Calabaza asada con alioli de ajo negro.

Qué mejor receta para hacer en otoño que una que utiliza uno de los productos emblemáticos de la temporada, la calabaza.

Ya ha pasado Halloween y siguen habiendo calabazas en los mercados, pero ahora su destino no es que les pongamos unos ojos y una boca con una vela dentro, sino que ahora han de cumplir la función de alimentarnos.

Ya veréis que esta receta, aunque facilísima os dará un resultado espectacular

INGREDIENTES (PARA 4 )

  • 1 calabaza grande
  • unas nueces
  • unas ramas de romero fresco
  • unas ramas de tomillo fresco
  • 1 cabeza de ajo negro
  • lechuguitas
  • sal
  • pimienta negra
  • aceite de oliva

PREPARACIÓN

Lavamos la calabaza y la cortamos como si fuera un melón. Es decir a gajos. Hay que decir, que para esta receta se puede utilizar cualquier calabaza pero la ideal es la típica calabaza redonda.

Una vez cortada, podemos quitarle la piel o no. Cuando está asada es mucho más fácil quitársela pero también se puede hacer antes de asarlas. Incluso, si no fuera temporada, podéis hacer esta receta con calabaza que tengáis congelada.

Bueno, pues pondremos las porciones de calabaza en una bandeja de horno en la que habremos puesto un papel sulfurado.

Iremos precalentando el horno a 220 °C

Salpimentaremos la calabaza y en la misma bandeja, pondremos por encima unas hojas de tomillo y romero, a ser posible de vuestro huerto urbano. Yo esta vez he añadido también unas hojas de curry, aunque sé que es una planta que no abunda, por lo que no la he puesto en los ingredientes. Aunque si quieres una la puedes comprar en Amazon

Ahora, meteremos la bandeja en el horno a 220 ºC durante unos 30~35 minutos.

Mientras tanto iremos haciendo el alioli de ajo negro

Pelamos una cabeza de ajos negros y ponemos los dientes en un vaso de batidora. Añadimos sal y aceite OVE y lo trituramos y emulsionamos con la batidora, acordaros de ir poniendo el aceite poco a poco para que espese.

O podéis seguir la receta que ya ponía anteriormente, ya que esta lleva huevo, por lo que es más fácil de hacer

Una vez hecho, lo reservamos.

Pelamos las nueces (unas 20) y las picamos en un mortero, si no tenéis mortero, siempre podéis envolverlas en papel de aluminio y dale unos cuantos golpes con un rodillo.

Limpiamos unas hojas de lechuguitas y las troceamos en pequeñito

Una vez haya pasado el tiempo de horno, sacamos las calabazas con cuidado de no romperlas, ya que estarán muy tiernas, y las emplatamos habiéndole retirado antes las hojas de romero y tomillo.

A continuación las rociaremos con el alioli, pondremos las nueces picadas por encima y los trocitos de lechuguitas.

y ya podemos servirlas y…A disfrutar!!

Anuncios

Salmón con salsa de sésamo

El salmón no solo es delicioso, sino que también es uno de los pescados más nutritivos que podemos comer.

Uno de los beneficios nutricionales más conocidos de comer salmón es su alta concentración de ácidos grasos omega 3, que promueven las articulaciones y la piel saludables y reducen el riesgo de enfermedades del corazón.

El Omega-3 no puede ser producido naturalmente por el cuerpo y debe obtenerse a través de la dieta, por lo que es muy aconsejable comerlo a menudo. Además también tiene un alto contenido de proteínas.

Esta receta requiere menos de 10 minutos de preparación y solo 10 minutos cocinarla, por lo que la convierte en la cena perfecta o en una comida rápida, además de sana.

La salsa de sésamo, jengibre, ajo, salsa de soja y limón está llena de sabor y se vuelve espesa y pegajosa una vez cocida y se carameliza formando una corteza crujiente en el exterior, mientras que el centro del pescado permanece sabroso.

