Pollo con castañas

Seguimos en otoño, y como os he dicho muchas veces, a mí me gusta cocinar con productos de temporada.

La castaña es un fruto seco propio de esta época y rico en vitamina B. Además, resulta saciante y astringente en caso de descomposición estomacal.

la castaña la utilizamos pelada. El recurso más utilizado para pelar castañas suele ser el escaldado, basta con hacerles un corte, introducirlas unos minutos en agua hirviendo, cortar la cocción con agua fría y pelar. Aunque con el escaldado es muy fácil que la superficie de la castaña se vea ligeramente cocida.

Pero hay otro truco de cocina para pelar castañas que puede ser más rápido, más limpio y más efectivo, y es usando el microondas. Haremos también un par de incisiones en la piel externa de las castañas y las pondremos, en pequeñas cantidades, en el microondas a máxima potencia unos 20 segundos

Hay que tener cuidado al cogerlas porque están calientes, así que para pelarlas rápidamente puedes cogerlas con un trapo, y con él retirar las pieles dejándola totalmente limpia y entera.

Podéis utilizar el que queráis, a mi me gusta más el clásico pero cada uno…

INGREDIENTES:

8 contra muslos de pollo

Una cebolla

Tres zanahorias

200 g de castañas

Unas hojas de tomillo

Vino dulce o moscatel

Aceite de oliva virgen extra

Sal y pimienta

PREPARACIÓN.

Lo primero que haremos será pelar las castañas ya sea escaldando o utilizando el microondas

A continuación cortaremos la cebolla en brunoise (forma de cortar las verduras en pequeños dados de 2 a 3 mm de lado) y la zanahoria en láminas muy finitas.

Salpimentaremos el pollo por ambos lados. Lo pondremos en la cazuela muy caliente con un poco de aceite. Es importante que esté muy caliente para sellar el pollo y que los jugos queden en el interior.

Los dejaremos el suficiente tiempo para que queden dorados por ambos lados.

Cuando estén sellados pondremos también la cebolla, la zanahoria y el toquecito de tomillo que les dará un sabor y un aroma especial.

Añadiremos las castañas peladas y dejaremos unos seis o siete minutos.

A continuación siguiendo con el fuego fuerte añadimos el vino dulce o el moscatel y lo dejamos reducir. (Si se nos queda corto de caldo siempre podemos poner un poquito de caldo de pollo).

Ahora que ya tenemos todo dentro de la cazuela lo dejaremos cocer a fuego medio con la cazuela tapada unos 40 minutos.

Y cuando comprobemos que está en su punto, por ejemplo pinchando el pollo y viendo que ya está hecho por dentro, lo sacaremos y emplataremos.

Y solo nos quedará servirlo y… A disfrutar!!

Anuncios

Espárragos con salsa de yogur aromatizada con eneldo

El plato que os pongo hoy varia en laboriosidad dependiendo si hacemos los espárragos o si los compramos en conserva. Con la segunda opción nos ahorramos unos 20 minutos, pero con la primera le damos un toque de autenticidad.

Si nos decidimos por la conserva, es conveniente que esta sea de primera calidad.

Claro, qué más sencillo sería coger los espárragos en conserva y ponerle una cucharada de mayonesa de bote, pero entonces no había falta mirar blogs de cocina, Jajajaja.

Pero casi es igual de fácil

INGREDIENTES.

  • Espárragos blancos ( en conserva o no)
  • 1 yogur griego
  • Limón
  • Eneldo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y Pimienta
  • Azúcar
PREPARACIÓN

Si hemos optado por espárragos frescos, tendremos que lavarlos y pelarlos desde la base de la yema (podréis utilizar un pela patatas) y también cortaremos el trozo duro del final (la mejor manera es doblar los espárragos hasta que se rompen, la parte de abajo es la que tiramos).

Los coceremos en agua mineral con un poco de sal y de azúcar. Intentaremos ponerlos en vertical. Para ello utilizaremos una cesta ( por ejemplo de la freidora) o también los podemos atar.

Dejaremos cociendo unos 15 o 20 minutos hasta que estén al dente,

Una vez cocidos, retiraremos el agua y los dejaremos atemperar.

