Mazorcas de maíz con glaseado de limón y jengibre

En la receta anterior, la de pollo a la provenzal, os hablaba de un acompañamiento de mazorcas a la mantequilla de limón. La verdad, es que el limón le va muy bien a las mazorcas, pero aquí os dejo otra receta de mazorcas que también os irá perfecto como acompañamiento para cuando hagáis una barbacoa.

Esta receta, también es muy fácil y las mazorcas quedan perfectas y solo nos llevará cinco minutos de preparación y 10 de cocción.

Podéis utilizar mazorcas crudas o ya cocinadas. En este último caso es mucho más rápido, Aunque, perdemos la gràcia de servir las mazorcas con sus hojas anudadas

INGREDIENTES: (para 6):

  • 6 mazorcas de maíz cocidas o crudas con sus hojas

PARA EL GLASEADO AL JENGIBRE Y LIMÓN

  • 5 cucharadas de caldo de ave
  • 60 g de mantequilla pomada
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de corteza rallada de limón (a ser posible ecológica)
  • 1 cucharadita de sal gorda
  • 1 cucharadita de jengibre rallado

PREPARACIÓN:

Empezaremos encendiendo el fuego en la barbacoa para que vayan haciéndose las brasas. La mantendremos cerrada para que se vaya calentando.

Mientras se calienta iremos preparando el glaseado.

Para ello pondremos todos los ingredientes en un cazo y lo llevaremos a ebullición en el fuego, no es necesario que sea en el de la barbacoa.

Iremos removiendo todos los ingredientes para que se disuelvan en el caldo de ave.

Una vez llegue ebullición, lo dejaremos reducir de 5 a 7 minutos hasta que espese, lo resérvaremos caliente.

Si utilizamos mazorcas con hojas, ahora es el momento de atarlas. Para ello cortaremos un par de hojas de las más largas y las reservaremos. El resto de hojas las tiraremos hacia atrás, dándoles la vuelta, y cuando estén todas hacia atrás le haremos un nudo utilizando la hoja que habíamos descartado.

Con un pincel, pintaremos de glaseado las mazorcas. Es conveniente que las untemos bien por todas partes y nos guardemos el resto del glaseado

Bien, pues ahora vamos a hacerlas. Para ello, lo primero que tendremos que hacer es cepillar bien la parrilla de cocción.

Colocar las mazorcas a fuego medio directo, es decir con la parrilla a media altura y las mazorcas encima de las brasas. En el caso que utilicemos mazorcas con hojas, orientar estas de manera que queden lejos de las brasas para evitar que prendan.

Asaremos de 10 a 15 minutos, manteniendo tapado tanto como sea posible y dándoles la vuelta de vez en cuando volviendo a pintar con el glaseado. Manteniéndolas hasta que estén tiernas y asadas.

Para servirlas, las pondremos en una fuente y las untaremos con el resto del glaseado.

Ya solo nos quedará dar el pistoletazo de salida a nuestros amigos para que se lancen sobre ellas y, como siempre… A disfrutar!!

Anuncios

Rollitos de pollo con foie

Hoy os pongo un plato muy sencillo pero que a la vez resulta espectacular, sobre todo porque la salsa le da un toque genial y el relleno del rollo genera una agradable sorpresa.

INGREDIENTES:

  • 400gr de pechugas de pollo fileteadas.
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • Vino blanco (o cava)
  • 3 cucharadas de miel
  • 2 cucharas de salsa de soja
  • 100gr de paté de foie
  • Cerezas secas ( o pasas)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

PREPARACION:

Limpiaremos de grasa las pechugas y extenderemos los filetes. Depende de cómo sean los filetes de pollo, saldrán rollos más grandes o más pequeños, yo suelo hacerlos en rollitos pequeños porque así son más fáciles de distribuir entre los diferentes comensales

Salpimentamos los filetes de pollo y ponemos una capa de paté extendida por encima. Luego, ponemos unas cuantas cerezas, o pasas, sobre el paté.

Enrollamos las pechugas haciendo un rollito relleno. Las podemos brindar con cuerda de cocinar o con un palillo. Yo acostumbro a poner un palillo porque es más rápido.

