Rollos de pollo rellenos de bacón y queso

Hoy os pongo una receta fácil y muy rica. Ya os puse una receta muy parecida pero en vez de hacerlo al horno lo hacíamos al vapor 

Tanto con la otra como con esta obtendrás  un estupendo plato de pollo, un entrante  o tapa fría sana e ideal para llevar en tupper

INGREDIENTES  para dos personas:

  • 2 pechugas (pueden ser contramuslos) enteras
  • 6 lonchas de bacón (o 3 grandes)
  • 4 lonchas de queso (tipo hawarti ) 
  • Albahaca
  • Orégano
  • Sal y Pimienta
  • Aceite de ajo (opcional)

PREPARACIÓN. 

Primeramente abriremos las pechugas  ( o los contramuslos) y las extenderemos dándoles unos golpes para ablandarlas. 

Después las salpimentaremos al gusto por ambas caras, ponemos el bacon cubriendo la mayor parte de la superficie y a continuación ponemos las lonchas de queso.

Desde un extremo de la carne empezamos a enrollar haciendo presión. Si se mantiene enrollado, perfecto, pero si no entonces tendremos que utilizar un cordón para atarlo y que se mantenga enrollado, ante la duda mejor atarlo, no cuesta nada y nos ahorraremos sustos

Ahora pondremos el pollo en una fuente de horno y si tenemos aceite de ajo tiramos un poquito por encima, si no, ponemos aceite normal y espolvoreamos las hierbas aromáticas. 

Con el horno precalentado A 200 °C, introducimos la fuente durante aproximadamente 15-20 minutos, hasta que estén ligeramente dorados.

Sacamos la fuente del horno y dejamos que se enfríe y cuando ya estén fríos procederemos a cortarlo en rodajas. 
Ahora ya podremos servirlos, si os apetece, podemos servirlos acompañados de salsa barbacoa  

Como siempre, ya sólo nos quedará disfrutar!!

Lasaña de calabacín


Aquí os voy a mostrar una receta fácil y buenísima 
Esta es una receta de lasaña, pero los calabacines sustituyen a las láminas de pasta llenas de hidratos, pasando asi a ser una lasaña más sana y más jugosa. Siendo además muy interesante nutricionalmente ya que, los calabacines aportan minerales como calcio, hierro y fósforo, y muchas vitaminas. Además contienen mucha fibra y son de fácil digestión.

En este caso yo la he hecho de atún pero podéis utilizar jamón o carne picada guisada, lo que más os apetezca en ese momento. 

INGREDIENTES: (para 2)

  • 1 calabacin grande 
  • Lata de atún en aceite de oliva (unos 80g)
  • queso mozzarela (puede ser en láminas finas o rallado) 
  • queso parmesano rallado
  • Aceite
  • Sal

PREPARACIÓN 

Ponemos a calentar el horno a 180ºC

Lavaremos el calabacin y lo secaremos (si vemos que con uno nos quedamos cortos utilizaremos un par)

Con un pelapatatas pelamos la piel del calabacín  y luego con el mismo aparato lo cortáremos en láminas muy finas a lo largo. Podéis usar una mandolina, lo que os funcione mejor

Tomaremos una fuente rectangular que pueda ir al horno. Untaremos la fuente con un poco de aceite y montaremos las capas de la lasaña. Primeramente pondremos una capa de láminas de calabacín, sin dejar espacios. Yo suelo ponerlas que cuelgen por los lados de la bandeja para así después cerrar por la parte de arriba. 

Luego esparciremos por encima (de la base) parmesano rallado y lo cubriremos con una capa de atún (más o menos la mitad de la lata) acabando con una capa de queso mozzarela. 

