Ensalada de fresas, aguacate y vinagreta de miel

Aunque parecia que no iba a llegar. Al final,ha llegado la primavera y con ella, el tiempo de las fresas.

Los fresales florecen, según las variedades, desde finales del invierno hasta principios del verano, por lo que los frutos maduran durante toda la primavera y bien entrado el verano. Estas frutas desprenden un perfume inconfundible cuando se encuentran en su punto óptimo de consumo.

Además, las fresas, son ricas en vitamina C y en minerales como el hierro y el yodo, seguidos del calcio, fósforo, magnesio y potasio. Y están indicadas en personas con hipertensión arterial.

Si a eso añadimos que están buenísimas, poco faltará para que las incluyamos en nuestras recetas.

Se acostumbran a comer de postre, pues bien, démosle la vuelta. Y encontraremos una forma sencilla y exquisita de utilizarlas, por ejemplo, en una ensalada.

INGREDIENTES :

  • 200 Gramos de fresas.
  • 1 Aguacate.
  • Lechugas variadas tipo mezclum.
  • Queso de cabra
  • 100 Gramos de almendra cruda

Para la vinagreta:

  • 3 Cucharadas de vinagre (si pudiera ser de fresa o de manzana),
  • 6 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra,
  • 2 Cucharadas de miel,
  • 1 Cucharada de mostaza de Dijon,
  • Pimienta negra molida y Sal.

PREPARACIÓN :

Lavaremos bien los diferentes ingredientes para la ensalada y lo escurriremos.

Cortaremos: las lechugas variadas, las fresas y el aguacate.

Para hacer la vinagreta pondremos en un bol la miel y le daremos unos segundos en el microondas para que esté más líquida y se manipule mejor.

Cuando esté caliente, añadiremos la sal, la pimienta molida, el vinagre y la mostaza y batiremos bien hasta obtener una mezcla homogénea.

Por último, añadiremos el aceite de oliva y volveremos a remover hasta que todo quede bien ligado.

Cogeremos el queso de cabra, lo cortaremos en rodajas y en una sartén antiadherente le daremos vuelta y vuelta sin que llegue a deshacerse. En la misma sartén echaremos las almendras y las doraremos un poco. Intentemos que no se nos tuesten demasiado y se quemen. Simplemente, queremos que estén calentitas cuando las pongamos la ensalada

Cuando ya tengamos todo, emplataremos la ensalada y para finalizar, la aliñaremos con la vinagreta

Y ya estaría, y solo nos quedará servirla y… A disfrutar!!

Anuncios

“Libritos” de presa ibérica con queso azul

Os pongo una exquisita receta de libritos. Los llamamos libritos por que es la carne abierta como si fuera un libro, rellena y luego vuelta a cerrar.

Los libritos, son el típico plato de toda la vida en casa, el que nos hacía hacia nuestra madre o nuestra abuela. Pero, aunque plato típico, también podemos realzarlo sin muchos problemas.

Habitualmente los libritos se hacen de lomo, pero en esta ocasión, los haremos más sofisticados y utilizaremos presa ibérica.

La presa ibérica es el corte del cerdo ibérico de más calidad, se encuentra entre la paleta y el cabecero del lomo y de cada cerdo se obtienen dos piezas de presa  de unos 500 gr aproximadamente. Se aprecia en ella un veteado debido a la infiltracion de grasas, lo que la hace muy jugosa y sabrosa.

INGREDIENTES

  • 8 escalopes de presa ibérica que, previamente habremos pedido a nuestra carnicera que nos los abra por la mitad
  • 70 g de queso azul, tipo Roquefort o similar
  • 50 g de mozzarella de búfala
  • 60 g de virutas de jamón de bellota
  • sal y pimienta
  • 300 g de pan seco
  • 120 g de avellanas tostadas
  • 2 huevos
  • harina
  • aceite

PREPARACIÓN

Cortamos en láminas 50 g de mozzarella y desmenuzaremos 70 g de queso azul.

Estiramos los escalopes de presa ibérica con el rodillo poniendo papel sulfurizado encima, esto es opcional, pero luego para cerrarlos va mejor.