Mientras se están cociendo, podremos ir haciendo la salsa. Para ello, mezclaremos el yogur, un chorrito de aceite, el eneldo, ralladura de limón, un chorrito de zumo de limón y salpimentaremos.

Si al final hemos decidido ser más prácticos y hemos utilizado espárragos en conserva, únicamente tendremos que sacarlos del bote o lata y secarlos antes de emplatar.

Como habréis visto, una receta super fácil y además muy sana

Solo nos quedará emplatar los espárragos, añadirle un poquito de salsa por encima y acompañarlo con una salsera con el resto de la salsa. Y… A disfrutar !!

Calabaza asada con alioli de ajo negro.

Qué mejor receta para hacer en otoño que una que utiliza uno de los productos emblemáticos de la temporada, la calabaza.

Ya ha pasado Halloween y siguen habiendo calabazas en los mercados, pero ahora su destino no es que les pongamos unos ojos y una boca con una vela dentro, sino que ahora han de cumplir la función de alimentarnos.

Ya veréis que esta receta, aunque facilísima os dará un resultado espectacular

INGREDIENTES (PARA 4 )

  • 1 calabaza grande
  • unas nueces
  • unas ramas de romero fresco
  • unas ramas de tomillo fresco
  • 1 cabeza de ajo negro
  • lechuguitas
  • sal
  • pimienta negra
  • aceite de oliva

PREPARACIÓN

Lavamos la calabaza y la cortamos como si fuera un melón. Es decir a gajos. Hay que decir, que para esta receta se puede utilizar cualquier calabaza pero la ideal es la típica calabaza redonda.

Una vez cortada, podemos quitarle la piel o no. Cuando está asada es mucho más fácil quitársela pero también se puede hacer antes de asarlas. Incluso, si no fuera temporada, podéis hacer esta receta con calabaza que tengáis congelada.

Bueno, pues pondremos las porciones de calabaza en una bandeja de horno en la que habremos puesto un papel sulfurado.

Iremos precalentando el horno a 220 °C

Salpimentaremos la calabaza y en la misma bandeja, pondremos por encima unas hojas de tomillo y romero, a ser posible de vuestro huerto urbano. Yo esta vez he añadido también unas hojas de curry, aunque sé que es una planta que no abunda, por lo que no la he puesto en los ingredientes. Aunque si quieres una la puedes comprar en Amazon

Ahora, meteremos la bandeja en el horno a 220 ºC durante unos 30~35 minutos.

Mientras tanto iremos haciendo el alioli de ajo negro

Pelamos una cabeza de ajos negros y ponemos los dientes en un vaso de batidora. Añadimos sal y aceite OVE y lo trituramos y emulsionamos con la batidora, acordaros de ir poniendo el aceite poco a poco para que espese.

O podéis seguir la receta que ya ponía anteriormente, ya que esta lleva huevo, por lo que es más fácil de hacer

Una vez hecho, lo reservamos.

Pelamos las nueces (unas 20) y las picamos en un mortero, si no tenéis mortero, siempre podéis envolverlas en papel de aluminio y dale unos cuantos golpes con un rodillo.

Limpiamos unas hojas de lechuguitas y las troceamos en pequeñito

Una vez haya pasado el tiempo de horno, sacamos las calabazas con cuidado de no romperlas, ya que estarán muy tiernas, y las emplatamos habiéndole retirado antes las hojas de romero y tomillo.

A continuación las rociaremos con el alioli, pondremos las nueces picadas por encima y los trocitos de lechuguitas.

y ya podemos servirlas y…A disfrutar!!

Salmón con salsa de sésamo

El salmón no solo es delicioso, sino que también es uno de los pescados más nutritivos que podemos comer.

Uno de los beneficios nutricionales más conocidos de comer salmón es su alta concentración de ácidos grasos omega 3, que promueven las articulaciones y la piel saludables y reducen el riesgo de enfermedades del corazón.

El Omega-3 no puede ser producido naturalmente por el cuerpo y debe obtenerse a través de la dieta, por lo que es muy aconsejable comerlo a menudo. Además también tiene un alto contenido de proteínas.

Esta receta requiere menos de 10 minutos de preparación y solo 10 minutos cocinarla, por lo que la convierte en la cena perfecta o en una comida rápida, además de sana.

