Puerros asados con salsa romesco, o falsa calçotada

Uno de los platos típicos de Cataluña son los calçots, ya os explicaré en otro momento como hacerlos. Pero os adelanto que son  una variedad de una cebolla blanca (Allium Cepa L.) que se cultiva de una manera muy especial para que sea alargada, y que resulta ser uno de los platos típicos por excelencia de la gastronomía catalana.


Lo habitual a la hora de comer caçots es hacerlo en familia o en reuniones de amigos alrededor de unas buenas brasas. 

El “problema” es que los calçots se consumen desde noviembre hasta mediados de abril , así que como me apetecían mucho decidí que tendría que buscar un sustituto. Y de ahí salió este plato. 

Además ha quedado un plato muy saludable y bueno. 
INGREDIENTES:

  •  puerros tirando a grandes 
  •  salsa Romesco
  •  sal 
  • aceite de oliva virgen extra
  • un vaso de agua

PREPARACIÓN :

lo primero que tendremos que hacer es limpiar muy bien los puerros. Les quitaremos la raíz, la parte verde y dejaremos solo el centro blanco. Además  los pelaremos quitándoles un par de capas. Para asegurarnos que queden bien limpios de tierra. Los pasaremos luego por debajo del grifo y los limpiaremos bien con agua. 

Precalentamos el horno a 180º 

Ahora pondremos los puerros en una bandeja de horno. Yo acostumbro a cortarlos por la mitad para que queden mejor. Les pondremos un poco de sal por encima y los rociaremos con aceite de oliva virgen extra y luego tiraremos en la bandeja el vaso de agua con lo que conseguiremos que no se resequen. 
Horneamos los puerros durante  unos 15 minutos por cada lado o hasta que estén ligeramente dorados, pero jugosos, no queremos que se tuesten y se resequen sino no sabrían a nada.

Ahora solo tendremos que sacarlos del horno y servirlos bien calientes acompañados de una buena salsa romesco. 
En cuanto a la salsa romesco hay una gran disparidad de caracteres porque cada persona con la que hablado hace la suya con sus particularidades. 

A mi, una de las salsas que más me gusta es la que hace mi amiga Lola. En cuanto me pase la receta os la digo, pero para salir del paso podéis utilizar alguna salsa romesco ya preparada en conserva que la verdad también da muy buen resultado. 

Y ahora, aunque fuera de temporada, a disfrutar!!

“Buñuelos” de calabacín Paleo

Estos “buñuelos” son un  plato vegetariano que puede llegar a ser uno de tus favoritos. 

La clave para que queden perfectos es extraer la mayor cantidad de humedad posible, aunque eso tampoco es que sea muy difícil. Además con una buena trituradora de alimentos y un par de truquitos, todavía es mucho más fácil. 

INGREDIENTES: (para 4)

  • 2 calabacines medianos, 
  • 2 cucharadas de sal
  • ¼ de taza de harina de coco
  • 1 huevo grande batido
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • ¼ cucharadita de pimienta de cayena, (opcional)
  • Aceite (A ser posible de coco, y si no puede ser, de oliva) 

PREPARACIÓN 

Trituraremos el calabacín con la trituradora de alimentos hasta dejarlo prácticamente como una pasta. Pondremos el calabacín rallado en un tazón grande y lo espolvorearemos con la sal y mezclaremos bien y lo dejaremos reposar un rato para que vaya soltando el agua 

Ahora es el momento de exprimir toda la humedad del calabacín porque, a nadie le gustan los buñuelos empapados. Yo suelo poner un colador encima de un bol y voy echando el calabacín en el colador y con otro bol hago presión para que vaya soltando todo el agua

Cuando tengamos el calabacín escurrido añadiremos la harina de coco, el huevo y la pimienta, lo mezclaremos bien para que quede homogéneo. 

Cuando lo tengamos homogéneo, dividimos la masa en partes más o menos iguales dependiendo de cómo de grande queramos  hacer los buñuelos. 

Cogeremos cada parte e iremos haciendo bolas que luego aplastaremos hasta conseguir una especie de empanada. 

Esto lo haremos sobre un papel de hornear o de aluminio para que no se peguen. Son un poco frágiles, así que tened cuidado al voltearlos.

Calentaremos una sartén a fuego medio-bajo. Derretimos una cucharada grande de aceite de coco en la sartén (también podemos utilizar aceite de oliva, si no tenéis de coco) 

Poner unos cuantos buñuelos en la sartén con cuidado que son frágiles. Los cocinaremos por cada lado de 3 a 5 minutos o hasta que esté bien dorado. 

