Costillar de cordero con sirope de mandarina y granada

Hoy os presento una receta, en el que el resultado es realmente espectacular y no exagero. En realidad no tiene complicaciones, el secreto es que la carne sea de primera categoría y que dispongamos de una barbacoa.

Aprovechando que ya estamos en otoño, pero que todavía hace buen tiempo para hacer una barbacoa con los amigos, he planteado esta receta en la que aprovechamos que ya es temporada de mandarinas y granadas para darle un toque especial con la salsa. De hecho, si no le pusiéramos la salsa y solamente utilizáramos el marinado también quedaría una receta espectacular. Pero si le añadimos la salsa entonces ya sí que es literalmente, para chuparse los dedos.

INGREDIENTES: (para 3)

  • 1 costillar de cordero.

PARA EL MARINADO DE LA CARNE

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • l cucharada de ajo picado
  • 1 cucharada de paprika o pimentón
  • 2 cucharaditas de sal gorda
  • l cucharada de pimientas variadas recién molidas

PARA EL SIROPE DE MANDARINA Y GRANADA

  • El zumo de unas 4 o 5 mandarinas
  • El zumo de media granada
  • 2 cucharadas de sirope de arce o en su defecto de miel líquida
  • l cucharada de vinagre balsámico de Módena
  • 1/2 cucharadita de sal gorda.

PREPARACIÓN:

Lo primero que tendremos que hacer, es decirle a nuestra carnicería de confianza (en mi caso Cal Bieló de la Cerdanya) que nos prepare el costillar de cordero. Tal y como se ve en la foto, es decir. las costillas limpias para que quede una parte de hueso al aire.

Ahora prepararemos el marinado mezclando todos los ingredientes especificados en un cuenco. Nos quedará una “salsa‘ rugosa, con la que recubriremos el costillar por ambos lados refregando para que entre por todos los rincones.

Dejaremos marinar de 20 a 30 minutos a temperatura ambiente.

Mientras está marinando, prepararemos el sirope.

Pondremos en una cacerola pequeña los zumos de mandarina y de la granada, el sirope de arce y el vinagre. Lo llevaremos a ebullición y cuando empiece a hervir bajaremos el fuego al mínimo manteniéndolo hirviendo así durante unos 15 o 20 minutos, teniendo en cuenta que hay que reducir el líquido a dos terceras partes de lo que originalmente pusimos pero, hay que cuidar que no se nos queme o se evapore demasiado. Al final de la cocción, rectificaremos de sal.

Mientras cuece el sirope prepararemos una barbacoa. Aquí no os explico nada porque, supongo que el que más o el que menos ya sabrá preparar la barbacoa. Pero, si tenéis alguna duda me lo decís y os explico cómo hacerlo.

Pues, como os decía, prepararemos la barbacoa para una cocción directa a fuego medio (Es decir, las brasas debajo de la carne pero a una distancia intermedia).

Cuando ya tengamos las brasas a punto, pondremos el costillar (siempre hablo del costillar que sería para tres, Naturalmente, tendréis que multiplicarlo dependiendo del número de comensales)

Primero lo pondremos del lado del hueso y aunque es difícil no caer en la tentación, no le deis vueltas, solamente hay que darle una vuelta a mitad de cocción (y este Consejo vale para toda la carne que hagáis en la barbacoa) primero del lado del hueso, y después, del otro lado

(estarán al punto de 15 a 20 minutos), tened cuidado y en caso de llamas (porque cae grasa en las brasas) desplazar momentáneamente la carne al área de cocción indirecta (es decir, no encima de las brasas). Mantener la bbq tapada tanto como sea posible.

Retirar los costillares de la parrilla cuando la temperatura interna alcance 52 °C ( esto, lo podéis comprobar con un termómetro de carne pero si no tenéis, pues a ojo pasado ese tiempo, casi seguro que ya está en el punto)

Dejaremos reposar 5 minutos (la temperatura interna aumentará unos 2 a 3 °C), antes de separar las costillas para servir

Serviremos las costillas, cubiertas de sirope caliente o con el sirope al lado para que cada uno haga lo que más le guste.