Repetiremos el proceso: 

calabacín, parmesano, atún , hasta que se acabe todo. Terminaremos con la capa de mozzarela y “cerraremos” por arriba entrecruzando las tiras de calabacin, (como haciendo un cesto)

Se puede hacer así, o simplemente cortar el calabacín a la anchura de la bandeja del horno  y olvidarnos de trenzar el calabacín pero de esta manera aguanta más firme

Por último pondremos una capa de queso parmesano y meteremos la fuente en el  horno. Como siempre, dependiendo del horno lo dejaremos entre 20 y unos 25 minutos (vigilando), aproximadamente o hasta que se dore la parte de arriba de la lasaña.
Cuando ya la veamos doradita, la sacaremos del horno y la dejaremos unos 10 minutos para que se asiente. 


Pasado ese tiempo ya la podemos sacar de la bandeja y  servirla y, por supuesto, como siempre a disfrutar!!

Remolacha y queso con aceite de pistacho


Hoy os traigo una receta que podéis utilizar como acompañamiento o aperitivo y quedaréis súper bien ya que es diferente. 

Es un aperitivo frío, por lo que la remolacha debes asarla o cocerla con antelación, aunque también puedes comprar la remolacha ya cocida, pero entera.

Quiero deciros que una de las mejores combinaciones para la remolacha la proporcionan los productos lácteos. En este caso he utilizado queso fresco de cabra, pero podéis utilizar cualquier otro. 

Veréis que es una receta muy simple, se prepara en minutos y la presentación es muy atractiva

INGREDIENTES (para 2 como acompañañmiento o más como aperitivo)

  • Una remolacha (puede ser comprada ya cocida)
  • Queso fresco de cabra (podéis utilizar otros)
  • Unos pistachos 
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de manzana
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN. 

Podemos hacer una  cosa bonita como la de la foto (ya sabéis que yo soy un poco pijito jeje) o simplemente una ensalada, pero yo siempre soy de la  opinión que la comida también entra por los ojos. 

Empezaremos cortando la remolacha en láminas y después con  un cortador de galletas con formas cortaremos las laminas de remolacha y las reservaremos

Ahora, con el mismo cortador, iremos haciendo formas con el queso. 

Cuando ya tenemos las formas hechas (el doble de remolacha que de queso) las emplatamos  haciendo capas. 

Para la salsa de acompañamiento, cogeremos unos pistachos y los trocearemos (podemos meterlos en un papel y golpear hasta que queden trocitos pequeños) En un recipiente pondremos un poco de aceite de oliva virgen extra, unas gotas de vinagre,los pistachos, sal y pimienta ( y si tenéis unas hojas de cilantro, opcional) lo agitamos hasta que se integre todo y a continuación lo utilizamos para aliñar el plato 

 Ahora solo tienes que servirlo y, a disfrutar!!

Empanadillas de brócoli, peras y queso azul. 


Hoy os propongo un plato que está muy bueno y además es sano puesto que lleva verdura, el brócoli, fruta, la pera y queso. Si sois muy puristas podéis hacer la masa de las empanadillas pero, yo normalmente utilizo un sobre de obleas porque,a veces, no merece tampoco la pena aumentar el esfuerzo en una receta que,en principio, la idea es que sea una cosa rápida y fácil para una cena o un primer plato
INGREDIENTES 

  • 200 gr de brócoli, (una vez limpio)
  • 50 gr de queso azul desmenuzado, 
  • 1 pera conferencia cortada en cubitos, 
  • 1 envase de obleas de empanadillas,
  • aceite de oliva.
  • 1 huevo

PREPARACION

Primeramente hemos de decidir si queremos hacerlas al horno o fritas. Yo particularmente prefiero hacerlas al horno puesto que llevan menos (casi nada) de aceite, pero podéis hacerlas como prefiráis. 

Si las hacemos al horno pondremos a calentar a 200°C

Luego empezaremos por hacer trocitos el brócoli. Para ello, haremos un corte con un cuchillo en la base de las ramitas del brócoli y veremos cómo se desmenuza. 

Después, lo ponemos en un recipiente apto para microondas (por ejemplo un Lekue) y lo rociamos con un poco de aceite y una pizca de sal. Lo tapamos y programamos 5 minutos en el microondas. Si tienes vaporera también lo puedes hacer así, seguramente queda mejor pero al micro es más fácil.