Salpimentamos, un poco, los escalopes y los rellenamos con 60 g de virutas de jamón de bellota y los quesos.

cerramos los libritos. Si no se cierran bien, siempre podéis ayudaros de un palillo mondadientes. Pero acordaros de sacarlo antes de servir

Cortamos 300 g de pan de barra seco en daditos y los freímos en una sartén con aceite. Cuando lo saquemos escurrimos el aceite.

Ponemos en la picadora el pan frito y 120 g de avellanas. Lo trituramos (Tampoco hay que triturarlo excesivamente fino, porque nos interesa que quede algún trocito para que haga “crunch” ) y lo ponemos en un plato para rebozar.

Ponemos a calentar una sartén con aceite.

ahora montaremos “la parada” para rebozar.

Batimos 2 huevos y los ponemos en un plato. Llenamos otro plato con harina.

Pasamos los libritos por harina, luego por el huevo batido y, finalmente, por el pan con avellana.

Pasarlo por harina, significa poner en harina pero justo para que quede seco, no nos interesa poner cantidades de harina. Cuando lo tengamos enharinado daremos unos golpecitos para quitar la sobrante.

Los iremos friendo en pequeñas cantidades y los dejamos en una bandeja con papel absorbente para evitar el aceite sobrante.

Ahora simplemente, tendremos que emplatar y servir. Podemos acompañarlos con una salsa tártara y un poco de ensalada. Pero eso ya va a gustos.

En cualquier caso, ya sabéis… A disfrutar!!

Berenjenas con tomate y parmesano

Inicialmente, la berenjena fue un fruto considerado de muy mala reputación ya que se pensaba que era tóxica.

Pensaban que su consumo producía locura, Y debe ser verdad, porque a mí me vuelven loco jeje.

En realidad, todas las solanáceas, incluida la berenjena o la patata, contienen alcaloides que resultan tóxicos para la salud. Por este motivo, es necesario comer el fruto cocido y en ningún caso ingerir las hojas, que son tóxicas.

Seguramente, por su mal uso,se produjeron intoxicaciones lo que le dio a esta planta su mala fama hasta el punto que se la llamó inicialmente manzana loca o manzana de la ira.

Pero no nos asustemos, las berenjenas tienen muchos beneficios. Por ejemplo, a veces ennegrecen al cortarlas. Lo que indica que la planta es rica en ácido clorogénico, que es tan antioxidante como la vitamina C.

Su consumo es muy útil para bajar el colesterol y ayuda a prevenir la arteriosclerosis, y ayuda a mejorar la circulación.

Mejoran la digestión al estimular la producción de bilis, por lo que resulta muy adecuado comerlas cuando el hígado precisa una ayuda extra para disolver las grasas, tal como ocurre en casos de insuficiencia hepática, o personas con digestiones pesadas.

A pesar de todos esos beneficios, la berenjena tiene un defecto, absorbe mucho aceite. Por eso, en esta receta procuraremos que esto no pase. Así tendremos unas berenjenas bajas en aceite y con todas sus propiedades.

INGREDIENTES (para 2)

  • 1 berenjena grande

  • 2 o 3 cucharadas de aceite AOVE

  • Agua mineral
  • 250g de tomate triturado

  • Unas hojas de albahaca

  • Orégano

  • Queso parmesano rayado

  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Empezaremos lavando la berenjena, quitándole las hojas y cortándolas en rodajas de 1 cm aproximadamente de grosor

Echaremos muy poco aceite, máximo dos cucharadas, en una sartén a fuego medio y añadiremos las berenjenas.

Subiremos el fuego y doraremos un minuto por cada lado.

Pasados los dos minutos, echaremos 3 cucharadas de agua, y volveremos a bajar a fuego medio, tapando la sartén para generar vapor y lo dejaremos así unos 3 o 4 minutos.

Voltearemos las berenjenas y repetiremos el proceso: agua, fuego medio, tapar. Aquí podemos poner un poco de aceite y dejamos unos 3 minutos más.

Cuando estén listas, añadiremos el tomate y ya sin tapa subiremos el fuego hasta evaporar el líquido.

Salpimentaremos, añadiremos el queso y apagaremos el fuego dejándolas cocer un minuto más con el calor residual.