Precalentaremos el horno a 200 °C

Cortaremos las cebollas y los ajos en Juliana.

Luego, pondremos los rollitos en una bandeja de horno y rellenaremos el resto de la bandeja con la cebolla y los ajos picados.

Regaremos el pollo y la cebolla con un chorreón de aceite y el cava, o el vino blanco.

Hornearemos durante unos 20 minutos a 200 °C.

Mientras tanto iremos preparando la salsa. Para ello mezclaremos muy bien la soja con la miel, que tendrá que estar un poco templada.

Cuando ya tengamos hecha la salsa, rociaremos con ella el pollo y dejaremos hornear unos 10 minutos más.

Cuando ya esté horneado, reservamos la carne aparte y trituramos todo el resto de ingredientes, la cebolla y el ajo, junto con los jugos de la carne. Esta salsa triturada, la pondremos en la sartén y la dejaremos reducir a fuego lento para que espese.

Ya solo nos quedará servir el pollo con la salsa por encima y… A disfrutar!!

Lomo con salsa de cebolla

No soy muy amigo de la salsas que llevan crema de leche, pero hoy me apetecía unas salsita y he creído conveniente preparar un plato que, a pesar de lo fácil que es, queda realmente exquisito.

Tanto la manera de preparar, como los ingredientes, son super fáciles. Pero si lo preparáis veréis lo bien que quedáis.

Antes de empezar, os diré cuál es el secreto de que el lomo de cerdo quede bien. Lo habitual es que cuando hacemos lomo de cerdo quede como una suela de zapato, es decir, seco y duro. Pero eso no es culpa del lomo, es culpa del cocinero. El lomo de cerdo se ha de hacer a fuego muy fuerte pero muy poco tiempo. Con esto conseguiremos que la parte de fuera quede tostada y sellada, dejando así la parte interior tierna.

INGREDIENTES:( para 2)

  • 400 gr. de filetes de lomo de cerdo.
  • aceite de oliva.
  • Una copa de coñac
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla.
  • 200 ml de nata liquida o crema de leche
  • Sal y pimienta
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada

PREPARACIÓN

En una sartén ponemos un poco de aceite y a continuación vamos friendo los lomos de cerdo. Recordar que hay que ponerlos con el aceite caliente y dejarlos un momentito y sacarlos pronto, ya que nos interesa que estén dorados por fuera y tiernos por dentro. A medida que los vayamos haciendo los vamos reservando.

Cortaremos la cebolla, no hace falta que sean trozos excesivamente pequeños, pero si lo suficiente para que se haga bien. La tiraremos en el aceite que nos ha quedado en la sartén de freír los lomos y la dejaremos que se poche añadiéndole un poquito de sal.

Mientras se pocha la cebolla picaremos los ajos y los echaremos también en la misma sartén.

Cuando cebolla y ajos estén bien pochados, será el momento de, con cuidado, tirar el coñac. Si no tuvierais coñac podéis sustituirlo por vino blanco. Una vez echado el coñac dejaremos, aproximadamente un minuto para que se evapore el alcohol.

Ahora, será el momento de tirar la nata en la sartén. Iremos removiendo para que vaya cogiendo el gusto y que no se nos pegue.

Cuando la nata haya expesado un poco, tiraremos la nuez moscada y removeremos.

Dejaremos un poco más de tiempo hasta que acabe de espesar y luego pasaremos toda la salsa a un vaso para triturarlo.

Trituramos la salsa hasta que nos quede bien fina. Una vez triturada, pasaremos a emplatar, para ello ponemos un poco de salsa en el plato.

A continuación ponemos el lomo y otro poco de salsa por encima y, para acabar, un poco de perejil picado.

Como veis, es súper fácil así que ya sabéis…a disfrutar!!

Falsos “Espagueti” con salsa de aguacate

En casa le hemos cogido el gusto a los “falsos” espaguetis de calabacín y zanahoria, Y, después de las dos últimas recetas que eran puras bombas, que mejor que poneros una receta más suave para compensar.

