Ensalada de couscous y sandía

Anteriormente os he puesto una receta de sandía pero como he comprado bastante, ahora os voy a poner otra. Por cierto, antes de comprar sandía, os voy a dar algunos consejos  

La mejor época para comprar la sandía es en verano, que es cuando alcanza su máximo punto de madurez.  En este momento, tiene la pulpa de color rojo intenso y al golpearla, emite un sonido hueco. En cualquier otra época seguramente sea de algún lugar lejano. 

A la hora de comprar sandías, conviene fijarse en su carne que debe estar firme y jugosa. Si solo se puede observar la sandía sin abrir hay que fijarse en la parte inferior, donde un color amarillo pálido indica que está madura y sabrosa, mientras que la presencia de una mancha blanca o verdosa señala que fue recogida antes de tiempo y resultará insípida. La presencia de un tallo arrugado también indica que está madura.

Por cierto,  además de ser un perfecto diurético, la sandía es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales que son muy beneficiosos para nuestro corazón y para evitar la aparición de enfermedades

Bueno, pues vamos a ver cómo se prepara la ensalada de sandía y couscous, ya veréis que se trata de un plato saludable, refrescante y apto para vegetarianos y veganos.

INGREDIENTES (4 personas):

  • 100 g de cuscús
  • 300 g de sandía
  • 60 g de hojas de rúcula
  • 40 g de pasas
  • aceite de oliva virgen extra
  • vinagre de manzana 
  • sal y pimienta

PREPARACIÓN 

 Para empezar, pondremos las pasas en remojo en un bol con agua mineral. 

Mientras tanto, prepararemos el couscous. Preparar el couscous es muy fácil simplemente tendremos que calentar la misma cantidad de couscous pero de agua con una pizca de sal.  Cuando el agua empiece a hervir, viértela sobre el cuscús. Tapa el bol con film de cocina y deja que el cuscús absorba toda el agua. Ya ves qué fácil!.

Ahora, iremos montando la ensalada. Pondremos en un bol la rúcula, que previamente habremos cortado para hacer más fácil comerla. Cortaremos la sandía, después de quitarle la piel, en trocitos pequeños, tamaño mordisco. Y los pondremos también en el bol. 

Escurriremos las pasas y también las pondremos en el bol. Y, por último, desmenuzaremos el couscous y lo pondremos también en el bol. 


Ahora solo nos quedará aliñar la ensalada con aceite, vinagre, sal y pimienta. Y si queréis la podéis emplatar individualmente. 

Y una vez hecho eso, ya solo tenéis que sentaros a la mesa con este fresquito plato, a disfrutar!!

Puerros asados con salsa romesco, o falsa calçotada

Uno de los platos típicos de Cataluña son los calçots, ya os explicaré en otro momento como hacerlos. Pero os adelanto que son  una variedad de una cebolla blanca (Allium Cepa L.) que se cultiva de una manera muy especial para que sea alargada, y que resulta ser uno de los platos típicos por excelencia de la gastronomía catalana.


Lo habitual a la hora de comer caçots es hacerlo en familia o en reuniones de amigos alrededor de unas buenas brasas. 

El “problema” es que los calçots se consumen desde noviembre hasta mediados de abril , así que como me apetecían mucho decidí que tendría que buscar un sustituto. Y de ahí salió este plato. 

Además ha quedado un plato muy saludable y bueno. 
INGREDIENTES:

  •  puerros tirando a grandes 
  •  salsa Romesco
  •  sal 
  • aceite de oliva virgen extra
  • un vaso de agua

PREPARACIÓN :

lo primero que tendremos que hacer es limpiar muy bien los puerros. Les quitaremos la raíz, la parte verde y dejaremos solo el centro blanco. Además  los pelaremos quitándoles un par de capas. Para asegurarnos que queden bien limpios de tierra. Los pasaremos luego por debajo del grifo y los limpiaremos bien con agua. 