La salsa de sésamo, jengibre, ajo, salsa de soja y limón está llena de sabor y se vuelve espesa y pegajosa una vez cocida y se carameliza formando una corteza crujiente en el exterior, mientras que el centro del pescado permanece sabroso.

INGREDIENTES (para 3)

500 gramos de salmón (sin piel ni espinas)

2 dientes de ajo picados

1 cucharada de salsa de soja

2 cucharadas de jengibre rallado

2 cucharadas de zumo de limón

2 cucharadas de sirope de arce ( se puede substituir por miel, o una de cada)

2 cucharadas de aceite de sésamo

2 cucharadas de aceite de oliva

2 cucharadas de semillas de sésamo negro

1 cucharada de semillas de sésamo blanco

1 cucharada de semillas de chia

1/3 taza de cebolleta picada

PREPARACIÓN

En un tazón mezclaremos el ajo, la salsa de soja, el jengibre, el zumo de limón, la miel (o el sirope), los aceites y las semillas.

Colocaremos el salmón en una fuente para hornear y verteremos la salsa por encima.

A continuación la pondremos en la nevera durante 30-45 minutos para que se marine bien.

Mientras tanto, iremos picando la cebolleta muy pequeñito.

Precalentaremos el horno a 180ºC.

Colocaremos la bandeja en el horno en la parte superior y cocinaremos durante 10 minutos, observando cuidadosamente para asegurarnos de que no se queme (si el salmón se está oscureciendo demasiado rápido, bajaremos la rejilla).

Después de 10-12 minutos, la parte superior del salmón debe ser de color marrón dorado y la carne de la parte gruesa del salmón debe ser opaca.

En ese momento lo retiraremos del horno.

Rociaremos el exceso de salsa caramelizada de la sartén sobre el salmón y espolvorearemos con cebolleta picada.

Servir y …A Disfrutar!!

pollo con bacon y salsa gorgonzola

Hola, hoy voy a poneros un plato que por un bajo coste nos proporciona una comida exquisita.

Parece ser, que el pollo, si hablamos de carne, es uno de los alimentos más consumidos, y eso también se refleja en este blog ya que, si de recetas de pollo se trata, podéis encontrar un montón y en diferentes formatos:

En brochetas , en rollos , al horno , en Wock, pegajoso, y muchos más. Cualquiera de ellos a parte de económico, delicioso.

Veremos, pues, como hacemos este pollo con bacon y salsa gorgonzola

INGREDIENTES (para 3)

  • 400g de pechuga de pollo fileteada
  • 12 lonchas de bacon
  • 15 cl de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil
  • Para la Salsa :
    • 20 cl de nata líquida
    • 150g de Gorgonzola
    • 1 cucharadita de maicena (opcional)

    PREPARACIÓN:

    Empezaremos cortando los filetes en tiras y salpimentándolos, luego, los enrollaremos sobre sí mismo y cuando tengamos la carne enrollada, enrollaremos el Bacon por encima. Con ello, conseguiremos un “paquete” de carne envuelta en Bacon. Para que no se deshaga, podemos atarlo con hilo de cocinar o, lo que es más fácil, con un palillo.

    Iremos precalentando el horno a 200°C..

    Pondremos a calentar una sartén con un poco de aceite, cuando el aceite esté caliente doraremos los “paquetes” de carne.

    A medida que estén dorados, los iremos poniendo en una bandeja de horno

    Cuando estén todos en la bandeja, añadiremos el vino blanco y hornearemos entre 10 y 15 minutos.

    Mientras se hornea la carne, iremos preparando la salsa.

    Para ello, colocaremos la nata y el queso en una cacerola y calentaremos a fuego lento mezclando con una espátula.

    Simplemente, dejando reducir un poco la nata y moviendo para deshacer el queso nos quedará una buena salsa, pero, si preferís, podéis espesarla añadiendo un poco de maicena. Para ello, disolveremos la maicena en una cuchara con agua fría y la incorporaremos a la salsa dejándola a fuego lento 2 minutos más.

    Serviremos la carne acompañada de la salsa con un poco de perejil fresco picado.

    Y, como siempre… A disfrutar!!

