Salmorejo de papaya

En realidad el salmorejo se hace con tomate, pero tenía excedente de papaya y se me ha ocurrido que podíamos substituir los tomates por papaya manteniendo el resto de ingredientes y, aunque le hubiera podido llamar crema fría de papaya, he decidido mantener también el nombre de salmorejo.

La verdad, es que el resultado es bastante bueno.

La papaya es una fruta tropical de gran tamaño originaria de México. Sus nutrientes son fundamentalmente azúcares de absorción rápida. El aporte de proteínas es bajo y su contenido en grasas es escaso.

Debido a su alto contenido en agua es un buen diurético, es rica en vitamina A y C, es un buen antioxidante y contiene minerales como el calcio, el magnesio, el potasio y el fósforo, que ayudan a restaurar el equilibrio ácido-base del organismo. Si a todo eso añadimos que está muy rica, ¿qué más queremos?

INGREDIENTES :

  • 300 gramos de papaya,
  • 1/2 vaso de aceite de oliva,
  • 100 gramos de virutas de jamón,
  • 100 ml de agua fría
  • 1/2 cucharita de vinagre,
  • 2 huevos cocidos,
  • Una rebanada de pan sin corteza (remojada en agua) opcional
  • sal y pimienta.

PREPARACIÓN

Pelaremos la papaya y le quitaremos las pepitas. Dependiendo de cómo esté de madura, esto lo podemos hacer con una cuchara.

Cortaremos la fruta en trozos y la pondremos en la trituradora junto con el aceite de oliva, el agua (un poco), el vinagre (en esta ocasión yo he puesto vinagre de mango que le queda genial, pero podéis usar cualquier otro), una pizca de sal y otra de pimienta.

Trituraremos hasta conseguir una crema. Si queremos darle algo más de consistencia podemos hacerlo añadiendo al triturar, unos trozos de miga de pan mojada y así se parecería más a la textura del salmorejo, pero probarlo primero sin el pan y ver la consistencia que os queda

Con eso ya tendríamos la base del salmorejo. Pero hay que darle algo de crunchy por lo que seguiremos utilizando la receta del salmorejo y picaremos finamente los huevos cocidos (supongo que cocer huevos lo tenéis claro, si no, me preguntáis) y las virutas de jamón.

Distribuimos el salmorejo en el recipiente que prefieras para emplatar y colocamos por encima un poco de huevo duro picado y un poco de jamón.

Incluso si lo queremos servir como aperitivo, se puede “emplatar” en vasos de chupito (en ese caso no añadiremos el pan)

Pues, de una manera u otra y ya sea de aperitivo o de primer plato, ya sabéis…A disfrutar!!

Zumo de tomate

Hoy, al cocinar me he acordado un plato viejuno, de aquellos que antes había en los menús como entrante pero que últimamente está en desuso. Se trata del zumo de tomate, he recordado que hace mucho tiempo cuando ivas a un restaurante de menú habían tres platos, un entrante un primero y un segundo y el entrante de siempre acostumbraba a ser o un vaso de zumo de tomate, una pequeña ensalada, o alguna cosa parecida. Así que, recordando viejos tiempos hoy os voy a poner esta receta que sobre todo es muy sana

Cuentan (a saber) que el zumo de tomate es una bebida creada por Louis Perrin en 1917. Se dice que un día se le acabó el zumo de naranja en su hotel, y tenían que sustituirlo de alguna forma 🤷🏻‍♂️. 

El zumo de tomate ofrece muchas propiedades para el organismo ya que tiene nutrientes beneficiosos para nuestra salud y es un claro exponente de la dieta mediterránea.

Se puede servir solo como zumo, o de acompañamiento con algún tipo de aperitivo.

INGREDIENTES :

  • Una rama de apio (opcional)
  • Cuatro tomates frescos
  • Dos ramitas de perejil fresco
  • Albahaca o hierbabuena, o ambas
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN

Pelaremos los tomates, para ello hay varias maneras, se puede hacer tal cual, si son pocos, o utilizar una olla con agua hirviendo y una pizca de sal e introducir los tomates (a los que habremos hecho un corte en cruz) dejándolos escaldar durante unos segundos. Y, una vez listos, pasarlos a un bol con agua fría. Así la piel debería salir sin esfuerzo.

Es conveniente utilizar tomates de calidad, yo a veces utilizo tomates de diferentes clases.

Si decidimos utilizar apio (hay a quien no le gusta el sabor) lo limpiaremos y cortaremos en trozos medianos.