Ya os he puesto en otras ocasiones recetas de falsos espaguetis de calabacín, por ejemplo

Espagueti al pesto con gambas o los espaguetis de calabacín a la Carbonara

En todos, la base es la misma. Unos espaguetis hechos de verdura, calabacín o calabacín y zanahoria y luego un acompañamiento.

Esta receta, al igual que las otras, se prepara en menos de 15 minutos, es ligera, sana y muy nutritiva

La salsa, que sigue siendo el secreto del sabor de este plato, está hecha con grasas saludables (como son el aguacate, las nueces y los piñones), y es muy cremosa

INGREDIENTES:

  • Un calabacín grueso.
  • Una zanahoria grande
  • Un aguacate maduro
  • Un puñado de nueces y piñones
  • El zumo de medio limón
  • Albahaca fresca
  • Queso parmesano rayado
  • Tomates Cherry
  • Sal y pimienta
  • Un poco de agua

PREPARACIÓN

Primero prepararemos los espagueti rayando el calabacín y la zanahoria. Para ello puedes utilizar un cuchillo y un pelador como ya os enseñe en otra receta o utilizar una spyrolina. Este aparato es relativamente barato y si hacéis este tipo de plato habitualmente, vale la pena. Pero sobre todo comprar el pequeño, pues he visto aparatos enormes que son un engorro.

Una vez tengáis hechos los espaguetis los reserváis.Ahora es el turno de preparar la salsa

Para ello, solamente tendremos que batir el resto de ingredientes (Excepto los tomates Cherry) en la batidora, hasta que nos quede una salsa con la densidad que queramos. Dependiendo de la cantidad de agua que pongáis, quedará más o menos cremosa, por lo tanto intentar poner poca agua ya que es mejor que quede cremosa y si falta ya iremos añadiendo.

Si no tenéis albahaca a mano, podéis utilizar hojas de espinacas crudas. Igualmente los frutos secos se pueden variar, podemos poner piñones y nueces u otra mezcla, por ejemplo con anacardos.

Una vez tengamos hecha la salsa decidiremos si queremos pasar los espaguetis por la sartén o no. En mi casa hay diversidad de opiniones hay quien los prefiere pasados por la sartén y quien no. Vosotros podéis decidir por vuestra cuenta, aunque si los pasáis por la sartén tiene que ser a fuego fuerte y como máximo un minuto para que queden al dente. Por mi parte, yo los prefiero en crudo.

Ahora, solo nos quedará servir los espaguetis con la salsa por encima. Le añadiremos unos tomates Cherry y espolvorearemos con queso parmesano rayado

Y ya sabéis, ya sean calientes o fríos. Al plato y… A disfrutar!

Meloso de ternera

Se me ha ocurrido una poesía, jeje

De la carne roja no hay que abusar

pero cuando la prepares vas a alucinar

Y sí, según dicen la carne roja hemos de limitarnos a una vez por semana. Bueno, pues si hemos de limitarla, que mejor que el día que la comamos sea en una receta tan buena como esta con un producto como la carrillera (mejilla).

Hay que tener en cuenta que las carrilleras tienen una relación calidad precio impresionante. Hay que saber qué las carrilleras de ternera se compran – a muy buen precio – en las paradas de despojos de los mercados ya que en las carnicerías no suelen tener.

La carrillera es, junto con el rabo, la parte más melosa del animal, está muy entre vetada con gelatina y, prácticamente, sin grasa. Es una carne muy sabrosa y con una textura muy suave y  si la hacemos bien queda como mantequilla. El secreto para sacarle todo su potencial es una larga cocción. Pero si además, lo preparamos el día anterior, será aún más sabroso.

Guisaremos la carne preparadola con vino tinto y verduras, ingredientes que le aportan un agradable aroma y sabor. A su  fina salsa,  le he querido dar un toque de distinción, añadiéndole un poquito de chocolate.