Precalentamos el horno a 180º 

Ahora pondremos los puerros en una bandeja de horno. Yo acostumbro a cortarlos por la mitad para que queden mejor. Les pondremos un poco de sal por encima y los rociaremos con aceite de oliva virgen extra y luego tiraremos en la bandeja el vaso de agua con lo que conseguiremos que no se resequen. 
Horneamos los puerros durante  unos 15 minutos por cada lado o hasta que estén ligeramente dorados, pero jugosos, no queremos que se tuesten y se resequen sino no sabrían a nada.

Ahora solo tendremos que sacarlos del horno y servirlos bien calientes acompañados de una buena salsa romesco. 
En cuanto a la salsa romesco hay una gran disparidad de caracteres porque cada persona con la que hablado hace la suya con sus particularidades. 

A mi, una de las salsas que más me gusta es la que hace mi amiga Lola. En cuanto me pase la receta os la digo, pero para salir del paso podéis utilizar alguna salsa romesco ya preparada en conserva que la verdad también da muy buen resultado. 

Y ahora, aunque fuera de temporada, a disfrutar!!

“Buñuelos” de calabacín Paleo

Estos “buñuelos” son un  plato vegetariano que puede llegar a ser uno de tus favoritos. 

La clave para que queden perfectos es extraer la mayor cantidad de humedad posible, aunque eso tampoco es que sea muy difícil. Además con una buena trituradora de alimentos y un par de truquitos, todavía es mucho más fácil. 

INGREDIENTES: (para 4)

  • 2 calabacines medianos, 
  • 2 cucharadas de sal
  • ¼ de taza de harina de coco
  • 1 huevo grande batido
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • ¼ cucharadita de pimienta de cayena, (opcional)
  • Aceite (A ser posible de coco, y si no puede ser, de oliva) 

PREPARACIÓN 

Trituraremos el calabacín con la trituradora de alimentos hasta dejarlo prácticamente como una pasta. Pondremos el calabacín rallado en un tazón grande y lo espolvorearemos con la sal y mezclaremos bien y lo dejaremos reposar un rato para que vaya soltando el agua 

Ahora es el momento de exprimir toda la humedad del calabacín porque, a nadie le gustan los buñuelos empapados. Yo suelo poner un colador encima de un bol y voy echando el calabacín en el colador y con otro bol hago presión para que vaya soltando todo el agua

Cuando tengamos el calabacín escurrido añadiremos la harina de coco, el huevo y la pimienta, lo mezclaremos bien para que quede homogéneo. 

Cuando lo tengamos homogéneo, dividimos la masa en partes más o menos iguales dependiendo de cómo de grande queramos  hacer los buñuelos. 

Cogeremos cada parte e iremos haciendo bolas que luego aplastaremos hasta conseguir una especie de empanada. 

Esto lo haremos sobre un papel de hornear o de aluminio para que no se peguen. Son un poco frágiles, así que tened cuidado al voltearlos.

Calentaremos una sartén a fuego medio-bajo. Derretimos una cucharada grande de aceite de coco en la sartén (también podemos utilizar aceite de oliva, si no tenéis de coco) 

Poner unos cuantos buñuelos en la sartén con cuidado que son frágiles. Los cocinaremos por cada lado de 3 a 5 minutos o hasta que esté bien dorado. 

Repetiremos la fritura hasta que hayamos utilizado toda la mezcla de calabacín. 

Si no hubiera suficiente habrá qué agregar más aceite a la sartén cada vez que iniciemos una nueva tanda de freir. 

Cuando los vayamos sacando de la sartén,  los iremos dejando enfriar sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite

Espolvorearemos con cebollino recién cortado o perejil. 
Ya solo nos queda servir y a disfrutar!!

chips de calabaza


Los chips de calabaza son un excelente acompañamiento para tus platos, tus ensaladas o bocadillos. También las puedes utilizar como aperitivo. Incluso son perfectos para consumir como un snack entre horas

Las podemos hacer al horno o fritas, en cualquier caso es una preparación muy rápida y sencilla de realizar. 

INGREDIENTES: 

  •   1/2 Calabaza
  •  1 Pizca de Paprika
  •  1 Pizca de Sal
  •  1 Pizca de Pimienta
  •  Aceite 

PREPARACIÓN 

Pelaremos muy bien la calabaza  y con una mandolina o, si no tienes, pues con un pela patatas cortaremos la  calabaza en rebanadas muy delgadas.