INGREDIENTES (para 3)

500 gramos de salmón (sin piel ni espinas)

2 dientes de ajo picados

1 cucharada de salsa de soja

2 cucharadas de jengibre rallado

2 cucharadas de zumo de limón

2 cucharadas de sirope de arce ( se puede substituir por miel, o una de cada)

2 cucharadas de aceite de sésamo

2 cucharadas de aceite de oliva

2 cucharadas de semillas de sésamo negro

1 cucharada de semillas de sésamo blanco

1 cucharada de semillas de chia

1/3 taza de cebolleta picada

PREPARACIÓN

En un tazón mezclaremos el ajo, la salsa de soja, el jengibre, el zumo de limón, la miel (o el sirope), los aceites y las semillas.

Colocaremos el salmón en una fuente para hornear y verteremos la salsa por encima.

A continuación la pondremos en la nevera durante 30-45 minutos para que se marine bien.

Mientras tanto, iremos picando la cebolleta muy pequeñito.

Precalentaremos el horno a 180ºC.

Colocaremos la bandeja en el horno en la parte superior y cocinaremos durante 10 minutos, observando cuidadosamente para asegurarnos de que no se queme (si el salmón se está oscureciendo demasiado rápido, bajaremos la rejilla).

Después de 10-12 minutos, la parte superior del salmón debe ser de color marrón dorado y la carne de la parte gruesa del salmón debe ser opaca.

En ese momento lo retiraremos del horno.

Rociaremos el exceso de salsa caramelizada de la sartén sobre el salmón y espolvorearemos con cebolleta picada.

Servir y …A Disfrutar!!

Zuchinni al pesto con huevo y nueces

Ya os puse una receta de falsa pasta al pesto y otra de falsos espaguetis con pesto de aguacate, pero aquí os dejo una nueva opción sobre la misma base que queda muy rica.

INGREDIENTES

  • 1 calabacín mediano
  • 1 huevo
  • 1 puñado de nueces
  • Parmesano rayado

Para la salsa pesto

  • 50 g albahaca fresca (si es de vuestro huerto urbano mejor)
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada sopera de piñones o nueces peladas
  • 2 cucharadas sopera de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de parmesano rallado
  • 1 pizca se sal

PREPARACIÓN

Para hacer tallarines de calabacín necesitaremos un utensilio con el que cortarlo en tiras. A saber, el clásico pelador; un pelador para cortar en juliana con dientes en zig zag, un spirelli (cortador de verduras cónico) o una máquina spirali.

En las recetas anteriores ya os enseñé cómo hacerlo sin maquinitas.

Una vez cortados los calabacines en tiras para obtener ‘espaguetis’ los reservaremos y haremos la salsa pesto

Preparar la salsa pesto es tan fácil como echar todos los ingredientes en la batidora. Colocaremos primero el ajo y un poco de aceite. Una vez machacado, añadiremos los piñones , la albahaca, y por último el parmesano, aderezando con sal.

Ya solo nos queda emplatar la “pasta” y regarla con la salsa.

Cuando la tengamos emplatada, freíremos el huevo y lo pondremos encima. Trituraremos unas cuantas nueces (podéis ponerlas en un papel y darles unos golpes) y acompañaremos con un poco más de parmesano y….A disfrutar !!

Ensalada de tomate y sardinas

¿Quieres una comida rápida y fácil? Pues aquí tienes una.

No soy muy dado a utilizar latas de conservas para cocinar, pero hay veces que te sacan de un apuro, como en este caso, me apetecía y un plato rápido y esta ensalada era una muy buena opción.

Hay que decir que una buena sardina en conserva en aceite de oliva es una magnifica opción. Las sardinas en aceite de oliva aportan abundantes proteínas de calidad, muchas grasas saludables, son una buena fuente de calcio (sobre todo si nos comemos las raspas) y de vitamina D que favorece su absorción. Tanto que una lata de sardinas de 100g. aporta tanto calcio como un vaso de leche.