INGREDIENTES (para 8, O para menos y que sobre)

  • 4 Carrilleras de ternera
  • 1 cabeza de ajos entera
  • 2 puerros
  • 3 cebolletas
  • tomillo
  • un par o tres de onzas de chocolate
  • pan seco
  • 15 avellanas tostadas
  • 15 almendras crudas
  • 1 diente de ajo
  • perejil fresco
  • 6 tomates
  • aceite virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • 6 clavos de especia
  • 1l de vino tinto bueno
  • 1l de caldo de carne (A poder ser casero)

PREPARACIÓN

Os aconsejo que cuando compréis las carrilleras le pidáis a la carnicera que os las limpien y os las den sin hueso, y a ser posible, ya cortadas a tamaño ración.

Una vez en casa, podemos acabar de limpiarlas y quitarle la poca grasa que puedan tener por encima.

En una cacerola grande marcaremos las carrilleras por ambos lados dejándolas con la parte exterior crujiente. No es aconsejable que de momento las salemos ya que de esta manera garantizamos que mantengan todos los jugos dentro. Las iremos haciendo por partes para que se haga mejor y luego las iremos reservando aparte.

Cortaremos los puerros y las cebolletas en juliana pequeña y la cabeza de ajo la cortaremos en horizontal por la mitad.

En la misma cazuela que hemos hecho la carne, pondremos aceite y el puerro, la cebolleta, la cabeza de ajos cortada por medio Con los dientes hacia abajo. Lo dejaremos a fuego medio que vaya salteándose hasta que esté todo dorado.

Mientras tanto vamos rayando los tomates.

Una vez dorado, echamos la mitad del vino tinto, subiremos el fuego para evaporar el alcohol. Cuando se haya evaporado ponemos las carrilleras, el resto del vino tinto, los tomates rallados, una ramita de tomillo y el clavo y lo cubrimos de caldo (podéis poner agua). Lo dejamos hervir durante un mínimo de dos horas (aunque yo siempre lo dejo una hora más). Debemos vigilar que siempre esté cubierto de líquido hasta arriba, si baja el volumen podéis agregar un poco más de caldo o de agua.

Mientras se va haciendo la carne haremos la picada. Simplemente tendremos que poner las avellanas, las almendras, el pan seco cortado en pequeños trozos, las onzas de chocolate partidas, el ajo pelado y sin el germen interior y el perejil fresco en un mortero y machacarlo muy bien .

Cuando ha pasado el tiempo (cuanto más tiempo más tierno) sacamos las carrileras y pasamos el resto de la salsa que queda en la cazuela por el colador chino. Es conveniente que mientras colamos apretemos para que salga todo el jugo de las verduras.

Añadimos de nuevo la salsa colada a la cazuela e incorporamos la picada a la salsa removiendo para que se integre.

Tomaremos las carrilleras y las pondremos otra vez en la cazuela donde tenemos la salsa y cocinaremos durante unos 20 minutos más. Al remover tenemos que ir con mucho cuidado porque las carrilleras empiezan a estar muy tiernas.

Ahora ya tenemos el plato, podemos servirlo o guardarlo para el día siguiente (seguro que estará mejor) en el último momento antes de ponerlo en la mesa lo calentamos un poco en la misma cazuela y cuando esté caliente lo servimos. Tendremos que tener mucho cuidado al servir, pues las carrilleras están tan tiernas que se pueden deshacer.

Y ahora, como siempre… Ya sabéis, a disfrutar!!

Solomillo con salsa de mostaza y miel

Se acercan las navidades y hay que ir pensando en algún plato para estas fechas. Como siempre, ha de ser un plato que sea fácil de hacer y sabroso. Concretamente, en este caso mezclaremos los sabores de la mostaza y la miel que combinan muy bien con la carne de cerdo.Ya os he puesto alguna otra receta de solomillo de cerdo, como por ejemplo el exitoso solomillo al Pedro Ximenez. Para Navidades, es importante hacer recetas que podamos dejar preparadas con antelación para cuando lleguen los invitados, y éstas lo son. En concreto, esta receta es muy fácil, no necesita mucho tiempo de preparación y el resultado está realmente bueno.INGREDIENTES: (para 4 personas)

  • 2 solomillos de cerdo de buena calidad.
  • Mostaza de Dijon,
  • Miel.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Unas gotas de limón.