Cuando las tengamos cortadas finas las ponemos en un plato y les añadiéremos sal, pimienta y paprika, y lo mezclaremos muy bien todo con la mano 
Ahora decidiremos si utilizamos una sartén , una freidora o el horno. Si optamos por  una sartén pondremos aceite a temperatura media e iremos agregamdo las rebanadas delgadas de calabaza y friéndolas durante unos tres minutos. Si utilizamos una freidora pues será más fácil y si utilizamos el horno, las tendremos que poner sobre un papel de hornear  y pulverizar un poco de aceite por encima. Cuando veamos que ya están  los chips los retiraremos y los reservaremos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Solo nos quedará servirlos,  y a disfrutar!!

Crema de coliflor con “tierra” negra de aceituna y ajo negro  


Bueno, volvemos con la coliflor. Ya os he comentado en alguna ocasión  que a mí me gusta la coliflor si no se nota que es coliflor. De ahí las recetas de coliflor en salsa barbacoa, El falso couscous de coliflor y frutos secos  o la masa de pizza

Bueno pues aquí tenemos otro plato de coliflor para el que no le gusta la coliflor. Claro que, al que le guste, pues fantástico. 
El resultado de esta receta, es una crema muy sabrosa que os gustará tanto si sois fans de la coliflor como si no. Y con la “tierra” alucinareis, sobre todo por la combinación de sabores. 

INGREDIENYES( para 4 personas)

  • 1 kg de coliflor aproximadamente
  • 
1/2 puerro
  • 1/2 cebolla
  • 1 patata mediana
  • 
3 lonchas de bacon ahumado
  • 
un poco de queso semicurado 
  • Caldo de pollo
  • 
2 cucharadas soperas de vinagre 
  • aceitunas negras
  • 4 dientes de ajo negro

Lo primero que haremos será  trocear la coliflor, quitando los tallos más gruesos y la pondremos en una olla, pelamos la patata, el puerro y la cebolla, los troceamos y los añadimos también. 

Salpimentamos al gusto y cubrimos con el caldo de pollo, añadimos también el bacon y ponemos a cocer hasta que la coliflor esté blanda, unos 15-20 minutos más o menos.

Mientras, prepararemos la “tierra”. Escurriremos las aceitunas de todo el líquido y las secaremos  con papel de cocina. Cortamos las aceitunas en trocitos y las metemos al microondas durante unos 2-3 minutos o hasta que queden secas. Tienen que quedar duritas al tacto ya que luego las trituraremos y si están algo húmedas la textura no será la correcta.Las machacamos en el mortero. 

Esta “tierra” Se puede guardar en un tarro de cristal hermético y conservar en el frigorífico. Su sabor concentrado a aceituna negra y su textura es especial para sazonar ensaladas, pescados, patés, etc.


Ahora picamos los ajos negros muy pequeñitos y mezclamos los ajos con las aceitunas y reservamos. 

Cuando la coliflor esté cocida, retiramos del fuego y la ponemos en el vaso de la batidora. Pondremos también un poco del caldo reservando el resto. Añadimos también el queso y el vinagre. Trituramos bien durante unos minutos. Si queréis que quede más fino siempre podéis pasarlo por el colador chino aunque si lo dejáis bastante rato triturando no hará falta. Si veis que os queda muy espeso añadir más caldo del que habíamos reservado. 

A la hora de emplatar, serviremos la crema y podemos incluir unos picatostes de pan (ojo los paleo), espolvoreamos con la “tierra” y decoramos con un poco de perejil fresco. Ahora sólo nos quedará sentarnos a la mesa y disfrutar!!