En principio, como ya os he dicho, este costillar de cordero está bueno incluso sin la salsa y únicamente con el marinado, pero hagamos un homenaje al otoño ya que en otras temporadas no tendremos ni mandarinas ni granadas y aprovechémonos de que ahora son productos que apetecen.

Y como siempre, y esta vez sí que sí, a disfrutar!!

Anuncios

Arroz con bogavante y gambas

Hola y feliz año a todos, seguimos en fiestas y nada mejor para una fiesta que, disfrutar de un sabroso plato de arroz con bogavante. Este plato es mucho más espectacular que difícil pero solamente con el olor que deja en casa ya hace fiesta. Imaginaros luego cuando lo probáis. 

En el arroz con bogavante, como en tantos otros arroces, cada maestrillo tiene su librillo. Por ejemplo, hay quien le pone pimiento pero yo no se lo pongo porque en casa, el pimiento no gusta mucho. También hay quien no pone gambas, pero yo si le pongo ya que le da un poquito más de alegría al arroz. 

También hay a quien le gusta más o menos caldoso. A mi, particularmente, me gusta poco caldoso y es así como lo hago, luego cada uno que lo haga como mejor le guste. 

Pero en cualquier caso servirás un plato que es exclusivo de los mejores restaurantes y que podrás hacer tú mismo con un poquito de empeño. El resultado, ya lo comprobarás. No podrás hacerlo sólo una vez, tendrás que seguir haciéndolo más veces por petición popular jeje

INGREDIENTES. (Para unos 4)

  • 1 bogavante, 
  • Un plato de gambas peladas 
  • 100 gr. de arroz bomba por persona
  • 3 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • 3 tomate pera rallados
  • 1 pellizco de azafrán, 
  • 1  cdta de pimentón o paprika dulce
  • Coñac
  • 1 ramita de perejil picado
  •  1´5 l. de fumet de pescado (si en caso de apuro no tienes caldo de pescado puedes poner uno ya preparado, aunque te recomiendo hacer un caldo natural)
  •  aceite de oliva virgen extra  
  • sal.


Picamos muy fina la cebolleta, el ajo y el perejil y rallamos el tomate. Lo reservamos todo. 

Ahora viene la parte más “complicada” del tema, partir el bogavante. El bogavante podéis comprarlo fresco o congelado. Yo prefiero comprarlo congelado, más que nada por ahorrarme  el tener que matarlo que, la verdad, no es muy agradable. En cualquier caso trocearlo es igual, aunque si lo hemos comprado congelado se mueve menos😉. En caso que lo tengáis congelado es conveniente dejarlo descongelar en la nevera mínimo 24 horas antes. 

Para cortar el bogavante podemos hacerlo de varias maneras, creo que la más fácil es: separar la cabeza del cuerpo, luego hacer un corte longitudinal en el centro de las dos partes que os quedan. Para ello necesitaremos un buen cuchillo afilado, pues hay que hacer presión. Una vez tenemos las 4 partes le hacemos dos cortes horizontales y para finalizar le desmontamos las pinzas. Le daremos unos golpes en las pinzas para que se hagan mejor y además así poder abrirlas mejor a la hora de comer el arroz. 

Es conveniente que estos cortes los hagamos sobre un recipiente para poder recoger los jugos que deje, pues también irán a la cazuela para dar sabor. 

Ahora cogeremos una cazuela grande y la pondremos a calentar a fuego medio y con un chorreón de aceite de oliva virgen. Una vez el aceite esté caliente echaremos los trozos de bogavante y los saltearemos, veremos que cogen un color rojo espectacular. Después de un ratito, sacamos el bogavante y lo reservamos. 

En el mismo aceite ponemos el ajo picado junto a la cebolla con un poco de sal por encima, y sofreiremos a fuego medio durante unos  minutos, hasta que se pochen bien, removiendo para que se cocinen bien por todos lados.