PREPARACIÓN:

Hemos de intentar que el solomillo esté tierno y jugoso por lo que lo compraremos en nuestra carnicería de confianza y, además esta vez lo haremos al horno, pero antes lo sellaremos en una sartén para mantener los jugos dentro y que quede crujiente por fuera.Pues primero, empezaremos limpiando de grasa el solomillo.Ahora podemos ir haciendo la salsa, para ello pondremos en un bol unas 4 cucharadas de mostaza y otras tantas de miel, además de un buen chorreón de aceite y unas gotas de zumo de limón. Lo batiremos bien a mano hasta obtener una salsa homogénea.Cortaremos los solomillos a tamaño ración y los salpimentaremos.

Pondremos el horno a calentar a 180ºC

Ahora pondremos una sartén a fuego fuerte con un poco de aceite e iremos sellando los trozos de solomillo de uno en uno para que no baje la temperatura y ha de ser rápido porque sólo queremos que se selle, no que se haga.

Una vez sellados los pondremos en una bandeja de horno sobre una capa fina de aceite y los untaremos con abundante salsa.

Los meteremos en el horno unos 20 minutos a 180ºC

Cada cinco minutos aproximadamente, les damos la vuelta a los trozos de carne y los volvemos a untar con un poco más de salsa y vamos repitiendo.Pasados los 20 minutos de horneado, apagamos el horno y lo dejamos un rato guardando el calor.Y ya estaría, solo nos quedaría emplatar, en este caso yo lo he acompañado con un puré de boniato, pero que cada uno se invente el suyo.

Y como siempre, ya sabéis…a disfrutar!!

Compota de manzana con romero

Hola, hoy os paso esta receta de compota de manzana con romero que os va a encantar, tanto para acompañar platos, como para comerla sola.

Básicamente, sería la típica compota de manzana pero con un par de toques añadidos que la hacen más especial, concretamente el romero y el coñac la convierten en ideal para acompañar platos de carne.

INGREDIENTES (Para 6, o para menos y guardar)

  • 1 kg de Manzanas Golden
  • 140 g Azúcar moreno
  • 25 ml Zumo de limón (más o menos de un limón)
  • 25 ml Coñac
  • Una cucharadita de Romero seco
  • Tres ramitas de Romero fresco

PREPARACIÓN

Para hacer la compota de manzana con romero, empezaremos pelando y descorazonando las manzanas.

Os he puesto la receta para seis, porque podemos utilizarla como acompañamiento para la carne, pero si nos sobra también la podemos poner en un bote y conservar en la nevera para utilizarla, por ejemplo en el desayuno.

Cuando las tengamos peladas y sin corazón, las cortaremos de manera irregular en trocitos pequeños.

Pondremos una olla en el fuego y introduciremos la manzana cortada.

Rociaremos la manzana con el azúcar moreno y la cucharadita de romero seco. A continuación introduciremos el zumo de limón y el coñac. En lugar de coñac también podríamos utilizar agua, pero con el alcohol le damos un punto más bueno, ojo si es para niños!.

Cuando se haya evaporado un poco el alcohol, añadiremos el romero fresco. (Como ya he hecho alguna que otra vez, os recomiendo tener un pequeño rincón en casa para cultivar nuestras propias hierbas aromáticas para cocinar, ya verás como cambia el gusto).

Ahora bajaremos el fuego y cocinaremos a fuego medio durante aproximadamente media hora, hasta que veamos que la manzana empieza deshacerse.

Ahora, tendremos dos opciones. O dejamos los trocitos de manzana sin triturar o los trituramos y, en cualquiera de los dos casos, quedará muy bien. También podéis triturar solo un poco y que os quede como en la foto.

Lo podréis servir caliente o frío y nos permitirá acompañar casi cualquier tipo de carne de una manera esquisita. En la foto siguiente yo lo utilicé para acompañar un solomillo al Pedro Ximénez

Pero lo podéis utilizar para muchas cosas más, en cualquier caso, ya sabéis, a disfrutar!!