brandada de coliflor

Vamos a comer verdura!! Ante esta afirmación son pocos los que se decantan por la coliflor.

La coliflor es una planta de la familia Brassicaceae, a la que también pertenecen el brócoli, el romanesco, las coles de bruselas, la col, el repollo, el colinabo y la col china. Siendo tan común en cualquier mercado y sabiendo que uno de los puntos a su favor es que, es una verdura muy barata, no es precisamente de las más apreciadas. Eso suele ser debido a que la asociamos a la típica coliflor hervida de olor desagradable.

Pero, como ya os he mostrado en otros posts (crema de coliflor con tierra de ajo negro, la coliflor con salsa barbacoa, o el falso cuscus de coliflor y frutos secos) este humilde vegetal puede ser la base para exquisitas recetas que mucho se alejan de la típica coliflor hervida.

Por ese motivo, hoy os voy a enseñar a hacer una “brandada” de coliflor. Efectivamente a la palabra brandada siempre le sigue …de bacalao, pero hoy os enseño una bastante más fácil y sobre todo mucho más económica.

INGREDIENTES (para dos)

  • 1/2 Coliflor,
  • Aceite de oliva virgen extra,
  • 2 dientes de ajo
  • Una pizca de sal
  • Cayena molida,
  • Zumo de limón, (opcional)

PREPARACIÓN :

Tomaremos la coliflor y la partiremos más o menos por la mitad. A continuación iremos sacando las flores o ramitos y les iremos quitando los tallos, de manera que nada más nos queden las flores en trozos pequeños.

Si queremos podemos cocerla de la forma tradicional pero yo prefiero ponerla en una vaporera para microondas (tipo LEKUE) y cocinarla durante 12 minutos a 800 W.

Cuando esté la sacamos, y la dejamos enfriar.

Mientras se hace la coliflor podemos preparar los ajos. Para ello, los pelaremos, sacaremos el germen (para que no repita) y los laminaremos. Pondremos el aceite (unos 90ml) a calentar y añadiremos los ajos a fuego lento hasta que se doren.

Cuando estén dorados los pondremos en el vaso de la batidora junto con la coliflor y el aceite, un poco de sal y trituramos bien hasta tener una mezcla homogénea y emulsionada.

Si os da miedo que el ajo pudiera quedar muy fuerte, siempre podemos bajar un poco el sabor añadiendo un poco de zumo de limón, aunque al dorar los los ajos siempre pierden un poco de fuerza

Por último, antes de servir espolvorearemos por encima un poco de cayena picada y, ya estaría.

Ahora solo nos quedará reconocer que la coliflor también puede ser buena y ahora, a disfrutar!!

Anuncios

Mazorcas de maíz a la barbacoa con mantequilla al limón

El otro día vinieron unos amigos a disfrutar de una barbacoa y para la ocasión preparé estas mazorcas de maíz a la barbacoa con mantequilla al limón. El resultado fue espectacular y por eso me he visto casi “obligado” a poner la receta urgentemente.

La verdad, que pese a lo fácil que es hacerlas, el resultado es muy bueno, por lo que os aconsejo que siempre que podáis las cocinéis, ya veréis como triunfáis

INGREDIENTES:

  • Mazorca de maíz cocida (yo puse una mazorca por cada comensal, pero en vista del éxito os aconsejo poner alguna más porque seguro que repiten) (también la podemos poner cruda pero entonces tendremos que aumentar el tiempo de cocción)
  • 60 g de mantequilla reblandecida
  • l cucharada de eneldo picado
  • l cucharadita de curry en polvo
  • 2 cucharadas de corteza de limón ecológico rallada
  • 1/2 cucharadita de sal gorda
  • Pimienta negra recién molida

PREPARACIÓN :

En principio las haremos a la barbacoa, pero si no las pudierais hacer a la barbacoa siempre la podéis hacer en un grill eléctrico o en una plancha

En la barbacoa de carbón dejaremos que las brasas estén apunto y luego pondremos las mazorcas a fuego mediano ni muy cerca ni muy lejos de las brasas

Mientras las mazorcas van cogiendo color prepararemos la mantequilla al limón.

Rallaremos la piel del limón, teniendo en cuenta de no llegar hasta la parte blanca, pues amargaría. Para hacer la pasta, simplemente iremos aplastando todos los ingredientes en un cuenco hasta obtener una pasta uniforme. Es importante que la mantequilla esté reblandecida.