Echamos el pimentón dulce, lo removemos para mezclar y cuando se haya cocinado un minuto o dos, entonces echamos el tomate triturado y bajamos a fuego suave  y vamos mezclando  para dejar que el tomate se cocine y se reduzca. 

Cuando se haya evaporado el agua del tomate tiramos las gambas y las hebras de azafrán, removemos y añadimos un chorreón de coñac y dejamos un rato que se evapore el alcohol. 

Entonces echamos el arroz,  recomiendo  que sea tipo bomba, lo vamos removiendo un poco a fuego medio para que vaya cogiendo todos los sabores. 

Ahora volvemos a poner el bogavante y echamos el caldo (que teníamos al fuego a punto de ebullición )


Mantenemos a fuego fuerte 10 minutos, bajamos el fuego y cocinamos entre 6 y 8 minutos más, revisando el nivel de caldo por si hemos de añadir un poco más y porque lo dejaremos al nivel de caldoso que nos apetezca. 

Ahora ya sólo queda servirlo en un plato con un poco de gracia y aunque siempre os digo a disfrutar! en esta ocasión os diré A DISFRUTAR!!!!!!

Lomo de cerdo relleno de tortilla y jamón con salsa de almendras

Hola, después del éxito del último lomo relleno he decidido hacer otro, pero este, en vez de hacerlo al horno lo he hecho en cazuela. De cualquier forma el resultado también ha sido espectacular. Esta es una receta de fiesta, no porque sea difícil, que no lo es, sinó porque es laboriosa.  La receta esta la calificaré como no paleo puesto que en la salsa lleva pan pero si no se lo queréis poner ya tenéis una receta paleo. 

Con los ingredientes que os pongo a continuación comimos nueve personas y sobró casi la mitad del lomo pero era Navidad y casi todos estamos hartos de comer. Creo que lo podéis hacer con estas cantidades (siempre depende del tamaño del lomo) y si os sobra congelarlo o si preferís dividid las cantidades por la mitad y lo hacéis más pequeño

Ingredientes 

– 1 lomo de cerdo de 1,5 K abierto (como siempre, insisto que sea de buena calidad, de vuestra carnicería de confianza. Huid de carnes de grandes superficies) 

– Perejil fresco

– 6 huevos

– Jamón York (unos 100gr)

– Jamón serrano (unos 100gr)

– unas 5 rodajas pequeñas de pan

– unas 20 almendras crudas con o sin piel

– 3 cebollas

– 6 dientes de ajo

– 4 tomates maduros

– 1 cda. de harina

– 3 litros de caldo de pollo (a ser posible casero)

– Aceite de oliva

– Pimienta negra molida

– Sal

PREPARACION 

Comprobamos que tenemos una sartén y una cazuela donde quepa el lomo. 

Abrimos el lomo y lo extendemos sobre el mármol. Picamos muy finamente la mitad del ajo y el perejil y lo distribuimos por todo el lomo con sal y pimienta. Lo dejamos macerando unas 2 horas (lo podemos emblistar con film para que sea más cómodo, incluso lo podemos poner en la nevera)

Hacemos una tortilla con los huevos, si queréis y os es más fácil podéis hacer un par con la 1/2 de lo huecos cada una. Entre las dos tienen que cubrir todo el lomo abierto


Ponemos la tortilla sobre el lomo y también unas lonchas de jamón cocido y unas lonchas de jamón serrano cubriendo toda la superficie del lomo


Ahora enrollamos el lomo apretando fuerte y lo atamos bien con cuerda para bridar.


En una sartén con  aceite de oliva , marcamos bien el lomo por todos sus lados. Esto lo hacemos con fuego fuerte para que la carne se selle y conserve los jugos. 