Repetiremos la fritura hasta que hayamos utilizado toda la mezcla de calabacín. 

Si no hubiera suficiente habrá qué agregar más aceite a la sartén cada vez que iniciemos una nueva tanda de freir. 

Cuando los vayamos sacando de la sartén,  los iremos dejando enfriar sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite

Espolvorearemos con cebollino recién cortado o perejil. 
Ya solo nos queda servir y a disfrutar!!

Remolacha y queso con aceite de pistacho


Hoy os traigo una receta que podéis utilizar como acompañamiento o aperitivo y quedaréis súper bien ya que es diferente. 

Es un aperitivo frío, por lo que la remolacha debes asarla o cocerla con antelación, aunque también puedes comprar la remolacha ya cocida, pero entera.

Quiero deciros que una de las mejores combinaciones para la remolacha la proporcionan los productos lácteos. En este caso he utilizado queso fresco de cabra, pero podéis utilizar cualquier otro. 

Veréis que es una receta muy simple, se prepara en minutos y la presentación es muy atractiva

INGREDIENTES (para 2 como acompañañmiento o más como aperitivo)

  • Una remolacha (puede ser comprada ya cocida)
  • Queso fresco de cabra (podéis utilizar otros)
  • Unos pistachos 
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de manzana
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN. 

Podemos hacer una  cosa bonita como la de la foto (ya sabéis que yo soy un poco pijito jeje) o simplemente una ensalada, pero yo siempre soy de la  opinión que la comida también entra por los ojos. 

Empezaremos cortando la remolacha en láminas y después con  un cortador de galletas con formas cortaremos las laminas de remolacha y las reservaremos

Ahora, con el mismo cortador, iremos haciendo formas con el queso. 

Cuando ya tenemos las formas hechas (el doble de remolacha que de queso) las emplatamos  haciendo capas. 

Para la salsa de acompañamiento, cogeremos unos pistachos y los trocearemos (podemos meterlos en un papel y golpear hasta que queden trocitos pequeños) En un recipiente pondremos un poco de aceite de oliva virgen extra, unas gotas de vinagre,los pistachos, sal y pimienta ( y si tenéis unas hojas de cilantro, opcional) lo agitamos hasta que se integre todo y a continuación lo utilizamos para aliñar el plato 

 Ahora solo tienes que servirlo y, a disfrutar!!

Calabaza asada con miel y nueces

Ya sabemos que la calabaza tiene muchos beneficios para la salud, es rica en fibras, vitaminas y antioxidantes. Además tiene  la capacidad de estimular la función del páncreas y ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre. Así mismo, fortalece el sistema inmune, combate el estreñimiento, protege el corazón, previene las cataratas, ósea que ¡¡si te dan calabazas!!  💔 no te quejes que a lo mejor te están haciendo un favor. 

La calabaza contiene pocas calorías y se puede preparar de muchas formas diferentes (croquetas,  cremas y de muchas maneras más). En esta ocasión, os paso una receta fácil, rápida y deliciosa: 

INGREDIENTES (para 2):

  • Unos 250 g de Calabaza
  •  2 cdta  de Miel
  •  50 g de Nueces
  •  1 Pizca de Jengibre en polvo
  •  1 Pizca de Sal y Pimienta

PREPARACIÓN : 

Precalentamos el horno a 200ºC

Pelaremos (Aquí os explico cómo) y partiremos la calabaza en trozos pequeños, retirando las semillas. 

Ponemos los trozos en una bandeja de horno (con un papel de hornear) y espolvoreamos el jengibre en polvo, y salpimientamos. 

Pintaremos con la miel los trozos de la calabaza y pondremos las nueces por encima de los trozos.  

Hornearemos a 200º C. durante unos 40 minutos, dependiendo del horno, controlando que la calabaza quede blandita y que no se nos tuesten demasiado las nueces. (Ojo que la miel puede quedar negra, hay que ir vigilando, pero así y todo, es fácil,¿verdad?

Cuando veamos que ya está, la sacamos del horno y la podemos servir como guarnición o como plato. 

En cualquier caso, como siempre, a disfrutar!!

Ensalada de Kale con Garbanzos


¿No conocéis la col kale? Pues, no os quejaréis de la cantidad de recetas que os estoy poniendo para que empecéis a conocerla. 

Hoy os propongo una ensalada muy sencilla y rica en nutrientes y vitaminas. La combinación con las legumbres y las semillas la hace súper completa!