Dejaremos que las mazorcas se hagan, manteniendo tapada la bbq tanto como sea posible. (Yo cuando están cocidas, acostumbro a cortarlas por la mitad porque así es más fácil distribuirlas)

Si las mazorcas estuvieran crudas y con las hojas, retiraremos unas pocas hojas hasta que veamos los granos a través de las hojas más finas.

Iremos dando vueltas a las mazorcas a menudo para obtener una cocción homogénea. Estarán cuando los granos comiencen a estar en un tono dorado. Si veis que se hace muy rápido siempre podéis alejar un poco las brasas.

Una vez hechas, las cogeremos con cuidado, con unas pinzas, las retiraremos y las dejamos aparte.

Antes de servirlas pondremos las mazorcas, en una bandeja de aluminio desechable. Añadiremos, entonces, la mantequilla aromatizada por encima de las mazorcas y colocaremos la bandeja sobre la parrilla a fuego directo unos cinco minutos. Las mazorcas se calentarán de nuevo y la mantequilla se derretirá, por lo que iremos dando vueltas para que vayan impregnándose del jugo.

Las mantendremos a fuego medio hasta el momento de servir

Ya solo nos quedará, servirlas acompañando a una buena carne y esperar los elogios. Y ya sabéis como siempre, a disfrutar!!

berenjenas al horno

Muchas veces hacemos un plato principal y necesitamos un acompañamiento que sea sano. Una opción muy buena, son estas berenjenas muy fáciles de preparar y que quedan muy ricas.

Además, también las podemos tener para picar, o de aperitivo ya que al estar hechas al horno tienen poco valor calórico.

INGREDIENTES (para unas 2 raciones)

  • 1 Berenjena
  • 1 Cucharada sopera de Aceite de oliva virgen extra
  • 1 Pizca de Sal yPimienta
  • Hiervas aromáticas de tu elección (orégano,romero,perejil, pimentón,…)

PREPARACIÓN:

Lavaremos bien la berenjena, una vez limpia la haremos en láminas muy finas. Podéis hacerlo con un buen cuchillo afilado o con una mandolina.

Las rodajas podemos cortarlas a lo largo o a lo ancho, ¡como más nos guste! En cualquier caso, hemos de procurar que queden muy finas ya que así se harán mejor

Colocaremos las rodajas sobre papel absorbente, las salaremos y dejaremos que reposen durante unos 10-15 minutos para que vayan perdiendo un poco de agua.

Mientras tanto, prepararemos un bol en el que añadimos el aceite, la pimienta y las especias que hayamos decidido. Cuando haya pasado el tiempo de reposar la berenjena las iremos cogiendo una a una y las pasaremos por la mezcla del bol

Precalentaremos el horno a 150 ºC.

Forraremos una bandeja con papel de hornear y colocaremos las rodajas separadas entre ellas. Hornearemos durante unos 15 minutos aproximadamente, dándole la vuelta a media cocción para que se hagan por ambos lados.

Recordad que cada horno es un mundo, por lo tanto ir comprobando que no se quemen.

Y luego, ya sabéis, o de acompañamiento o de aperitivo, a disfrutar!!

Ensalada de couscous y sandía

Anteriormente os he puesto una receta de sandía pero como he comprado bastante, ahora os voy a poner otra. Por cierto, antes de comprar sandía, os voy a dar algunos consejos  

La mejor época para comprar la sandía es en verano, que es cuando alcanza su máximo punto de madurez.  En este momento, tiene la pulpa de color rojo intenso y al golpearla, emite un sonido hueco. En cualquier otra época seguramente sea de algún lugar lejano. 

A la hora de comprar sandías, conviene fijarse en su carne que debe estar firme y jugosa. Si solo se puede observar la sandía sin abrir hay que fijarse en la parte inferior, donde un color amarillo pálido indica que está madura y sabrosa, mientras que la presencia de una mancha blanca o verdosa señala que fue recogida antes de tiempo y resultará insípida. La presencia de un tallo arrugado también indica que está madura.