Aunque es un producto, del que no hay que abusar. Una de las razones es que aportan un alto nivel de colesterol.

INGREDIENTES:

  • Dos o tres buenos tomates
  • Una lata de sardinas en aceite de oliva
  • Un par de pepinillos en vinagre agridulces.
  • Un puñado de aceitunas negras sin hueso
  • Unas hojas de albahaca fresca
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Empezaremos lavando bien los tomates y como opción los pelamos (yo lo prefiero). Una vez lavados y pelados los cortaremos tamaño bocado.

Cortaremos también en rodajas las aceitunas y los pepinillos. Recogeremos las hojas de albahaca (a poder ser de nuestro huerto urbano) las lavaremos y picaremos.

Y ahora, solo nos quedará poner el tomate en el plato, tirar por encima las aceitunas y los pepinillos y añadir las sardinas.

Ahora tenéis dos opciones , incluir el aceite de la lata o no. , Como consejo, os digo que si la conserva es fiable lo utilicéis ya que impregnará toda la ensalada con el sabor de la sardina.

De cualquier forma, pondremos un poco más aceite de oliva virgen y salpimentaremos. Podéis rematarla con alguna crema de vinagre tipo balsámico de Módena.

Y, ahora ya sabéis… A disfrutar!!

Boniatos fritos

Vuelve el otoño y como cada año, el otoño nos ofrece un excelente ingrediente con el que brindaremos nuevos sabores a los paladares, se trata del Boniato o batata.

Ya os he puesto otras recetas de boniato, comoel boniato dulce ,o el boniato asado con salsa de yogurt, las brochetas de boniato con glaseado de mandarina y miel, la super receta de temporada crema de boniato, calabacín y granada y el popular boniato relleno .

(Aunque en esta ocasión os voy a poner uno todavía, si cabe, más fácil, aunque no por ello menos sabrosa.

INGREDIENTES

  • 1 o 2 boniatos
  • aceite de oliva
  • sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • pimentón picante.(Opcional)
  • una pizca de curry (opcional)

PREPARACIÓN

Si sabéis freír patatas ya está todo dicho, pero de todas maneras os explico.

El método sería el mismo aunque hemos de tener en cuenta que el boniato es más dulce, por lo que, a lo mejor, tendríamos que poner un poquito más de sal.

Bien, pues empezaremos pelando los Boniatos y cortándolos en forma de tiras largas.

Una vez pelados y cortados, los freíremos en abundante aceite.

Aconsejo freírlos primero a fuego medio y volverlos a freír a fuego fuerte. Con ello conseguiremos que la parte interior esté blanda y qué la parte exterior quede bien crujiente.

Es muy importante que después de freírlos, en las dos ocasiones, los pongamos en papel absorbente para que pierdan todo el aceite.

Aderezaremos con sal y el pimentón y el curry (estos dos últimos opcionales) y serviremos junto con la salsa alioli para ir mojando.

Pues ya lo tenemos, y ahora… A disfrutar!!

Navajas a la plancha

Hola, hoy os pongo un plato de marisco que siempre va bien darle una alegría al cuerpo.

Ya os puse también otros platos de marisco, como las gambas a la plancha o Las cañaillas con salsa de mostaza, aunque siempre podéis hacerlo todo y hacer una comida a base de mariscos.

Se trata de hacer navajas. Aunque hay que diferenciar las navajas y los longueirones este plato se puede hacer indistintamente con cualquiera de los dos.

Las navajas tienen una concha ligeramente curva que las diferencia del longueirón que la tiene totalmente recta y más sólida, siendo además más grandes que las navajas.

Elaboraremos esta receta de un modo muy sencillo dando el protagonismo al producto y no ocultando su sabor con salsas especiadas.

Se pueden comprar congeladas, aunque yo prefiero comprarlas frescas.

Si las compramos frescas, antes de cocinar hay que hacer que pierdan la arena. Eso se llama desbabar. Para ello hay que poner un cuenco lleno de agua fría y sal gruesa (una cucharada sopera por cada litro) y dejarlas unas horas para que vayan soltando arena.

