Huevos estrellados con chips de alcachofas y farinato


Mi mujer ha vuelto de una reunión en Salamanca y me ha hecho descubrir el farinato. Entre el equipaje me ha traído una muestra de este embutido originario de Ciudad Rodrigo (Salamanca). El farinato exteriormente tiene la apariencia de un chorizo, incluso comparte con éste ingredientes como el pimentón, el ajo o la manteca. Pero se diferencia en que lleva miga de pan, cebolla, comino, anís en grano y aguardiente, que hacen que sea un producto único. Se podría equiparar a una morcilla, aunque tiene un regusto como a migas y a anís. 

Considerado en el pasado como el “chorizo del pobre”, ha sido elevado en la actualidad a parte central de algunas de las recetas de la alta cocina salmantina y en uno de los productos más representativos de los que se elaboran en la provincia de Salamanca.

En realidad en Salamanca suelen tomar el farinato con huevos fritos. Yo he querido hacer una cosa un poco diferente y la verdad es que ha quedado impresionante. 

INGREDIENTES 
(Para 2 personas)

  • 3 alcachofas
  • 2 huevos ( a ser posible de gallinas felices)
  •  Un trozo de farinato (como opción si no encontráis farinato podemos utilizar jamón o morcilla)
  • Sal
  • Aceite
  • Zumo de limón 

PREPARACIÓN :

Pelaremos las alcachofas con las manos, quitando las hojas más duras. Las limpiaremos y cortaremos con un cuchillo afilado por la parte de arriba y por el tallo dejando los corazones. Mientras tanto, para que no se pongan negras, los iremos dejando en un bol con agua y limón. podemos ir dejando los restos de alcachofa en otro bol con agua y limón para aprovecharlas para después, por ejemplo para hacer una crema de alcachofas. 

Iremos sacando las alcachofas del agua y cortaremos los corazones de las alcachofas peladas en tiras lo más finas posible y las volveremos a echar en el bol con limón, mientras cortamos todo. 

En una sarten (o una freidora)  con aceite de oliva bien caliente freiremos las alcachofas (que previamente habremos secado con un trapo i papel absorbente) 
hasta conseguir un color tostado. Una vez fritas escurrir bien en papel absorbente.

Colocar las alcachofas fritas en la base del plato de servir (yo he utilizado una cazuelita)  

Mientras tanto en una sartén ponemos unas gotas de aceite y pasamos el farinato cortado en rodajas vuelta y vuelta. Cuando lo tengamos hecho lo ponemos sobre las alcachofas fritas. (Si queremos que el plato sea paleo, entonces sustituid el farinato por jamón) 

Ahora en la misma sartén y con un poco de aceite freiremos los huevos (cada cual como le gusten, con puntilla, sin, más hecho, menos…) y añadiremos el huevo al plato. Rectificamos de sal y ya podemos servir. 


Para degustarlo, trinchamos el huevo encima de las alcachofas, lo mezclamos y lo comemos y ya solo nos queda disfrutar!!

Anuncios

Espinacas con pasas piñones y manzana

Bueno, pues hoy tocaba una cena Vegy así que me he puesto manos a la obra y me he decidido por unas espinacas, pero “engañándolas” con unas pasas, unos piñones y uno trocitos de manzana. Un plato típico de la dieta mediterránea a la vez súper fácil, súper sano y súper rápido. 

INGREDIENTES (para 2)

  • 400 g de espinacas (pueden ser congeladas)
  • Un puñado de pasas
  • Una cucharada de piñones
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 manzana
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

PREPARACION

Si hemos comprado las espinacas naturales, tendremos que limpiarlas bien.  Cortaremos los tallos, desechando los feos y las lavamos con abundante agua  y sobre todo las escurriremos muy bien. 

Si son congeladas dejarlas descongelar (a ser posible 24 h en la nevera) y luego escurrirlas muy bien. 

En cualquier caso si no están cortadas, las cortaremos pequeñas. 

Yo, para quitarles el agua, primero caliento una sartén sin aceite y hecho las espinacas y las voy moviendo hasta que quedan secas. Luego las saco de la sartén y empiezo con la preparación. 