Colocaremos los tomates y el apio en la batidora y trituraremos hasta obtener una mezcla líquida y homogénea.

Lavaremos y picaremos, la hierbabuena (y/o) la albahaca y el perejil fresco y lo agregaremos a la licuadora. Trituramos durante unos segundos más, hasta que todo se haya mezclado bien.

Salpimentamos y añadimos aceite de oliva al gusto.

y ya estaría…. A disfrutar!!

Yogur salado de Oriente Medio

Os pase la receta de garbanzos crujientes y algunos me habéis preguntado qué, ademas, de como aperitivo, en qué otras recetas se pueden utilizar. Pues os paso esta receta en la que encajan perfectamente.

Le he puesto este nombre a la receta porque tiene unos sabores muy de Grecia, Turquía, Líbano y zonas adyacentes, bueno, y porque yo soy así!😉

INGREDIENTES (para dos)

  •  2 yogures griegos
  •  2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  •  sal y pimientas variadas recién molidas
  •  queso feta en dados
  •  Unas hojas de menta fresca
  •  Jugó de limón

PREPARACIÓN

podemos prepararlo todo junto o ya directamente emplatar para cada comensal, como es muy fácil, es mejor emplatar individualmente.

En el recipiente elegido, pondremos el yogur griego haciendo que cubra la base

Rociaremos con el aceite de oliva, y espolvorearemos la sal y la pimienta.

Si tenéis sal de limón este es el momento de usarla, pero sino, podéis usar una normal.

Añadiremos el queso feta y los garbanzos crujientes,

Si no tenéis los garbanzos crujientes los podéis sustituir por piñones tostados con una pizca de pimienta de cayena.

Decoraremos con las hojas de menta troceadas que le darán un plus de frescor y pondremos un poco de jugo de limón (poco que no queremos que mate el sabor del plato.

Y ya está, servir y… A disfrutar!!

Ensalada de escarola, mango, nueces y pipas de calabaza

Esta receta es para realzar el olvidado valor de la escarola. Su alto contenido en agua convierte a la escarola en un vegetal saciante y muy bajo en calorías. Además, es diurética, depurativa y digestiva.

Su contenido en vitamina C interviene en la formación del colágeno, los huesos y los glóbulos rojos. Aumenta la absorción de hierro y la resistencia a las infecciones.

Contiene potasio y magnesio, es la verdura con más ácido fólico junto con las espinacas y es rica en betacaroteno.

Ósea que hay que aprovecharse de este producto que además es económico.

Como la escarola tiene un ligero toque amargo es conveniente, como en este caso, mezclarla con algo dulce como el mango

INGREDIENTES (4 personas):

• 1 escarola

• 1 mango

• 30 g de pipas de calabaza

• Nueces peladas.

    PARA LA VINAGRETA:

• Aceite de oliva virgen extra.

• Vinagre de manzana.

• Sal.

• Una cucharadita de mostaza de Dijon.

PREPARACIÓN

Separaremos las hojas de la escarola, desechando las que tengan color amarillento o parduzco

Las lavaremos, secaremos y trocearemos y las colocaremos en una fuente.

pelaremos el mango y lo cortaremos en daditos y los añadiremos a la fuente.

Tostaremos las pipas de calabaza en una sartén para aumentar su sabor hasta que se inflen un poco. Cuando estén tostadas las agregaremos a la ensalada.

Trocearemos un poco las nueces y también las añadiremos

Mezclaremos bien preferiblemente con las manos, y ya podríamos servirla así aliñándola con aceite y sal, pero nos quedará mejor si hacemos una vinagreta

Están sencillo como, introducir todos los ingredientes en un recipiente y batirlos hasta conseguir una vinagreta, con la que luego aliñaremos la ensalada

Y así, en un momento, tendremos un plato rico saciante y fácil.

Así que ….A disfrutar!!

Ensalada de tomate y sardinas

¿Quieres una comida rápida y fácil? Pues aquí tienes una.

No soy muy dado a utilizar latas de conservas para cocinar, pero hay veces que te sacan de un apuro, como en este caso, me apetecía y un plato rápido y esta ensalada era una muy buena opción.

Hay que decir que una buena sardina en conserva en aceite de oliva es una magnifica opción. Las sardinas en aceite de oliva aportan abundantes proteínas de calidad, muchas grasas saludables, son una buena fuente de calcio (sobre todo si nos comemos las raspas) y de vitamina D que favorece su absorción. Tanto que una lata de sardinas de 100g. aporta tanto calcio como un vaso de leche.