INGREDIENTES:

  • Hojas de kale.
  • Tomatitos cherry
  • Palitos de cangrejo
  • Champiñones
  • 60 g de garbanzos cocidos
  • Semillas varias (de lino, chía, girasol, calabaza y sésamo)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN

Empezaremos escurriendo los garbanzos y reservándolos en la nevera. 

Continuaremos cortando las hojas de kale, los palitos de cangrejo y los champiñones. 

Lo pondremos todo en un plato junto con los tomates (lavados, podemos cortarlos o no, según nos apetezca) mezclándolo y luego,  pondremos los garbanzos frescos y tiraremos por encima las semillas. 

Ya sólo queda aliñar con un aceite de oliva virgen extra y un poquito de sal y pimienta

Y ahora a la mesa y, a disfrutar!!

Pizza de kale, peras y Roquefort

En ocasiones anteriores os comenté como hacer bases de pizza. Hoy os voy a dar una sabrosa combinación para rellenarlas, aprovechando que esta semana os estoy dando recetas con el ingrediente Col Kale

INGREDIENTES

  • 1 masa de pizza, (si puede ser casera y paleo mejor)
  • 150 g de kale, 
  • 2 peras blanquilla, 
  • 150 g de queso azul (roquefort), 
  • 300 g de queso mozzarella, 
  • salsa de tomate (a ser posible casera)

PREPARACIÓN 

 Si no tenemos la base de pizza, a qué estáis esperando a hacerla! 

En cualquier caso el horno hay que tenerlo en marcha a unos 200ºC (cocinando la masa de pizza paleo o precalentando para luego)

Mientras se hace la masa de pizza (a no ser que la compréis hecha),pondremos un cazo con agua al fuego y escaldaremos la kale en agua hirviendo 2 minutos. Escurriremos con agua fría  y reservaremos

Cuando ya tengamos la masa extendida (sea o no hand made ) le pondremos por encima una capa fina de salsa de tomate y repartiremos el queso mozarela rallado a discreción por la superficie.

Lavaremos, pelaremos y cortaremos las peras en rodajas finas o en cubitos. 

Extenderemos sobre la pizza el kale, las peras cortadas y el queso azul desmenuzado. 

Y ya solo nos quedará introducir todo en el horno precalentado y hornear durante unos 20 minutos (depende del horno) y servir.

Os lo aseguro, el resultado espectacularmente sabroso y sano, y como siempre, a disfrutar

Col Kale, superalimento

 

3053465504_8ca512b057_b

El boom de la col kale (Brassica oleracea var. sabellica L.) en España es muy reciente, quizá empezara el año pasado, mientras que en Estados Unidos, entre otros países, llevan años alabando las cualidades nutricionales de este alimento, sumándolo a la lista de los denominados ‘superalimentos’.

Pero…¿Qué es la kale? Con este nombre se conoce a una variedad de col rizada originaria de Europa Central. La col kale no deja de ser una moda pues hace mucho que existe pero ahora con el auge de la vida sana parece que ha aparecido de la nada. Pero, sea o no una moda, nos podemos aprovechar de sus propiedades nutricionales.

Aunque muchas personas no tendrían en cuenta esta verdura de hoja verde si no fuera, precisamente por la moda, ya que la col es una de las verduras que despierta más rechazo.

Por cierto aunque el nombre es col Kale, hay “fashions” que la llaman queil pronunciado en inglés, vosotros mismos…

La col kale, es baja en calorías y rica en nutrientes beneficiosos para la salud. Contiene más hierro que la carne y más calcio que la leche y lo más importante, es de fácil absorción. Tiene vitamina A, vitamina C, vitamina K, vitamina E, vitamina B6, ácido fólico, tiamina, riboflavina, calcio, potasio, hierro, fósforo, manganeso…

Entre los beneficios para la salud que se le otorgan, estan las propiedades depurativas, anticancerigena, antiinflamatorias y reguladora del colesterol, entre otras.

Tiene hojas verdes rizadas, un sabor un poco amargo y una textura crujiente. Además de cocinarse como el resto de verduras de hoja, la col kale se suele consumir cruda, en ensaladas o en zumos, para aprovechar al máximo sus bondades nutricionales, también al horno, con un toque de cayenna o aceite de oliva deshidratadas, en sandwiches, pizzas y wraps… ¡Os iré poninedo recetas!

Generalmente tiene que refrigerarse en bolsas de plástico para no perder sus nutrientes y para que sus hojas permanezcan frescas -para que sepais, las de hojas más pequeñas son las de mejor sabor-. Aguanta bien en el refrigerador y solamente hay que lavar las hojas que se van a usar inmediatamente.