Cortamos los ajos en láminas y la manzana en trocitos pequeños

Ponemos un buen chorro de aceite en la sartén y tiramos los ajos. Cuando empiezan a tomar color, hecharemos las espinacas e iremos removiendo. Al cabo de un ratito tiramos las pasas y la manzana rectificando de aceite si fuera necesario. Después, cuando veamos que casi está (lo veremos sobre todo en la manzana) tiramos los piñones.  Seguimos removiendo un poquito más,  rectificamos de sal y ya estaríamos. 

Pues, ya está, ya tenemos nuestra cena vegy y solo nos queda disfrutar!!

Pretzel

 Ya os dije que os pondría platos típicos de Austria bien, pues uno de los que más se ven en todos los rincones, de todos los mercados de Navidad son los pretzel. Esos lazos de pan salados que son típicos no sólo de Austria si no también de Alemania. Dicen que son de origen celta y se hacían para celebrar el inicio de la primavera, y que su característica forma representaría los cuernos de Aries. Los romanos los llamaron panis tordus y los monjes benedictinos los entregaban como premio a los niños aplicados. Los católicos del sur de Alemania los usaban para adornar las palmas el Domingo de Ramos. Y nosotros nos los comemos cuando podemos, porque, están muy ricos.

Esta receta que es muy fácil de hacer, de momento no es paleo, porque lo he hecho con harina normal ya que quería la receta original que comí en Viena. Cuando pueda cambiar los ingredientes para hacerla paleo os la pasaré, pero de momento recordar que estamos en Navidad y un caprichito siempre nos podemos dar.

Receta para unos cuantos Pretzels: Y digo unos cuantos porque, como los pretzel se pueden hacer del tamaño que uno quiera depende de vosotros utilizar la masa que os salga y a partir de ahí ir haciendo más o menos, dependiendo que sean más grandes o más pequeños (De todas maneras si los hacéis pequeños da para unos 12)

INGREDIENTES.

  • 3 tazas de harina de trigo (Más adelante la sustituiré por otro tipo de harina)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 taza de agua mineral templada
  • 1 cucharada de levadura de panadería
  • Unos 50 g de mantequilla (derretida)
  • 1 yema de huevo
  • Sal gorda (Tipo Maldon)

PREPARACION :

En un bol grande, mezclamos los ingredientes secos (harina, sal, azúcar y levadura). Hacemos el típico volcán con la harina y agregamos el agua templada y la mantequilla derretida y amasamos durante unos 5 minutos. Cuando la masa adquiera una textura elástica, qué no se pegue a las paredes del bol, hacemos una bola y la envolvemos en un trapo limpio y la dejamos reposar unos quince minutos en un sitio fresco, por ejemplo la nevera.

Pasado ese tiempo cogemos la masa y la dividimos en tantas partes como pretzel queramos hacer. Cogemos cada trozo de masa y empezamos a darle forma con las manos para hacer una bola. Cuando tengamos la bola, la ponemos encima de la superficie de trabajo y vamos haciéndola rodar extendiendo las manos hacia fuera hasta conseguir un cordón de pasta.  Mientras precalentáis el horno a 200°C.


Cuando los tengamos hechos, los colocamos en la bandeja del horno o en más de una dependiendo si os caben, o no. Es aconsejable que en estas bandejas pongáis papel de hornear para que no se enganchen. Si preferís podeis utilizar solo las bandejas previamente untadas de aceite. Cuando los tengáis en las bandejas, cubrid los pretzels nuevamente con un trapo limpio. Dejadlos reposar en un lugar fresco unos 30 minutos o hasta que la hayan crecido el doble.

Finalmente, untamos la parte superior de los pretzels para darles un toque brillante con una mezcla de yema de huevo y una cucharada de agua y espolvoreadlos con la sal gorda.

Colocad las bandejas en la parte central del horno y cocedlos durante 20 minutos (depende del horno) o hasta que estén doraditos. Dejadlos enfriar durante 15 minutos antes de servir y listos, ya tenéis vuestros Pretzel!!

como podeis ver, los hay de todos los tamaños. De cualquier forma, hacedlos y disfrutar!!

