Boniato asado con salsa de yogurt

Esta receta va dedicada. Normalmente no suelo dedicar la recetas pero el otro día hablaba con Carmen y me dijo que últimamente estaba  comiendo muchos boniatos y que le estaban yendo muy bien para la salud, por lo que he pensado que le puede ir muy bien a ella y a todos. Ya os he explicado en algún otro post como asar los Boniatos. Bien, pues ese es el primer paso. 

INGREDIENTES 

Por persona

  • 1 boniato mediano
  • Un yogur griego (sin azúcar) 
  • 1/2 cebolleta. 
  • Un poco de mantequilla
  • eneldo, cebollino, albahaca
  • Limón
  • Vinagre de manzana
  • sal & pimienta

PREPARACION

Asamos los boniatos en el horno como ya os he explicado (a 220º durante unos 40 mints) 

Picamos la cebolleta muy pequeñita, no, de verdad!! muy pequeñita y la mezclamos con el yogur, a continuación  añadimos las hierbas. Si os falta alguna hierba nos preocupéis. Le ponemos unas gotitas de vinagre y unas gotitas de limón (ojo unas gotitas) una pizca de sal y pimienta y reservamos.

Una vez asados los boniatos, los sacamos del horno y los ponemos en el plato, los cortamos a lo largo y los abrimos un poco (haciendo unos cortes en varios sentidos para que sea más fácil de comer y la salsa se mezcle mejor. Añadimos un poco de  mantequilla cortada en finas lonchas para que se derrita. Cubrimos con la salsa. Si nos sobra salsa podemos ponerla aparte ( al final, aunque esté aparte ya veréis que no sobrará ). 

Veréis que el sabor dulce del boniato combinado con el amargo del yogur crea una combinación espectacular, por lo que solo nos quedará servir y a disfrutar!!

Huevos revueltos con trompetas de la muerte

Otoño temporada de setas, y lo repetiré hasta la saciedad. Siempre recomiendo comer el producto de temporada y para otoño que mejor que las setas!. Y qué plato más fácil hay con setas que un revoltillo. Pues eso, esta mañana necesitaba un desayuno proteico y he pensado que ¿qué mejor que coger esas trompetas de la muerte que compré ayer y unos buenos huevos camperos y prepararme un super desayuno para dar energía el resto del día? Y en eso me he puesto, ahora os explico cómo, aunque están sencillo….
INGREDIENTES

  • Un par de huevos (Ojo en la foto hay cuatro porque el desayuno era para dos)
  • Un puñado de trompetas de la muerte (Craterellus Cornucopioides) 
  • Un ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal

PREPARACION

Hay varias formas de hacer huevos revueltos. Una de ellas es, cascar los huevos en un bol y batirlos y luego echar esa mezcla a la sartén. Otra forma es separar las claras de las yemas y echar primero las claras batidas en la sartén y luego las yemas e ir rompiendo estas. Pues, cualquiera de las dos formas, la que os guste más, la utilizáis para hacer este revoltillo. Si preferís que os queden totalmente amarillos batirlos y si preferís que os queden trozos blancos y trozos amarillos utilizar el segundo método. (El primero es todavía más sencillo)

Bien pues empezaremos cortando en láminas el ajo y las trompetas de la muerte que también las podemos cortar para que no queden tan grandes. 

Luego pondremos un poco de aceite en la sartén y dejaremos que el ajo vaya friéndose un poquito (ojo que no se queme). A continuación tiramos las trompetas en la sartén y las dejamos que se doren un poco. Cuando ya están doraditas tiramos el huevo (o completo, o primero la clara y luego la yema. Como os guste más)

Contad que al haber hecho las setas la sartén el aceite está lo suficientemente caliente para verter la mezcla de huevos. 

Ir agitando mientras volcáis  la mezcla en la sartén. Bajad el fuego a mínimo.  Es importante que en los huevos revueltos no lo dejéis mucho tiempo porque si no se ponen secos y lo interesante es que queden jugosos. Y también es importante no parar de remover hasta que tengan la  consistencia que queremos. Ahora sólo queda salar, si no habíamos salado directamente a la hacer la mezcla de los huevos.  Cuando estén acabados sacar de la sartén porque si lo dejamos en ella se siguen friendo.  Y ya sólo queda emplatar y disfrutar

Ensalada tibia de otoño con higos y jamón serrano 


Hola, hoy he visto en el mercado unos higos que tenían muy buena pinta y he pensado en hacer una ensalada propia de otoño. Para ello he utilizado productos de otoño como los higos y las granadas. La combinación del los higos con el jamón es exquisita, y podemos disfrutar de ella en muchísimos platos. El toque de vinagre balsámico de Módena aporta matices curiosos y agradables. 