Cuando esté listo ponemos el lomo en una cacerola. Añadimos el caldo de pollo hasta casi  cubrirlo y  comenzamos a calentarlo a fuego medio

En la misma sartén en que hemos marcado el lomo freimos las almendras hasta que estén tostadas y las sacamos y reservamos. Luego en la misma sartén freímos también las rodajas de pan y las sacamos y ponemos sobre papel de cocina para escurrir el aceite. 

Otra vez en la misma sartén ponemos los dientes de ajo picados que quedan y la cebolla picada (no es necesario cortarla demasiado pequeña) y sofreimos hasta que esté bien pochada.

Mientras se pocha la cebolla, rallamos los tomates y los añadimos a la sartén y sofreimos todo unos 5 minutos más añadiendo la sal y pimienta.

Cuando el sofrito esté listo, añadimos una cucharada de harina (para espesar el caldo) y sofreimos un minuto más 

Ponemos todo lo reservado  (el sofrito de cebolla, ajo y tomate con el pan y las almendras y un poco de caldo) en la trituradora y trituramos muy bien y luego añadimos la salsa a la olla con el caldo y removemos bien. 

Cocemos a fuego medio unos 40 o 50 minutos hasta que la salsa espese.

Ya solo nos queda servir el lomo troceado en rodajas con salsa por encima y disfrutar!!

Felices fiestas!!

Ya tenemos la mesa casi a punto para celebrar una de las reuniones más significativas del año. Ahora solo falta rellenarla con las recetas que hemos hecho con toda la ilusión y con la familia que, disfrutará tanto de la comida como de la alegría de estar reunidos alrededor de la mesa. 

Quiero aprovechar para agradeceros a todos los que me seguís la confianza depositada y de paso felicitaros las fiestas de Navidad. 

Un abrazo

Turrón de chocolate paleo

Que!! ¿Os pensabais que no os iba a poner la receta de un turrón en estas Navidades? Pues claro que sí, faltaría más!!

Una pregunta, ¿cuanto tardas en ir a la tienda a comprar un turrón ? Si tardas más de 15 minutos ya es mucho, porque eso es lo que te costará hacer este turrón de chocolate. Turrón que además es paleo  y no lleva azúcares. Ojo que con eso no quiero decir que os podéis comer un turrón de una sentada porque, aunque sea paleo, es una bomba calorífica. 

En fin, veréis que los ingredientes son fáciles y los tenemos todos en casa. 

INGREDIENTES 

  • 2 claras de huevo, 
  • 100g de chocolate negro, 
  • una cucharada aceite de coco (si no tenéis (que ya deberíais) podéis utilizar manteca de cerdo o mantequilla), 
  • canela 
  • 90 gr. de frutos secos (mitad avellanas y mitad nueces, podéis poner también almendras) 


PREPARACION

Cogemos los frutos secos y los trituramos, es conveniente que no nos queden muy pequeñitos porque asi podremos  encontrar trocitos que hagan crunch que hacen al turrón más divertido. 

Ahora tenemos que fundir el chocolate. Hay quien prefiere hacerlo al fuego, yo particularmente lo suelo hacer al microondas. Lo importante es hacerlo poco a poco e ir parando. Yo pongo los trozos de chocolate en el bol y pongo el microondas bajito, un minuto más o menos controlando que se vaya deshaciendo poco a poco. Cuando has empezado a deshacerse pongo el aceite de coco y sigo poniéndolo en el microondas otra vez y lo voy sacando cada poco tiempo y removiendo para que la parte deshecha se mezcle con la que todavía no está deshecha y quede todo uniforme

Pero si preferís hacerlo al fuego entonces ponéis un  cazo a fuego lento con el aceite y el chocolate troceado y dejamos que se derrita. Cualquiera de las dos maneras es correcta

Cuando el chocolate ya esté disuelto añadimos canela al gusto y removemos. Lo reservamos para que temple, es decir enfríe un poco sin llegar a endurecer.

Batimos las claras hasta que espumen un poco para que se aireen sin llegar a montarlas y las mezclamos con los frutos secos removiendo para que se mezclen bien.