Botifarra esparracada amb bolets (butifarra ‘desmenuzada’ con setas)

Otoño, temporada de setas y de colores ocres. En Cataluña somos muy aficionados a las setas y sobre todo a los “rovellons” o níscalos (lactarius deliciosus)
Y como no, también a la butifarra. Hay un plato tradicional que aúna estas dos cosas que es la Botifarra esparracada amb bolets que como pongo en el título se traduce por  butifarra desmenuzada con setas, más o menos.

Se trata de un elaboración muy típica de la cocina catalana, que no se hace mucho en las casas pero si en los restaurantes de toda la vida. Es un plato que,aún siendo muy sencillo, es muy sabroso y  lleno de contrastes. 

Utilizado como aperitivo o como plato principal es una opción formidable de comer un plato típico y revitalizante. 

Este plato tiene muchas variaciones, incluso se puede utilizar otro tipo de seta si no estamos en temporada, aunque, la receta original se parece mucho a esta que os pongo.  Aunque no deja de ser obvio, la calidad de la butifarra es muy importante, o sea que, intentar comprarla en vuestro carnicero de confianza, si no consigues una buena butifarra también se puede hacer con unas buenas salchichas. Incluso se pueden poner salchichas y butifarras mezcladas. O si ya queremos llegar al sumuns podemos poner butifarras de setas

INGREDIENTES: (Contamos para tres personas)

  • Tantas butifarras como personas, en caso de utilizar salchichas, mínimo tres salchichas por persona
  • 1 copita de vino moscatel,
  •  1 cebolleta 
  • tomillo A ser posible usaremos fresco),  
  • Unos 200g. de setas (Como os he dicho el  “rovelló” es el típico pero podéis usar cualquier otra seta) 
  • Una cucharada de piñones 
  • Un puñado de pasas, 
  • 1 hoja de laurel, 
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta negra, 

PREPARACION

Desmenuzamos las butifarras sacando la carne de la piel que las recubre, luego
la cortamos en pequeños trozos, tamaño bocado

Las rehogamos en una cazuela con un mínimo de aceite de oliva, y a fuego fuerte. Mientras se van durando, cortamos la cebolla muy picadita, y las setas también en trozos pequeños  .

Cuando tengamos la butifarra dorada la retiramos de la sartén y la reservamos.  
En la misma sartén  echamos las setas, la cebolla, el laurel, los piñones, el tomillo y las pasas con un poco de sal y ponemos a rehogar 10 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando y controlando que tampoco se haga mucho pues las setas no nos interesan que estén muy hechas. 
A continuación incorporaremos de nuevo las butifarras y tiraremos el moscatel. Menearemos bien y dejamos reducir un par de minutos. 

Ahora, ya las tenemos hechas, las podemos servir para aperitivo o plato principal o guardarlas para llevarnos un tupper al trabajo. En cualquiera de esos casos ya lo sabes… A disfrutar!!

Fricandó de ternera

Hola, hay muchos de vosotros que ya estáis empezando a pedirme comidas para las próximas fiestas . Bien, pues no os preocupéis, que iré poniendo unas cuantas para que podáis elegir y quedéis  de fábula con vuestros invitados. Esta receta que os muestro hoy es una receta típica de un día de fiesta catalan. Se trata del fricandó de ternera, un plato tradicional de Cataluña. Al contrario de otros platos tradicionales el origen del fricandó no es campesino sino urbano Y es de los pocos platos tradicionales que utilizan carne de ternera 

Es un plato que no siendo difícil lo que si que requiere es un tiempo de cocinar con cariño. El éxito de este plato, reside en un buen sofrito y carne de primerísima calidad. Siempre se aconseja prepararlo el día anterior, pues como muchos platos con salsa, mejora mucho si se deja reposar y además nos servirá para no estar en la cocina el día de la fiesta

 
INGREDIENTES ( para cuatro personas)