Por cierto,  además de ser un perfecto diurético, la sandía es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales que son muy beneficiosos para nuestro corazón y para evitar la aparición de enfermedades

Bueno, pues vamos a ver cómo se prepara la ensalada de sandía y couscous, ya veréis que se trata de un plato saludable, refrescante y apto para vegetarianos y veganos.

INGREDIENTES (4 personas):

  • 100 g de cuscús
  • 300 g de sandía
  • 60 g de hojas de rúcula
  • 40 g de pasas
  • aceite de oliva virgen extra
  • vinagre de manzana 
  • sal y pimienta

PREPARACIÓN 

 Para empezar, pondremos las pasas en remojo en un bol con agua mineral. 

Mientras tanto, prepararemos el couscous. Preparar el couscous es muy fácil simplemente tendremos que calentar la misma cantidad de couscous pero de agua con una pizca de sal.  Cuando el agua empiece a hervir, viértela sobre el cuscús. Tapa el bol con film de cocina y deja que el cuscús absorba toda el agua. Ya ves qué fácil!.

Ahora, iremos montando la ensalada. Pondremos en un bol la rúcula, que previamente habremos cortado para hacer más fácil comerla. Cortaremos la sandía, después de quitarle la piel, en trocitos pequeños, tamaño mordisco. Y los pondremos también en el bol. 

Escurriremos las pasas y también las pondremos en el bol. Y, por último, desmenuzaremos el couscous y lo pondremos también en el bol. 


Ahora solo nos quedará aliñar la ensalada con aceite, vinagre, sal y pimienta. Y si queréis la podéis emplatar individualmente. 

Y una vez hecho eso, ya solo tenéis que sentaros a la mesa con este fresquito plato, a disfrutar!!

Gazpacho de sandia


Con la que está cayendo, esta ola de calor que no se está deshidratando a todos, que mejor que prepararnos un fresco y buen gazpacho. Ya os he propuesto otros tipos de gazpacho, como el gazpacho de fresas. Pero en esta ocasión vamos a darle un toque más fresco si cabe, vamos a añadirle sandía. 

INGREDIENTES (para 4)

  • 1 kg de tomates maduros (yo suelo mezclar diferentes tipos de tomates)
  • ½ pimiento verde 
  • 1 Buena porción de sandía
  • 1/2 cebolla tierna
  • ¼ diente de ajo 
  • Unos 50 g de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1 sal
  •  Unas hojas de menta fresca (opcional)
  • agua fría o cubitos de hielo 

PREPARACIÓN

Primero podemos pelar los tomates si no queréis que haya pieles. Yo tengo una batidora con filtro  y no me hace falta pero si no, siempre lo podéis colar con un colador, como os vaya mejor. En cualquier caso, que los tomates estén lavados

Introduciremos los tomates cortados en la batidora. A continuación, lavamos el pimiento y le quitamos las semillas lo troceamos y también lo metemos en la batidora 

Cogemos el trozo de sandía le quitamos la piel y las semillas y también la troceamos y lo metemos en la batidora 

Seguiremos troceando, ahora la cebolla, que también meteremos en la batidora y a continuación el ajo, acordaros de quitarle el interior para que no pique. Podéis poner un poquito de menta fresca que le dará un toque aromático, pero esto es opcional

Ponemos en marcha la batidora e iremos echando el aceite y el vinagre a medida que vamos batiendo 

Echaremos el agua fría o los cubitos y seguiremos triturando, si vuestra picadora no es especialmente potente, mejor poner agua. 

Ahora solo quedan a probar y rectificar de sal o vinagre. 

 Y ya está! Ya tenemos un buenísimo y refrescante gazpacho ahora solo queda servirlo, y a disfrutar!!

Puerros asados con salsa romesco, o falsa calçotada

Uno de los platos típicos de Cataluña son los calçots, ya os explicaré en otro momento como hacerlos. Pero os adelanto que son  una variedad de una cebolla blanca (Allium Cepa L.) que se cultiva de una manera muy especial para que sea alargada, y que resulta ser uno de los platos típicos por excelencia de la gastronomía catalana.


Lo habitual a la hora de comer caçots es hacerlo en familia o en reuniones de amigos alrededor de unas buenas brasas. 

El “problema” es que los calçots se consumen desde noviembre hasta mediados de abril , así que como me apetecían mucho decidí que tendría que buscar un sustituto. Y de ahí salió este plato. 