Mientras se hace el brócoli pelamos la pera y la cortamos a daditos pequeños

Extendemos las obleas sobre una superficie lisa. 

Ahora pondremos en un bol todos los ingredientes (el brócoli ya cocinado, los trocitos de pera y el queso azul desmigado). Removemos para integrar todos los ingredientes y a continuación ponemos un poco de esta mezcla en El Centro de cada oblea. Doblamos la oblea por la mitad y con los dientes de un tenedor sellamos la empanadilla.

Bueno pues ya las tenemos preparadas ahora sólo nos queda decidir como queremos hacerlas, si al horno o en sartén (o en freidora)
Si nos decidimos por la sartén, Ponemos abundante aceite y freímos a fuego medio-bajo, sólo hasta que se doren.  Luego las dejáis escurrir sobre papel absorvente para eliminar el extra de aceite. 

Pero, si como yo, preferís la receta’light’, entonces, las pondremos en la bandeja del horno con papel de hornear y las pintaremos un poco por encima con huevo batido y las hornearemos a 200 °C durante unos 10 o 15 minutos. O hasta que se doren, vigilando que no se quemen. 

Ahora sólo tendremos que servirlas y como siempre a disfrutar!!

Croquetas de calabaza

Estas espectaculares croquetas de calabaza, se hacen con una receta facilísima. Ideales para picotear o como plato principal. Están muy buenas y quedan crujientes por fuera y cremosas por dentro. 

Hay quien las hace con huevo, pero yo no les pongo, porque quedan muy buenas así y además si alguien vegetariano quiere probarlas tendrá menos problemas. 

He utilizado harina de garbanzo. Una de las principales propiedades de la harina de garbanzo, es que es una harina que no tiene nada de gluten. 

Y entre los beneficios de la harina de garbanzos está  la gran cantidad de proteínas vegetales que tiene y la fibra, que nos ayuda al tránsito intestinal y a regular el organismo.

INGREDIENTES

  • Calabaza asada, 400 gr⠀
  • Queso rallado, 200 gr (podéis utilizar cualquier queso, yo suelo mezclar varios) ⠀
  • Harina de garbanzo
  • Aceite, 
  • Sal y pimienta
  • Perejil fresco

PREPARACION

Primeramente tendremos que tener la calabaza asada. Si no la tenemos, lo haremos muy fácil. Cogemos la calabaza, la envolvemos en papel aluminio y la ponemos en el horno durante unos 30 minutos. 

A continuación, la pelamos o simplemente la cortamos y con una cuchara sacamos la pulpa de dentro. Luego aplastamos la calabaza con un tenedor hasta hacerla puré (también puedes pasarla por la picadora), está tan blanda que no te va a costar mucho.

Agregamos 4 cucharadas de harina de garbanzo , los 200 gr de queso rallado, salpimentamos a gusto y mezclamos hasta que están integrados.

Hacemos bolitas del tamaño que nos parezca más apropiados (dependiendo de si las quieres poner como aperitivo, más pequeñas o como plato principal) y las pasamos por más harina de garbanzo para rebozarlas. 

Las freímos en sartén o freidora hasta que se vean doradas, las ponemos sobre un papel absorbente para eliminar el sobrante de aceite. Ahora les ponemos un poquito de perejil, servimos y ¡A disfrutar!⠀

Ensalada de Granada y parmesano

Hoy se me han presentado a comer por sorpresa y tenía pensado un segundo plato para menos personas, pero al final he tenido que dividirlo en más porciones porque no me llegaba, así que he pensado que bueno, haremos una ensalada para acompañar. 

Ya os he hablado alguna vez del secreto, es decir abrir la nevera hacer un escaneo y ver qué puedo combinar con qué. En la nevera me gusta tener productos de temporada y como estamos en otoño, no podían faltar las granadas.  Así que, a partir de ver la granada, he empezado a sacar cosas que a mí buen entender combinarían  para conseguir una buena ensalada. 