    Salsa de espárragos

    Hoy os voy a dar una receta super sencilla que os puede servir para acompañar la carne que tengáis que preparar rápidamente.

    Se trata de una receta fácil sana y sabrosa con la que además sorprendéis porque no es habitual

    INGREDIENTES

    • 10 yemas de espárragos blancos
    • 50 ml de leche
    • Aceite de oliva virgen extra
    • Sal y pimienta

    PREPARACIÓN:

    Nada más fácil, ponemos los espárragos en el vaso de la trituradora, añadimos la leche y trituramos.

    Una vez triturada iremos añadiendo aceite mientras seguimos triturando hasta tener la consistencia deseada.

    Rectificamos de sal y pimienta y ya estaría.

    La podemos utilizar para muchos tipos de platos, ya os iré poniendo alguno, pero utilizar la imaginación.

    Se puede utilizar caliente, o fría dependiendo de lo que acompañemos y, si me apuráis, podéis utilizarla incluso como crema para un primer plato ya que está lo suficientemente buena para ello.

    En cualquier caso… A disfrutar!!

    Mazorcas de maíz con glaseado de limón y jengibre

    En la receta anterior, la de pollo a la provenzal, os hablaba de un acompañamiento de mazorcas a la mantequilla de limón. La verdad, es que el limón le va muy bien a las mazorcas, pero aquí os dejo otra receta de mazorcas que también os irá perfecto como acompañamiento para cuando hagáis una barbacoa.

    Esta receta, también es muy fácil y las mazorcas quedan perfectas y solo nos llevará cinco minutos de preparación y 10 de cocción.

    Podéis utilizar mazorcas crudas o ya cocinadas. En este último caso es mucho más rápido, Aunque, perdemos la gràcia de servir las mazorcas con sus hojas anudadas

    INGREDIENTES: (para 6):

    • 6 mazorcas de maíz cocidas o crudas con sus hojas

    PARA EL GLASEADO AL JENGIBRE Y LIMÓN

    • 5 cucharadas de caldo de ave
    • 60 g de mantequilla pomada
    • 1 cucharada de azúcar moreno
    • 1 cucharadita de corteza rallada de limón (a ser posible ecológica)
    • 1 cucharadita de sal gorda
    • 1 cucharadita de jengibre rallado

    PREPARACIÓN:

    Empezaremos encendiendo el fuego en la barbacoa para que vayan haciéndose las brasas. La mantendremos cerrada para que se vaya calentando.

    Mientras se calienta iremos preparando el glaseado.

    Para ello pondremos todos los ingredientes en un cazo y lo llevaremos a ebullición en el fuego, no es necesario que sea en el de la barbacoa.

    Iremos removiendo todos los ingredientes para que se disuelvan en el caldo de ave.

    Una vez llegue ebullición, lo dejaremos reducir de 5 a 7 minutos hasta que espese, lo resérvaremos caliente.

    Si utilizamos mazorcas con hojas, ahora es el momento de atarlas. Para ello cortaremos un par de hojas de las más largas y las reservaremos. El resto de hojas las tiraremos hacia atrás, dándoles la vuelta, y cuando estén todas hacia atrás le haremos un nudo utilizando la hoja que habíamos descartado.

    Con un pincel, pintaremos de glaseado las mazorcas. Es conveniente que las untemos bien por todas partes y nos guardemos el resto del glaseado

    Bien, pues ahora vamos a hacerlas. Para ello, lo primero que tendremos que hacer es cepillar bien la parrilla de cocción.

    Colocar las mazorcas a fuego medio directo, es decir con la parrilla a media altura y las mazorcas encima de las brasas. En el caso que utilicemos mazorcas con hojas, orientar estas de manera que queden lejos de las brasas para evitar que prendan.

    Asaremos de 10 a 15 minutos, manteniendo tapado tanto como sea posible y dándoles la vuelta de vez en cuando volviendo a pintar con el glaseado. Manteniéndolas hasta que estén tiernas y asadas.

    Para servirlas, las pondremos en una fuente y las untaremos con el resto del glaseado.

    Ya solo nos quedará dar el pistoletazo de salida a nuestros amigos para que se lancen sobre ellas y, como siempre… A disfrutar!!