de las almendras, hacen un plato súper completo y agradable al paladar. 

INGREDIENTES  para 3 personas

  • 400 g de pavo (yo le pido a mi carnicera que me lo haga cortado como para estofado),
  •  1 cucharada sopera colmada de miel, 
  • Unas 30 almendras crudas, 
  • 1 cebolla, 
  • 6 dátiles sin hueso, 
  • aceite de oliva virgen extra,
  •  1 vaso de caldo de pollo 
  • Sal y pimienta

PREPARACION

Si no tenemos el pavo cortado, lo cortamos en tacos de unos dos cm de lado.  Una vez lo tenemos cortado, lo salpimentamos y los doramos con aceite en una sarten o cacerola a fuego fuerte para que se dore el exterior pero dejando el interior jugoso.
Mientras se dora (cuidando que no se queme) , cortamos la cebolla en láminas

En cuanto el pavo está dorado lo retiramos y reservamos. 

Ponemos la cebolla en la misma sartén y cuando empiecen a dorarse ponemos las almendras y removemos. Un poco después , añadimos el caldo de pollo y volvemos a introducir los trozos de pavo. Añadimos también los dátiles cortados en láminas y la cucharada de miel y removemos de nuevo. 
Dejamos que el conjunto se cocine hasta que el pavo tenga un bonito color marrón dorado y la salsa se haya concentrado (unos 5~10 minutos). 
Ahora solo nos queda poner el pavo en el plato, con la salsa por encima, servir y a disfrutar!!

Pomelo con cebolleta, atún, dátiles y miel infusionada en te (reto del pomelo II)

Está es la segunda parte del reto del pomelo. Ya os expliqué que tenía un super pomelo y que nada más había gastado la mitad pues, ahora con la otra mitad continúo con el reto 

En esta ocasión también he querido jugar con la gama de sabores desde el amargo del pomelo, el dulce de la miel y el dátil y el salado del atún. Vamos…un plato de fiesta 
INGREDIENTES:(para 2)

  • 2 pomelos (aunque no tan grandes como el mío jeje)
  • 1 cebolleta grande
  • 120 grs. de atún en aceite de oliva
  • 2 bolsitas de té de jazmín (O de otro tipo aromático)
  • 90 ml de agua
  • 55 gr de miel
  • Unas pasas sultanas
  • Cuatro dátiles sin hueso
  • Y para decorar sucedáneo de caviar y albahaca

PREPARACION 

Empezamos cortando el pomelo a rodajas muy finas, igualmente cortamos la cebolleta y los dátiles en rodajitas.
En un cazo ponemos el agua y la miel, cuando empiece a hervir añadimos el té  y dejamos  que hierva unos segundos. Entonces  apagamos el fuego y tapamos el cazo, lo dejamos que repose unos 10 minutos. 

Para emplatar ponemos 4 rodajas de pomelo como base , la cebolleta por encima, el atún, los dátiles  y las pasas  por los lados, (podríamos utilizar uvas en lugar de pasas, también queda bien). 

Para decorarlo le añadiremos las huevas, la albahaca, y si tenemos algo más, pues eso. 

Con una cuchara o biberón añadiremos la miel por encima y un poco de aceite y ya está. Ahora solo nos queda sentarnos a la mesa y a disfrutar!!

Jamoncitos de pollo al horno con mostaza a l’ancienne

Cuando yo era pequeño (Y de eso hace mucho tiempo)  cuando mi padre viajaba a Francia traía, entre otras cosas,un tarrito de mostaza antigua que lo disfrutábamos casi como si fuera un tesoro. Aquí no se podía encontrar en las tiendas,  pero, a medida que ha pasado el tiempo ha empezado a utilizarse comúnmente, es más, ahora la mostaza está teniendo un impresionante resurgimiento. Este auge se hace eco de algo que ya ocurre desde hace tiempo en otros países que tienen a la mostaza en su más alta consideración, como Alemania o República Checa y obviamente Francia, cuna de la mostaza moderna, donde incluso tienen una denominación de origen: Dijon.

Pero claro, cuando hablo de mostaza, no me refiero a esa pasta amarilla que sirven en los restaurantes de comida rápida. La verdadera mostaza es un condimento fabuloso. Ahora podemos encontrar infinidad de tipos y combinaciones de mostaza, desde Dijon hasta las que se hacen a base de miel, especias y otras cosas. Podéis ver en la web de Maille que hay una infinidad a cuál más apetitosa y eso que está es solo una marca imaginaros todas!

Bien, pues rememorando viejos tiempos yo he utilizado la mostaza vieja o “à l’ancienne ”, preparada con semillas combinadas molidas a punto medio y preparada con sal, vinagres especiales y una pizca de miel y que según su web “Con su sabor a nuez, semillas de mostaza sus sabores crujientes picantes e intensos nos transporta al corazón de la Borgoña.”

Bueno pues no me enrollo más y vamos a por la receta

INGREDIENTES :

  • jamoncitos de pollo ( unos 3 por comensal)
  • 1 cucharadita  de paprika picante
  • 2 de paprika dulce (en lugar de paprika podéis utilizar pimentón)
  • 1 chorrito vinagre balsámico 
  • 2 cds soperas de miel
  • 1 1/2 cucharadita de mostaza antigua
  • Hierbas provenzales
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • Sal y pimienta

PREPARACION:

Ponemos el horno a calentar a tope. 

Tomamos un bol y añadimos las dos clases de paprika , la miel, el balsámico, la mostaza, y mezclamos hasta que estén bien mezclados (nos quedará una salsa cremosa)

Salpimentamos los muslitos y los ponemos en una bandeja de horno. Los pintamos con la mezcla del bol para que queden bien impregnados. Ponemos el vino blanco y metemos la bandeja en el horno. Bajamos la temperatura del horno hasta 180 ºC. Lo dejamos unos 15 minutos   y les damos la vuelta a los muslitos y les ponemos las hierbas provenzales. 

Sobre todo, tenemos que vigilar que no se nos ponga la piel demasiado negra, si nos pasara, tapar con papel de aluminio. 

Depende del horno, pero en general, entre 20-25 minutos máximo ya lo tendríamos. 

Ir comprobando que no se seque la salsa y si  veis que tiene poca salsa, añadid un poco de agua (aunque lo normal es que no se seque). 

Luego ya solo tenéis que servirlo, yo aquí lo acompañé con un boniato que corté en láminas y lo puse en la misma bandeja que el pollo para que se fuera haciendo en la misma salsa, pero podéis acompáñelo con cualquier otra cosa y luego, pues ya sabéis…a disfrutar!