Además ha quedado un plato muy saludable y bueno. 
INGREDIENTES:

  •  puerros tirando a grandes 
  •  salsa Romesco
  •  sal 
  • aceite de oliva virgen extra
  • un vaso de agua

PREPARACIÓN :

lo primero que tendremos que hacer es limpiar muy bien los puerros. Les quitaremos la raíz, la parte verde y dejaremos solo el centro blanco. Además  los pelaremos quitándoles un par de capas. Para asegurarnos que queden bien limpios de tierra. Los pasaremos luego por debajo del grifo y los limpiaremos bien con agua. 

Precalentamos el horno a 180º 

Ahora pondremos los puerros en una bandeja de horno. Yo acostumbro a cortarlos por la mitad para que queden mejor. Les pondremos un poco de sal por encima y los rociaremos con aceite de oliva virgen extra y luego tiraremos en la bandeja el vaso de agua con lo que conseguiremos que no se resequen. 
Horneamos los puerros durante  unos 15 minutos por cada lado o hasta que estén ligeramente dorados, pero jugosos, no queremos que se tuesten y se resequen sino no sabrían a nada.

Ahora solo tendremos que sacarlos del horno y servirlos bien calientes acompañados de una buena salsa romesco. 
En cuanto a la salsa romesco hay una gran disparidad de caracteres porque cada persona con la que hablado hace la suya con sus particularidades. 

A mi, una de las salsas que más me gusta es la que hace mi amiga Lola. En cuanto me pase la receta os la digo, pero para salir del paso podéis utilizar alguna salsa romesco ya preparada en conserva que la verdad también da muy buen resultado. 

Y ahora, aunque fuera de temporada, a disfrutar!!

“Buñuelos” de calabacín Paleo

Estos “buñuelos” son un  plato vegetariano que puede llegar a ser uno de tus favoritos. 

La clave para que queden perfectos es extraer la mayor cantidad de humedad posible, aunque eso tampoco es que sea muy difícil. Además con una buena trituradora de alimentos y un par de truquitos, todavía es mucho más fácil. 

INGREDIENTES: (para 4)

  • 2 calabacines medianos, 
  • 2 cucharadas de sal
  • ¼ de taza de harina de coco
  • 1 huevo grande batido
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • ¼ cucharadita de pimienta de cayena, (opcional)
  • Aceite (A ser posible de coco, y si no puede ser, de oliva) 

PREPARACIÓN 

Trituraremos el calabacín con la trituradora de alimentos hasta dejarlo prácticamente como una pasta. Pondremos el calabacín rallado en un tazón grande y lo espolvorearemos con la sal y mezclaremos bien y lo dejaremos reposar un rato para que vaya soltando el agua 

Ahora es el momento de exprimir toda la humedad del calabacín porque, a nadie le gustan los buñuelos empapados. Yo suelo poner un colador encima de un bol y voy echando el calabacín en el colador y con otro bol hago presión para que vaya soltando todo el agua

Cuando tengamos el calabacín escurrido añadiremos la harina de coco, el huevo y la pimienta, lo mezclaremos bien para que quede homogéneo. 

Cuando lo tengamos homogéneo, dividimos la masa en partes más o menos iguales dependiendo de cómo de grande queramos  hacer los buñuelos. 

Cogeremos cada parte e iremos haciendo bolas que luego aplastaremos hasta conseguir una especie de empanada. 

Esto lo haremos sobre un papel de hornear o de aluminio para que no se peguen. Son un poco frágiles, así que tened cuidado al voltearlos.

Calentaremos una sartén a fuego medio-bajo. Derretimos una cucharada grande de aceite de coco en la sartén (también podemos utilizar aceite de oliva, si no tenéis de coco) 

Poner unos cuantos buñuelos en la sartén con cuidado que son frágiles. Los cocinaremos por cada lado de 3 a 5 minutos o hasta que esté bien dorado. 

Repetiremos la fritura hasta que hayamos utilizado toda la mezcla de calabacín. 

Si no hubiera suficiente habrá qué agregar más aceite a la sartén cada vez que iniciemos una nueva tanda de freir. 

Cuando los vayamos sacando de la sartén,  los iremos dejando enfriar sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite

Espolvorearemos con cebollino recién cortado o perejil. 
Ya solo nos queda servir y a disfrutar!!