Los higos frescos crudos o brevemente cocinados son ideales para las ensaladas, a menudo se combinan con queso, con jamón e incluso con otras frutas, y con una vinagreta conseguiréis sorprender.  

INGREDIENTES (para 4)

  • 12 higos, 
  • 6 lonchas finas de jamón serrano,
  • una granada
  • Canónigos y rúcula
  • aceite de oliva virgen extra, 
  • 1 diente de ajo, 
  • Una cucharada de Vinagre balsámico de Módena
  • Unas pocas almendras o nueces, 

PREPARACION

Lavar bien los higos, pues se van a consumir con piel. Eligelos maduros pero firmes. Una vez limpios y secos córtalos en cruz sin llegar a la base. Corta las lonchas de jamón serrano por la mitad de forma longitudinal, obtendrás 12 lonchas, una para cada higo.

Tritura (a mano) las almendras o las nueces

En una sartén en la que quepan todos los higos pon un fondo de aceite y ponla a temperatura media baja. Pela el diente de ajo y lamínalo, incorpóralo a la sartén para que se vaya confitando y dejando su sabor. A continuación añade el vinagre de Módena, los frutos secos y deja que tome temperatura siempre a fuego suave. 

Saca las semillas de la granada (dándole  unos golpes en la cáscara salen mejor) y resérvalas. 
Haz rollitos con cada loncha de jamón e introdúcelos en los higos, ahora incorpóralos a la sartén. Riega los higos con el aceite y el vinagre continuamente, de modo que se vayan calentando y adquiriendo los sabores,  durante unos 5 minutos. 

Pon la ensalada en el plato  y coloca los higos con jamón encima.  Reparte las semillas de la granada  y termina aderezando el plato con la vinagreta templada. No he puesto sal porque el jamón ya lleva. 

Sirve enseguida y ¡a disfrutar!

Risotto de boletus

Hoy os pongo un plato que no es paleo, pero siempre tiene tanto éxito en casa que lo tengo que ir haciendo de vez en cuando para que mi familia no me mire mal, después de tanta dieta paleo 😉Además,  tal y como os he dicho en alguna ocasión hay que dar un poco de alegría al cuerpo y dar márgenes o de lo contrario…

Este es un plato que acostumbro ha hacer en otoño. Aunque curiosamente siempre utilizó setas (boletus edulis, en catalán ceps) que he recolectado el año anterior y he dejado secar, también las podría hacer con las del propio año, pero las frescas las utilizo para otras recetas. 

Por descontado es un plato que se puede hacer en todas las estaciones, pero parece que el olor a seta que queda en casa, presta más a otoño que a otra época. 

INGREDIENTES :

  • Entre 80 y 90 g de arroz bomba por persona
  • Dos puñados de boletus secos
  • Una cebolla
  • Un diente de ajo
  • Perejil fresco
  • Queso parmesano
  • Medio litro de caldo de verduras
  • Aceite de oliva
  • Mantequilla
  • Sal y pimienta

Es conveniente que el arroz sea tipo Bomba ya qué da mejor resultado. La variedad de arroz Bomba es una de las más conocidas y valoradas, a pesar de su precio, gracias a su capacidad para absorber grandes cantidades de caldo sin pasarse.  Absorbe hasta el punto de llegar a duplicar su volumen. Así, retiene los sabores del caldo. Una característica que nos va muy bien para el plato es que una vez superado el tiempo de cocción no se rompe, sino que se abomba —de ahí su nombre— y se arruga un poco. Esta peculiaridad le permite guardar el almidón, con lo que siempre sale suelto, sin apelmazarse.