Coliflor en salsa barbacoa

A veces la coliflor cuesta de comer, bueno concretamente, cuesta de hacer por las malas olores y similares pero hoy os traigo una receta en la que la coliflor queda impresionantemente buena y  no huele mal. Aunque es un plato muy natural hay que tener en cuenta que lleva un poco de pan rayado, lo digo por los que seáis muy puristas y no le querais poner pero la cantidad es muy poca. De todas maneras si no queréis poner pan siempre los puedes sustituir por otro tipo de ralladura por ejemplo cortezas de cerdo rayadas, eso si, en ese caso tendréis que rayarlas muy muy muy finas. 

INGREDIENTES 

  • 1/2 coliflor, cortada en floretes
  • Harina de garbanzo 
  •  Pan rayado aunque también se puede utilizar Panko (pan rallado japonés)
  • 2 o 3 huevos 
  • sal 
  • Pimienta 
  •  Salsa de barbacoa
  • 1 Cda de Azúcar moreno
  • Jugo de limón 
  • 1 cdta de polvo de ajo

PREPARACION

Precalientamosel horno a 190°C. Preparamos tres tazones grandes; en uno pondremos la harina, en otro pan rallado y en otro los huevos batidos con un par de cucharadas de agua. 

Vamos introduciendo las flores de coliflor en el tazón con la harina y vamos removiendo hasta que queden completamente impregnadas. A continuación pasaremos la coliflor por el huevo Y por último las rebozaremos con el pan. 

A medida que las vayamos rebozando en pan, las iremos poniendo en una bandeja de horno en la que habremos puesto un papel de hornear. Cuando las tengamos todas puestas salpimentaremos al gusto. 

Hornearemos hasta que estén doradas y crujientes, de 20 a 25 minutos.

Mientras tanto, en una cacerola pequeña a fuego lento, pondremos la salsa de barbacoa hasta que se caliente, después pondremos el azúcar moreno, el jugo de un limón y el polvo de ajo y removeremos para mezclarlo. 

La sacamos del fuego

Cuando la coliflor esté horneada la sacaremos del horno y la pondremos dentro del bol de la salsa para que se impregne bien. Ahora sólo nos queda servirla como tapa, entrante, o acompañamiento y a disfrutar!!

“Espaguetis” de calabacín con gambas y pesto de aguacate

Hoy os pongo una receta sanísima. Se trata de una forma de imitar la pasta pero haciéndola más sana. Hablo de los espaguetis de calabacín , me refiero al propio calabacín cortado en forma de espaguetis. Es lo que muchos están empezando a llamar zucchetti (zuchinni [calabacín en inglés] + spaghetti). Al sustituir  la pasta de trigo por la verdura, hace que desaparezca el gluten haciéndola perfecta para celiacos, vegetarianos, veganos (si obvian las gambas), intolerantes a la lactosa etc… y si encima está buenísima ¿qué más podemos pedir?

INGREDIENTES: (para 2 o 1 si es plato único) 

  • 1 calabacin grande
  • 1 zanahoria mediana
  • 6 tomate cherry
  • Gambas
  • 1 aguacate
  • 4 o 5 nueces
  • Albahaca fresca
  • aceite
  • 1 diente ajo
  • Zumo de limón 
  • Sal y Pimienta

PREPARACION

Cortamos los calabacines y la zanahoria  de manera que parezcan espaguetis

Si tienes suerte y tienes una máquina para hacer espaguetis, o un rallador Spirelli, pues fantástico, pero si no mira como los suelo hacer yo



Luego haremos el pesto. Pondremos  en una picadora la pulpa del aguacate, las nueces, las hojas de albahaca y el ajo (al que previamente habremos quitado el germen para que no repita). 

Salamos y añadimos el aceite. Es mejor ir añadiéndolo poco a poco y ver la consistencia que nos va quedando. Tiene que tener la textura aproximadamente del guacamole. Para finalizar añadimos un chorrito de zumo de limón y mezclamos.

Salteamos los “espaguetis” en la sartén unos 3 minutos (aunque si preferís dejarlos crudos tampoco es mala idea). Añadimos los tomates, y las gambas. 

Cuidado! no dejar mucho tiempo el calabacín en la sartén pues empezará a perder agua y su textura no será la misma, quedará cocido y tiene que quedar al dente.

Lo servimos con el pesto por encima y a disfrutar!!