A la hora de servir añadiremos el orégano y la albahaca y, podemos espolvorear un poco más de parmesano.

Ya, solo nos quedará acompañarlo y,… A disfrutar!!

Hamburguesas caseras

Hola, me han regalado un aparatico para hacer hamburguesas. Bueno, en realidad es un molde, con un tope para prensar la carne. Pero, ¿que más necesito si así salen bien?

Pues, os explico qué es lo que necesito. Buena materia prima y ponerme manos a la obra.

Las hamburguesas se pueden hacer de muchas maneras. También podemos hacer de muchos ingredientes, de carne, de pescado, vegetales… Hoy os voy a mostrar cómo las hecho utilizando carne.

Hacer las hamburguesas en casa es, desde luego, más complicado que comprarla hechas, pero a parte de saber lo que llevan, además puede ser incluso divertido, por lo tanto, ¿qué más queremos?

Los ingredientes son variados pero fáciles de conseguir.

INGREDIENTES: (para 4)

  • 600 g de buena carne picada (puede ser toda de ternera o, si preferís, podéis mezclar ternera y cerdo). Pero en cualquier caso que sea de calidad.
  • 4 Huevos
  • Queso de cabra en rulo
  • Una Cebolleta.
  • Perejil fresco.
  • Alcaparras (opcional)
  • Mostaza antigua.
  • Sal y pimienta.
  • Para acompañar
  • Bacon.
  • Ensalada.
  • Tomate.
  • Pepinillo en vinagre
  • Queso para fundir, tipo Havartty, Gouda…
  • Y lo que prefieras más

PREPARACIÓN:

Como os he comentado, la preparación es divertida y si queréis podéis animar a los más pequeños de la casa para que nos echen una mano. Seguro que lo pasarán bien.

Empezaremos picando la cebolleta muy pequeña y también el perejil y las alcaparras, estas últimas las he puesto como opcionales porque hay gente a quien no les gusta su sabor fuerte

En un recipiente grande, mezclaremos todos los elementos que conforman nuestra hamburguesa: la carne, los huevos, el perejil, la cebolleta, las alcaparras, una cucharada de mostaza, y lo salpimentaremos.

Cuando tengamos todo mezclado lo dividiremos en cuatro partes ya que son cuatro hamburguesas las que tenemos que hacer.

Cogeremos cada una de las partes y las pondremos en el molde, si no tenéis este molde podéis utilizar cualquier otro.

Apretaremos (o con la propia pieza que lleva el kit, o si utilizáis otro tipo de molde, con un vaso o similar que coincida con el diámetro)

Y, en principio, ya tendríamos hecha la hamburguesa. Pero, claro, hemos dicho que queríamos una hamburguesa especial porque para eso lo hacíamos en casa . Bien, pues una manera de hacerla especial es, hacer una hamburguesa rellena.

Y, aquí es donde entra el queso de cabra. Podéis utilizar cualquier tipo de queso que se funda bien, pero, el queso de cabra como va en rulo, nos va perfecto para integrarlo en la hamburguesa ya que es redondo.

Con la otra parte del molde que es más estrecha, haremos un hueco en el centro de la hamburguesa. Si no tuviéramos el molde recordar que lo podéis hacer con algún otro objeto, como por ejemplo, un vaso de chupito.

Tened en cuenta que, si la intención era hacer las hamburguesas rellenas deberemos reservar un poquito de carne para luego tapar el queso.

Pues, utilizaremos el resto de carne para tapar el queso, y volveremos a presionar hasta que nos quede la hamburguesa compacta. Es importante que apretemos bien si no queremos que luego se nos desmonte

Pues, ahora que ya tenemos hechas las hamburguesas solo nos quedará montar el plato.

Para ello, en la misma plancha donde vayamos hacer las hamburguesas pasaremos el bacon hasta que quede torrado y crujiente y luego los reservaremos. Utilizando la grasa que ha dejado el bacon, tostaremos un poco el pan del hamburguesa para que coja el gusto. Cuando lo tengamos hecho también reservaremos el pan.

Ahora, con cuidado de que no se nos desmonte la hamburguesa, la ponemos en la plancha, en la que habremos puesto unas gotas de aceite y la haremos a fuego fuerte por ambos lados.