PREPARACION

Lo primero de todo, dejamos las setas a remojar en agua buena durante un buen rato

A continuación picamos la cebolla muy finita. Ponemos en la cazuela un poco de aceite y un poco de mantequilla y tiramos la cebolla, añadimos un poco de sal y dejamos que se vaya pochando a fuego lento hasta que quede transparente y marroncita

Una vez tengamos hidratadas las setas las colamos y aprovechamos el agua, que pondremos a calentar. Es también un buen momento para poner a calentar el caldo de verduras

Cuando la cebolla ya está lista la retiramos de la cazuela y la reservamos. En la misma cazuela y con el poco aceite y que haya quedado de la cebolla tiramos las setas y las vamos removiendo para que vayan perdiendo el agua que tengan. Picamos una ajo y un puñadito de perejil y se lo tiramos a las setas y vamos removiendo durante un rato a fuego lento añadiendo un poco de sal. 

Cuando las setas ya estén en su punto, es decir, que hayan cogido el gustito del ajo y el perejil, incorporamos la cebolla que teníamos reservada y removemos 

Ahora tiraremos el arroz, es conveniente que el arroz no lo hayamos lavado antes porque así nos quedará más untuoso. 

Vamos moviendo el arroz entre los ingredientes para que vaya cogiendo un tono perlado. Cuando el arroz esté perlado será el momento de tirar el líquido. 

Tiraremos primero el agua de las setas, yo siempre aprovecho el agua de hidratar las setas. Hay quien dice que ese agua no es buena, pero a mí me gusta aprovechar todo el sabor que han dejado las setas en el agua (acordaros de colarla por si ha quedado algo de tierra. Después tiraremos una parte del caldo hasta que quede todo el arroz cubierto. El resto de caldo lo reservaremos por si el arroz absorbe todo el líquido. 

Ahora lo dejaremos unos 15 minutos a fuego lento con la cacerola tapada. Es conveniente ir controlando que no se quede seco, en ese caso le ponéis un poco más de caldo. Cuando haya pasado ese tiempo probáis que el arroz esté en su punto, es decir, que no esté duro. Ha de quedar cremoso, pero no caldoso. Es decir, que se pueda comer con tenedor. Así es como, según todos los manuales de cocina debe quedar un buen risotto. 

Entonces si está en su punto, aprovechamos para tirar por encima el parmesano rayado. 

Una vez hemos tirado el parmesano removeremos el arroz para que el queso se vaya diluyendo entre los granos y vaya haciendo a la textura de risotto. Ahora apagaremos el fuego y dejaremos el arroz tres o cuatro minutos para que coja el punto. 

Ahora ya lo podemos servir, lo acompañaremos con más queso parmesano rayado para que cada comensal se ponga por encima, y una vez hecho esto ya sólo nos queda disfrutar!!

Boniato relleno

Ya os he hablado de que el otoño es época de boniatos y también os he comentado que me gustaba hacerlos al horno y rellenos, pues aquí os voy a hablar un poquito de una manera de comer boniatos   Y, como siempre, divertida, nutritiva y buenísima es una de mis opciones favoritas para un almuerzo o cena rápida.

El secreto está en tener los ingredientes ya preparados y poderlo sacar en el momento que los necesites 

Podríamos decir que esto que os voy a poner a continuación no es una receta, sino que es una forma de preparar un plato basándonos en una plantilla y a partir de ahí ir haciendo las diferentes modificaciones que os vayan bien

Recordaréis lo que os comentaba de mi  secreto, que era abrir la nevera y ver lo que había para hacer ensaladas o pizzas pues también seguiremos la misma opción para rellenar Boniatos ya que, no es tanto una receta estricta, sino que es un método, por lo que no dudéis  en hacer vuestra propia combinación. 

La estructura  de un perfecto boniato relleno se puede dividir en tres capas:

1) La base

Esta es la base del plato. Y no sólo la podemos hacer con Boniato.  Hay otras opciones! Puedes utilizar cualquier tipo de Boniato, batata o similar sea del color que sea. Si quieres hacer una base de lujo trata de asar una pequeña calabaza,para utilizarla como base. Aunque lo más fácil es utilizar el Boniato clásico  sobre todo ahora en otoño

Pues el primer paso será asar los Boniatos 

INGREDIENTES 

  • Unos cuantos Boniatos de tamaño mediano

PREPARACION 

Pre-calienta el horno a 180°C, envuelve los Boniatos  en papel de aluminio mételos en el horno y déjalos unos 40-45 minutos y ya está!