Cuando el chocolate se haya templado lo añadimos al bol con las claras y los frutos secos y volvemos a mezclarlo todo. Nos habrá quedado una pasta grumosa, no os preocupéis eso luego dará lugar a un fantástico turrón. 

Ahora sólo falta tirar esa masa en un molde al que  previamente  habremos recubierto con papel de hornear para desmoldar mejor. Yo suelo poner en el fondo del molde unas nueces y unas avellanas que luego al tirarles la masa por encima  y al desmoldar quedan en la parte de arriba y hace un poco más bonito. 

Ahora cogemos el molde y lo golpeamos un poco contra el mármol de la cocina para que se vaya asentando y pierda el aire que pueda tener en el medio Y no queden burbujas. Luego lo dejamos en la nevera unas tres horas y ya tenemos hecho nuestro turrón de chocolate paleo. 

Ahora sólo queda servirlo en la mesa para las fiestas teniendo cuidado de alejarlo de los cuñados porque si no ni lo probaréis. Pero en cualquier caso, buenas fiestas y a disfrutar!!

Solomillo de cerdo al Pedro Ximenez


Muchos ya me lo estáis pidiendo, aunque probablemente ya me esté pillando el toro, habrá que ir preparando las recetas navideñas, aunque este plato puedes comerlo durante todo el año, ya que, aunque sólo sea por el olor que desprende esta salsa podemos hacerlo cualquier  domingo o festivo. 

Este es un plato que en cualquier fiesta o reunión familiar triunfareis, ya que por su presencia  seguro que os deja bien en cualquier ocasión especial en la que recibáis invitados.

Y, como siempre, nos preocupéis ya que la receta es fácilisima a pesar del resultado que nos dá!!!. 

El Pedro Ximénez es un vino generoso dulce propio de las regiones vinícolas andaluzas del Marco de Jerez, Montilla-Moriles y Málaga (España). El vino se realiza a partir de pasas de uvas Pedro Ximénez que han sido secadas al sol.

Puedes sustituirle por vino oporto dulce o por cualquier variedad de vino de pasas. 

INGREDIENTES (para 4 personas):

  • 2 solomillos de cerdo  (aproximadamente 250g por persona)
  • 1 cebolla grande 
  •  un vaso de caldo de pollo (A ser posible casero)
  • medio vaso de vino Pedro Ximénez
  • 5 cucharadas de pasas moscatel
  • 1 cucharada de harina 
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta negra

PREPARACION

Ponemos las pasas en remojo en un vaso con agua. 
Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana (pequeñita ) y la ponemos  a fuego medio con aceite en una cacerola o cacharro grande (deben caber después los solomillos y la salsa). Dejamos que se pochen a fuego lento con cuidado de que no se quemen 

Salpimentamos los solomillos de cerdo por los dos lados. 

En otra sartén ponemos aceite y hacemos los solomillos (ya cortados a tamaño ración ) a fuego fuerte para que se doren por todos los lados. (mejor hacerlos de uno en uno o máximo de dos en dos) Cuando estén dorados Los reservamos aparte y dejamos la sartén al fuego.

Cogemos el vino Pedro Ximénez y con mucho cuidado lo vertemos sobre la sartén donde hemos hecho los solomillos. Con una cuchara de palo removemos el vino por la sartén rebañando el fondo para que vaya recogiendo los restos de freír la carne. 

Apagamos el fuego y reservamos  la sartén con el vino. 

A estas alturas, la cebolla debe estar bien pochada. Añadimos a las cebollas una cucharada de harina de trigo y removemos bien (cuidado que no se pegue la harina al fondo) durante unos segundo para que la harina tome color (y no se quede cruda). A continuación volcamos sobre las cebollas el vino Pedro Ximénez de la sartén (habrá cogido toda la esencia de la carne doradita). 

Removemos durante un minuto, añadimos los solomillos y el caldo de pollo caliente. 