Mientras se hace, cortaremos el tomate y el pepinillo en rodajas. Cuando ya esté bien dorada la hamburguesa, la pondremos sobre el pan, a continuación el bacon y por encima el queso de fundir, para acabar un poco de lechuga el tomate y el pepinillo. Pero claro, esto es sólo un ejemplo, siempre podemos añadir lo que nuestra imaginación nos dicte (un huevo frito, cebolla, cebolla caramelizada, otros quesos, etc… a nuestra discreción.

Opcionalmente podemos poner justo encima del pan una salsa, esto depende de nuestro gusto pero, por ejemplo la salsa barbacoa o la espectacular mermelada de bacon le va genial

Y así, ya simplemente nos quedaría hincarle el diente, y…a disfrutar!!

Rollo de hojaldre relleno


Ni paleo ni historias, hoy tenía ganas de hacerme algo heavy. Teníamos una reunión de amigos a los que les importaban poco los hidratos y necesitaba una cosa rápida para comer mientras charlábamos. No sé si me entendéis, a veces, ya lo dicho en más de una ocasión, hay que darse un respiro.

El caso es que tenía una masa de hojaldre en la nevera y algunas cosas para rellenar, así que me decidí. La verdad es que la idea ha sido fantástica porque queda super bueno sea o no paleo. (de hecho no es paleo por el hojaldre, aunque todo lo demás si lo es, incluso se puede hacer hojaldre paleo, pero este no era el momento).

INGREDIENTES (para unos 3 o 4 dependiendo si hay más cosas o no)

  • Una masa de hojaldre
  • Jamón serrano
  • Jamón York
  • Queso Havarti (O cualquier otro para sandwich)
  • Mayonesa casera

PREPARACION

Precalentamos el horno a 180°

Extendemos la masa de hojaldre con un rodillo para que quede fina.

Luego ponemos encima las lonchas de jamón serrano. Luego por encima de estas el jamón York y a continuación el queso.

Ahora sólo tenemos que enrollar el hojaldre intentando que os quede bien cerrado.

Cuando lo tengamos cerrado lo ponemos encima de una bandeja de horno con papel de hornear. Ahora le pondremos un poco de la mayonesa (A ser posible casera, que es muy fácil de hacer) por encima.

Lo metemos en el horno a media altura y lo dejamos entre 15 y 20 minutos controlando que vaya quedando bien, sin quemarse.

Y, ya estaría, solo tenemos que cortarlo en porciones y llevar a la mesa. Y como no? …A disfrutar!!

Patatas “tornado”

Si queremos seguir la dieta Paleo estricta, deberíamos evitar las patatas. Hay quien dice, que las patatas blancas son carbohidratos altos en calorías y pobres en nutrientes. Bueno, no voy a ser yo quien diga que no. Pero, como ya he dicho en alguna otra ocasión, las reglas están para saltárselas y, aunque no habitualmente, alguna vez nos hemos de dar un premio aunque sea simplemente para no acabar mal de la cabeza.

Y puestos a saltarnos la reglas, qué mejor que hacerlo de una manera divertida. Para ello, nada mejor que estas patatas tornado, llamadas así por la forma que les damos para la presentación.

Nos preocupéis, porque aunque parezca que es complicado, ya veréis que cuando le cogéis el truco son super fáciles.

INGREDIENTES : (para 2)

  • 2 patatas medianas
  • 4 cucharadas de mantequilla derretida
  • 1 taza de queso parmesano, rallado
  • ½ cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharada de ajo en polvo
  • 1 cucharada de pimentón
  • 1 cucharadita de sal
  • Perejil, picado

PREPARACIÓN

Empezaremos precalentando el horno a 160ºC.

Y, ahora viene lo divertido!

Insertaremos un pincho en la patata y lo empujaremos suavemente hasta atravesarla. ( si el pincho es de madera, mejor que lo pongáis en remojo para que no se queme en el horno)

Cogeremos un cuchillo afilado y lo sujetaremos en ángulo y haremos un corte en una punta de la patata. Cortaremos en la dirección opuesta a la que iremos girando la patata ensartada.