  • 1/2 kilo de carne de ternera, cortada en filetes finos (aleta, contraculata,… pedirle consejo a vuestra carnicera de confianza.), atención, (repito) la base de este plato es que la carne sea de primera
  • 2 tomates maduros, 
  • 1 cebolla, 
  • 1/2 litro de agua, 
  • 1 hoja de laurel, 
  • 1 bolsita (25g.) de carreretas o senderuelas (Marasmius oreades), 
  • 1 copa de vino (yo prefiero tinto), 
  • aceite de oliva, 
  • harina, (la harina que necesitamos es muy poca pero para los estrictamente paleo puedes utilizar  que no sea de trigo)
  • sal y pimienta, 
  • 1 diente de ajo, 
  • un puñadito de almendras tostadas,
  • un puñadito de avellanas tostadas,
  • Una pizca de piñones
  • unas hojitas de perejil fresco.

PREPARACION 
Empezamos poniendo en remojo las senderuelas en un recipiente con agua tibia, el agua mejor que sea buena porque luego la reutilizaremos

Salpimentamos y enharinamos la carne. Hay quien prefiere freír la carne en una sartén diferente a la que va a cocinar pero yo para ahorrar cacharros y porque además me gusta recoger el gustito que deja la carne, utilizo una sola cazuela. Calentamos el aceite de oliva  y freímos ligeramente los filetes, a los que habremos retirado prácticamente toda la harina. Es mejor ir haciéndolos poco a poco y solamente vuelta y vuelta para marcarlos y luego los reservamos.
En la misma cacerola doramos la cebolla cortada muy pequeñita  con un chorrito de aceite, a fuego medio y la dejamos un rato hasta que vaya cogiendo todo lo del fondo de la cacerola. 

Mientras se hace la cebolla rayamos los tomates. Cuando veamos que la cebolla está en su punto añadimos la pulpa del tomate que hemos rayado, cociéndolo todo, removiéndolo, hasta conseguir un sofrito bien confitado. Esto lo haremos siempre a fuego medio bajo. 

Añadimos la carne reservada y mezclamos con el sofrito meneándola para que vaya impregnándose.  
Agregamos el vino y el laurel. Dejamos reducir el alcohol. 

Sacamos las senderuela del agua y las añadimos a la cazuela. Hay quien aquí pone agua yo prefiero poner el agua de las senderuelas porque así dejan más gusto, por eso os comentaba que el agua de las senderuelas fuera buena. Hay que tener cuidado porque puede ser que esté agua tenga arena, así que la pasamos por un colador y la filtramos y ya la podemos añadir a la cazuela 

Cubrimos la carne con el agua, añadimos un poco de sal. Dejamos que cueza todo a fuego lento durante una hora y media, aproximadamente tapando la cazuela. 
Mientras tanto, preparamos la picada: 

La picada es uno de los condimentos habituales e indispensables en la cocina catalana. Sólo hay que recurrir al refranero: “Una bona picada és el tot d’una cuinada” (una buena picada lo es todo al cocinar). El hecho de que pase desapercibida, de que no “se vea” entre los ingredientes de un plato, hace que su papel fundamental no se reconozca como merece, pero su finalidad de espesar un guiso, de ligarlo, de darle gusto y aroma es uno de los puntos básicos que redondean una buena comida. 

La mejor manera de hacer las picadas es siempre utilizando un mortero, lo que permite obtener la textura ideal. Sin embargo, las prisas o la comodidad de la vida moderna hace que cada vez más se utilice una picadora eléctrica para hacerlas. En este caso, hay que procurar que el resultado final no quede demasiado fino, que “se note el grano” de la picada, intentando emular la textura que tendría en el mortero

Pues haremos la picada como mejor nos vaya, con mortero o con trituradora. Trituramos el ajo, las almendras, las avellanas tostadas y el perejil con un poco del agua de cocción. Cuando quede poco para la que la carne esté hecha, añadimos la picada a la cacerola y dejamos cocer durante unos minutos más. Rectificar de sal si es necesario.

Ahora ya podéis servir o guardar para servir al día siguiente en cualquier caso sólo os queda disfrutar!!