¿Quieres ahorrar tiempo? Asa media docena de boniatos de golpe de esa manera, cuando quieras preparar un Boniato relleno,  sólo tendrás que abrir  la nevera y recalentar.

2) El Relleno

En el relleno es donde tenéis que utilizar vuestra imaginación yo acostumbro a poner cosas que me han sobrado de comidas anteriores por ejemplo carne, verduras. O también podéis cocinar algo especialmente para la ocasión 

Uno de mi rellenos favorito ya os lo he puesto en la receta del Topping de pollo desmenuzado

Pero podéis poner prácticamente lo que queráis, ya os iré dando ideas por ejemplo, otra sería poner Bacon y jamón York con queso, como el de esta foto

O si queréis poner verduras, por ejemplo brócoli, coliflor asada, col rizada salteada, espinacas u otras verduras o, incluso  setas salteadas que también son de temporada 

3) Las coberturas
Aquí es donde las cosas se ponen muy divertidas. Me gusta añadir ingredientes que le dan un toque de sabor, y color o que acaben de completar el plato. Por ejemplo incorporar algo  crujiente que ayude  a compensar la textura suave del Boniato o que cambie el sabor. 

Algunas ideas: tocino crujiente, Salsa chimichurri, mayonesa casera, hierbas frescas picadas,Nueces picadas, rodajas de aguacate, Salsa picante. Como veréis, el infinito!!  Yo en este caso le he puesto dos huevos de codorniz que le dan un poco de suntuosidad y colorido

Ahora que sabéis la fórmula – base, relleno, y coberturas – experimentar y hacer vuestras propias combinaciones sabrosas.

Y en todos los casos disfrutar !!

Crema de calabaza

Este verano está durando demasiado pero parece que al final si que va a llegar el otoño. Y con el otoño empieza la temporada de boniatos, castañas, granadas y calabazas. Y con todo esto, como también parece que va a llegar el frío, que mejor que una crema calentita.

La calabaza, además de ser muy nutritiva y rica en vitaminas y minerales, nos puede ayudar a regular los niveles de azúcar en sangre, nos protege la vista y el corazón, previene el cáncer… ¿qué más se le puede pedir? 

INGREDIENTES 

  • 1 rodaja de calabaza de unos 400 g (yo utilizo calabaza violín, pero podéis utilizar cualquier otro tipo de calabaza)
  • 2 zanahorias 
  • 1 puerro 
  • Agua
  • Semillas de calabaza secas
  • aceite de oliva 
  • sal y pimienta 
  • Aceite de semillas de calabaza (opcional)

PREPARACION

Pelamos la calabaza le quitamos las semillas y la cortamos a cuadraditos. Pelamos también las zanahorias les quitamos las puntas y la cortamos en rodajas. Cogemos el puerro y nos reservamos una parte  (menos de la mitad) y el resto lo cortamos en rodajas. Introducimos todo en la olla con un poco de aceite. 


Salpimentamos y rehogamos las verduras y cuando estén rehogadas añadimos agua hasta que las cubra y dejamos cocinar a fuego medio hasta que las verduras estén blanditas (unos 25 minutos), esto lo podremos ver si con un tenedor o cuchara pinchamos en la calabaza y no ofrece resistencia. 

Una de las verduras están en su punto las sacamos y las ponemos en el vaso de la trituradora. Sacarlas con un cucharón con agujeros pues no nos interesa llevarnos todo el agua solamente las verduras (Y un poquito de agua para poder triturar mejor). Ahora trituramos todo hasta obtener una crema.  Cuando veamos que ya está hecha miramos de rectificar de sal y pimienta. 

Ahora ya tendríamos una crema de calabaza básica, pero podemos darle un toque especial adornándola con algunas cosas. Os voy a poner un ejemplo. 

El resto del puerro que teníamos reservado lo cortaremos en tiras muy finas y lo pasaremos por la sartén con un poquito de aceite y sal

A la hora de servir, pondremos la crema y por encima de la crema, unas semillas de calabaza secas y un poco de aceite (a ser posible aceite de semilla de calabaza, es difícil de conseguir  (yo lo compré en Alemania) pero si lo encuentras el resultado es espectacular). Y si no eres muy estricto, también puedes poner unos crustones  de pan, pero eso ya va a gustos

Ahora sólo te queda coger una cuchara y a disfrutar!!