Escurrimos las pasas y las añadimos a la salsa. Dejamos a fuego fuerte que hierva la salsa hasta que espese a tu gusto. En una media hora habrá alcanzado una textura cremosa. 

Prueba la salsa y si hace falta rectifica de sal y pimienta. 

Y eso es todo, ya sólo nos queda emplatar y adornarlo con, por ejemplo, unas manzanas hechas al horno cubrirlo con su propia salsa y a disfrutar!! 

Pretzel

 Ya os dije que os pondría platos típicos de Austria bien, pues uno de los que más se ven en todos los rincones, de todos los mercados de Navidad son los pretzel. Esos lazos de pan salados que son típicos no sólo de Austria si no también de Alemania. Dicen que son de origen celta y se hacían para celebrar el inicio de la primavera, y que su característica forma representaría los cuernos de Aries. Los romanos los llamaron panis tordus y los monjes benedictinos los entregaban como premio a los niños aplicados. Los católicos del sur de Alemania los usaban para adornar las palmas el Domingo de Ramos. Y nosotros nos los comemos cuando podemos, porque, están muy ricos.

Esta receta que es muy fácil de hacer, de momento no es paleo, porque lo he hecho con harina normal ya que quería la receta original que comí en Viena. Cuando pueda cambiar los ingredientes para hacerla paleo os la pasaré, pero de momento recordar que estamos en Navidad y un caprichito siempre nos podemos dar.

Receta para unos cuantos Pretzels: Y digo unos cuantos porque, como los pretzel se pueden hacer del tamaño que uno quiera depende de vosotros utilizar la masa que os salga y a partir de ahí ir haciendo más o menos, dependiendo que sean más grandes o más pequeños (De todas maneras si los hacéis pequeños da para unos 12)

INGREDIENTES.

  • 3 tazas de harina de trigo (Más adelante la sustituiré por otro tipo de harina)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 taza de agua mineral templada
  • 1 cucharada de levadura de panadería
  • Unos 50 g de mantequilla (derretida)
  • 1 yema de huevo
  • Sal gorda (Tipo Maldon)

PREPARACION :

En un bol grande, mezclamos los ingredientes secos (harina, sal, azúcar y levadura). Hacemos el típico volcán con la harina y agregamos el agua templada y la mantequilla derretida y amasamos durante unos 5 minutos. Cuando la masa adquiera una textura elástica, qué no se pegue a las paredes del bol, hacemos una bola y la envolvemos en un trapo limpio y la dejamos reposar unos quince minutos en un sitio fresco, por ejemplo la nevera.

Pasado ese tiempo cogemos la masa y la dividimos en tantas partes como pretzel queramos hacer. Cogemos cada trozo de masa y empezamos a darle forma con las manos para hacer una bola. Cuando tengamos la bola, la ponemos encima de la superficie de trabajo y vamos haciéndola rodar extendiendo las manos hacia fuera hasta conseguir un cordón de pasta.  Mientras precalentáis el horno a 200°C.


Cuando los tengamos hechos, los colocamos en la bandeja del horno o en más de una dependiendo si os caben, o no. Es aconsejable que en estas bandejas pongáis papel de hornear para que no se enganchen. Si preferís podeis utilizar solo las bandejas previamente untadas de aceite. Cuando los tengáis en las bandejas, cubrid los pretzels nuevamente con un trapo limpio. Dejadlos reposar en un lugar fresco unos 30 minutos o hasta que la hayan crecido el doble.

Finalmente, untamos la parte superior de los pretzels para darles un toque brillante con una mezcla de yema de huevo y una cucharada de agua y espolvoreadlos con la sal gorda.

Colocad las bandejas en la parte central del horno y cocedlos durante 20 minutos (depende del horno) o hasta que estén doraditos. Dejadlos enfriar durante 15 minutos antes de servir y listos, ya tenéis vuestros Pretzel!!

como podeis ver, los hay de todos los tamaños. De cualquier forma, hacedlos y disfrutar!!