La granada es una fruta con un alto poder antioxidante, rica en vitaminas, que posee múltiples beneficios medicinales. Entre las que destaca la propiedad de reducir el riesgo de ataques cardiacos, mejorar el flujo sanguíneo al corazón y mantener las arterias libres de depósitos grasos. Tiene alto contenido de vitamina C y B5 , fenoles naturales, potasio, vitamina A, vitamina E y ácido fólico. Además, tiene altos niveles de antioxidantes, los cuales combaten los radicales libres e impiden el envejecimiento celular.

Imaginaros si es interesante añadirla a la ensalada 

INGREDIENTES 

  • 1/2 granada
  • Ensalada (canónigos y rúculas)
  • Queso Parmesano
  • Nueces
  • Aceite de oliva virgen
  • Vinagre de manzana
  • Sal y pimienta

PREPARACION

Desgranamos la granada con cuidado de que no quede ningún trozo de piel blanca, que es  amarga. La mejor forma de desgranar la granada es partirla por la mitad con un cuchillo y luego con un mazo o algo  contundente ir dándole golpes por detrás (la piel) y así los granos irán cayendo y en un momento la tendréis limpia. 

Ponemos en el plato una base con la ensalada luego tiramos por encima las semillas de Granada. Añadimos las nueces troceadas y luego cogemos el parmesano y lo rayamos por encima y ponemos un poco más cortándolo en lonchas finas. 

Aliñamos con la sal, la pimienta, el aceite y un poco de vinagre de manzana y lo renovemos todo y ya podemos servir está ensalada de pocas calorías y grasas sanas que nos harán disfrutar!!

Ensalada con queso y vinagreta de pistachos y arándanos

La ensalada, esa fantástica solución que nos salva de más de un apuro y que nos permite abrir la nevera y hacer un invento con las cosas que tenemos. Sí, lo sabéis, la ensalada es como a la pizza todo lo que le pongas le va bien. Aunque claro, el resultado no es lo mismo en ambos casos.

Ya sé que hay muchas ensaladas predefinidas. En concreto el término ensalada suele referirse a la combinación de lechuga, tomate y cebolla, aliñada con aceite de oliva, vinagre de vino blanco y sal. Se suele llamar ensalada mixta a la que tiene atún, aunque hay muchos ingredientes que se suelen añadir sin que por ello cambie de nombre el plato, tales como cebolleta, pepino o huevo duro. Incluso hay muchas ensaladas con nombre propio: campera, César, rusa, de arroz, de pasta, griega, Waldorf, Y muchas más. 

Pero si sois un poco locos, como yo, utilizaréis uno de mis secretos que consiste en abrir la nevera y hacer un escaneo y decir, a ver qué le pongo hoy a la ensalada!  

Habitualmente, debe ser debido a la experiencia, me suelen salir bien. Hoy os voy a dar una receta basada en ese secreto que la verdad ha quedado muy buena y por eso os la paso. 

INGREDIENTES :

  • Ensalada variada,por ejemplo del tipo mezclum
  • Un puñado de frutos secos a vuestra elección. Yo acostumbro a poner nueces, pipas de calabaza, trocitos de coco, almendras crudas, y alguna cosita más
  • Queso emmental o gouda
  • Pistachos
  • Arándanos secos
  • Aceite de oliva virgen
  • Miel
  • Vinagre de manzana
  • Sal

PREPARACION 

Primero haremos la vinagreta. En el vaso de la trituradora meter los pistachos (ojo sin cáscara😉) Y los arándanos. Si quieres, para ayudar a la trituradora tanto los pistachos como los arándanos los puedes trocear un poco. A continuación ponéis en el vaso de la trituradora, la miel (una cucharadita más o menos) el aceite una pizca de sal y unas gotitas de vinagre de manzana. Ahora triturar todo hasta que nos quede una salsa. 

En un bol ponéis los brotes de ensalada, los frutos secos troceados (los podéis poner en un sobre de plástico y picarlos dándoles algún golpe) y el queso cortado a dados. 

A continuación vertéis sobre la ensalada la vinagreta, y ya podéis servir y….ya sabéis, a disfrutar!!