Aunque es un producto, del que no hay que abusar. Una de las razones es que aportan un alto nivel de colesterol.

INGREDIENTES:

  • Dos o tres buenos tomates
  • Una lata de sardinas en aceite de oliva
  • Un par de pepinillos en vinagre agridulces.
  • Un puñado de aceitunas negras sin hueso
  • Unas hojas de albahaca fresca
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Empezaremos lavando bien los tomates y como opción los pelamos (yo lo prefiero). Una vez lavados y pelados los cortaremos tamaño bocado.

Cortaremos también en rodajas las aceitunas y los pepinillos. Recogeremos las hojas de albahaca (a poder ser de nuestro huerto urbano) las lavaremos y picaremos.

Y ahora, solo nos quedará poner el tomate en el plato, tirar por encima las aceitunas y los pepinillos y añadir las sardinas.

Ahora tenéis dos opciones , incluir el aceite de la lata o no. , Como consejo, os digo que si la conserva es fiable lo utilicéis ya que impregnará toda la ensalada con el sabor de la sardina.

De cualquier forma, pondremos un poco más aceite de oliva virgen y salpimentaremos. Podéis rematarla con alguna crema de vinagre tipo balsámico de Módena.

Y, ahora ya sabéis… A disfrutar!!

Milhojas de sandía, jamón y mozzarella

Hola, con la que está cayendo, ¿a quien no le apetece un plato fresco, fresco? Pues nada más fresco que un plato en el que intervenga la sandía.

Ya os he puesto algún otro plato de sandía, alimento ideal para el verano:

El carpaccio de sandia. ,

O el refresco de sandía

o el gazpacho de sandía entre otros.

En cualquiera de los casos se trata de platos muy refrescantes para contrarrestar estas olas de calor que nos acechan.

INGREDIENTES

  • 1/2 sandía,
  • 1 bola de mozzarella fresca de bufala,
  • 50 g de jamón curado en lonchas finas,
  • Hojas de lechuga variada cortada y limpia.
  • aceite de oliva virgen extra,
  • sal y pimienta negra.
  • Hojas de menta (opcional)

PREPARACIÓN :

Cortaremos la sandía haciendo rebanadas de medio centímetro de grosor, procurando que salgan cortes rectos. Recortaremos con un cuchillo pequeño cuadrados más o menos del mismo tamaño. Retiraremos las posibles semillas y resérvaremos.

Escurriremos bien la mozzarella y cortaremos en lonchas delgadas.

Montaremos los milhojas alternando capas de sandía, jamón, mozarella y lechuga.

Aliñaremos ligeramente cada capa con un poco de aceite, sal y pimienta negra recién molida.

Para ayudar a mantener firme la estructura, pincharemos un palillo o brocheta y terminaremos con unas hojas de menta y con un poco más de aceite y pimienta.

Ahora solo tendremos que servirlo, a poder ser en la terraza a la sombra y… a disfrutar!!

Licuado de naranja, kiwi y pera

Hola, habitualmente os suelo poner platos, aunque alguna vez os pongo zumos o batidos. Pues ahora en verano es cuando mejor sientan los zumos de frutas frescas, por lo que os voy a pasar algunos que, aparte de ser muy sanos, refrescarán y darán energía.

Alguno de los que ya os he puesto son:

El refresco de sandía o la limonada húngara.

Aunque, estos dos básicamente son refrescos. Sin embargo la receta de este licuado, por su consistencia, la podemos utilizar como desayuno o merienda. De momento os paso este, pero en breve os pasaré más

Además, la combinación de estas tres frutas, nos irá bien si tenemos algún problema de hipertensión.

INGREDIENTES

  • Una naranja
  • Un kiwi
  • Medio vaso de agua
  • Una pera mediana
  • Una hoja de menta (opcional)
  • PREPARACIÓN
  • Lo primero que haremos, será obtener el zumo de la naranja. Una vez lo tengamos lo introduciremos en la licuadora o batidora de vaso. Si no tenéis batidora siempre podéis comprarla aquí, a ser posible con filtro, si no queréis demasiada pulpa.

    Añadiremos a la licuadora la pera cortada a trozos y sin el rabo ni las semillas. Pelaremos el kiwi y lo trocearemos y también lo meteremos en la batidora. Por último, añadiremos el agua fría. Y solo nos quedará batirlo bien. Si no tenéis filtro, servirlo a través de un colador. Añadimos las hojas de menta fresca y … A disfrutar!!