Iremos cortando por toda la longitud del pincho mientras lo vamos girando, procurando que haya un espacio parejo entre las rodajas que formaran la espiral.

Ya veréis que es muy fácil, aunque explicado parezca complicado

Cuando ya tenemos las patatas cortadas en espiral, las reservamos

Derretiremos la mantequilla y con un pincel, la utilizaremos para pintar las patatas.

En un tazón, mezclaremos el queso parmesano, la pimienta negra, el ajo en polvo, el pimentón y la sal.

Con esta mezcla cubriremos toda la patata, si el recipiente es suficientemente grande podemos ir girando la patata por encima de la mezcla. Si no lo fuera, vamos tirando el polvo de la mezcla por encima de la patata para que llegue a todos los rincones.

Colocaremos las patatas en una bandeja para hornear y la introduciremos en la parte baja del horno

Hornearemos unos 25-30 minutos, o hasta que esté bien dorado.

una vez horneado, las adornaremos pulverizando un poco de perejil y parmesano por encima.

Ya solo nos quedará servirlas (cuidado que queman!) y… a disfrutar!!

Peras rellenas con nueces y gorgonzola

Hola, hoy os voy a poner una receta que, aún siendo muy fácil, es perfecta para las fiestas.

Se trata de unas peras rellenas al horno. La combinación que haremos con la pera y el queso gorgonzola es maravillosa y nos garantizará que el sabor del plato sea fantástico. Por otra parte, el crujiente de las nueces, acaba de redondearlo.

INGREDIENTES:

  • Una pera conferencia por persona
  • Masa de hojaldre
  • Nueces
  • Gorgonzola
  • Moscatel (opcional)
  • Huevo
  • Zumo de limón
  • Hojas de espinaca baby (para decorar)

PREPARACIÓN:

Primero empezaremos poniendo las nueces en remojo con un poco de agua, o un poco de moscatel. De esta manera, cuando estén en el horno no se resecarán y, además si les ponemos el moscatel cogerán un gustito especial.

Continuaremos pelando las peras. A medida que las vamos pelando las rociamos con zumo de limón par que no se oxiden.

Una vez peladas, las cortamos por la base de manera que se mantengan de pie. Con ayuda de una cuchara especial la vaciamos por dentro y quitaremos las semillas.

Escurriremos las nueces y las romperemos.Para ello, una buena opción es envolverlas en papel de aluminio y golpearlas con un objeto contundente, yo utilizo el rodillo de amasar.

Una vez trituradas, las pondremos en un bol al que añadiremos el queso gorgonzola. Mezclaremos ambos ingredientes hasta obtener una masa uniforme.

Ahora, cogeremos cada pera y con una cuchara iremos rellenando el agujero que habíamos hecho anteriormente.

Ahora es hora de empezar a trabajar con el hojaldre. Extenderemos el hojaldre lo máximo que podamos, para ello utilizaremos el rodillo del que ya os he hablado. Una vez extendido, recortaremos tantos círculos como peras tengamos. Para ello, yo utilizo un molde de emplatar.

Utilizaremos estos círculos para tapar la parte de abajo de la pera.Con ello conseguiremos que no se no se esparza el relleno.

Luego, cortaremos unas tiras a todo lo largo de la masa de hojaldre. Con estas tiras iremos envolviendo las peras desde abajo, recogiendo la base con la tira y luego hacia arriba. Si la tira de hojaldre no nos llega añadiremos otra y la uniremos mojando las puntas.

Pondremos el horno a calentar a 200 °C.

Cogeremos una bandeja de horno y pondremos un papel de hornear la base para que no se nos peguen las peras a la bandeja. Pondremos las peras encima del papel de hornear de la bandeja de horno.

Dependiendo del número de peras cogeremos uno o dos huevos y tiraremos la yema en un bol. Batiremos la yema y con un pincel, e iremos pintando las peras.

Solo nos quedará meter la bandeja en el horno y hornear durante unos 15 a 20 minutos. Tendremos que prestar atención hasta que la masa de hojaldre esté dorada, ese será el momento de sacarlas del horno.

Ahora, simplemente tendremos que emplatarlas. Yo les suelo poner unas hojas de espinacas baby.

Ya solo nos queda servirlas y… A disfrutar!!