Es mejor ponerlas de modo vertical con el agua cubriéndolas para que suelten bien la arena. Yo acostumbro a cambiarles el agua un par o tres de veces.

Cuando las saquemos del cuenco, veremos que en el fondo queda la arena. Las pasaremos a otra fuente donde las secaremos un poco.

INGREDIENTES: (4p)

1 kg de navajas

3 dientes de ajo

Zumo de medio limón.

Perejil fresco

Sal gruesa

Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN

Ya tenemos las navajas limpias y preparadas, ahora haremos el aliño.

Para ello pondremos en la batidora el ajo pelado y laminado, el perejil fresco, el aceite de oliva, el zumo de limón y un poco de sal y trituraremos hasta tener una salsa que resérvaremos.

Pondremos una plancha antiadherente con unas gotas de aceite de oliva con el fuego a tope.

Cuando esté caliente hacemos una cama con la sal gruesa y colocaremos las navajas con la carne tocando la superficie muy caliente.

La cama de sal, nos permitirá que no se enganchen a la plancha , y que sea mucho más fácil limpiarla

Cuando estén sobre la plancha pondremos unas cucharadas del aliño por encima y en unos 30 segundos daremos la vuelta a las navajas poniéndolas con la carne hacia arriba.

Volveremos a poner aliño y dejaremos unos 30 segundos más.

Es importante que no las dejemos mucho tiempo al fuego, porque si no se vuelven duras y gomosas.

Serviremos de inmediato, porque el marisco se ha de comer acabado de cocinar

Y como siempre… A disfrutar!!

Revuelto de rossinyols (rebozuelos)

Aunque todavía no es Otoño, temporada de setas, ya os comenté que fuimos a buscar setas y nos fue muy bien. Ya sea, por el “mono” o porque son las primeras, la verdad es que tenía muchas ganas de empezar hacer recetas con ellas.

Uno de los tipos de setas que recogimos, fueron Cantharellus cibarius —conocido comúnmente como rebozuelo, anacate o chantarela y en catalán Rossinyols.

Son unas setas agradables de sabor y tienen un buen rendimiento culinario tanto guisadas como en conserva o secas. La carne es prieta y la convierte en un acompañamiento ideal de carnes, pero aquí os la pongo como un revoltillo, que todavía es más fácil de hacer…

INGREDIENTES

  • Un par de buenos huevos
  • Un puñado de rossinyols Cantharellus cibarius
  • Un ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal

PREPARACION

Empezaremos cortando en láminas el ajo y las setas, que las podemos cortar para que no queden tan grandes o, si son pequeñas, dejarlas tal cual.

Luego pondremos un poco de aceite en la sartén y dejaremos que el ajo vaya friéndose un poquito (ojo que no se queme).

A continuación tiramos las setas en la sartén y las dejamos que se doren un poco.

Cuando ya están doraditas tiramos el huevo ( ya os he explicado que hay varias formas de hacer huevos revueltos.

La más sencilla es, cascar los huevos en un bol y batirlos y luego echar esa mezcla a la sartén.)

Contad que al haber hecho las setas en la sartén, el aceite está lo suficientemente caliente para verter la mezcla de huevos.

Iremos agitando mientras volcamos  la mezcla en la sartén. Bajad ahora el fuego a mínimo.

Es importante que los huevos revueltos no los dejéis mucho tiempo porque, si no, se ponen secos y lo interesante es que queden jugosos. Y también es importante no parar de remover hasta que tengan la  consistencia que queremos.

Ahora sólo queda salar, si no habíamos salado directamente al hacer la mezcla de los huevos.

Cuando estén acabados sacar de la sartén porque si lo dejamos en ella se siguen friendo.  Y ya sólo queda emplatar y …a disfrutar!!

http://www.amazon.es/prime?tag=abartolome21

http://www.amazon.es/prime?tag=abartolome21